RSS

Archivos Mensuales: marzo 2011

El tiempo psicológico.

Somos seres que viven en el tiempo y el espacio.
Somos seres que aparecen en el tiempo y en él desaparecen.
Nacer y morir parece nuestra esencia inevitable.
Y ese transcurso entre el nacer y el morir es nuestra vida. Un movimiento de nuestro ser que comienza y se termina y que llamamos tiempo.
Qué sea en sí mismo el tiempo es problema que han abordado filósofos y científicos.
Cómo es vivido el tiempo es cuestión vital de los seres humanos.
Y se enlaza ese modo de vivir el tiempo con muchos elementos del vivir humano.
No es igual la vivencia rural del tiempo que la urbana. El tiempo se vive en el campo en torno a la agricultura y las estaciones del año. En la ciudad se vive en torno a los servicios. En las zonas industriales, en torno al ritmo de las fábricas…
Las actividades del vivir humano, generan diferentes tiempos…
Es casi siempre el tiempo humano un evento colectivo.
Se escapan hasta cierto punto de ello los humanos que viven en mayor soledad.
Pero la inmensa mayoría vive un tiempo común, en torno a los servicios y al trabajo, en torno a los horarios del alimento y el sueño…
Crea ello uniformidades sociales, tiempo común…
Surgen ya por ello posibles discrepancias entre el colectivo y las personas individuales en virtud de sus deseos y sus tablas de valores.
Personas hay (las tengo amigas) que decidieron romper ese modelo de tiempo creado en torno al trabajo para vivir el suyo propio, generado por sus propios planes, proyectos y vivencias.
Muchas personas tienen la vivencia del “tiempo escaso”, curiosa vivencia subjetiva porque no existe en la realidad terrena bien más democrático e idéntico para todos en sí mismo. Ni el más poderoso ni el más rico disfrutan de más tiempo que los demás cada día de su vida.
Cierto es que el dinero y el poder pueden liberar de la necesidad de invertir tiempo en el trabajo necesario para vivir.
Pero generan también sus propias exigencias de invertir el tiempo en asuntos no deseados…
Se relacionan, pues, los deseos y temores, las actividades y los tiempos.
Sobre el entramado común del día y de la noche, los seres humanos tejen su propio mapa personal del tiempo.
No existe ni tiempo escaso ni abundante tiempo.
Existen el deseo y el temor y las actividades.
Todos ellos viven en el campo igual del tiempo y en el ritmo majestuoso de su propio devenir.
A él – a Cronos- está sujeto todo cuanto vemos.
Su ritmo y su medida son universales.
Y en ese inmenso tapiz nos queda a los humanos decidir qué dibujamos en él.
Nuestro tiempo concreto se ejecuta finalmente en torno a nuestras decisiones.
Si deseas hacer esto o aquello, si más actividades o menos, y cuáles, cada una demandará su tiempo.
Y su propia realidad, intersectando con las horas y los días, determinará la “cantidad” de tiempo requerida.
Y serán finalmente la medida, las capacidades de cada persona en la ejecución de sus actividades,
o la medida colectiva si se trata de trabajo.
Respetar esas medidas será signo de salud y de cordura, porque quien las conculca antes o después paga su precio, en forma de mal hacer o en forma de ansiedad y estrés, lo cual minará su equilibrio y su salud.
ESE RESPETO A LOS TIEMPOS enlaza al ser humano con el ritmo universal de lo visible. Y conformarse a él produce armonía y bienestar.
No ha de existir, pues, la insatisfacción del tiempo o la queja frente a él. Porque ello delata la propia insatisfacción con la propia vida, el propio desacuerdo con qué hacer y qué no hacer.
Y requiere tal insatisfacción y desacuerdo un retorno sobre sí mism@ para evaluar de nuevo los propios deseos y decisiones.
Y se habrá de preguntar cada persona si hace lo que quiere hacer.
O si hay cosas que quiere hacerlas más que otras, en cuyo caso habrá de relegar éstas en el uso de su tiempo.
Y encontrará que el impulso inagotable del deseo
desborda los límites del tiempo.
Y se verá en la coyuntura de ELEGIR Y RENUNCIAR.
Porque cada tiempo tiene una cabida, lo mismo que el espacio del que es la cuarta dimensión.
En una concreta caja te cabe un concreto número de objetos.
En una hora o en un día te caben unas concretas actividades.
Y por eso ESTABLECER PRIORIDADES es una decisión real que respeta los límites reales.
Lo cual se ha de conjugar con el ELEGIR Y RENUNCIAR.
NO PUEDES HACER CADA DÍA TODAS LAS ACCIONES DESEADAS.
Pero en tu mano está la ya dicha elección y la renuncia que implica…
Si seguimos ahondando en el tiempo del ser humano, encontramos otra muy importante dimensión: la estructura del psiquismo como tiempo.
Diferenciamos el tiempo en el ayer, el hoy y el mañana. Una cadena continua que viene del pasado, pasa por el presente y se dirige al futuro no escrito y misterioso.
De lo ya conocido y guardado en la memoria, pasando por el presente y el ahora ( LO UNICO REAL) en el que ESTAMOS CONOCIENDO Y VIVIENDO, y lanzados al desconocido futuro deseos y temores, y nuestras previsiones y fantasías de lo que va a ocurrir…
PASADO, PRESENTE Y FUTURO como una secuencia encadenada, es la forma interior de vivir el tiempo de casi todos los humanos.
Asimilan, igualan, de este modo, las personas lo que observan en el exterior de sí con lo que sucede en el interior.
Establecen que los procesos se inician, crecen y perecen.
Establecen que el crecimiento se produce POR ACUMULACIÓN: El niño igual que el árbol, crecen acumulando elementos, más esqueleto, músculos y carne, más acrecentada madera el árbol.
LOS CONOCIMIENTOS que se depositan en la memoria, igualmente se acumulan y de ese modo crecen.
Responden al mismo esquema LAS HABILIDADES, físicas o mentales.
Y muchos piensan –y así lo intentar realizar sin éxito- que también LAS ACTITUDES crecen del mismo modo.
Incluyen asimismo LA VIRTUD en el mismo esquema y con ella EL IDEAL.
Es “el ideal” un logro futuro interno, UN LLEGAR A SER como no fuimos ni somos.
Y piensan que el ideal se cultiva y se logra también por acumulación, siguiendo el proceso de todo lo demás que funciona en el tiempo. Cada día “un poco más” para poder llegar algún día a poseerlo al completo.
Un poco más de paciencia hoy, un poco más de generosidad o comprensión…
Y mañana otro poco. Y algún día habremos acumulado tanto QUE SEREMOS PACIENTES, O GENEROSOS, O COMPRENSIVOS…
¡PERO NO HA VISTO LA HUMANIDAD QUE ESA ES LA GRAN TRAMPA DEL TIEMPO!
Le llamaré “tiempo psicológico” en adelante.
No se ha advertido que se ha trasladado UN ESQUEMA DE PROCESO DE UN TIPO DE REALIDAD A OTRO DIFERENTE.
No se ha advertido que ACUMULAR es acción material y física, o cerebral respecto a conocimientos y habilidades, lo cual también es material (porque el cerebro realiza procesos materiales en el aprendizaje acumulativo).
No se ha advertido LA FALSEDAD del proceso de acumular virtud poco a poco hacia el ideal futuro.
Como si la virtud fuera un objeto, o un conocimiento o una habilidad, en vez de algo QUE SE ES O NO SE ES.
Si estableces el ideal de ser generoso ES JUSTAMENTE PORQUE NO LO ERES. Obviamente si lo fueras, no lo tendrías como ideal.
Fija, pues, ese hecho: LO REAL ES QUE NO ERES EL IDEAL.
Y mediante UN TRUCO crees que podrás serlo.
El truco consiste en que sitúas en tu cerebro UNA IDEA y la proyectas al futuro ¡que no existe!.
¡Fíjate qué operación!:
UNA IDEA (que no es realidad) la sitúas en un momento IRREAL (el futuro que ignoras)…¡y crees que eso puede llevarte a ALGO REAL?
¡CUANDO SUCEDE JUSTO LO CONTRARIO!
Porque ahora –que no eres “generos@”- podías enfocar toda tu energía EN SERLO AHORA.
¡Y te quitas esa energía enviándola a lo irreal!
En vez de SER TOTALMENTE CONSCIENTE EN EL AHORA DE QUE, EN LA ACCIÓN QUE INICIAS, NO ERES GENEROS@.
Y dejar que esa luz detenga la acción egoísta que ahora vas a hacer, ¡y que salga de ti, en el ahora, la acción correcta! ¡NADA DE EN EL FUTURO! ¡AHORA!…
FRENTE AL ENGAÑO Y COARTADA EVASIVA DEL FUTURO, ESTABLECE FIRMEMENTE QUE NO HAY MAÑANA PSICOLÓGICO.
Todo lo real se lidia ahora y solamente ahora.
Cuanto dejes psicológicamente para mañana, te estás negando a afrontarlo y resolverlo.
Y te estás engañando con el futuro, con el mañana…
Si de verdad te das cuenta de esto, vas a vivir de otra forma.
Porque en el pasado no vas a resolver nada, todo quedó cerrado. En el futuro es iluso y engañoso pensar que vas a resolver –o ser- lo que no resuelves –ni eres-.
SOLAMENTE TE QUEDA, COMO REALIDAD Y EFICACIA ÚNICAS, VIVIR EN EL AHORA…
Y quien VIVE EN EL AHORA, vive como un dios/a en la tierra…

