RSS

Archivos Mensuales: abril 2013

Efímero.

Amiga tengo que aludía mucho a esta palabra. De ella tomé la frecuencia de hacerlo.

Procede del griego la palabra y significa que “dura un día”.

Un  día para humanos es poco tiempo, aunque pueda un día ser definitivo para la propia vida.

Pero es mucho para una mosca, para una mariposa… El universo de cada ser se ciñe a él, cambia por completo respecto a los demás cuando se mira “desde su centro”.

No sucede así si se mira “descentrado”, sin ningún centro que lo ajuste…

Un día de Brahma –en la tradición hindú- es una millonada de años que no recuerdo ahora…

Más cerca de nosotr@s, un día del Sol…un día de la galaxia…un día de nuestro actual Universo…

Todo ello es “un día”, un tiempo que pasa pronto.

También así la vida humana entera que –cuando te das cuenta- te encuentras ya en sus finales.

“Todo pasa y nada queda”, cantaba el poeta.

Y todo, en ese pasar del tiempo, se suele relativizar, reevaluar y quitarle importancia.

Hay quien no, desde luego. Hay quien “se aferra”.

Al qué pasó y cómo. A su visión de ello. Al valor que le dio…

Hay personas de odios eternos, me temo que más número que las que son de eternos amores.

Pero parece más frecuente –al menos entre quienes no se han “soldado” a sus experiencias- que el pasar del tiempo, “relativice”.

Tal vez por ello se suela hablar de la sabiduría del anciano. Cuando se hablaba, que también parece hoy en día que esto está en desuso. Aunque resulte que no pocos jóvenes se dejan arrastrar por las ideologías de “gente mayor”. Siempre los cerebros prestos más bien a dejarse manipular que a dejarse ilustrar…

 

Hay sabiduría en advertir lo efímero.

Aunque puede que sea cosa especialmente de los ancianos.

No suele ser frecuente que los jóvenes tengan esa vivencia. Suelen estar inmersos en “la novedad” de lo que viven, lo viven “con pasión”, que justamente así es la forma de vivir. La pasión es esencial para una vida auténtica. En un joven y en un mayor. Y en un anciano…¡Sí, también en él!

Tuvo ya muchas vivencias por primera vez, como los jóvenes.

Y si las vivió con pasión, sin dejar anclada en ellas su memoria, fue todo válido…Por ello las que ahora tenga pueden seguir siendo igualmente nuevas y las puede vivir también con pasión…

No acabamos de convencernos los humanos de que la memoria es valiosa solamente para los procesos materiales.

Pero nos pasa que el cerebro suele dominarnos, imponiendo su amaño de la realidad. Y esos procesos nos parecen “toda la realidad”, cuando ni siquiera ellos son mínimamente reales puesto que –testigo la ciencia y “los maestros”- son solamente el invento del cerebro para sentirse seguro en su actividad.

El cerebro está convencido de que precisa esa seguridad. De lo contrario se volvería probablemente loco.

Podría, sin embargo, recibir su seguridad de otra fuente.

En vez de estar inmerso el cerebro en sus formas de pensar y sentir, pasarse a esa otra dimensión que es “la observación neutral”, el sencillo darse cuenta de qué y cómo está sucediendo en el interior de nuestro ser.

EL PURO HECHO DE DARSE CUENTA…

Que no es acción del cerebro ni del yo.

Porque ambos son efímeros y la consciencia no.

LA CONSCIENCIA ES EL AHORA ETERNO.

 

 

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en 30 abril, 2013 en Reflexiones y vivencias

 

Sueño…

Se suele afirmar que es una necesidad del cerebro, de descanso. No puede estar en estado de vigilia veinticuatro horas día.

La cantidad de horas del sueño no está del todo definida. Hay personas que con cinco horas tienen una jornada intensa y productiva, mientras que otras están convencidas de que necesitan no menos de ocho.

Hay, pues, unos márgenes que podemos llamar “subjetivos”, en los que influyen indudablemente “creencias” previas asumidas por el cerebro.

Ese sería “el sueño/descanso”, un cambio de actividad reclamado por el cerebro para su subsistencia “normal”.

Pero el sueño es muchas más cosas.

En el sueño se suceden el ensueño (que puede ser normal o grato, o “pesadilla”), el sueño premonitorio, el sueño que es “algo por completo diferente” dijo Krisnahmurti, el sueño/mensaje del subconsciente al consciente, el sueño de huída de la vulgaridad cotidiana y  el sueño que procede de la pérdida del deseo de vivir…

Probablemente hay más clases de sueño que ahora no me vienen a la memoria. Los dejaremos “dormir”…

 

Es frecuente en las depresiones que se prolongue el tiempo de sueño.

