RSS

Archivos Mensuales: mayo 2013

Pasó toda una vida.

Y ya me encuentro en sus finales.

No sé qué tiempo pasará. Meses, años…

Muchos se han marchado ya mientras aún sigo.

Marchó mi compañera…Terribles fueron los tiempos…Hasta que llegó a mí y me dejó muy dentro una parte de su corazón. Que así lo sentí con extrema certidumbre…

Desde entonces trato de acoger a cuantos vengan a mí con sus angustias y sus penas. Cuanto me parece poder y saber.

Y escribo…

Transmito palabras…

Me entretiene y me distrae escribir.

E intento comunicar mensajes que me parecen válidos para bien vivir…

Me vienen a veces pensamientos de que no me queda mucho de estar en este bello planeta, esquina de la galaxia, hijo del sol.

Pero los ignoro y trato de quedarme en eso tan sencillo y tan difícil que llamamos “el ahora”.

Bajo ese epígrafe está escrito este blog, “Viviendo ahora”.

Ni estar en el pasado, ni huir hacia el futuro.

Y nunca atar la mente, que es preciso dejarla ir a donde quiera, justo para poder saber qué es lo que quiere ella.

Si no lo sabes ¿cómo puedes tomar tus decisiones, cómo puedes elegir lo que haces cuando nada te lo está imponiendo, cómo puedes orientarte, caminar hacia algún sitio, tratar de poner tu impronta en este mundo, en esta sociedad que intenta manejarnos?

Si no lo sabes, estás en manos de los manipuladores y en manos de tu propia automanipulación.

Y en tales manos te parecerá que vas a donde quieres ir, y  –en realidad-  te estarán llevando.

JAMÁS PODRÁS SABER QUÉ ES VIVIR EN LIBERTAD.

No sabrás, siquiera, cuándo callar y cuándo hablar,

porque te atarán las viejas normas, estarás sujeto a los tabús, a los temores, y ello precisamente te pondrá en peligro, porque creerás que debes decir o hacer algo que puede generar rechazo contra ti, que produzca peligro incluso para tu integridad.

Los mártires eligieron morir. Sin ser necesario.

Podían haber callado y no quisieron hacerlo porque se sentían obligados a confesar su fe.

Tal vez hubo quien fuera libre al hacer tal elección.

Pero quien lo fuera, no tuvo que sentir ninguna obligación. Porque quien se siente obligado, no es libre…

Intento, pues, estar atento a lo que sucede en mi interior.

Detecto a veces movimientos de enfado que alteran mi realidad.

Veo negativo tal enfado, disminuye la inteligencia, reduce el campo de observación, encierra en posturas rígidas, crea animadversión…

Pero la cuestión está en percibirlo en el instante, no después. Darse cuenta en ese crítico momento para que se pueda detener por sí mismo, no por intento de voluntad.

En otras ocasiones (viendo, por ejemplo, televisión)

advierto que “me cae mal” tal o cual persona. Y se me abre interrogante sobre mí mismo para observar mis motivos y  – en ellos-  mi negatividad…

Y así, muchas otras cosas más…

Estoy viviendo en un lugar que para mí es maravilloso, en una zona montañosa de la provincia de Segovia.

Me rodea un largo semicírculo de montañas y campo abierto, árboles, arbustos, matojos, hierbas y tierra desnuda…

Me acompañan venturosamente mis hijos, regalo

maravilloso e insustituible. Me cuidan y me tratan con amor que es más de lo que siento que merezco.

Y completan la familia cuatro perros, muy queridos como es obvio, porque son también familia nuestra.

Bajo al pie de mi casa muchas veces para dejarme embargar por tanta belleza que la Naturaleza encierra. Y con cierta frecuencia describo en el blog momentos de esas estancias, o su visión detrás de los cristales de las ventanas.

El gozo que me produce no es fácil describirlo.

Establezco diferencia entre “placer” y “gozo”, a tenor de mi experiencia.

La palabra “placer” la reservo para el disfrute en el cual percibo presente a mi “ego”. Y la palabra “gozo” para esos momentos en los cuales “me pierdo en la Belleza” y no me acuerdo de mí…

Mi vida, vista desde fuera, es en extremo simple.

En tiempo frío prácticamente no salgo de casa, lo cual –sin duda- no es muy bueno precisamente para mi salud porque estoy casi todo el tiempo empotrado en un sillón, ordenador delante y escribiendo o leyendo o meditando.

Me escribo con amigos, compartiendo vida y aprendizajes. Algunos muy especiales, muy singulares y próximos…

Y estoy disfrutando de todo ello.

No son óbice las molestias del cuerpo propias de mi edad  (más o menos propias, que depende mucho de cómo ha tratado o trata su cuerpo cada uno…yo no lo he hecho bien en especial)…

Pero me encuentro en paz.