 
Deja un comentario

Publicado por en 30 marzo, 2011 en Sin categoría

 

Paso a paso en tu consciencia…

Ten tranquilidad y paz, amig@ mí@.
Vas a entrar en lo desconocido de ti mism@.
En un territorio que no has explorado. ¡Pero que es tuyo!
Y por ello tienes que estar confiado y seguro.
Puede que tengas miedo de conocerte a ti mism@.
Puede que temas encontrar en ti cosas peores que las que ya conoces.
Pero ese es un temor más de los que guardan la entrada a tu ser. A tu tesoro.
¡El viejo ego quiere impedir que lo consigas, amarrándote a lo ya conocido, a lo que él domina!
Porque sabe que si llegas a ti mism@, él peligra.
Porque tu ser profundo está hecho de luz y libertad. Y el ego no quiere que lo sepas…
¡Avanza, pues, porque la aventura está garantizada!
No puede tener mal resultado.
El mal resultado es el que ya estás viviendo, con tu mente amarrada, tu corazón atado, tu comportamiento repetitivo.
¡No te apegues a él, te impedirá llegar a lo que eres!
Y en lo que eres de verdad, podrá respirar tu mente el aire de la libertad y tu corazón será capaz de amar…
Asumo que ya has dado el primer gran paso: La comprensión de que éste es el Camino nuevo y el camino total, como en el pasado post intenté describirte.
Medita primero sobre él para obtener tu certidumbre.
Para poder entrar en ti como antes no lo has hecho, porque si lo haces del mismo modo no vas a progresar.
Has de cambiar la manera de afrontarte a ti mism@.
Desnudarte de todo lo anterior para mirarte de modo nuevo, porque si te miras del mismo modo volverás a obtener lo mismo, las mismas respuestas, los mismos resultados…
¡No te analices, amig@ mío!
Cuando lo haces sólo usas el pensar y te comparas con lo establecido.
Has de mirar y ver, HACERTE SENCILLAMENTE CONSCIENTE, sin juzgarte, sin excusarte ni justificarte, ni compararte.
Atiende mucho a esos cuatro verbos, no son mera repetición.
Los cuatro han de estar ausentes en la tarea de mirarte y verte a ti mism@.
Y te va a costar muchos intentos el conseguir que no te interfieran.
PORQUE TODO TU MUNDO VIEJO ESTÁ AHÍ Y DEPENDE DE ELLOS.
Has de comprender que los cuatro te falsean.
Que solamente sirven para tareas materiales, como el trabajo. Sólo son útiles para ese nivel de realidad.
NO LO SON PARA DESCUBRIR TU SER.
Ni siquiera la psicología sirve para ello. Porque ella está hecha para descubrir y solucionar ESQUEMAS REPETITIVOS DE LA PSIQUE QUE SON ENFERMEDAD.
Acude a ella para sanar tales esquemas.
Aunque también te aseguro que SI CRECE TU CONSCIENCIA, TU DARTE CUENTA de qué haces dentro de ti y por qué motivos, PUEDES SANARTE A TI MISMO.
Y cierto es, a la par, que tampoco la psicología puede sanarte SI NO CRECE TU CONSCIENCIA.
CONFÍA EN TU CONSCIENCIA. ES LA LUZ DENTRO DE TI.
Y lo que hallarás, TE CONDUCIRÁ A LO POSITIVO.
Tu camino será IR DE LO NEGATIVO A LO POSITIVO.
El descubrimiento consciente de lo negativo en ti, te permite descubrir lo positivo.
Lo negativo LO HAS APRENDIDO, no forma parte de lo que eres verdaderamente.
De niño y adolescente lo aprendiste. En tu propia casa. Te dejaste convencer de ello porque la presión ambiental era muy fuerte para ti. Te jugabas el afecto de tus mayores. IMITARLES era muy importante para ti, porque pensabas “si soy como ellos, me querrán”.
Y la necesidad del afecto en el ser humano niño ES BÁSICA.
Ahora tendrás que darte cuenta de esos aprendizajes que han falseado tu ser, que te han chapado de la manera en que ahora eres.
Advierte que tu modo de ser ES APRENDIDO, y por lo tanto también puedes DESAPRENDERLO y dejar que tu ser auténtico se muestre en tu conducta interna y externa.
Y te animará saber que tu ser auténtico TE LLEVA A LA FELICIDAD.
No solamente, además, vas a descubrir lo negativo de ti. Hay cosas positivas en ti que forman parte de tu auténtico ser, y de ellas no has de despojarte.
Hazte también consciente de ellas y disfrútalas.
Tu trabajo –que es positivo- consiste en descubrir lo negativo como tal, como negativo.
El darte cuenta de ello ES TODA LA TAREA.
No tienes que hacer aquellos trabajos del “propósito de la enmienda”, de “penitencias” y de “esfuerzos” por ser de otra manera.
EL CLARO Y SINCERO DARTE CUENTA DE QUE ESE COMPORTAMIENTO (INTERNO O EXTERNO) ES NEGATIVO, BASTA PARA DETENERLO.
Lo detiene la luz de tu consciencia. No tu esfuerzo.
