RSS

Archivos Mensuales: enero 2013

La calidez de lo cotidiano.

Cosas hay que dan calor al alma, mientras otras –en este tiempo de fríos no solamente físicos, que las corrupciones dan escalofríos- hielan el alma.

Cosas sencillas, cosas llevadas a cabo con sencillez.

Cosas de todos los días pero no grises de monotonía. No inadvertidas de inconsciencia, no automáticas.

Personas de corazón sencillo las realizan, de mente serena y pacífica.

No tiene su mente la complejidad de aquellos pensadores o eruditos, ni de aquellos negociantes retorcidos que montan las grandes trampas.

Y no son simples, sino SENCILLOS, que es la sencillez la maestría, la que desborda cualquier complejidad.

Ni guardan rencor ni ambiciones guardan.

Aman vivir la vida cotidiana con calor.

Pueden a sí mism@s verse ignorantes, hombres y mujeres que saben que nada saben, ciencia ésta tan elevada que no pueden los científicos alcanzar.

Y son gente cálida y cálida es su vida.

Cuando están trabajando ves que se centran en ello y lo desarrollan como mejor saben.

Cuando se van a comer o a casa por la tarde, se van content@s sin flecos ni rebuzos que les queden del trabajo, porque ya se terminó por hoy la tarea que habían de hacer y hasta mañana no comienza de nuevo su momento.

Y a casa llegan, a su cálido ambiente…

Y se van alegres a las compras que les toque hacer…

Y vuelven luego a estar, o limpiar algo, o hacer la cena.

Y sin nada especial hacer, hacen algo portentoso:

Vivir en paz su vida poniendo en todo afecto.

Lo mismo si repasan el polvo de los muebles, que si hablan a los hijos o pareja, o miran a través de la ventana la caída serena de la tarde, o comienzan a trastear en la cocina para hacer “la cena que recrea y enamora”, como dijo el místico Juan…

Y luego “están”, saben estar.

Estar en silencio o diciendo algunas palabras.

Cosas del día, cosas sucedidas.

Repasadas brevemente en comentario nunca ácido.

Palabras que se van sucediendo entre miradas a los suyos, miradas que sin discurso alguno proclaman el afecto.

Y pasa la velada…

Y la noche ya aconseja retirarse al descanso.

Y se dan las buenas noches y un beso.

Cada uno va a la cama y se entregan enseguida, limpia su cabeza de recuerdos, al descanso del sueño, de ese sueño tantas veces misterioso que unas veces muestra ecos de otros mundos, y otras discurre plácido…

Se estiran, se acomodan…sus cuerpos toman los lugares adecuados…

Y el silencio y la paz se depositan allí como silenciosos y dorados copos de una nieve que llega de más allá de las estrellas…

¡Cotidiana calidez vivida de sencillo modo!

Conocida y próxima, pero a la par distinta y nueva.

Juntando esos extremos con total naturalidad.

Sin intentos de “ser espirituales”, sino sencillamente ser…

Desenvolviendo suavemente el capullo de la rosa.

Viviendo su vivir…

 

¡AMO ESE CALOR Y SU SENCILLO MODO

Y AQUÍ LO CANTO!

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 22 enero, 2013 en Reflexiones y vivencias

 

Más corrupción.

Hay personas que afirman (entre ellas mi hija) que no hay que escuchar las noticias.

Ciertamente hoy en día el espectáculo es dantesco.

Cuando no es otra guerra es violencia y muerte de género. O asaltos a personas para robarlas, añadiendo palizas al robo. O bien otro producto que sube su precio, u otro impuesto. U otra huelga y sus vandalismos…

Preguntaba hace unos días que “¿dónde están las personas buenas?”, porque ellas no aparecen en las noticias. Las Agencias que las distribuyen, o las investigaciones que realizan por su cuenta algunos medios, deben considerar que solamente interesan “las malas noticias”.

Y escuchar las noticias viene a convertirse en lo que dice mi hija: mejor evitarlo.

En mi dormir varias veces interrumpido por las noches, confieso que a veces escucho noticias por la radio. Y caigo en el caos que en ellas se anuncia.

Realmente no hago otra cosa que confirmar lo que ya sé: que nuestra raza, la humanidad, está llena de corrupción por todas partes, incluido por supuesto el que esto escribe.

Por ello resultan casi imposible de encontrar esas personas buenas a las que no salpique la corrupción humana generalizada.

Hay sin duda personas “que se creen buenas”. Se hizo en tiempos una encuesta y eran admirables los resultados de “la ingenuidad” o la ignorancia de sí mism@s.

Pero basta con que la pregunta se la haga cada un@ para comprobar en sí mism@ la benevolencia con la que nos consideramos a nosotr@s…y la dureza con que tratamos a los demás.

La prensa ha destapado líneas de corrupción que parecen afectar a un gran partido político.

Exactamente como ha afectado a otros, a casi todos al parecer.

Por ello cité hace unos días la curiosa propuesta anticorrupción de un político que proponía abolir la respuesta de “¡y tú más!” cuando se acusaba de estos asuntos.

Amplié por mi parte tal `propuesta a las relaciones humanas en general, porque la presencia del “ego” en cada un@ de nosotr@s  -si no queremos ser meros hipócritas- manifiesta su corrupción de mil maneras.

Es fácil “escandalizarse” de que tal persona o tal partido participen en la corrupción. Pero es sin duda alguna “un escándalo farisaico”.

