RSS

Archivos diarios: 19 julio, 2012

¡De nuevo los halcones!

Apareció primero uno, alto y lejos.
Parecía volar contra el azul del cielo y se acabó incrustando en él como si fuera sólido. Y sencillamente desapareció.
Volvió a aparecer de pronto como retornado de la nada azul.
Esta vez cerca, sobrevolando el chalé vecino.
Ya pude distinguirlo claramente.
No era un águila imperial, que es ,esta zona, reserva de ellas.
Sino uno de sus nobles…
De vuelo constante sin batir las alas.
Planeando por el espacio que él quería vigilar.
Majestuoso y sereno, sin inquietud alguna que pudiera verse…
¡Y de pronto ví a los tres!
De inmediato pensé que eran los que volaron repetidamente sobre mi parcela.
Justo tres y justo los tres de acuerdo en su sobrevuelo.
¿Por qué no iban a ser los mismos?
Y, claro, ya de inmediato empecé a imaginar y sentir.
Serían los tres familia, o tal vez amigos.
Acuerdo de hecho tenían para salir de caza.
¿Unos padres de familia con el hijo mayor?
Para volver al nido con vituallas…
Y se me hicieron los tres más amigables.
¿Acaso la caza no ha sido ocupación humana para mantener la prole y a sí mismos?
Hoy en día la mayoría lo considera un deporte.
Aunque bajo este nombre se puede agrupar casi cualquier cosa.
Pero ésta tiene veteranía y rango.
Aunque en su mayor parte ya no se realice como necesidad de vida. Que no pocas veces se convierte incluso en algo muy elitista.
Pero pensemos en regiones de África. O en la India y en Oriente. Y no hace mucho, en los indios norteamericanos, cazadores nobles que respetaban a sus presas y mantenían rituales frente a ellas…
Hubo entonces una cultura y un espíritu que probablemente hoy está extinto.
El ritual de muerte formaba parte de la Gran Naturaleza.
El Gran Espíritu se hallaba allí presente.
Y el cazador no abusaba de sus presas.
Trataba incluso de evitarles dolor y sufrimiento…
Hoy, en Occidente al menos, han desaparecido antiguas culturas que ennoblecían lo que era necesario hacer.
Parece haberse instalado en nuestra cultura la ley de los caprichos inmediatos.
Oí esta noche parte de una canción:
El le saludaba a ella.
E inmediatamente le decía “vamos a hacer el amor”. A renglón seguido del saludo.
¡Hombre, tomad primero al menos una copa y charlad un rato!…
Cierto que veo positivo que la gente se haya deshecho de la moral de las normas. ¡PERO PARA HACERSE CONSCIENTE!
Y cuando ni lo uno ni lo otro…parece que nos hemos situado en tierra de nadie donde sólo impera el capricho…
Y el capricho es un deseo banal y pasajero, no es UN SEÑOR DESEO…
La sensación que produce todo eso remeda lo de “las hojas llevadas por el viento”…Humanos empujados hacia no saben dónde…

Los halcones no cazan por diversión sino para vivir y porque son predadores. Es justo su naturaleza.
Y entran así en el equilibrio natural.
Los humanos sabemos poco de ese equilibrio.
Y como pensamos en vez de sentir y ser conscientes, podemos tener las ideas más absurdas y brutales.
Recuerdo a un profesional al que dí un curso, que defendía que las guerras son positivas, entre otras cosas porque equilibran la población.
Y producen muchos progresos…
¡Claro, las armas se van haciendo mejores cada vez, matan más y mejor!
Tan seguro aquél hombre de lo que pensaba…
Precisamente eso es otro dato de nuestro mundo actual.
La gente piensa…¡lo que le da la gana!
Se mezclan las máximas con las necedades.
Casi nunca hay rigor en el discurso.
Ni siquiera se intentan fundamentar los pensamientos que se tienen.
Como quien dice: ”Eh, que lo pienso yo y con eso vale!”.
¡Como estamos en una democracia!
Todo el mundo puede opinar lo que le dé la gana.
Con lo cual parece que ya no hacen falta “las razones”.
Sí, verdad es que uno es libre de opinar lo que le parezca.
Aunque parece que se espera que realmente se trate de una opinión que, quien la formula, sepa lo que diga y lo haya pensado, no que sea (como antes dije) la ley del capricho inmediato.
Porque, con todos los respetos a la persona opinante, se puede también legítimamente mostrar que acaba de decir una estupidez.
¡Porque existen y tienen su propio nombre en el lenguaje!…
Y también es democrático manifestar la propia opinión sobre esa opinión…
En un mundo como el que vivimos, no es fácil escuchar a cualquiera.
Se han destruido y diluido muchas culturas.
Bien está, pero substituyamos la guía de la cultura por la de la inteligencia, la sensibilidad y LA CONSCIENCIA…
¡GANEMOS EN VERDADERA LIBERTAD Y AUTONOMÍA LO QUE HEMOS PERDIDO COMO ENVOLTURA AMBIENTAL POSITIVA!
Porque lo negativo de todas ellas, aun siendo positivas, es SU IMPOSICIÓN, la creación de condicionamientos cerebrales y creencias.
Tenemos el azul del cielo para volar como los halcones, el ámbito infinito de La Verdad para tener con Ella un encuentro hondo y singular…

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 19 julio, 2012 en Sin categoría