Tu esfuerzo vale en otras cosas, en el trabajo, en el deporte, en la limpieza de casa…Pero no aquí.
Esa idea del “esfuerzo” pertenece a la vieja era.
A una era en la que lo interior se trata con los métodos de la acción sobre lo material, o del aprendizaje de conocimientos.
Métodos que –todos ellos- son temporales y acumulativos: se van acumulando día a día en la memoria, cada vez “se tienen más”, y esa acumulación da por resultado una mayor eficacia.
PERO EN LO INTERNO NO ES ASÍ:
Ni hay “tiempo” ni hay acumulación. Y me refiero al “tiempo psíquico”, ese que se mueve del ayer al mañana, saltándose el presente y el ahora.
Tiempo “físico” siempre lo hay en este nivel físico espaciotemporal.
EL DARSE CUENTA SE PRODUCE EN EL INSTANTE Y NO SE GUARDA EN LA MEMORIA.
Por ello, cuando la acción negativa vuelve a presentarse, la manera de detenerla NO ES acordarse de la vez anterior y aplicar a ella el recuerdo.
LA MANERA AUTÉNTICA Y EFICAZ ES VOLVER A DARSE CUENTA DE LA ACCIÓN NEGATIVA Y DEJAR QUE ESA LUZ DE LA CONSCIENCIA LA DETENGA.
Habrá elementos negativos en un@ mism@ que se presenten muchas veces, que se resistan a desaparecer de nuestro interior.
ELLOS HAN DE SER “VISTOS”, HECHOS CONSCIENTES DE NUEVO EN EL MOMENTO EN QUE VUELVEN A APARECER.
Y cuando el acto de “darse cuenta en el instante” sea suficientemente intenso, ESO NEGATIVO SE EXTINGUIRÁ PARA SIEMPRE…
Te resultará esto extraño y sorprendente.
Hasta que lo experimentes…
Es importante tener en cuenta que este proceso de ir descubriendo lo negativo para hacerlo cesar, ha de suceder en cada instante, de forma natural y espontánea.
NO HAY QUE PONERSE A PERSEGUIR LO NEGATIVO EN UN TIEMPO APARTE.
Lo negativo SE ENCUENTRA AL PASO, cuando aparece en la conducta propia.
Y justamente de esa manera es como se detiene lo negativo AL DARSE CUENTA DE ELLO EN EL MOMENTO EN QUE SUCEDE.
Porque solamente en ese instante está la consciencia, el darse cuenta en contacto real y efectivo con la acción negativa que está naciendo en nuestra psique. Y por ese motivo puede intervenir y puede detenerlo.
Prestad, por favor, atención, amig@s mí@s, a este punto.
Porque lo que solemos hacer habitualmente cuando hemos caído en la cuenta de un comportamiento inapropiado, es PROPONER EVITARLO EN LA SIGUIENTE OCASIÓN.
Es decir, REFLEXIONAMOS SOBRE EL HECHO y percibimos que no es correcto.
Y volvemos a reflexionar DESPUÉS DEL HECHO cuando hemos vuelto a fallar en él, para volverlo a proyectar hacia el futuro con el propósito de que no se repita.
Que se repetirá.
VAMOS DEL PASADO AL FUTURO.
Y en ambas situaciones EL HECHO NO ESTÁ, porque todo hecho real sólo existe en el PRESENTE, EN EL AHORA, cuando está sucediendo.
En ambos casos están actuando el pensamiento y la memoria, los viejos y parciales instrumentos que lleva milenios usando la Humanidad sin conseguir dejar de ser lo que es y aparecer lo nuevo.
POR LO TANTO, LA ACCIÓN EFICAZ NO SE PRODUCE NI ANTES NI DESPUÉS, SINO EN EL AHORA.
Y en ella no interviene ni memoria ni pensamiento sino CONSCIENCIA, DARSE CUENTA.
Y la acción se produce EN RIGUROSA ACTUALIDAD.
Donde existen LOS HECHOS.
Donde pueden ser detenidos…
Un ejercicio aconsejé en otro post que repetiré ahora, con vuestro permiso, porque es éste su lugar.
Cuando pasees, observa la naturaleza SIN PALABRAS, ni por fuera ni por dentro, con objeto de no convocar el pensamiento y observar con detalle CÓMO SON las cosas que observas: todo lo sensorial, qué color, que tacto, qué aroma, qué sabor si puedes…
Cuando veas a otras personas, haz lo mismo: cómo son sus posturas, sus gestos, sus movimientos, sus expresiones…SIN USAR PALABRAS…
Te observarás también a ti mism@ DESDE FUERA, para ver tus gestos, expresiones, etc. Y TAMBIÉN SIN PALABRAS…
Por último, te observarás POR DENTRO, tus pensamientos, tus emociones, tus sentimientos…dándote cuenta de ellos SIN NOMBRARLOS…Y descendiendo dentro de ti para observar de qué motivos proceden dentro de ti…
Muchas veces habrá que repetir ese ejercicio hasta conseguir que no vengan inmediatamente los nombres a substituir la observación.
Y esto no será fácil.
Por ello es necesario un interés serio y auténtico por conocerse a sí mism@, porque –de lo contrario- se abandonará sin haber conseguido nada…

 
Deja un comentario

Publicado por en 29 marzo, 2011 en Sin categoría

 