Y pasa el tiempo, pasan los días, sin prestar yo mucha atención a su paso, que frecuentemente no sé en qué día estoy…

Muchas cosas suceden por dentro.  Quier sea el pensamiento y el cerebro,  quier la mente, constantemente suceden cosas en nuestro interior.

Y La Vida, la que nos está animando, la que anima a plantas y animales, a la tierra, a los astros y planetas, al Universo y a tantos Universos…continúa siempre hacia delante…

Y ante toda esa inmensidad y eclosión constante, resulta prácticamente banal acordarse de cuánto tiempo vaya a vivir la mínima hormiga en el mínimo grano de arena de la tierra en este rincón de la Vía Láctea…

 

 

 

Anuncios
 
4 comentarios

Publicado por en 31 mayo, 2013 en Reflexiones y vivencias

 

Un estudio que equipara la violencia hombre/mujer.

Poca información puedo dar sobre él.

He captado la noticia por radio y no todo lo que se dijo.

Se trata de un estudio americano, de varias universidades y muchos especialistas, según me pareció entender.

Y se decía que la violencia de género era equivalente en hombres y mujeres.

Seguro estoy de que hay muchos matices y más datos de los que oí. Un importante estudio no puede reducirse a una sola y simple conclusión si –como parecía decirse- ha sido fruto de una gran investigación.

El simplismo es una tentación de ignorantes que no se saben tales. A poco que sepas, sabes que sabes poco. Y por tal motivo querría saber mucho más de ese estudio.

Hay, sin embargo, algo que parece decantarse y en lo cual llevo años –a través de este blog- tratando de señalar:

Que en la llamada violencia de género PARTICIPAN HOMBRE Y MUJER.

He aplicado a este hecho la teoría de “los juegos psicológicos” expresada por Eric Berne, de la que Fritz Perls dijo ser el mayor descubrimiento psicológico del siglo XX.

Y bajo ese enfoque se puede observar claramente que los dos, hombre y mujer, generan una situación dañina para sí mismos y para cuantos los rodean, aunque hay una serie de variantes importantes en la acción de cada uno.

La visión social y ambiental de este tipo de violencia en nuestro país, NO HA SIDO JUSTA al considerar a los hombres que han llegado a maltratar físicamente a sus parejas, e incluso a matarlas, como salvajes y crueles asesinos y nada más.

NO SE HA PERCIBIDO QUE EL HOMBRE Y LA MUJER ESTABAN AMBOS METIDOS EN UN CIRCUITO PSICOLÓGICO DE ENFERMEDAD MENTAL.

Cierto es que los resultados de las acciones de uno y otra NO ERAN IGUALES, y aquí puede ser que ese estudio que he citado saque conclusiones que no se puedan generalizar a otros países y culturas. Porque la cultura de la igualdad de los sexos es mucho más añeja en USA que en nuestro país.

La teoría de los juegos psicológicos destaca, ante todo, que se trata de una realidad compartida por ambos jugadores, que ambos sufren esa enfermedad.

Destaca también que se mueve el juego representando –inconsciente o semiconscientemente- unos “personajes” (“perseguidor/salvador/víctima”) que van rotando en su intervención. No son fijos. Aunque pueden ser “prevalentes”. Pueden las personas ejercer especialmente desde uno de ellos, y  ahí intervienen más factores.

La mayor fuerza física del hombre, en general, y la mayor inteligencia emocional de la mujer, también en general.

Porque cuando la mujer está usando el papel “perseguidor”, puede utilizar una crueldad mental

superior a la del hombre. Y la respuesta de este, al sentirse herido, puede recurrir más fácilmente a la violencia y crueldad física.

Y en tales situaciones se pone más de relieve el injusto tratamiento social de tales casos.

No es fácil que la mujer recurra, frente al hombre, a la violencia física porque estadísticamente lleva las de perder.

Pero su inteligencia emocional y su capacidad de verbalizar las emociones, le permite desarrollar una violencia psíquica que puede arrasar al hombre.

Hay, sin duda, “mujeres castradoras” que acumulan sobre el hombre desprecios y formas verdaderamente denigrantes de trato.

Y en la medida en que el hombre no sea capaz de dominar sus impulsos, puede responder de modos muy violentos…

Ejercer comprensión sobre todos estos elementos es algo necesario para poder afrontar de modo serio y justo todos estos problemas. Jurídica y socialmente.

Incluso esta teoría psicológica, que puede ayudar a la comprensión, no es suficiente para ello.

Porque están ahí, en el cerebro humano, condicionamientos y creencias que determinan también los comportamientos.

Las filosofías heredadas, la influencia de las ideas religiosas (que pueden estar retorcidas y erradas respecto a lo que la propia religión afirme de ellas), el ambiente cultural…todo ello está influyendo en el cerebro además de los aspectos psicológicamente enfermizos.