Es el déficit del deseo de vivir.

La intensidad de los deseos puede alejar el sueño por completo. Cuando al día siguiente te vas a una excursión o a unas vacaciones intensamente deseadas, probablemente duermes poco y te despiertas con los ojos como platos.

Pero si te baja mucho el deseo de vivir…

Sucede entonces que el cerebro quiere abandonarse a la inconsciencia. Quiere dejar de experimentar su mundo habitual, está “cansado” de él, quiere ignorarlo.

Las drogas son, a veces, la manera de escapar eventualmente. Pero sin tal recurso…dormir, dormir…Tal vez soñar…

Hay un rechazo de la vida tal cual viene, tan intenso que se quiere el cerebro “esconder”.

Hay un cansancio de bregar con los obstáculos y problemas del vivir, sin hallar forma alguna de resolverlo. Tal vez ha habido previamente una larga y variada lucha para lograrlo y se ha llegado a un “balance final”. Ha llegado la derrota. Ya no se encuentra solución. “Escapar” es la única salida…

El sueño…

Perder la consciencia de la inmediata realidad…

Y resulta entonces que “vivir es ser consciente”.

Y dormir, dejar de serlo.

Hay algo determinante en esa pérdida: El cambio favorable del propio mundo entorno.

No se querría dormir ni perder la consciencia si el mundo entorno respondiera favorablemente a los deseos.

Se va, por tanto, a la inconsciencia por la pérdida del deseo.

¡Porque el deseo es la energía de la Vida!

Y el deseo, en consecuencia, no se puede matar, porque se mata la Vida.

¿Qué misterio hay, pues, en la inconsciencia? ¿Por qué nos llama en lugar de mantener la energía, la búsqueda de nuevas formas, la eliminación de los conflictos, la alegría y la felicidad?

Habló Freud de “eros” y “zánatos”, el deseo de vida y el deseo de muerte.

Un neurocirujano me contó una vez que estaba convencido de que la gente se moría cuando ya su cerebro no quería vivir. Pacientes que podían –médicamente- seguir viviendo, se le morían, mientras que otros superaban situaciones auténticamente críticas…

¿Qué hay, pues, en el deseo de muerte?

¿Qué hay en la llamada a la inconsciencia?

¿Principio y fin y eterno retorno?

¿”Big-bang” y expansión del Universo, de los muchos Universos,  hasta que en un momento dado comience su retracción y se retorne al punto sin espacio ni tiempo en el que todo comenzó?

¿Y por qué comenzó todo?

¿Por qué (como Heidegger planteaba) “existe algo más bien que nada”?   

Stephen Hawking dice que el mundo no necesitó la ayuda de Dios para formarse porque “Dios” es solamente una idea humana. Y personalmente estoy de acuerdo con ello, es una “proyección” del cerebro humano. LO SAGRADO no tiene nada que ver con proyecciones humanas.

Pero Hawking no responde a la pregunta del filósofo. Se encuentra el hecho del Universo comenzando y ya no se pregunta más. Lo cual tampoco me parece científico, puesto que aún no sabemos el por qué…

¿Existe CONSCIENCIA Y NO-CONSCIENCIA?

La cábala, al describir el “árbol sefirótico” dice que sobre “Keter” (la corona) está el “ain soft” que es la nada…

¿Acaso puede existir algo que no contenga algún grado de consciencia?…

 

SINCERAMENTE, IGNORO LAS RESPUESTAS A ESTAS PREGUNTAS.

Y solamente puedo encontrar algo de luz en lo ya indicado, en el deseo como energía de la Vida, y en la consciencia como fuente creadora, fuente de felicidad y fuente de amor…

¡Porque el amor se ha detenido cuando ya no se desea vivir!

Y eso para mí equivale por completo a que en ese deseo estaba en todo momento ausente el amor.

Si el amor está presente, el deseo de la vida es perenne.

PORQUE EL AMOR NO TIENE NI COMIENZO NI FIN.

Sólo lo que tiene comienzo puede tener fin.

Porque solamente eso es fruto del tiempo.

Jamás el tiempo puede generar el movimiento eterno del amor.

EL AMOR SOLAMENTE EXISTE EN EL AHORA.

Donde no existe cansancio ni fatiga.