Paso a paso en tu consciencia…

Ten tranquilidad y paz, amig@ mí@.
Vas a entrar en lo desconocido de ti mism@.
En un territorio que no has explorado. ¡Pero que es tuyo!
Y por ello tienes que estar confiado y seguro.
Puede que tengas miedo de conocerte a ti mism@.
Puede que temas encontrar en ti cosas peores que las que ya conoces.
Pero ese es un temor más de los que guardan la entrada a tu ser. A tu tesoro.
¡El viejo ego quiere impedir que lo consigas, amarrándote a lo ya conocido, a lo que él domina!
Porque sabe que si llegas a ti mism@, él peligra.
Porque tu ser profundo está hecho de luz y libertad. Y el ego no quiere que lo sepas…
¡Avanza, pues, porque la aventura está garantizada!
No puede tener mal resultado.
El mal resultado es el que ya estás viviendo, con tu mente amarrada, tu corazón atado, tu comportamiento repetitivo.
¡No te apegues a él, te impedirá llegar a lo que eres!
Y en lo que eres de verdad, podrá respirar tu mente el aire de la libertad y tu corazón será capaz de amar…
Asumo que ya has dado el primer gran paso: La comprensión de que éste es el Camino nuevo y el camino total, como en el pasado post intenté describirte.
Medita primero sobre él para obtener tu certidumbre.
Para poder entrar en ti como antes no lo has hecho, porque si lo haces del mismo modo no vas a progresar.
Has de cambiar la manera de afrontarte a ti mism@.
Desnudarte de todo lo anterior para mirarte de modo nuevo, porque si te miras del mismo modo volverás a obtener lo mismo, las mismas respuestas, los mismos resultados…
¡No te analices, amig@ mío!
Cuando lo haces sólo usas el pensar y te comparas con lo establecido.
Has de mirar y ver, HACERTE SENCILLAMENTE CONSCIENTE, sin juzgarte, sin excusarte ni justificarte, ni compararte.
Atiende mucho a esos cuatro verbos, no son mera repetición.
Los cuatro han de estar ausentes en la tarea de mirarte y verte a ti mism@.
Y te va a costar muchos intentos el conseguir que no te interfieran.
PORQUE TODO TU MUNDO VIEJO ESTÁ AHÍ Y DEPENDE DE ELLOS.
Has de comprender que los cuatro te falsean.
Que solamente sirven para tareas materiales, como el trabajo. Sólo son útiles para ese nivel de realidad.
NO LO SON PARA DESCUBRIR TU SER.
Ni siquiera la psicología sirve para ello. Porque ella está hecha para descubrir y solucionar ESQUEMAS REPETITIVOS DE LA PSIQUE QUE SON ENFERMEDAD.
Acude a ella para sanar tales esquemas.
Aunque también te aseguro que SI CRECE TU CONSCIENCIA, TU DARTE CUENTA de qué haces dentro de ti y por qué motivos, PUEDES SANARTE A TI MISMO.
Y cierto es, a la par, que tampoco la psicología puede sanarte SI NO CRECE TU CONSCIENCIA.
CONFÍA EN TU CONSCIENCIA. ES LA LUZ DENTRO DE TI.
Y lo que hallarás, TE CONDUCIRÁ A LO POSITIVO.
Tu camino será IR DE LO NEGATIVO A LO POSITIVO.
El descubrimiento consciente de lo negativo en ti, te permite descubrir lo positivo.
Lo negativo LO HAS APRENDIDO, no forma parte de lo que eres verdaderamente.
De niño y adolescente lo aprendiste. En tu propia casa. Te dejaste convencer de ello porque la presión ambiental era muy fuerte para ti. Te jugabas el afecto de tus mayores. IMITARLES era muy importante para ti, porque pensabas “si soy como ellos, me querrán”.
Y la necesidad del afecto en el ser humano niño ES BÁSICA.
Ahora tendrás que darte cuenta de esos aprendizajes que han falseado tu ser, que te han chapado de la manera en que ahora eres.
Advierte que tu modo de ser ES APRENDIDO, y por lo tanto también puedes DESAPRENDERLO y dejar que tu ser auténtico se muestre en tu conducta interna y externa.
Y te animará saber que tu ser auténtico TE LLEVA A LA FELICIDAD.
No solamente, además, vas a descubrir lo negativo de ti. Hay cosas positivas en ti que forman parte de tu auténtico ser, y de ellas no has de despojarte.
Hazte también consciente de ellas y disfrútalas.
Tu trabajo –que es positivo- consiste en descubrir lo negativo como tal, como negativo.
El darte cuenta de ello ES TODA LA TAREA.
No tienes que hacer aquellos trabajos del “propósito de la enmienda”, de “penitencias” y de “esfuerzos” por ser de otra manera.
EL CLARO Y SINCERO DARTE CUENTA DE QUE ESE COMPORTAMIENTO (INTERNO O EXTERNO) ES NEGATIVO, BASTA PARA DETENERLO.
Lo detiene la luz de tu consciencia. No tu esfuerzo.
Tu esfuerzo vale en otras cosas, en el trabajo, en el deporte, en la limpieza de casa…Pero no aquí.
Esa idea del “esfuerzo” pertenece a la vieja era.
A una era en la que lo interior se trata con los métodos de la acción sobre lo material, o del aprendizaje de conocimientos.
Métodos que –todos ellos- son temporales y acumulativos: se van acumulando día a día en la memoria, cada vez “se tienen más”, y esa acumulación da por resultado una mayor eficacia.
PERO EN LO INTERNO NO ES ASÍ:
Ni hay “tiempo” ni hay acumulación. Y me refiero al “tiempo psíquico”, ese que se mueve del ayer al mañana, saltándose el presente y el ahora.
Tiempo “físico” siempre lo hay en este nivel físico espaciotemporal.
EL DARSE CUENTA SE PRODUCE EN EL INSTANTE Y NO SE GUARDA EN LA MEMORIA.
Por ello, cuando la acción negativa vuelve a presentarse, la manera de detenerla NO ES acordarse de la vez anterior y aplicar a ella el recuerdo.
LA MANERA AUTÉNTICA Y EFICAZ ES VOLVER A DARSE CUENTA DE LA ACCIÓN NEGATIVA Y DEJAR QUE ESA LUZ DE LA CONSCIENCIA LA DETENGA.
Habrá elementos negativos en un@ mism@ que se presenten muchas veces, que se resistan a desaparecer de nuestro interior.
ELLOS HAN DE SER “VISTOS”, HECHOS CONSCIENTES DE NUEVO EN EL MOMENTO EN QUE VUELVEN A APARECER.
Y cuando el acto de “darse cuenta en el instante” sea suficientemente intenso, ESO NEGATIVO SE EXTINGUIRÁ PARA SIEMPRE…
Te resultará esto extraño y sorprendente.
Hasta que lo experimentes…
Es importante tener en cuenta que este proceso de ir descubriendo lo negativo para hacerlo cesar, ha de suceder en cada instante, de forma natural y espontánea.
NO HAY QUE PONERSE A PERSEGUIR LO NEGATIVO EN UN TIEMPO APARTE.
Lo negativo SE ENCUENTRA AL PASO, cuando aparece en la conducta propia.
Y justamente de esa manera es como se detiene lo negativo AL DARSE CUENTA DE ELLO EN EL MOMENTO EN QUE SUCEDE.
Porque solamente en ese instante está la consciencia, el darse cuenta en contacto real y efectivo con la acción negativa que está naciendo en nuestra psique. Y por ese motivo puede intervenir y puede detenerlo.
Prestad, por favor, atención, amig@s mí@s, a este punto.
Porque lo que solemos hacer habitualmente cuando hemos caído en la cuenta de un comportamiento inapropiado, es PROPONER EVITARLO EN LA SIGUIENTE OCASIÓN.
Es decir, REFLEXIONAMOS SOBRE EL HECHO y percibimos que no es correcto.
Y volvemos a reflexionar DESPUÉS DEL HECHO cuando hemos vuelto a fallar en él, para volverlo a proyectar hacia el futuro con el propósito de que no se repita.
Que se repetirá.
VAMOS DEL PASADO AL FUTURO.
Y en ambas situaciones EL HECHO NO ESTÁ, porque todo hecho real sólo existe en el PRESENTE, EN EL AHORA, cuando está sucediendo.
En ambos casos están actuando el pensamiento y la memoria, los viejos y parciales instrumentos que lleva milenios usando la Humanidad sin conseguir dejar de ser lo que es y aparecer lo nuevo.
POR LO TANTO, LA ACCIÓN EFICAZ NO SE PRODUCE NI ANTES NI DESPUÉS, SINO EN EL AHORA.
Y en ella no interviene ni memoria ni pensamiento sino CONSCIENCIA, DARSE CUENTA.
Y la acción se produce EN RIGUROSA ACTUALIDAD.
Donde existen LOS HECHOS.
Donde pueden ser detenidos…
Un ejercicio aconsejé en otro post que repetiré ahora, con vuestro permiso, porque es éste su lugar.
Cuando pasees, observa la naturaleza SIN PALABRAS, ni por fuera ni por dentro, con objeto de no convocar el pensamiento y observar con detalle CÓMO SON las cosas que observas: todo lo sensorial, qué color, que tacto, qué aroma, qué sabor si puedes…
Cuando veas a otras personas, haz lo mismo: cómo son sus posturas, sus gestos, sus movimientos, sus expresiones…SIN USAR PALABRAS…
Te observarás también a ti mism@ DESDE FUERA, para ver tus gestos, expresiones, etc. Y TAMBIÉN SIN PALABRAS…
Por último, te observarás POR DENTRO, tus pensamientos, tus emociones, tus sentimientos…dándote cuenta de ellos SIN NOMBRARLOS…Y descendiendo dentro de ti para observar de qué motivos proceden dentro de ti…
Muchas veces habrá que repetir ese ejercicio hasta conseguir que no vengan inmediatamente los nombres a substituir la observación.
Y esto no será fácil.
Por ello es necesario un interés serio y auténtico por conocerse a sí mism@, porque –de lo contrario- se abandonará sin haber conseguido nada…