No digamos la cultura y las creencias en el mundo del Islam, donde el papel social y existencial de la mujer está dominado y subordinado por tantas instancias. Pero en nuestro propio país es real también la influencia del “pensamiento machista”, contra el que reaccionan justamente las feministas, aunque luego ellas mismas se dejen llevar también de sus propios prejuicios.

Ha sido la Neurociencia la que ha comenzado a entrar más seriamente dentro del cerebro humano para observar su funcionamiento. E incluso ella puede establecer teorías que también confundan al ser humano.

Sin ir más lejos, sucedió en el Dpto. de Neurociencia de la Universidad de Wisconsin con la aplicación de una batería de pruebas al lama Ricart. ¡Tumbó todas las conclusiones anteriores!

Tanto que tuvieron los investigadores que establecer una nueva categoría para sus estudios:

“los meditadores”, la llamaron.

PORQUE NO EXISTE, NI PODRÁ EXISTIR, TEORÍA ALGUNA QUE DÉ CUMPLIDA EXPLICACIÓN DEL SER HUMANO.

Ni tampoco la podrá haber del Universo, porque hombre y Universo son algo que desborda el pensamiento, las ideas y los conocimientos.

Y es un simple mito esa convicción de que la ciencia puede explicarlo todo…

Pero ahora, amig@s, ¡trasladad esto a las medidas jurídicas y a la opinión social! Algo tan hondo y tan complejo…

Podría, al menos, advertirse que se trata de un desorden mental la causa del problema del maltratador. Podría sentenciarse por los tribunales la obligada asistencia del mismo a un serio proceso de terapia que se mantuviera hasta que el especialista diera al tribunal un informe del cambio personal del sujeto.

Y también la mujer tendría que ponerse a tratamiento, porque tanto su falta de denuncia en el tiempo adecuado, como sus retractaciones a la hora de las vistas en los tribunales, son efecto de su propio desorden mental…

COLOCAR LAS COSAS EN SU SITIO ES CONDICIÓN PARA SU ADECUADO TRATAMIENTO.

No es adecuado considerar repugnantes asesinos a los “perseguidores” psicológicos. Cierto es que es espantoso que termine ahí su proceso. Cierto es que es preciso evitarlo.

Pero justamente si se percibe QUÉ SUCEDE PSICOLÓGICAMENTE en esas parejas, justamente si se comprende que hombre y mujer están implicados en la situación y que ambos la alimentan, se podrán administrar soluciones más reales y efectivas.

 

  

 
2 comentarios

Publicado por en 29 mayo, 2013 en Reflexiones y vivencias

 

Viejos y nuevos modelos “hombre/mujer”.

Las verdaderas revoluciones no se realizan  por las armas. Sino muy dentro de la gente.

Y me parece que empiezan a existir signos de la revolución en la relación hombre/mujer.

¡Falta mucho, desde luego!

Porque no sólo es lo que ahora falta. En la verdadera revolución SIEMPRE HAY MÁS POR DELANTE.

Y nunca se llegará al modelo definitivo de relación hombre/mujer, ¡no os relajéis, que podéis seguir la eterna guerra!…

Veamos, en los últimos tiempos.

En el viejo modelo había tres tipos de mujer:

La “santa” esposa, la querida y la puta.

Ya sabéis, tres tipos de mujer confeccionados POR AMBOS, porque ¿cuándo entre hombre y mujer  se sabe quién actuó primero?

Muchas veces se piensa el hombre que ha sido él.

Muchas veces sabe la mujer que ha sido ella…

Se requería “mucha pasta” por parte del hombre.

Que las mujeres ya “le habían echado el ojo” al ejemplar y lo tenían anotado.

Pero -¡ay!- como tantas veces pasa, la victoria del deseo se convierte en derrota. Y sí, le conseguían ellas…Pero luego pagaban el tributo…

Estaba, a continuación, la querida.

En su pisito de más o menos lujo. Su lugar de “mantenida”. Su jaula de oro…

Allá llegaba el hombre  para encontrarse en una especie de hogar prefabricado, sin hijos y sin compromisos. Esperando de la querida una relación mucho más festiva, gozosa, placentera y caprichosa que la de “la santa esposa”. Con ella “cumplía” de vez en vez. Con la querida, cada vez. ¡Que para eso la había escogido por más joven, más guapa, más sexy, y su buen dinerito le costaba el capricho!…

Y ocupaba el último eslabón de la cadena, la puta.

Mujer simplemente con cuerpo de mujer, para casos de apuro…

 

Con el tiempo y las variantes económicas y sociales del varón, se produjeron cambios en el  modelo.

Se suprimió algún eslabón.

“La querida” en especial, en el régimen de “mantenida”, era muy cara.

Podía no suceder esto cuando la querida era, por ejemplo, mujer casada a su vez. Ya tenía resuelto por su marido su mantenimiento y no lo precisaba del querido.

Incluso bien podía suceder al revés: que él fuera el mantenido…Casadas de alto standing  con hombres que dejaban su vida muy vacía y que encontraban en el amante la ilusión de la que adolecían…

 

Mucho se ha roto este modelo, al menos a nivel de “gente común”.