Ya dijo el Maestro Jesús a sus discípulos, tantos siglos ha,  que “vosotros estáis en el mundo, pero no sois del mundo”. ¡Porque el mundo es corrupción y el mundo nos corrompe a todos!

Y cuando llegamos a descubrir QUE SOMOS LA HUMANIDAD, que cargamos con cuanto ella es dentro de nuestro subconsciente, ¡SE NOS ACABAN LAS EXCUSAS Y LAS JUSTIFICACIONES!

Cierto es que la corrupción política en el terreno económico (¡que hay otros muchos ángulos!) incide de manera especial en el conjunto de los ciudadanos, y que encierra una especial hipocresía cuando se les aplica a estos unas medidas de austeridad de las que se escapan aquellos.

¡Y hasta lo contrario!  Disfrutan de grandes beneficios económicos cuando los ciudadanos se están apretando el cinturón y hay millones pasando miserias.

Ciertamente es un delito terrible por parte de ellos.

Significativo en especial y de especial resonancia en la sociedad.

Aunque ninguno podamos decir que somos inocentes porque todos tenemos nuestras propias corrupciones e ignoramos cuál sería nuestro proceder en el lugar de ellos.

Por ello no nos podemos permitir caer en el escándalo farisaico, aunque es obvio que tampoco podemos ignorar la concreta corrupción económica y sus múltiples implicaciones.

Muchas son las voces que destacan LA IMPUNIDAD como uno de los peores factores implicados en la corrupción política.

Mientras los ciudadanos sufren, inmisericordemente, el peso de los desahucios y la pérdida de sus propias viviendas. Y por supuesto, los impuestos, la reducción de sus indemnizaciones por despido, etc.,etc.

Lo cual produce inevitablemente un AGRAVIO COMPARATIVO.

Reciben ellos, al parecer, importantes cantidades económicas cuando los ciudadanos ven reducidos sus haberes por todas partes.

Y si se añade el factor “impunidad”, ambas cosas producen en la sociedad un clamor que llega al cielo y que,  en sensatez,  debería meterles el miedo en el cuerpo porque puede llegar el momento de las represalias.

Porque  hay, además,  más elementos que se suman a los dichos.

LA PÉRDIDA DE LA CREDIBILIDAD es otro.

LA DESAUTORIZACIÓN de su propia gestión, porque TRAICIONAN LA DELEGACIÓN DE PODER que les han confiado los ciudadanos.

INSOLIDARIDAD E INSENSIBILIDAD hay que añadir.

USO Y ABUSO DE PRIVILEGIOS.

E HIPOCRESÍA sin duda alguna por su doble discurso y su selectiva acción, una para sí mismos y otra para los demás. ¡Que no sólo alcanza su corrupción a una cierta (nada escasa realmente) cantidad de euros!…

LA DESILUSIÓN es otro más. Porque seguramente no pocos ciudadanos habían puesto sus ilusiones en la acción de “su” partido político, aunque –personalmente- los considere yo ingenuos.

Consecuentemente también SE PRODUCE, por su causa, UN VACÍO que tiene al menos dos lecturas:

“¿A quién voy a acudir ahora?…¡Si ya no queda nadie!”

Y la segunda es la comprobación de que no se puede poner la confianza en la política, que no es ella guía válida para la humanidad, como tampoco lo es cualquier ideología ni cualquier religión.

EL SER HUMANO SE ENFRENTA SOLO A LA TOTALIDAD DE LA VIDA. CADA UN@ DE NOSOTR@S.

Aceptar esa soledad resulta ser condición indispensable para abordar el problema humano.

NINGUNA ESPERANZA EN NINGÚN SISTEMA EXTERNO A NOSOTR@S MISM@S.

Viene a ser la lectura de la inscripción a la entrada del infierno del Dante: ABANDONAD TODA ESPERANZA LOS QUE AQUÍ ENTRAIS.

Y por dos importante motivos es preciso asumir tan dura inscripción:

Uno es que la esperanza desvía parte importante de nuestra energía hacia el futuro, y nos la roba para “el ahora” que es el único instante de realidad. El único en que VERDADERA Y REALMENTE podemos cambiar.

Y el otro es que NADA EXTERIOR puede producir el cambio necesario en la raza humana.

HABRÁ DE SER PERSONA A PERSONA, INDIVIDUO A INDIVIDUO.

Es este un descubrimiento PERSONAL que cambia todo el enfoque de la vida.

Se dirige con él LA ENERGÍA REAL hacia lo que es la esencia del “problema humano”. Más allá de los políticos y sus corrupciones y más allá de las creencias de todo tipo.

EL SER HUMANO DESNUDO ENFRENTADO A LA TOTALIDAD DE LA VIDA.

Y llegar a percibir que ése es el enfoque válido

ES UNA REVOLUCIÓN INTERIOR.

Muchas voces ciudadanas nombran, como necesaria,  la palabra “revolución” cuando observan la situación socioeconómica y política.

PERO LA ÚNICA QUE SIRVE ES LA INTERIOR.

De ella, desde luego, emergerán acciones exteriores. ¡PERO SERÁN LAS VÁLIDAS Y OPORTUNAS!.  En vez de la repetición constante que el pensamiento viene actuando desde prácticamente la noche de los tiempos. En vez de la perpetua corrupción…

Es por ello que “celebro” la desilusión de aquellos ciudadanos que “han perdido la ilusión” en los políticos.

