RSS

Archivos diarios: 14 diciembre, 2010

Amor inmenso

“Inmedido” significa el adjetivo, como sabeis.
Añadiría “inmedible”, que es aún más propio de la esencia del verdadero amor.
Si amáis, os lo recuerdo.
Si queréis amar, os lo prevengo.
Si ni amáis ni queréis amar, pasad de ello que sería para vosotr@ excesiva amenaza.
Porque no es doméstico ni domesticable el amor.
Es esencia salvaje, disconforme, contraria a convención o regla.
No es civilizado, como dijo el cantautor.
Si civilizado lo teneis, perdonadme, habéis confundido el producto, ése no es amor.
DE AMOR INCONDICIONAL HABLO, naturalmente.
A otros no les llamaría amor.
Simpatía, cariño, afecto…puede ser.
Pero no amor.
Que todo lo otro tiene medida y seguro de devolución.
“Si no me quieres así…dejo de quererte”.
“Si no me das lo que quiero…no te puedo querer”…
Es decir, lo que llamo “comercio psicológico”.
“Nos quisimos mucho…pero ya se nos acabó el amor”.
¡No mintáis! ¡Nunca os amasteis!.
Os confundió el cóctel de hormonas cerebrales que es el enamoramiento, le dejasteis pasar, el cerebro dejó de producir…¡y ya no sentís lo que sentíais!
No os enterasteis de que aquello era la ocasión que os daba la naturaleza para que llegarais al amor.
Y como no ahondasteis, no os abristeis de par en par, no os rompisteis…no llegasteis nunca a amar.
¡Pero chiquill@s, el amor no tiene medida ni límite ni final!
Y de seguro ni siquiera teníais la protección del conocimiento de vosotr@s mism@s.
La consciencia de cómo érais y la activa capacidad de transformar el error.
¡Y se os acabó!
La asignatura pendiente, saber del amor.
Milenios lleva la humanidad supuestamente viviéndolo, y todavía no lo sabe.
Hay, venturosamente parejas que se aman toda la vida.
Probablemente menos del 5%.
Y el 95% largo ¡viven juntos sin amor!.
Se quieren, dicen, se tienen afecto, se acomodan…
“Bueno, a estas alturas…¡Más vale lo malo conocido…!…Y la posición económica…Y los hijos…Y la sociedad, lo que digan…Y el encontrar a otr@…Ya conozco sus manías…Nos llevamos bien…Qué más voy a pedir…”
Al menos os estaréis dando cuenta de que vivís sin amor.
Y, perdonad, sin amor no se puede tener verdadera felicidad.
Por lo tanto, medio viviréis, medio sereis como zombis.
“Bueno, eso es muy idealista!”…
Lo decís porque no vivís la pasión del vivir.
Habéis ahogado las pasiones, las auténticas y las que llamáis “las malas”.
Si me leéis ayer, ya os doy allí pistas.
Aunque va a ser igual. No os van a dar energía y luz mis palabras cuando no os la está dando vuestra propia vida.
Sólo hay dos estados humanos que superan al de estar enamorados:
El de VER y el de AMAR.
Y ambos tienen muy estrechas relaciones.
Tienes que amar en cierto modo para ver.
Y tienes que ver en cierto modo para amar.
En ambos casos, eso que se llama “el ego” está con baja de enfermedad, y el pobre no ejerce.
Que no olvidéis que el ego, en ese lenguaje, no es la individualidad real, sino la apropiación indebida del centro del ser.
El ego es la negación a ser parte del TODO.
El ego es la curvatura inducida en la lente, por la cual la imagen se deforma, sea lente o espejo.
Sólo la lente o el cristal o el espejo SIN CENTRO da la imagen real.
Deja de dar la imagen “para mí”.
Por eso VER Y AMAR suspenden el ego, porque ves Lo Real y amas LA REALIDAD.
Y por eso el amor es inmenso e inmedible, porque se sumerge en la plenitud de Lo Real.
Justo lo que no advierten los sentidos.
Cuando amas, ni tu amor ni el ser amado tienen límites.
Cuando amas, llegas en el ser amado hasta su profundidad radical.
Por eso Gabriel Marcel, el filósofo existencialista francés, decía que “amar es decirle al otro Tú no morirás”.
Y Max Sheler definía el amor como “el movimiento del ser que eleva al amante hasta las más altas regiones de valor de que es capaz”.
Y yo –con permiso- le quito a su definición el “de que es capaz”, porque el amor, el auténtico, el incondicional, llega sin más hasta las más altas regiones de valor de la Realidad.
Y por ello, todo verdadero amor ES SAGRADO.
Porque llega y procede de la Fuente Infinita QUE ES AMOR.
No hay distinción entre amor humano y divino.
Si lo es, es divino, no cabe en el cerebro humano, lo desborda, entra en las regiones desconocidas de nuestro ser.
NO TIENE MEDIDA.
Por eso es la única realidad que supera la muerte.
Todo lo demás, perece.
¡Producto él más raro e infrecuente que la Perla Peregrina!
Que por ello a much@s, les suscita escepticismo, porque no han sido capaces de llegar a él y prefieren pensarlo inexistente.
¡Pero siempre el amor está al alcance, amig@s, siempre de mil maneras diferentes!
Puede ser en la forma de otra persona (¡maravillosa ventura es, por cierto!), puede ser con otra persona en distintas maneras, que puede ser pareja, o padre o madre o amig@ inmediato o distante…o verdadero amante en la distancia…
Y puede ser el más grande hallazgo interior, si llegas al Silencio y allí amas…
O puede ser la naturaleza y su belleza, o tu ocupación si es válida, o una afición especial, o alguno de los hermanos pequeños, los llamados animales, o un tiempo dedicado de verdad y gratis a los otros…
¡A nadie le es negado el amor! Busca tu manera…
¡Yo lo reparto, amig@s, que tanto me ha dado y me da la vida que vivo enamorado!

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en 14 diciembre, 2010 en Sin categoría