 
Deja un comentario

Publicado por en 29 marzo, 2011 en Sin categoría

 

¿Cómo, cómo lo hago?

Sé por mi propia experiencia, amig@s mí@s, lo recurrente y angustiosa que es esta pregunta cuando intentas abrirte paso en el Camino, sin senderos y sin huellas, tú sol@ frente a ti mism@.
Y sé que te estrellas muchas veces.
Y que parece imposible.
¡Está tan hecho el cerebro a recurrir a lo conocido, a lo que para él es “conocimiento”, seguridad, realidad experimentada!
Quiere también, ciertamente, avanzar el cerebro en lo desconocido a través del aprendizaje. Estaríamos, si no, antes de la edad de piedra.
Aunque tampoco hemos de olvidar que el aprendizaje de la realidad exterior es muy diferente del aprendizaje en el mundo interior…
Puede, amig@, que sea un buen primer paso para ese “cómo” una comprensión holística, global y de conjunto. La vamos, pues a esbozar…
Le empuja al cerebro humano el temor a la inseguridad, o su reverso, el deseo de seguridad. Que son temor y deseo como la cara y cruz de la misma moneda.
Pero le aterra al cerebro lo completamente desconocido. Por eso edificó en su historia los edificios de cristal de las creencias, los mitos, las fantasías sobre los dioses, la esperanza de supervivencia, los ritos que realizar y las conductas que seguir para sentirse seguro frente a “Aquello”…
Y unido a ello venían las preguntas sobre su propio ser, si es otro ser más de la tierra que desaparece en el polvo, o si su realidad contiene elementos preciosos que superen ese destino.
“El alma” dijeron religiones y filosofías, esforzándose éstas por “probar racionalmente” su existencia en nosotros, dándolas por objeto de “creencia” las otras.
“¿Eso soy, un alma que no muere, unida a un cuerpo que muere?”…se preguntó el hombre.
Y muchas veces, a veces todas, al hombre se le “escapaba” el alma. No conseguía encontrarla en su experiencia de cada día.
Y llegó la ciencia y los científicos, los que quieren establecer la certeza del conocimiento.
Los que fabricaron un “método científico” que daba seguridad completa a las afirmaciones y a las respuestas. Mezcla de experiencias controladas y estructuras del pensamiento, matemáticas…
Y con ello pudieron llegar a la seguridad –tan deseada por el cerebro- de afirmar QUÉ ES REAL y también cómo funciona.
Pero olvidaron, sin duda, que afirmar que algo es real NI AGOTA LO REAL NI EXCLUYE OTRAS DIMENSIONES REALES.
Si agotara lo real, el progreso se terminaba. Y no vendría la ciencia planteándose más preguntas y estableciendo nuevas teorías que muchas veces desmontan las certezas anteriores.
“Creen” algunos científicos (porque no advierten que ello es ¡otra creencia!) que pueden descubrir o inventar la teoría definitiva.
Pero simplemente el tiempo y más investigaciones se encargan de derribar “su creencia”, cosa que ya ha sucedido a lo largo de la historia de la ciencia.
Y QUEDÓ EL HUECO DE LO DESCONOCIDO PERMANENTEMENTE DELANTE DEL HOMBRE.
Constante histórica ha sido que el cerebro humano lo ha afrontado siempre desde “la creencia” o desde la mezcla de experiencia y pensamiento.
Voces modernas han planteado otra vía: “lo que el corazón te dice, el sentimiento”.
Te olvidas de la razón. Te olvidas de pensar. Sientes algo intensamente en ti y a ello te aferras.
Y anulas las otras capacidades del ser humano, las ignoras por completo…
No pocos siguen ese camino.
Y tampoco advierten que “trocean y dividen al ser humano”.
Y que establecen también otra “creencia”: la de afirmar que SÓLO el sentimiento nos muestra la realidad desconocida.
Y todos ellos olvidan algo que nuestra naturaleza nos ha dado “de fábrica”.
Algo que –en variables niveles- empleamos todos sin excepción.
Algo que –si se para uno a pensarlo, sentirlo y percibirlo- RECORRE LA TOTALIDAD DEL SER HUMANO, no anula nada de él ni prescinde de ninguna de sus capacidades.
Algo en lo que no dependes de nada ni de nadie,
que no precisa de laboratorios ni de conocimientos de religiones ni filosofías, algo que puedes comprobar por ti mism@.
Algo cuyas posibilidades de hallazgo y de penetración en lo desconocido, están aún inexploradas.
LA CONSCIENCIA.
De la cual he afirmado por mi propia percepción (viendo también que más personas lo perciben) que marca una NUEVA ERA EN LA HUMANIDAD.
Y que SU DESARROLLO ha de ser la tarea que toda persona seria cultive como primaria, porque ella es capaz de trasformar la vida ordinaria, las relaciones y las actividades y, al mismo tiempo, penetrar en lo desconocido como no pueden hacerlo todos los demás procedimientos establecidos.
– LA CONSCIENCIA capta la experiencia diaria de la vida, la experiencia “ingenua”, la experiencia “sofisticada” y la experiencia científica.
– LA CONSCIENCIA percibe el origen y el desarrollo del propio pensamiento, de sus procesos y sus modalidades y el motivo de sus elecciones.
– LA CONSCIENCIA desvela de igual manera emociones y sentimientos y también los motivos de establecer y elegir una escala de valores.
– LA CONSCIENCIA desenmascara las “creencias” de todo tipo, toda escala y todo nivel, porque ella percibe LO REAL Y CONCRETO de cuanto llega al ser humano desde fuera de él y de todo lo que se produce dentro de él.
– LA CONSCIENCIA es capaz de penetrar en el mundo subconsciente, captar mensajes que proceden de él y perseguir sus motivos hasta la última raíz.
– LA CONSCIENCIA no se muestra limitada, cultivándola se extiende indefinidamente y se ignora hasta qué punto puede llegar.
– LA CONSCIENCIA es el armonizador de todas las capacidades y de toda la realidad del ser humano.
– Por ello nos puede mostrar siempre lo real y verdadero.
– Por ello la llamo LA MIRADA DEL AMOR, porque es Él quien muestra La Verdad…
LA CONSCIENCIA ES EL NUEVO CAMINO DEL HOMBRE, LA NUEVA ERA Y EL LOGRO SIN FINAL.
Y solamente ella es el camino para conocerse a sí mism@, lo cual es el comienzo de la Sabiduría.
No sirve el psicoanálisis ni la psicología para conocerse a sí mism@ porque ambos utilizan solamente PARTE de la capacidad humana, como antes indiqué más en general…
EJERCITEMOS, AMIG@S, LA CONSCIENCIA QUE NOS VA A DAR LUZ Y GUÍA EN TODO EL PROCESO DE CONOCERNOS…
Y mañana, amig@s, entraré más en concreto en este campo…

 
Deja un comentario

Publicado por en 27 marzo, 2011 en Sin categoría

 

Tú en completa soledad.