Lo dije en mi anterior y cercano post sobre “Una propuesta contra la corrupción”:

Temo que los políticos no son conscientes de que SON YA PROVISIONALES EN LA HISTORIA HUMANA. Aunque es cierto que no está dicha su fecha de caducidad.

Temo que se consideran eternos y necesarios.

Y puede ser también esta posible sensación suya otra causa que les empuja a ser TAN BENEVOLENTES CON SU PROPIA CORRUPCIÓN

y tan insensibles con la situación real de los ciudadanos…

Apelo a ellos (si se me permite, si es posible) COMO PERSONAS.

QUE SE DEN CUENTA DE LO SUYO.

QUE AUMENTE SU SENSIBILIDAD.

¡QUE ACTÚEN SERIAMENTE CONTRA SU PROPIA CORRUPCIÓN!

DE UNA VEZ POR TODAS…

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 21 enero, 2013 en Reflexiones y vivencias

 

Del placer y del gozo.

No hace la Real Academia Española de la lengua distinción especial en el contenido de estas dos palabras. Vienen a ser lo mismo.

Pero las quiero emplear yo para transmitir realidades diferentes. Y por ello las voy a diferenciar.

“Placer” sabemos todos lo que es.

Es palabra que nos remite a la experiencia, al hecho mismo del “disfrute”, porque el placer es tan directamente vivencial y experimental que no precisa de verbales aclaraciones…¡Y eso que también se produce en el hecho de emplear palabras!

Muchas conversaciones son “placenteras”.

Formas hay de lenguaje que se han personalizado de manera especial, entre amigos y entre enamorados. Palabras secretas con significados especiales para ser usadas ante los demás sin que ellos adviertan el diálogo especial que está sucediendo delante de ellos mismos. Palabras –algunas de ellas- que convoquen y hagan presentes momentos íntimos y desde luego muy placenteros…

Pero “placer” es una palabra muy básica que recorre mucha de la experiencia humana, sin más aclaraciones.

Diría yo (recurriendo a un escrito juvenil de allá por mis veinte años) que es una “protopalabra”. Como lo son “padre…madre…herman@…niñ@…mujer…hombre…dia…noche…”

Palabras que encierran experiencias primitivas y primeras, que se guardaron en el cerebro antiguamente y que allí adquirieron una pátina especial, como brillo y tacto de oro viejo…

La amplitud de esta palabra es enorme. Recorre el cuerpo, el corazón, el alma, el espíritu y el ser.

Encierra dentro de sí las realidades más diversas.

De lo grosero a lo selecto, de lo vulgar a lo aristocrático, de lo brutal a lo exquisito, de lo suave y blando a lo duro y áspero, de lo frecuente a lo raro…TODA CLASE DE EXPERIENCIAS HUMANAS.

Solamente hay otra palabra que señala el límite de su territorio: DOLOR.

¡Y hasta incluso tras ese cartel que abre otro continente se puede deslizar el placer!

Porque sabemos (por aquello que se ha llamado “sadomasoquismo”) que hay personas que experimentan placer en medio de y gracias al dolor.

Y experiencia es ésta que no solamente se aplica en un contexto sexual, sino mucho más generalizado: No pocas son las personas que se han acostumbrado a sufrir y de ello (aunque no se lo confiesen) sacan placer. Que si no sufren les parece que les falta algo, que no puede ser verdad,

que tiene que haber inevitablemente una parte de dolor.

Conozco personas así, y algunas muy queridas.

No se permiten el “puro placer”, lo tienen que adobar con un poco al menos de vinagre, para que compongan una “ensalada” que les parezca real y humana…

Mas habitualmente puede ser la experiencia del placer como la mayoría la entiende: grata, venturosa.

De ella misma no se suele dudar.

Se le añaden elementos ajenos:

“¡Qué poco duró!”…”¡Lástima que se acabara!”… “Ahora voy a estar echándolo de menos”…”¡Qué pena que después me sentara mal!”…

De lo que él es en sí, muchos humanos no registran quejas. Aunque enemigos tiene que enseguida mostraré.

Su ausencia es ya alarmante.

Cuando no hay placer en el hacer o en el pensar y el sentir, FALTA ALGO ESENCIAL.

Y esa ausencia nos despoja del color y de la vitalidad.

Todo se vuelve gris e inapetente, monótono e insulso.

Y por ello aparece el placer como una EXPERIENCIA NECESARIA para el ser humano.

Lo cual me convoca a aludir a “los enemigos del placer”, en lo cual seré breve porque ya antes escribí sobre ello.

Viejos filósofos como los estoicos fueron enemigos del placer.

Y más aún ascetas y moralistas.

Históricamente parece haberse llevado la palma la ideología de la iglesia católica, en especial en lo que se refiere al placer sexual.

Han sido realmente demenciales las recomendaciones y recetas manifestadas al respecto, sobre todo las referidas a la mujer.

En realidad han intentado “malignizar” la sexualidad y casi a la mujer misma.

Ninguna forma de pensar meramente sensata

puede admitir todo esto.

Sin embargo (¡ojo!) advierto del peligro de que se hayan quedado en el subconsciente muchas de esas condenas, a pesar del progreso cultural…

EL PLACER ES OBJETO DEL DESEO.

La inmensidad inagotable del DESEO, esencial en el ser humano, busca siempre el placer.

Ello está inscrito en el cerebro y en el ser mismo del ser humano.