La gente joven ha probado muchos otros, de novios con compromiso “fuerte” a otros más laxo, de “amigos con derecho a roce”, y no pocas otras variantes.

También se han introducido (y ello también a “alto nivel”)  los juegos de parejas, los tríos, los intercambios…

A veces tenían también lugar en ellos las putas. Otras eran todos “del mismo nivel”, que la puta (triste e injustamente) ocupaba en general el último lugar, salvedad hecha de ocasiones singulares en las que el varón “perdiera el seso” por una de ellas y lo llevara por la calle de la amargura…

Ha habido, y sigue habiendo, una etapa de experimentación. A la búsqueda de otros “modelos”…

En esta etapa quienes han quedado “más descolgados”  han sido algunos hombres, y sobre todo no pocas mujeres, que buscaban la pareja “estable y completa”. La que presagia la nueva síntesis.

La “santa esposa” se ha eliminado de la ecuación.

Y quedan la querida y la puta.

La querida en el propio domicilio, madre de los hijos y señora del hogar con tareas compartidas, no ya dedicada ella en exclusiva como en el anterior modelo.

Para este cambio en el papel, hace falta que se sientan ambos “compañeros” y también “amigos”.

Diría yo que hasta “amigotes”.

Y la puta incorporada por completo a la vida sexual de la pareja.

La puta es esencial en este cambio. Ella introduce un especial protagonismo.

He de aclarar el contenido de la palabra puta.

No quiero decir “profesional sexual”, que lo será o no según su libre decisión.

Cito, para su comprensión, la frase que dice singular amiga mía: “Todas las mujeres somos putas”.

Y se refiere a esa muy especial y femenina mezcla

de atención al varón, sobre todo si él es relevante,

y seducción y manejo de sutiles habilidades para hacerse  presente a él, dominando ella finalmente como “reina” y para envidia de las demás,  terminen o no realizando el sexo con ese varón.

Pero no se acaba ahí. Porque la riqueza de la sensibilidad femenina y de su propio cuerpo, aplicada a la realización del sexo, contiene infinitas variedades posibles en las formas y maneras.

Reclama ello del varón un especial aprendizaje. Y ella misma ha de aprender a liberarse totalmente de represiones e inhibiciones como una buena y auténtica puta, y disfrutar de pleno en la relación sexual.

“Mi puta querida”…”mi querida y puta”… Y “mi querido y puto”…”mi querido semental”…  ¡la nueva fórmula!…

Así ha de ser la nueva relación hombre/mujer hoy en día.

Cualquiera de los dos elementos que fallen, se rompe ese modelo de pareja y se retrocede en el tiempo.

Aunque parece  que –si se consigue- dura poco  en la mayoría de los casos, a juzgar por tantas parejas que se rompen que daban la sensación de contener ambos elementos.

Y es que –como siempre, amig@s- aún no se ha producido suficientemente la evolución interior.

Ni en los hombres, ni siquiera en las mujeres que suelen ser pioneras por su más desarrollada inteligencia emocional.

El verdadero “modelo”, el que una vez establecido se pueda trasformar constantemente, ha de tener los dos factores, con los aditamentos que antes indiqué,  iguales en los dos.

Ha de desarrollar el hombre su parte femenina, y la mujer la masculina. Y ambas partes desarrolladas habrán de ser reclamo mutuo.

Hombre y mujer él para ella. Mujer y hombre ella para él. Que ambos puedan explorar y compartir la inmensa variedad de emociones y sensaciones que llevan dentro, sus impulsos, sus deseos, sus fantasías…

Y el cariño y la misteriosa presencia del AMOR animándolo y empapándolo todo…

Han de crecer los dos en totalidad, de dentro a fuera.

Y habrán de llegar a “estar pillados” el uno por la otra y la otra por el uno EN TODAS SUS DIMENSIONES.

Habrán tenido que limpiar su cerebro de represiones, sublimaciones y creencias, para que pueda encontrar la manera de engancharse con la otra parte DE FORMA TOTAL.

SU CEREBRO TENDRÁ QUE SER TAMBIÉN NUEVO.

Y extinguido el progreso constante de la negatividad.

No que no surjan de su interior emociones negativas, porque habrían llegado ya a transformarse. Sino que se alerten pronto y surja de inmediato la acción correcta y verdadera, reconociendo plenamente ante la otra parte su propio error y cesándolo por la luz de la consciencia.

Sin duda alguna habrán tenido que ver que el sexo es sagrado, que no hay en tal sentido diferencias entre lo físico, lo psíquico y lo espiritual. Y por ello quedó eliminada “la santa esposa”.

Y habrán de sentirse ambos, en su totalidad de ser, embriagados por el ser del otro.

Diría yo –osadamente- que ni siquiera el ego pueda separarlos, si hasta el ego está embarcado venturosamente en su relación.