Para llegar a verse a sí mism@ plenamente, amig@s mí@s, es necesario hacerlo en completa soledad.
No ya –por supuesto- en soledad física, que es precisa para una atención total. Sino aún es más preciso hacerlo en soledad interna y sin apoyos DE NADA NI DE NADIE.
Físicamente sol@s lo estamos muchas veces.
Hasta lo necesita nuestro cerebro, bombardeado como está por constante información y propaganda, por constantes opiniones ajenas, por constante interacción.
Y hay una “higiénica soledad” cuya demanda sentimos y a veces empleamos.
Pero estoy señalando a una soledad aún más profunda. Que te deje sin apoyos ni asistencias fuera y dentro de ti. Que en tu mente se opere como un vacío: de ideas, ideologías y creencias.
De forma que solamente puedas apoyarte en ti.
LA LIBERTAD ES SOLEDAD.
Si llegas a ver eso, empiezas ya a saber de lo que hablo.
Porque la libertad es RESPONSABILIDAD TOTAL.
Es la elección QUE TÚ has hecho y solamente depende de ti y de nada y de nadie más.
No depende de reglas ni mandatos ni morales ni sociales, porque fue tu decisión aceptarlos y lo que de ahí sale y se deduce, PROCEDE DE TU PROPIA DECISIÓN.
Si crees en Dios, en el más allá, en el karma…y tomas tus decisiones POR ESO, siguen igualmente dependiendo de tu previa elección.
Si piensas en el comportamiento ajeno y que él justifica, excusa, valida aunque sea parcialmente el tuyo, de nuevo no estás ni viendo ni decidiendo en soledad.
Por ello te digo que te seas muy clar@.
Que decidas COMO SI DIOS NO EXISTE, ni nada que te ampare, creencia o lo que fuere.
Y que decidas PIENSE LO QUE PIENSE EL MUNDO ENTERO, ni que te den ni que te quiten la razón, que no te acojas a lo que los demás van a aprobar o reprobar.
Y que dejes totalmente de apoyar tu propio comportamiento en el ajeno, sea éste como sea.
Porque si lo haces, ya no eres tú quien decide: están decidiendo los demás por ti.
Porque si lo haces, ya NO ERES RESPONSABLE AL CIEN POR CIEN DE TU PROPIA DECISIÓN.
¡Y es justo esa la grandeza de una decisión tomada en libertad!
SOLAMENTE TÚ EN TODO EL UNIVERSO HAS DECIDIDO ASÍ Y ERES TOTALMENTE RESPONSABLE DE ELLO, ERES SU ÚNICO AUTOR.
Y eso, amig@s mí@s, ES SOLEDAD…
Muy infrecuente, sin lugar a dudas. Son pocos –por desgracia- los humanos que deciden así.
Son pocos los que tienen el valor de entrar de verdad en su soledad.
Como un cuento relaté que un gran dragón, de intenso color azulnoche, es el guardián terrible de la soledad y que produce el temor a ella.
Y que pocos son los paladines y magas capaces de enfrentarse al dragón y derrotarlo.
Y por eso pocos son los seres libres en la tierra. Que han vencido al dragón y han entrado en su soledad.
Que supieron afrontar su propio vacío sin temor.
Que fueron capaces de entrar en la aparentemente oscura y aterradora cueva y caminar en ella ¡hasta encontrar!.
Que ya sabéis que los dragones de los cuentos están allí para proteger tesoros y grandes premios.
¡Y existen grandes tesoros y grandes premios en la cueva de la soledad!
¿Sabéis, amig@s mí@s, lo que es NO SENTIRSE ATADO ABSOLUTAMENTE POR NADA, que eso es libertad completa?
¿Ni siquiera por ese binomio –de la vieja era- del “bien y del mal”?
¿Ni por lo que el mundo piense, ni lo que Dios quiera?…
Más tesoros encierra la soledad.
Encuentras la seguridad de tu propio ser.
Y esa seguridad se hace total en el ahora, la única realidad verdadera que existe en el instante…
Y ¿sabéis que, además, amig@s, de ahí FLUYE FELICIDAD?…
Dejas de pertenecer a “los rebaños”, dejas de ser “manipulable”, nada piensas ni sientes “al dictado” de la atmósfera mental que te rodea…
¡Porque ves por ti mism@ y sigues tu propia luz!…
Pero el tesoro mayor de todos, amig@s mí@s, está en que la soledad hace posible EL AMOR INCONDICIONAL.
Porque al ser libre y poder disponer totalmente de tí mism@ ¡te puedes entregar también del todo, y puedes amar sin restricciones ni influencias, puedes amar sin condiciones!
LA VERDADERA SOLEDAD ES LA CONDICIÓN PARA PODER AMAR SIN CONDICIÓN ALGUNA…
Y recalco la “verdadera” soledad porque existe también la soledad del solipsismo y del egoísmo, la de encerrarse en el propio yo y aislarse y esconderse del mundo…
No abundaré más en ello, porque serán meras palabras hasta que lo compruebes por ti mism@…
Puede ser que haya quien piense o se imagine que hay que recluirse en un lamasterio para encontrar su soledad. Nada más equivocado. Si se prescinde de todo cuanto antes citamos en la propia mente, se llega a la soledad en un cuarto de tu casa.
Y si no se prescinde, ni el lugar más solitario del mundo creará tal soledad…
Una pequeña pista puedo dar que muestra –en un detalle- la diferencia entre la decisión en soledad y la que aún no ha llegado a estar en ella:
Cuando decides “sin soledad”, dices: “No puedo hacer eso”.
Si decides en soledad, dices :”No quiero hacer eso”…
Porque la base de tu decisión es tu propia libertad…
Mucho hay aquí que mirar y no es empresa fácil.
Pero no olvidéis, amig@s, que el que quiera de verdad llegar a ello, PUEDE LOGRARLO.
Aunque sea costoso, aunque sea difícil.
¡PERO EL TESORO QUE ENCUENTRAS COMPENSA CUALQUIER ESFUERZO!

 
Deja un comentario

Publicado por en 25 marzo, 2011 en Sin categoría

 

Corazón de carne.

Ya muy antiguas palabras lo pidieron:
“Arráncame, Señor, el corazón de piedra y devuélveme el corazón de carne”.
Nacemos con un corazón de carne, blando como ella.
El amor incondicional es la mayor necesidad psíquica del niñ@. Es su seguro de vida y crecimiento. Lo comprobó la psicología.
La aparición de “condicionales” en el amor de los padres a l@s niñ@s (aquello de “si no te portas bien, no te quiero”) marca un cambio esencial en la historia humana: la conversión del amor en manipulación y chantaje.
Y aparece otro gigantesco enemigo de esta especie dolorida y violenta: el temor.
Si el amor está sujeto a condiciones, puedes perderlo y puedes no alcanzarlo. Y TEMES…
Si te pueden chantajear y manipular en lo que más necesitas, TEMES…
¿Y qué le sucede al corazón humano, nacido para tener la seguridad incondicional del amor?
QUE SE ENDURECE.
Que lucha contra su propia necesidad, contra su propia esencia.
Que se divide dentro de sí mismo.
Que se esconde y desconfía.
Que se recubre de defensas y mentiras.
Que pierde la inocencia.
Que cae en un mundo deformado y se adapta a él y lo alimenta…
¡Y ya hay otro ser humano más que cayó en la trampa gigantesca de la especie!
Intentando volver su corazón de piedra, lográndolo unas veces, cayendo otras en el dolor y en el temor las otras…
Aliado inesperado se encontró el corazón en su equivocada huída: su propia cabeza en su dimensión de pensamiento.
¡El pensamiento no siente!
Y si no sientes, no puedes sufrir. Ni temer.
Y en cierta forma ¡se consiguió el corazón de piedra!.
Porque la distancia que existe entre la palabra que expresa el pensamiento y el corazón de carne, tan sólo un palmo, es la mayor distancia que existe en esta tierra.
Es frío el pensamiento, cálido el corazón de carne.
Si se caminó a la inversa, si se tardó en huir del corazón, puede que también sea muy lento el retorno.
Porque ahora hay que deshacer la trama construida.
Y temo que no podáis imaginar (y perdonad si soy injusto) la compleja tela de araña que tejió el pensamiento para ir convirtiendo en piedra el corazón de carne.
Múltiples ideas que se almacenaron en la memoria subconsciente que niegan –por ejemplo- que expreses ahora una palabra amable, o que limites la fuerza con que das la mano, o que tu mirada sea más ausente o más distante, o que apenas la dirijas a los ojos de tu interlocutor, o que tenga aspecto de poder y de dominación, o que –por el contrario- se muestre temerosa y huidiza…
Y todos esos gestos se apoyan a su vez en experiencias que has vivido, tantas veces deformadas, de las cuales extrajiste máximas y creencias de cómo son las cosas y las situaciones.
Y te rige la memoria congelada por triste conclusión del pensamiento.
Y teje la maraña y te endurece…
¿Cuántas veces, amig@, te me entregas de verdad a las personas, cuántas veces olvidas tus defensas en piedra convertidas, y con tu corazón de carne, débil, vulnerable, te das de verdad y te abandonas?
¿Cuántas veces te das a la sonrisa que recibes, sin que exista nada ni antes ni después?
¡Que en la vida hay tantos instantes de cariño verdadero!
El niño que sonríe o el anciano.
El joven o la joven que, un momento, tropezó con tu mirada y limpia y clara te la retornó.
El hombre o la mujer que –entretejidos sus recuerdos y añoranzas- te abre en ese instante el toque de su alma, la zona que aún tiene sin heridas…
O el ser al que dices que tú amas, compañero o compañera de tu vida que también te ha ocultado el pensamiento en la memoria, que también sin darte cuenta has recubierto aquí o allá de piedra
y frialdad…
¡Si logras de verdad abandonarte!
Igual que se abandona el infante en brazos de la madre, mamando de sus pechos, protegido del mundo entero, tan seguro y alegre y confiado…
¡Ese abandono, amig@, ése has de lograrlo!
Y desde él revisar tu vida entera.
Y no mirar lo que has logrado como adulto que tú llamas, aunque lo seas pasado el pensamiento por la piedra.
Has de mirar lo que has perdido.
Has de mirar cómo sentías al caer en este mundo.
Has de ver tu corazón, el verdadero, el corazón de carne.
Y tan sólo desde él recomenzar tu vida.
PARA VIVIR DE VERDAD EL TIEMPO QUE TE QUEDE…