ES ENERGÍA DE LA VIDA QUE SE MANIFIESTA.

Por ello se equivocan radicalmente sus enemigos.

Y por ello también ha sido asunto investigado por filósofos y religiones. Epicúreos,  hedonistas, eudemonistas. Psicólogos cuando aparecieron. Los moralistas siempre…Los tantras y su camino a la kundalini…Freud con la libido y el “id”…Margaret Mead defendiendo la sexualidad de la mujer…

Ciertamente, como energía que es, el deseo y su objeto el placer NECESITAN SER COMPRENDIDOS.

Es tan esencial su dinámica que no se puede ignorar.

Y hay algo muy singular que es preciso alcanzar en esa comprensión, que no puede ser meramente intelectual.  Mientras lo sea, NO HAY COMPRENSIÓN.

Se trata de LA PRESENCIA DEL EGO EN EL PLACER.

¿Cómo no iba el ego a intentar apoderarse de esa fuente de energía que puede llevar al ser humano hasta Lo Infinito?

Y justamente aquí señalo lo que –para mí- constituye la diferencia entre placer y gozo.

MIENTRAS EL PLACER HAGA REFERENCIA AL EGO,

NO ES GOZO.

Porque precisamente concibo la experiencia del gozo como PLACER SIN EGO.

Cuando “nos perdemos” realmente en la experiencia.

Cuando El Amor nos guía.

Cuando es el ser del otro el que invade el nuestro

y no ponemos ni barrera ni filtro.

Cuando “desaparecemos” y solamente resplandece ese gozo de la otra persona.

AVISO de que no estoy haciendo una diferenciación TEÓRICA, sino real y existencial.

Y sé que me comprenderán “quienes amen”, aquellas personas a las que cada día el amor les rasgue el alma, que se rompan y se creen (de “crear”, no de “creer”)  NUEVAS…  

 
Deja un comentario

Publicado por en 18 enero, 2013 en Reflexiones y vivencias

 

Una propuesta contra la corrupción.

Por prensa en internet he visto la noticia.

El Sr. Rubalcaba, advirtiendo preocupado que la ciudadanía se está separando de los políticos por las informaciones que se reciben sobre LA CORRUPCIÓN en el ámbito y escena política, ha propuesto UN PACTO POLÍTICO contra ella.

Desde mi punto de vista (y perdónenme este señor y los demás políticos) hacer un “pacto político” contra “la corrupción política” viene a ser un círculo cuadrado o una contradicción en los propios términos, según se quiera.

Lo que aparece en la noticia que he visto es un apercibimiento por su parte a extinguir una significativa frase: “¡Y tú más!”.

Parece ser que, cuando unos políticos, denuncian a otros “corrupciones” suyas, se les suele responder con ese “y tú más”.

Lo cual sugiere un diálogo entre ellos en virtud del cual la GENERALIZACIÓN DE LA CORRUPCIÓN se convertía en una DEFENSA DE LA CORRUPCIÓN, callando la boca al interlocutor con la que él mismo tenía que ocultar.

No deja de ser cierto lo que sugiere el Sr. Rubalcaba en semejante diálogo. Y cierto es también en ámbitos generales de las relaciones personales.

Cuando una persona acusa a otra de cualquier cosa, es sumamente frecuente que la primera reaccione con un “y tú más” en el mismo o semejante asunto.

Me resuena en la cabeza una frase –me parece que es de una canción y evoca también una intervención de una ministra- de algo así como “antes muerta que sencilla”.

Antes muertos que reconocer nuestros fallos…

¡Fantástica forma de progreso!

¡Increíble manera de recuperar la confianza de los ciudadanos!

E increíble manera de alimentar una relación cualquiera.

Parece que sobrevuela por ahí una vieja discusión sobre si la autoridad ha de manifestar o no que se ha equivocado.

Unos decían que es descrédito para la autoridad reconocer el error. Otros que justo lo contrario, que se engrandece…

No olvidemos, amig@s, que dentro de todos nosotr@s llevamos “una gran autoridad”, Su Majestad el Ego.

Y por ello suceden esas cosas de lo difícil que es “dar el brazo a torcer”, reconocer que tengo “tal defecto o tal error”…

¡Antes estamos dispuestos a generalizarlo a todo el mundo, con tal de paliar que lo tenemos nosotr@s!

Se convierte, de ese modo, en un “asunto meramente humano”, es cosa de la naturaleza.

Y así el ego consigue una de sus mayores fantasías:

SER INOCENTE.

Lo cual, trasladado a la corrupción política, equivale a SER IMPUNE.

Curioso es que “inocencia/culpabilidad” sea precisamente un invento del ego en el pensar humano. Es “un par” indisoluble, del que ya he escrito. Una especie de bucle en el que se va de la una a la otra posición, gastando la energía en el proceso, en vez de CORTAR POR LO SANO y si se actuó “mal”, manifestarlo sin atender a consecuencias, es decir, DE MODO NO INTERESADO.

Pero Su Majestad no se inclina por tal estilo.

Eso sonaría a “desnuda verdad” y la verdad desnuda a él le da vergüenza. En eso es “muy recatado”…

Así pues, coincido con el Sr. Rubalcaba en que no es respuesta lo del “y tú más”.

Y lo extiendo al comportamiento humano en general, el de tu ego y el mío.

Lástima es que, sin embargo, me suene esa advertencia a “intereses”.