“Que a mi ego le gustas tú…y que tú gustas del mío”, deberían poder decirse. “Que hasta a mi ego

le seduces…”

Y si llegan hasta ahí, aunque pudiera parecer “el no va más”, ¡no se habrá terminado su crecimiento!.

Quien piense que existe un final, no ha renovado suficientemente su cerebro.

Pero podrán decir ya, los dos juntos, que el proceso de su unión les ha llevado fundidos hasta las estrellas…

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 27 mayo, 2013 en Reflexiones y vivencias

 

Escucho por radio a una puta.

Y escucho con interés.

Ella se considera “profesional del sexo” y se llama puta a sí misma. No sólo no le ofende que se lo llamen, sino que le parece palabra adecuada.

Me gustaría pediros, amig@s que me leéis, que observarais vuestros “reflejos” internos al leer lo poco que va escrito.

Porque –hablando en general- es bastante obvio que las putas no tienen un estatus reconocido de normalidad como las dependientas de una tienda, por ejemplo.

Y puede seros interesante, amig@s, que percibáis en vosotr@s mism@s las sensaciones y pensamientos que os surgen de dentro al tener en mente a una puta…

Según su propio decir, ella lo es libremente, porque quiere.

Distingue por completo a las mujeres obligadas por mafias o por “chulos” a prostituirse, de las que son “putas libres”.

Aquello, por supuesto, le parece terrible. Manifestó incluso que, no pocas veces, habían denunciado a las autoridades (ella y otras compañeras) sitios concretos donde se ejercía esa esclavitud sexual… Pero, al parecer, con pocos resultados…

He escrito ya en unas cuantas ocasiones sobre las mujeres y el sexo. Sobre los “juegos psicológicos” que están por debajo de la violencia de género. Sobre los problemas de la relación “hombre/mujer”…

Pero no había tenido la ocasión, desde mi ahora, de hablar de una puta y de las putas más en general.

¿Despreciáis, amig@s, a las putas?

¿Consideráis que son “mujeres perdidas” dignas de lástima, pensando en aquello de “qué les habrá obligado a las pobres a caer ahí?”.

Hombres y mujeres, ¿las colocáis en “bajo lugar”?…

Miradlo bien, por favor, porque es ésta una ocasión para darse cuenta de ello.

Introyectado dentro de nuestro modo de pensar y sentir, llevamos los humanos LA ATMÓSFERA MENTAL AMBIENTAL.

Allá reside dentro de nuestro subconsciente. Y no pocas veces está expreso en el consciente.

Las religiones cristianas, en Occidente, han influído poderosamente en estas formas de pensar y sentir.

Y por ello precisamente quisiera recordar algún hecho narrado en el evangelio sobre el comportamiento del Maestro Jesús de Nazaret.

Aludo al episodio de la mujer adúltera que iba a ser apedreada hasta la muerte, cuando Jesús se puso a escribir cosas en el suelo y se fueron retirando todos los fariseos…”Yo tampoco te condeno”, dijo Jesús.

Pero es más singular aún aquel en el que María Magdalena se echó a los pies de Jesús llorando sin

cesar.

Y el fariseo que le había invitado a su casa, ya se puso a pensar: “si éste fuera profeta, habría visto la clase de mujer que está ahí”.

¡Ya estaba el fariseo juzgando a Jesús y juzgando a la Magdalena!

Y Jesús entonces, “sin pelos en la lengua”, le dijo al fariseo (cito de memoria, y me parece que se llamaba Simón):

“Simón, cuando he entrado en tu casa, no me has ofrecido agua para las abluciones. Y esta mujer no cesa de lavar mis piés con sus lágrimas y secarlos con su cabello”…

Y terminaron sus palabras –más o menos, repito que cito de memoria- con: “A ella se le ha perdonado mucho porque ha amado mucho”.

No fue que “amó porque le perdonaron”. Sino que le perdonaron porque amó. Fue primero el amor…

Jesús no le hizo ascos a que le tocara, a que llorara a sus piés, a que le secara con su pelo.

Y él sabía cuáles habían sido sus comportamientos.

Y pienso que, sin duda, todos ellos, no solamente que fuera una prostituta pública.

¿Qué le fue perdonado a aquella mujer?

¿En qué vió Jesús que ella había amado mucho?

Y no olvidemos que el relator evangélico podía participar del juicio ambiental de aquellos tiempos sobre su comportamiento de prostituta pública y DISMINUIR en consecuencia las palabras de Jesús.

Por temor a que “quedara mal”.

Mi lectura del episodio es que Jesús “la trató con amor y con respeto”.

Y por ello, como en el caso de la adúltera, NO LA JUZGÓ…

Nunca juzgaba Jesús. Por ello dijo “no juzguéis y no seréis juzgados”.

Y justamente en ello estaba implicado que Él no asumía ninguna moral, ninguna ley, nada que permitiera juzgar ni comparar.