 
Deja un comentario

Publicado por en 24 marzo, 2011 en Sin categoría

 

¿Cómo convives?

Una vez más esa pregunta destaca el “cómo” en vez del “qué”.
El “qué” nos da una información esquemática, una idea.
“Sí, nosotros convivimos”, dice una pareja que se lleva mal, que hasta puede estar rota…
Y la misma respuesta te la puede dar una pareja enamorada…
Por eso es el “cómo” más que el “qué” el que nos define nuestra realidad.
El cómo que implica las maneras que tenemos, las emociones y sentimientos, las actitudes vividas en concreto y cada día…
“La costumbre” suele devorar gran parte del contenido de la convivencia.
Sin embargo, ¡qué bella es la palabra si se cumple!: “Compartir la vivencia”…
Lo cual supone ¡tenerla!.
No estar arrastrando una “vivencia plana” de la que hablé hace unos días.
¡Hay que estar llen@ de vida! Y eso precisamente ¡compartirlo!
Y la costumbre…¡ay la costumbre!.
Ritualiza los comportamientos, los estereotipa.
Los convierte en repetición.
Los “exterioriza”, les desposee de emociones.
Les quita vitalidad por su repetición y por su consecuente falta de “novedad”…
¿Os habéis fijado, amig@s, que la publicidad –el gran cimiento de la sociedad de consumo- recurre constantemente a “lo nuevo” para “enganchar clientes”?…
¡Cuidado, pues, con las costumbres!…
Para convivir de forma real hay que “vivir juntos” muchas cosas, “compartirlas” empezando por los elementos más propios de las personas: sus emociones, sentimientos, deseos, temores y actitudes…
Si esta gama emocional se detrae de la convivencia, ésta se destruye de raíz porque se deshumaniza por completo.
Bastantes personas hay, para su desgracia y la de quienes están con ellas, que reprimen sus emociones.
Lo cual, aunque ni se lo parezca ni se den cuenta de ello, mata la verdadera convivencia…
Obviamente existen más formas de cometer ese humanicidio.
Hay quien no reprime todas sus emociones.
Reprime las positivas.
Pero deja vía libre a las negativas.
Esa persona no lo ve así, naturalmente, se lo camufla revistiéndolo de razones: ajustarse a las normas, cumplir con el deber, actuar de forma racional…
Y en torno a ese falso eje se generan sus emociones.
Desaprobación, superioridad, rechazo, desprecio, corrección, crítica, insatisfacción…
Las cuales paradójicamente producen en el mismo sujeto –cuando su entorno no se ajusta al comportamiento que quiere producir en los demás-
Incomprensión, falta de respeto, aislamiento, rechazo, victimación…
Este rebote emocional en estas personas es especialmente dañino para sí mismas, y NO PRECISAMENTE porque se sientan mal y reciban de su entorno esa” aparente” forma de castigo,
SINO PORQUE SE SALTA, en su salto hacia abajo, EL PUNTO DE LA IGUALDAD HUMANA.
Se situó POR ENCIMA, y cayó luego POR DEBAJO.
OMITIÓ QUEDARSE EN EL MEDIO.
Interpreta como “castigo” de su entorno lo que es una respuesta normal y sana.
Y el bajar a las emociones opuestas LE IMPIDE VER la inadecuación de las anteriores.
Y se fortalece una especie de círculo vicioso (“de arriba a abajo y de abajo a arriba) por el que fluye su energía neuronal, sin llegar a percibir LA GRIETA del punto medio por la que podía salirse de su circuito interno…
Esas emociones se trasladan evidentemente al comportamiento.
Y se introducen en la convivencia creando un clima de hostilidad, de pérdida de la autoestima, de aparición del temor…
Y si el clima emocional del entorno ES SANO, produce necesariamente un movimiento de réplica y rechazo, igual que hacen las defensas del cuerpo frente a virus y bacterias que causan enfermedad…
Convivir de esa manera es destruir la convivencia.
No se puede convivir sobre la base de emociones y conductas negativas.
La persona que las produce ha de desenmascararse a sí misma y destruir sus justificaciones para poder afrontar su realidad.
Su primer gran problema es ése: Su convencimiento de que está haciendo lo correcto.
Sin embargo, la sensatez, la mera sensatez, debería llevar a la persona a cuestionarse a sí misma.
“Cuestionar” no es ni tumbar ni abandonar las convicciones, sino crear sobre ellas la duda suficiente para poder revisarlas e investigarlas.
Es la metodología del sentido común:
“¿Realmente estoy en lo correcto o estoy equivocado?”.
TODO EL MUNDO ha de estar dispuesto a revisarse a sí mism@ de este modo.
Lo contrario es negar la debilidad humana y su falibilidad.
Todos podemos equivocarnos. Quien lo niega ha perdido la sensatez y la cordura.
Y es, por lo tanto, un acto de cordura revisarse y revisar los propios criterios e ideas.
Y el propio comportamiento…
Pero ha de ser auténtico para que sea eficaz. No se puede hacer una especie de comedia consigo mism@ para satisfacer la conciencia o la opinión ajena, sin ESTAR DISPUESTO A DUDAR DE VERDAD de sí mism@.
Y se precisa valentía para hacerlo, tanta más cuanto mayor sea la trayectoria de vida antecedente.
Por eso es TAN DIFÍCIL que una persona mayor cambie. Por doble razón:
-Porque su historia se opone a ello.
-Porque sus neuronas han podido anquilosarse en la repetición de sus circuitos psíquicos…
CONVIVIR es bella palabra cuando hay realidad que la respalda.
CUESTIONAR cómo convivo es valentía necesaria para que sea real la convivencia.
ESE ES EL RETO.
Cada quién ha de ver cómo responde a él…

 
Deja un comentario

Publicado por en 23 marzo, 2011 en Sin categoría