Porque –al parecer- la advertencia viene provocada por el descrédito ante la ciudadanía, lo cual es “interés político”.

¿Qué harán los políticos si los ciudadanos se desentienden de ellos?

“¡Caos y anarquía!” puede que digan.

¡Ellos son los gestores del Bien Común, nada menos!

Sin ellos…¡qué desastre!

Ni se les puede pasar por la mente que la sociedad pudiera regirse sin políticos.

Dicen unos que el Sr. Mas, en Catalunya, se envuelve en la senyera para ocultar “sus errores”.

Y he de decir que TODOS LOS POLÍTICOS se envuelven en la totalidad del país, de la sociedad para ocultar los suyos.

Pese a la corrupción, tan aparentemente generalizada e IMPUNE, pese a las decisiones erróneas, pese a lo que fuere, los políticos quieren seguir TENIENDO EL PODER.

No se han parado –de modo personal- a comprender que EL PODER ES CORRUPTO, que es algo de lo que la humanidad SE HA DE DESHACER.

Cierto –lo digo una vez más- que no sólo los políticos, porque hay poder en las familias, en los grupos de amigos, en todas las comunidades de personas.

Porque lo del poder, lo de la corrupción, lo de la ocultación de los fallos y los errores ES ASUNTO DEL EGO, no de algún singular colectivo humano.

¡TODOS LOS SERES HUMANOS TENEMOS ENTERRADA LA MISMA RAÍZ EN NUESTRA TIERRA!

Y por ello me manifiesto solidario de las dos personas que he citado, como ser humano que soy lo mismo que ellos. Y de todas las personas de políticos de cualquier género u opción, porque soy un ser humano solidario de todos los humanos.

Y asumo que a ninguna persona le voy a responder

“y tú más” cuando me muestre mis fallos.

Porque no voy a ser tan insensato de criticar a otro por lo mismo que yo tengo…

 
Deja un comentario

Publicado por en 17 enero, 2013 en Reflexiones y vivencias

 

Cuando la rabia se manifiesta…

Nos sucede sin duda alguna a los humanos.

Toma ella posesión de la escena psíquica y dirige toda su acción.

Por supuesto se apodera del pensamiento.

Y también de los órganos internos: la adrenalina aumenta el ritmo cardíaco y el estómago puede sufrir espasmos.

NOS ALTERA DE FORMA IMPORTANTE.

Y es importante darnos cuenta de su funcionamiento  y sus objetivos, normalmente enterrados en nuestro subconsciente.

De las primeras cosas que realiza la rabia, una es DESTRUIR IMÁGENES PREVIAS de personas y CAMBIARLAS INSTANTÁNEAMENTE  por otras.

Error es crear imagen de sí mism@ ni de nadie.

Pero cuando se tienen, probable error es deshacerla de golpe por un “ataque de rabia”.

Porque, entre otras cosas, sucede en tales ocasiones que se deja de pensar con claridad y el color rojo tiñe de tal modo el cerebro que lo resultante RARA VEZ ES VERDADERO.

Muchas disculpas se han pedido entre personas “porque lo que dije, lo dije en un ataque de rabia”.

Es un poderoso foco magnético la rabia, que recaba de todas las esquinas del cerebro cualquier mínima esquirla metálica para sumarla a “la construcción mental” que en ese momento se opera.

Se pierden la serenidad y la perspectiva. Se exageran unas cosas y otras se minimizan o hacen desaparecer.

Desaparece eso llamado “objetividad”, cosa que (por otra parte)  considero inexistente por multitud de razones.

Se extingue el sano sentido del humor y se convierte en ironía y sarcasmo.

Se pierde la cercanía emocional a la otra persona y se generan distancias a veces insalvables.

Es la rabia puerta de la ira y ella lo es de la violencia. Por tanto aparecen los signos de la violencia, primero verbales, pudiendo llegar a los físicos si no existen fuertes controles internos…

Todos estos y más son efectos de superficie de la rabia. Porque su significado crece más cuando buceamos en el subconsciente buscando sus causas y motivos.

Allá dentro se mezclan los motivos según cada persona y las modalidades de su ego.

El temor es uno de los motivos profundos, como la otra cara del deseo.

Si se siente, por ejemplo, “amenazado el respeto”

o la propia imagen, o la gratitud que se supone debida por parte de la otra persona, ( “con todo lo que hice por ti” puede estar sintiendo la persona airada…) la rabia tiene “avales” internos, percibidos o no por la persona.

Valores que la persona airada entiende que ella los porta, que ella “tiene esos valores”,  al ser conculcados se revuelven. Su dignidad, su honradez, su lealtad, su propio afecto…

Una caterva de “supuestos sobre sí mism@” se abalanzan a la lucha.

Y en el fondo de todos suele estar el “¡a mí, a mí me dices o haces esto!…a MÍ que soy…”

Y vienen detrás las definiciones de “lo que soy”… “YO que soy una persona que…”

Y aparecen también “las comparaciones”.

“Tú que eres…tal…y te atreves a decirme…”

Carga entonces la rabia contra la otra persona, le adjudica cuantos defectos es capaz de formular, “le carga las culpas” de la situación mientras ella se sale inocentemente de todo fallo y error…”TÚ eres quien…”

Puede ser también ocasión para “victimarse”, para señalar cómo “están abusando de ella que es…una pobrecita” digamos…

TODO LO QUE COMPONE EL PATRIMONIO DEL EGO

ESTÁ POR DEBAJO DE LA RABIA, como causa y motivo profundos de ese movimiento emocional.