Por ello “su mandato” tan sólo fue AMAD.

Eso que no cabe en el cerebro humano…

 

La puta que escuché me sonó sincera y honesta.

Su voz joven y alegre, llena de energía y entusiasmo.

 Tiene cursos para enseñar a mujeres que quieren ser felices sexualmente con sus parejas.

Enseñarlas a conocer mejor su cuerpo, a disfrutarlo, a sentirse a gusto con ellas mismas como mujeres. Y a enseñarlas que ellas enseñen a sus parejas, que les enseñen el cortejo, el ritmo de su excitación, las maneras de suscitarla.

Los varones somos muchas veces muy egoístas en el disfrute. Nos olvidamos de que ellas son diferentes, que su ritmo es diferente, que son cosas muchas veces diferentes las que les excitan a ellas y las que nos excitan a nosotros.

Allá está la antigua sabiduría tántrica, enseñando al varón a contener el orgasmo para sumarse al momento de ella.

Y ahí está esa sabiduría que esta amable puta quiere repartir entre las mujeres…

 

Hubo tiempos y culturas en las que existía la prostitución sagrada. Las sacerdotisas entregaban su sexo y el placer sexual como una acción sagrada.

Pasaron esas culturas y se perdió aquella visión elevada de las sacerdotisas del sexo.

Y aquí y ahora, amig@s, rechazo cualquier discriminación entre los seres humanos por cualquier motivo. Y empiezo por la misma palabra “puta”.

Cuánto más con las mujeres que practican profesionalmente la sexualidad.

No las juzgo, no las comparo, no las someto a pautas de ninguna moralidad o ética.

Si el Maestro Jesús no lo hizo, ¿por qué lo voy a hacer yo?.

Me sonó bien la voz de esta puta, me produjo –como se suele decir- “buenas vibraciones”.

Señaló cómo –de hecho- se podían producir relaciones afectivas con los clientes.

Y una frase dijo que me parece digna de ser destacada:

“EL SEXO ES AFECTO”.

Lo señaló a cuenta de un comentario –en encuesta en la calle- que indicaba que los hombres no ponían afecto, sino sólo sexo, porque ya tenían cubierta con su mujer y su familia la dimensión del afecto.

Y recordó que muchos hombres lo que echaban de menos era el afecto manifestado en el sexo, la caricia, la cercanía…

 

No sabrás, respetada puta, que te acojo en mi mundo como a todas las demás personas y seres vivos, con el mismo aprecio, con el mismo afecto y cariño que a todos los demás.

No precisaré de tus servicios profesionales, pero tendrás en mí un desconocido amigo.

Y  aunque esto nunca lo sepas, soy de esas personas que dan por hecho que el afecto y el cariño se filtra por las ranuras de la realidad y de modos misteriosos puede llegar a todos los seres.

Y también a ti te llegará….

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 24 mayo, 2013 en Reflexiones y vivencias

 

La cultura y la ley.

Riñen, como siempre en estos tiempos, los políticos sobre una ley que pretende mejorar el nivel de la cultura entre los niños y los jóvenes del país.

Y se debe ello a una FALTA DE CULTURA :

La de buscar, por encima de ideologías, un bien real para la gente.

Porque “cultura” es mucho más que conocimientos.

Vieja noción es (y no digo que sea acertada) aquella que decía que “cultura es aquello que queda cuando has olvidado las cosas que aprendiste”.

Tiene esta noción un mérito: elevar la cultura al nivel de “una manera de ser”, por encima de conocimientos.

Con ella se puede admitir que “alguien que sabe mucho” no es persona “culta”. Porque “culto” es “cultivado”. Y depende de qué se cultive, el nivel de cultura que resulte.

Suelen diferenciarse conocimientos, habilidades y actitudes al hablar de cultura. Si reside sobre todo la cultura en estas últimas, la actitud de mejorar la situación real de las personas, la de cooperar a ello seas de izquierdas o centro o de derechas, es una actitud realmente culta, propia de personas que han evolucionado, que quieren situarse a la altura de los retos y los hechos.

Las viejas democracias parecen tener ventajas sobre las jóvenes en tal sentido. Esa capacidad de salirse del partidismo cuando los hechos nos reclaman. Que justamente el darse cuenta de por dónde va LA REALIDAD es válida actitud de persona y es fuente de superación de diferencias.

Que los políticos sean capaces de unirse por encima de sus diferencias ideológicas sería, en nuestro país, un factor elevado de cultura, tanto más que es prácticamente inusitado. Desde el acuerdo aquél que llevó a establecer una constitución.

Pero la cultura de la democracia no ha calado todavía en nuestro país, ni en los políticos ni en la gente en general.

