RSS

Archivos diarios: 17 enero, 2013

Una propuesta contra la corrupción.

Por prensa en internet he visto la noticia.

El Sr. Rubalcaba, advirtiendo preocupado que la ciudadanía se está separando de los políticos por las informaciones que se reciben sobre LA CORRUPCIÓN en el ámbito y escena política, ha propuesto UN PACTO POLÍTICO contra ella.

Desde mi punto de vista (y perdónenme este señor y los demás políticos) hacer un “pacto político” contra “la corrupción política” viene a ser un círculo cuadrado o una contradicción en los propios términos, según se quiera.

Lo que aparece en la noticia que he visto es un apercibimiento por su parte a extinguir una significativa frase: “¡Y tú más!”.

Parece ser que, cuando unos políticos, denuncian a otros “corrupciones” suyas, se les suele responder con ese “y tú más”.

Lo cual sugiere un diálogo entre ellos en virtud del cual la GENERALIZACIÓN DE LA CORRUPCIÓN se convertía en una DEFENSA DE LA CORRUPCIÓN, callando la boca al interlocutor con la que él mismo tenía que ocultar.

No deja de ser cierto lo que sugiere el Sr. Rubalcaba en semejante diálogo. Y cierto es también en ámbitos generales de las relaciones personales.

Cuando una persona acusa a otra de cualquier cosa, es sumamente frecuente que la primera reaccione con un “y tú más” en el mismo o semejante asunto.

Me resuena en la cabeza una frase –me parece que es de una canción y evoca también una intervención de una ministra- de algo así como “antes muerta que sencilla”.

Antes muertos que reconocer nuestros fallos…

¡Fantástica forma de progreso!

¡Increíble manera de recuperar la confianza de los ciudadanos!

E increíble manera de alimentar una relación cualquiera.

Parece que sobrevuela por ahí una vieja discusión sobre si la autoridad ha de manifestar o no que se ha equivocado.

Unos decían que es descrédito para la autoridad reconocer el error. Otros que justo lo contrario, que se engrandece…

No olvidemos, amig@s, que dentro de todos nosotr@s llevamos “una gran autoridad”, Su Majestad el Ego.

Y por ello suceden esas cosas de lo difícil que es “dar el brazo a torcer”, reconocer que tengo “tal defecto o tal error”…

¡Antes estamos dispuestos a generalizarlo a todo el mundo, con tal de paliar que lo tenemos nosotr@s!

Se convierte, de ese modo, en un “asunto meramente humano”, es cosa de la naturaleza.

Y así el ego consigue una de sus mayores fantasías:

SER INOCENTE.

Lo cual, trasladado a la corrupción política, equivale a SER IMPUNE.

Curioso es que “inocencia/culpabilidad” sea precisamente un invento del ego en el pensar humano. Es “un par” indisoluble, del que ya he escrito. Una especie de bucle en el que se va de la una a la otra posición, gastando la energía en el proceso, en vez de CORTAR POR LO SANO y si se actuó “mal”, manifestarlo sin atender a consecuencias, es decir, DE MODO NO INTERESADO.

Pero Su Majestad no se inclina por tal estilo.

Eso sonaría a “desnuda verdad” y la verdad desnuda a él le da vergüenza. En eso es “muy recatado”…

Así pues, coincido con el Sr. Rubalcaba en que no es respuesta lo del “y tú más”.

Y lo extiendo al comportamiento humano en general, el de tu ego y el mío.

Lástima es que, sin embargo, me suene esa advertencia a “intereses”.

Porque –al parecer- la advertencia viene provocada por el descrédito ante la ciudadanía, lo cual es “interés político”.

¿Qué harán los políticos si los ciudadanos se desentienden de ellos?

“¡Caos y anarquía!” puede que digan.

¡Ellos son los gestores del Bien Común, nada menos!

Sin ellos…¡qué desastre!

Ni se les puede pasar por la mente que la sociedad pudiera regirse sin políticos.

Dicen unos que el Sr. Mas, en Catalunya, se envuelve en la senyera para ocultar “sus errores”.

Y he de decir que TODOS LOS POLÍTICOS se envuelven en la totalidad del país, de la sociedad para ocultar los suyos.

Pese a la corrupción, tan aparentemente generalizada e IMPUNE, pese a las decisiones erróneas, pese a lo que fuere, los políticos quieren seguir TENIENDO EL PODER.

No se han parado –de modo personal- a comprender que EL PODER ES CORRUPTO, que es algo de lo que la humanidad SE HA DE DESHACER.

Cierto –lo digo una vez más- que no sólo los políticos, porque hay poder en las familias, en los grupos de amigos, en todas las comunidades de personas.

Porque lo del poder, lo de la corrupción, lo de la ocultación de los fallos y los errores ES ASUNTO DEL EGO, no de algún singular colectivo humano.

¡TODOS LOS SERES HUMANOS TENEMOS ENTERRADA LA MISMA RAÍZ EN NUESTRA TIERRA!

Y por ello me manifiesto solidario de las dos personas que he citado, como ser humano que soy lo mismo que ellos. Y de todas las personas de políticos de cualquier género u opción, porque soy un ser humano solidario de todos los humanos.

Y asumo que a ninguna persona le voy a responder

“y tú más” cuando me muestre mis fallos.

Porque no voy a ser tan insensato de criticar a otro por lo mismo que yo tengo…

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 17 enero, 2013 en Reflexiones y vivencias