Y estamos hablando de cuestiones puramente psíquicas, en las que NO HAY PELIGRO FÍSICO. Diferente sería si realmente lo hubiera…

 

La rabia solamente tiene sentido y validez cuando existe un peligro real del que hay que salir inmediatamente.

Fuera de ese marco, ES PURA EXPRESIÓN DE LAS MODALIDADES DEL EGO…

 

La rabia consume mucha energía.

Por ello suele suceder que –al cabo de un tiempo de mantenerla- se cambie por “la tristeza”, acercando a la persona a momentos de victimación.

La tristeza es más mantenible, desgasta menos.

Pero el cambio no quiere decir que la persona haya superado de verdad la situación, se haya dado cuenta de que su respuesta emocional NO ES y haya cesado por completo.

Incluso es posible que (tras reponer energías) vuelva a aparecer claramente la rabia generando nuevos episodios.

UNA COSA ES MUY CIERTA:

LA RABIA ES UN INDICADOR INEQUÍVOCO DE UN “TRASTORNO” DEL EGO.

Y ES UN EFECTO DE TAL DESEQUILIBRIO…

 

Por ello, amig@s, cuando aparezca en nuestro panorama interior…¡tenemos trabajo!

Es preciso investigar dentro de nosotr@s.

Es preciso darnos cuenta de que PRETENDEMOS SER ALGO, lo que fuere.

Y ello nos servirá de auténtico “test” para detectar deseos y temores ocultos, contradicciones entre lo que pensamos conscientemente de nosotr@s mism@s y lo que somos en realidad.

Puede una persona que “se cree humilde”, sentir esa rabia porque alguien le señale un gesto de soberbia…Y así otras situaciones.

Los bastiones del ego no caen fácilmente y es muy fácil engañarse pensando que una característica negativa ha desaparecido para siempre…¡Y el “test” de la rabia pone de relieve que tal característica sigue ahí, moviéndose tal vez pocas veces pero “vivita y coleando”!

Es necesario entonces un reconocimiento del hecho psíquico, un gesto humilde de aceptación de que seguimos siendo lo que éramos, aunque lo creyéramos “superado”.

Gesto éste que ha de ser SERENO, sin teñirlo de tristeza, sin crearse ninguna clase de “malestar interior”. Porque ello conducirá, sin que nos demos cuenta, a la ocultación de las raíces del hecho más dentro del subconsciente.

El “animal astuto”  que es el subconsciente odia la luz, se oculta y camufla cuanto puede utilizando todos los recursos del psiquismo.

¡Por ello es tan sano y liberador hacerle salir desnudo a la escena psíquica, sin ninguna pena

sino hasta con alegría!

Descubrirlo de modo existencial, observándolo con la neutralidad del “darse cuenta”, es aumentar el conocimiento de sí mism@.

Y repetiré otra vez la frase del maestro Krishnamurti:

EL CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO ES EL COMIENZO DE LA SABIDURÍA.

¡Aprovechemos, pues, el momento en que se nos manifieste la rabia para darnos cuenta de qué motivos afectan a nuestro ego!

Daremos un paso hacia la Sabiduría…

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 16 enero, 2013 en Reflexiones y vivencias

 

Una periodista que necesita poco…

Un amigo me remite el artículo publicado en La Vanguardia por Ángeles Caso.

Incluye foto de su rostro: Bella faz de mujer, sonrisa estable marcada por las arrugas en torno a los labios, ojos hondos, ungidos, con ese brillo que Leopoldo Panero llamó “esa noble tristeza que llaman alegría”, cabello envolvente y casual…

Admiración y gozo me producen sus palabras.

Limpia admiración exenta de envidia ni deseo de emulación.

Admiración de hallar sus palabras y actitud en medios informativos reconocidos por un público.

Admiración por encontrar hermandad con ella, aunque ella no lo haya de saber porque mi blog, muy modesto “en legencia”,  no llegará a su conocimiento.

Aunque esto no importe. Que también en el ignorado silencio llega a otras mentes el suave toque de la simpatía y el concierto…

Y gozo también. Que es producto de la admiración limpia.

Que es expansión del ser cuando percibe que la expresión ajena es consonante con el propio corazón.

Gozo es que se une al gran deseo de que esta humanidad que somos despegue de lo viejo.

Agradezco a mi amigo esta entrega venturosa.

Aunque no recorra las palabras de Ángeles, todas me resuenan y comprendo.

Alegría porque tengas compañero tal como describes.

Alegría porque hayas sabido vivir esas horas buenas y esas horas malas (¡que tristemente much@s no lo saben hacer!) para saber de qué va esto de la vida.

Alegría también porque ya no te parezca importante casi nada de lo que creemos…Y “casi” te sugeriría quitar “el casi”…

En esas pocas y sencillas cosas importantes también coincido contigo.

Todos los días presente La Belleza del mundo que nos han regalado.

Todos los días la compañía de personas que siente cercanas nuestro corazón.

Todos los días presentes en nosotros l@s que cruzaron a la otra orilla…

Y el amor diario, y la risa y la sonrisa diaria.

Que cuanto citas, Ángeles, me parece diferentes formas y maneras de conjugar  ese verbo que llamamos  “amar” aunque nadie llegue a comprenderlo.