Se añade a ello la falta de democracia interna de los partidos, la disciplina de voto. Bloquea ello la posibilidad de que las votaciones en las cámaras se renueven con posiciones individuales. ¿Por qué no van a poder votar una parte de los miembros de un partido a la propuesta de otro, si es que vieran siendo honestos y sinceros que se persigue realmente el bien del “pueblo soberano”?

Pero esto no puede producirse por la organización de los partidos políticos, y no se está produciendo frente a la nueva ley.

Parece que los hechos detectan claramente el bajo nivel de la educación en nuestro país. Las estadísticas y comparaciones con los restantes países europeos, nos sitúan a la cola. Y, sin embargo, parece que no se quieren afrontar los hechos y responder a ellos con algo diferente a lo anterior que ya ha demostrado su ineficacia.

Estoy seguro de que la propuesta de esa ley podrá mejorarse. Que habrá elementos que rechinen y sean innecesarios. ¡Pero qué índice de auténtica cultura podrían mostrar los diferentes partidos aportando soluciones positivas en vez de la ya tópica y barata crítica y rechazo!

La cultura, obviamente, en este serio sentido, excede los márgenes y posibilidades de una ley.

Es todo un gran conjunto de factores vitales y sociales que influyen en positivo en las personas.

Es el modo y manera de LA RELACIÓN SOCIAL, y el modo y manera de LA RELACIÓN CON LA NATURALEZA.

Y se incluyen, sin duda, ahí muchas pautas, muchas maneras de pensar y sentir que hayan llegado a ser “añejas”, a “tener solera” como los buenos vinos. Incluso realidades en el ser de las personas que desborden y superen las normas, un poso especial que haya llegado a la sabiduría de un pueblo por encima de todo lo demás.

Cuando un pueblo es, por ejemplo, “hospitalario”, no se trata de que haya normas establecidas que obliguen a ello, sino de UNA ESPONTANEIDAD que le surge a la gente sin necesidad de pensar y sin necesidad de norma alguna.

Cuando “la cultura” llega a ser algo tan íntimo, tan rico y verdadero es cuando se puede decir que LA CULTURA ES EL CUERPO DE LA MENTE DE ESE PUEBLO.

Es su exteriorización, su manifestación en el cotidiano vivir, en sus relaciones con todo.

Entonces es cuando está la cultura en relación con la mente y no meramente con el cerebro.

Entonces es cuando SUBE DE NIVEL y puede empapar la producción y la oportunidad de las leyes en beneficio real del país.

Un país que esté, por ejemplo, abierto a la ciencia por encima de la tecnología, abierto a las cualidades positivas ejercidas y vividas antes que a las creencias, abierto al recto pensar y sentir antes que a las ideologías, abierto a la alegría y al optimismo, a la capacidad de esfuerzo por finalidades bellas y positivas, abierto a la hermandad humana antes que a anclarse en las diferencias, un país pacífico verdaderamente…¡un país así merece ser llamado CULTO!

Vosotr@s, amig@s mí@s, me diréis cómo veis nuestro país…

 

 

 
2 comentarios

Publicado por en 23 mayo, 2013 en Reflexiones y vivencias

 

Querer lo que soy.

Quererlo y no quererlo, parece un movimiento pendular, tan frecuente en tantas personas.

Querer ser lo que soy se puede confundir e identificar con estar satisfecho de sí mismo, ignorando errores, fallos, negatividades…

Algo así como si decimos “yo soy así y no hay más que hablar. Si no te gusta, te largas”…

Y desde luego parece entronizar tu ser por encima de los demás, parece declararte “inocente” de todo, parece no importarte molestar o dañar a los demás…”Que se retiren si estoy de mal humor y digo inconveniencias…Que se fastidien si los utilizo…”

¿Semejante cosa es actitud adecuada?

Parece establecer ese primer mandamiento de la tabla de “los diez”: “Te amarás a ti mismo por encima de todas las cosas y todos los seres”…

Como si tú fueras…DIOS…

Y RESULTA QUE NO LO ERES.

Los demás seres no tienen el mandamiento de adorarte…

 

Por la otra parte, despreciar tu propio ser, vivir en la congoja, sentirse en culpa y negatividad, rechazar lo que uno es, no saberse perdonar…¡ESO TAMPOCO ES VÁLIDO!

¿Y entonces cuál es la actitud correcta?

Malo si me quiero como soy.

Malo si me rechazo.

Y tampoco oscilar entre ambas dimensiones porque ello  es estar dividido.

Y parece que es mejor la unidad. O te quieres o no te quieres…En ambos casos, caes en los peligros señalados…Luego tampoco es solución…

¿Queda alguna opción, alguna posibilidad?…

O divididos y rotos… O ignorantes de lo negativo… O acongojados por su presencia en nosotros mismos…

La lógica no da más de sí.

La consecuencia “lógica” es que la solución está fuera de la lógica. Puesto que ninguna solución lógica es solución.

El pensar no sirve para este asunto.

Repetiré una vez más que el pensar sirve para lo material y los procesos materiales. No para cuanto no  es ni material ni proceso en la materia.