Al igual que tus “rechazos”, aunque más que esa palabra me gustaría decir “pasar” o “no enredarse”. Que también me surge la tristeza al contemplarlo. Y también la compasión.

Que esto es algo de lo que tú citas cuando formulas querer estar siempre dispuesta a llorar de nuevo. Y esas tristes cosas se merecen ese llanto.

Y deseaba tan sólo matizar la palabra “crítica”, lógica en una periodista que quiere ver lo que se esconde detrás de la apariencia.

El matiz es sencillo: “No ir contra”, sino “poner de relieve”.

Porque sucede, paradójicamente, que aquello que atacamos nos inocula su propia realidad, lo que va muy en contra de tus manifestaciones, puesto que no necesitas ni compartes ninguna de esas formas.

Dijo un sabio que los opuestos son la misma cosa.

Por ello te deseo que tu crítica sencillamente manifieste lo que sucede o lo que se pretende en realidad,  sin ir ni siquiera en contra, como un espejo limpio y sin curvatura. Para que no tenga nada que ver contigo…

Y te diré, Ángeles, ya de despedida, que ese día en que tu cuerpo ya no sea visible a los ojos ni tangible para el tacto, estaré en ese puñadito de personas que pensarán que valió la pena que tú anduvieras por aquí.

Hoy ya lo has logrado con tu palabra escrita.

Y en “mi ahora” te has ganado ese lugar.

Y quiero recordarte aquellos versos de Machado, Antonio, que me parecen definir tus palabras y tal vez ese aura del ángel sabio que te condujo a donde estás:

“Tal vez la mano en sueños

del Sembrador de estrellas

hizo sonar la música olvidada,

como una nota de la lira inmensa…

Y la ola humilde a nuestros labios vino

de unas pocas palabras verdaderas…”

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 15 enero, 2013 en Reflexiones y vivencias

 

Otra guerra más.

Me acabo de enterar, por la prensa digital.

En Mali.

Con la intervención de Francia apoyando al gobierno establecido, frente a yihadistas islámicos.

Se alega que se trata de terrorismo.

Y que el peligro se puede extender a toda África e incluso a Europa…

Obviamente yo no sé cuáles han sido los motivos de las decisiones tomadas. Los “oficiales” serán los dichos por la prensa.

La realidad bruta es, sin más, que ahí se ha comenzado otra guerra.

Aquella afirmación del historiador inglés, Toynbee, sobre las guerras en nuestra historia, de que en 5.000 años ha habido 15.000 guerras, ya se está quedando corta. Porque ¿cuántas llevamos ya en el comienzo de este mismo año?.

Parece que el enlace “guerra/humanidad” es indisoluble.

Lo cual resulta ser la mayor desgracia posible, porque no hay daño que deje de ejecutarse en una guerra, el compendio y la suma de todos ellos.

Y para asentarla más, para enraizar más aún el hecho de la guerra en lo que somos los humanos,

SIEMPRE HAY MOTIVOS Y JUSTIFICACIONES.

Los dichos y los no dichos, porque ambos existen siempre.

Los “yihadistas” se amparan en su creencia “religiosa”, contradicción viviente al mezclar Lo Sagrado con la crueldad y violencia extremas.

¿Cómo se puede invocar Lo Sagrado para infligir daños extremos a otros humanos?

¿Qué hay de horrendo en esa creencia que lleva a matar a los seres amados de Lo Sagrado?

No olvidemos en esta consideración las guerras religiosas de los europeos, no nos consideremos inocentes. Las cruzadas, las guerras de protestantismo y catolicismo…

Que no vale –a nivel de nuestra historia- decir “eso ya no lo hacemos”…

CREER QUE DIOS ANIMA UNA GUERRA ES LA MAYOR BLASFEMIA AL TIEMPO QUE LA MAYOR BARBARIE.

Bastaría eso para hacerse ateo.

Porque el escándalo llegaría hasta los cielos…

¡Qué difícil es comprender el cerebro humano, por más que lo están intentando  (y confiesan que están sólo en los comienzos)  los investigadores neurocientíficos!

¡Qué extraordinario ordenador biológico y qué peligros espantosos encierra!

José Manuel Rodríguez Delgado, nuestro extinto investigador del cerebro, pudo INHIBIR LA AGRESIVIDAD DE UN TORO DE LIDIA con medios eléctricos. Así se mostró en la portada del Times.

Y casi, casi nos preguntamos si no necesitaríamos los humanos un implante como ese que se nos colocara al nacer.

Siendo así que la agresividad del animal, de los predadores y “las fieras”, es más limitada que la humana, “se sacia”, no es constante, no es ilimitada como parece ser la humana.

Y, ADEMÁS, NO SE JUSTIFICA CON CREENCIAS…

Me resulta claro, por otra parte, que la justificación de las creencias es un hecho POSTERIOR al concreto modo de ser de las personas que la utilizan.

PORQUE OTROS, TAMBIÉN CREYENTES, NO TOMAN ESAS ACTITUDES NI DECISIONES.

Ni islamistas, ni católicos, ni protestantes, ni de cualquier confesión.

Sencillamente porque sean personas (en cualquier religión) PACÍFICAS.

Existen, venturosamente, tales personas QUE NO QUIEREN DAÑAR. Bajo ningún concepto ni creencia.

Entiendo (si no es exacto, perdóneseme la ignorancia) que “el sufismo” equivale en el Islam a la “mística” católica.

¡Y no habléis a los místicos de violencia!

Investigan dentro de sí para encontrar las huellas de “Aquello”, su querencia y transformación.

Aquietan y hacen desaparecer esos impulsos terribles de la raza…

Por ello (¡si fueran capaces de escuchar!) les preguntaría a los “yihadistas” si no perciben en sí mismos, fuera de sus creencias, la presencia de la ambición del poder, del deseo de dominio. Y del temor –al mismo tiempo- de ser insignificantes, de no ser tenidos en cuenta, de no “ser respetados” en sus aspiraciones.

Y la rabia que ello les produce.

Y la violencia en que termina…

Si fueran capaces de escuchar, lo cual parece sencillamente imposible.

¡Ay, el implante!…Aquél de Rodríguez Delgado…

¿Qué miedo le impide al ser humano desprenderse de la rabia, la ira, el temor y la violencia? ¿Cómo puede ser tan radical?

¿Por qué nos aferramos tanto a ello que nos parezca cuestión de supervivencia mantenerlo?

¿Por qué no podemos encontrar formas de atajar el peligro, de mantenernos en la vida dignamente

sin recurrir a esos modos del cerebro que resultan después EN PRODUCIR MÁS PELIGRO Y DESTRUCCIÓN DE LA VIDA?

Porque es un hecho racional que, al recurrir a la violencia extrema, CREAMOS MÁS PELIGRO Y DESTRUCCIÓN QUE EL TEMOR QUE NOS EMPUJABA A EVITARLOS.

UNA FEROZ CONTRADICCIÓN.

CORRER A REALIZAR LA DESTRUCCIÓN QUE PRETENDEMOS EVITAR.

¿Qué hace ese cerebro supuestamente inteligente?

¿Cómo funciona?

¿Podemos abandonarlo a sí mismo?

Existe, sin embargo, un medio universal, aunque en la práctica parezca sumamente escaso:

EL DARSE CUENTA.

Ello puede corregir ese funcionamiento del cerebro sin necesidad de recurrir al implante eléctrico.

Cierto parece ser, sin embargo, que quizá resulte más difícil recurrir a ese natural darse cuenta que al implante artificial.

Por larga experiencia de aprendizaje con adultos, he comprobado que gran mayoría de personas prefieren tomarse una pastilla o adquirir una “receta” mental, que adquirir comprensión y aumentar su capacidad de DARSE CUENTA.

Lo segundo les parece “complicado”. Y prefieren “ser simples”…

Ese estado inicial que algún@s, no sé si much@s, abandonan por llegar a “lo complejo”. Y ya muy pocos dejan por alcanzar “lo sencillo”, que es la maestría.

¡Ardua tarea para el ser humano el poner en marcha esa capacidad que poseemos de nacimiento!

Masas de barro mental, creencias, ideologías, temores y deseos no comprendidos…TAPAN ESA CAPACIDAD.

Y resulta, en consecuencia, inútil  prácticamente cualquier intento de acceder desde la comunicación a las demás personas, en especial las que están tan fanatizadas, tan inmersas en su enfoque, actitud y decisiones.

Y la guerra continúa irremediablemente…

 

Del otro lado, los Occidentales no comparten hoy en día con ellos las creencias religiosas que conducen “a matar”.

Pero interiormente pueden ser iguales a aquellos.

Pueden tener las mismas ambiciones, los mismos deseos de poder y dominación. Pueden estar inmersos en la espiral de la violencia, engañados por sus ideologías y convencidos de que la respuesta a la violencia es una violencia mayor.

“La seguridad nacional e internacional”  es un señuelo poderoso para justificar la guerra.

Hace pocos años se empleó, ¿por qué no volverlo a utilizar?.

Esos conceptos tan amplios y tan ambiguos son un “paraguas” bajo el cual se pueden paliar y ocultar muchas cosas…

Bajo esas capas se pueden ocultar los intereses, igual que se ocultan las creencias religiosas y las civilizaciones.

Igual que se ocultan los modos de ser de los individuos…

 

Y LA GUERRA CONTINÚA INEVITABLEMENTE…

CONTINÚA EL HORROR, EL SUFRIMIENTO Y LA MUERTE.

Como si no fuera especialmente importante, como si fuera un hecho inevitable, una “catástrofe natural”…

Y parece que solamente nos queda aumentar el recuento que hizo el historiador inglés, otra guerra más de la larga lista.

ASÍ SOMOS LOS HUMANOS Y NO SABEMOS SI CAMBIAREMOS ALGUNA VEZ…

Una manera habría, muy teórica para la inmensa mayoría:

DESCUBRIR Y DARNOS CUENTA EN NUESTRO INTERIOR QUE NO EXISTEN JAMÁS MOTIVOS NI JUSTIFICACIONES PARA TAL COMPORTAMIENTO.

ABOLIR TODO MOTIVO Y TODA JUSTIFICACIÓN DE LO QUE ES NEGATIVO.

No solamente de la guerra, claro está.

Porque están ahí, en nuestra experiencia, “las pequeñas guerras”, los conflictos matrimoniales y familiares, los conflictos sociales…

Si se niega en nuestra mente la admisión de cualquier motivo o justificación, si queda patente LA PURA NEGATIVIDAD, sea cual sea la excusa…

QUIZÁ LA VERDAD DESNUDA PUEDA DETENER A LAS MENTES CAPACES DE CONTEMPLARLA…

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 14 enero, 2013 en Reflexiones y vivencias