Y nuestro “ser” no es material.

Inútil, pues, tratar de aplicarle el pensamiento y la lógica.

¡Si ni siquiera es válido hacerlo para la inteligencia emocional !…”El corazón tiene razones que la razón no entiende”…

Y ved que ella forma parte del cerebro, es un proceso material…

Fijáos, que much@s lo negaréis:

Emociones y sentimientos forman parte de los procesos del cerebro y son, por ello, procesos materiales.

Y se encuentran en ese nudo donde ninguna solución es válida.

¡No vale decir y repetir “que mis sentimientos no pueden ser materiales”, que son la dimensión más noble de mi ser!

Espera un poco, que tienes también horribles sentimientos.

¡Que también estás dividid@ en ellos!

Te pasa lo mismo que en tu inteligencia racional, pensamientos positivos y pensamientos negativos.

¡LA DIVISIÓN!

Y por ello vas pasando de un lado al otro de ti.

Tú dirías “del bien al mal”…Porque también desde el pensar y el sentir existen ambos. Como si fueran dos extremos opuestos.

Por ello te sorprende plantearte que EL BIEN NO TIENE OPUESTO.

¡NO EXISTE ESE MAL QUE CONSIDERAS OPUESTO AL BIEN!

Aunque se te oponga toda tu experiencia.

Porque no olvides  que tu experiencia está también producida por tu cerebro, es otro proceso material.

Y tu cerebro no puede imaginar siquiera algo que no sea material. Porque él es material…

Y me empiezas a relatar la barbarie del ser humano, la que yo también cito.

Y me dices: “¿Acaso todo eso no es MAL?”.

Y te digo que es sencillamente la barbarie, el salvajismo, la negatividad humana.

ES DECIR, LO QUE NO LLEGA A SER EL BIEN        .

No llega a ello…pero no es “el mal”.

EL MAL NO EXISTE EN EL SER.

Nos quedamos lejos del bien. Pero no hay opuesto a él.

Los opuestos son también inventos y esquemas del cerebro material.

Para verlo, para acercarte a ello…¡tienes que salirte del cerebro!

¿Te parece posible, o renuncias inmediatamente?

Si sales de las palabras…si sales de los pensamientos…si sales de las emociones…

LLEGANDO AL SILENCIO.

EN EL INSTANTE EN QUE BROTEN DE TI EMOCIONES, SENTIMIENTOS Y PENSAMIENTOS.

EN TU AHORA.

En ese instante NO HAY DIVISIÓN EN TI.

No hay esas variantes que señalábamos antes.

No tienes que elegir entre lo que eres y lo que no eres, ni una parte a lo uno y otra a lo otro.

VERÁS Y EMERGERÁ POR SÍ MISMA LA ACCIÓN CORRECTA.

Y solamente desde ahí podrás hacerlo.

No habrá lucha alguna.

¡Y TU EGO NO PODRÁ INTERVENIR!

Si llegas ahí.

Si te has salido del cerebro.

Del pensar, del sentir, del decidir…

Y los demás podrán observar que tu conducta no es ni egoísta, ni sometida a los demás, ni adaptaticia.

PORQUE SIN QUE TÚ SEPAS CÓMO, LA ACCIÓN CORRECTA BROTARÁ DEL SILENCIO.

Donde no está tu ego ni su problemática…

¿Te sientes capaz de entregarte, de perder el control, de dejar aparte toda división y toda lucha?

No estarás por encima ni por debajo de nadie. ¡Eso es problemática de tu yo!

Simplemente serás como el rayo procedente del sol

que dará luz…

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 21 mayo, 2013 en Reflexiones y vivencias

 

Quizá tú no lo sepas…

Quizá tú no lo sepas

el aroma y el halo

que tu cuerpo desprende

desnudo y confiado.

Quizá te prevalezca

pensar que es deseado

por hombre o por mujer,

a ellos suscitando

eso que sexo llaman .

Ahora no lo llamo

ni lo siento siquiera

porque ahora me embargo

en qué es tu desnudez,

en qué está conformado

tu cuerpo suave, toda

tú en tu inmenso campo…

Si simplemente estás

-lo demás olvidado-

y entera desnudez

ostentas como el árbol,

encuentro en ti el cobijo

del ave en el espacio,

la dulce cercanía

de haber sido creado

en ti y entre tus pechos,

salido del ocaso

que guarda entre tus muslos

girón de Lo Sagrado.

Cercanía íntima

y el íntimo contacto

sin siquiera tocarte,

sin extender mi mano.

Desnuda por completo,

sólo siendo a tu lado…

Dormidos los deseos,

tal vez ya más que humano,

sorbiendo tu belleza,

quieto y al par volando…

Quizá tú no lo sepas,

qué cerca he estado…

 

 

 

 
2 comentarios

Publicado por en 20 mayo, 2013 en Poemas