Ni hostilidad vivida internamente ni conflicto.

Ni deseo de escapar ni de dormir.

Ni sueño provisional ni sueño eterno…

 
Deja un comentario

Publicado por en 29 abril, 2013 en Reflexiones y vivencias

 

Que si son putas, que si son…

Andan diciéndolo hombres…Y puede que mujeres también…

Olvidando, desde luego, que ellos, nosotros, lo somos también.

Y olvidando que lo queremos, deseamos que la mujer amada sea puta.

¡Con nosotros solamente, desde luego!

Para nuestro uso y disfrute.

Y luego puede que nos moleste que enseñen su cuerpo. Ver sus fotos públicas.

¿Pero no decimos que su cuerpo es suyo?

¿Pero no pueden hacer con él lo que ellas quieran?

Admítase una “censura” para los niños, por si les produce influencia que les afecte.

Aunque vaya Vd. a saber si ver una mujer desnuda les afecta. Al menos cuando aún no hayan llegado a la pubertad en la que los “impulsos sexuales” muestran su presencia.

Entretanto, parece ser más bien la mirada adulta la que tiene dificultades…Justo la que no tiene censura…

En occidente al menos. Porque existen (parece que entre islamistas, no digo todos sino entre ellos) BÁRBAROS que consideran –ya sabéis- que habría que azotar y lapidar a esas mujeres que enseñan sus pechos, en esa especie de guerra suya…

Habría, pues, que colocar “censura” para que tales personas no vieran “esas cosas espantosas” de las mujeres, las muy putas…

“ADVERTENCIA: EL CONTENIDO DE ESTAS FOTOS O VIDEOS ES ALTAMENTE PELIGROSO. PUEDE PROVOCAR IRA EXTREMA E IMPULSOS DE HOMICIDIO”…

Amiga tengo que afirma que todas las mujeres son putas. De ello me hice eco en un post reciente que llamé “Envidiosas mujeres”.

Por mero bien de la igualdad de género, permitidme amig@s que extienda la afirmación a los hombres.

¡TODOS PUTOS!

Así no hay privilegio machista.

Y se termina la historia (¡tan tendenciosa ella!) de Eva, la tentadora del pobre tonto de Adán…

Porque incluso según el relato bíblico, Eva no amenazó a Adán, no “le obligó”. Él (¡pobrecito!) fue “tentado”…Eva le ofreció la manzana y la mordió…Y disculpad si no ahondo más…

A lo largo de la historia parece necesario reconocer que “el tentado Adán” ha mantenido su poder sobre las mujeres. Preguntad por el “machismo”.

Decidlo a feministas, por ejemplo. Y a muchas mujeres…

Cierto es que también ha existido “el poder de Venus”. ¡Claro, no faltaba más!

Para ello hicieron uso de los avances emocionales de su cerebro…

 

¿Y si volvemos al asunto inicial?. Aunque explorábamos, sin duda…

Ante todo: Si TODOS somos putos, ¿por qué llamárselo a alguien?

Mirando un poco por dentro, aparecen motivos, ciertamente.

Me viene al recuerdo un chiste que me envió una amiga. Al cruzarse en coche, una mujer gritó al otro conductor: “Burro”… Bajó él la ventanilla y gritó inmediatamente “Puta”.

A poco se vió imagen ¡de un burro estrellado contra el parabrisas del hombre!…¿Una lección?…

Muchas contradicciones hay en las declaraciones masculinas (y de las mujeres que también participen) que muestran, sin lugar a dudas, su subconsciente.

SI FUERA VERDAD que les gusta que sus mujeres sean putas con ellos, habrán de admitir con toda realidad que lo sean.

Y si lo son realmente ¿de qué se quejan?.

Y me parece que vale la viceversa para ellas.

Quieren un macho poderoso y semental para su propio disfrute…¡Pero ay si ejerce fuera!…Entonces es infiel, machista, traidor y cien cosas más…

CONTRADICCIONES.

Indicadores del subconsciente.

Círculos cuadrados…

Ellos y ellas…O queréis “A” o no queréis “A”…

“No, “A” y “B”…Las dos cosas…”

Bueno, pues nos saldremos de “lo razonable”…

La cuestión está en SI NOS SALIMOS DE LO REAL, si estamos aún en el campo de “lo posible”…

Un hecho interno hay: Ni temores ni deseos son “razonables” (salvo en caso inmediato de peligro).

En consecuencia, estará la cosa en si alguien PUEDE ESTABLECER REALIDAD GUIADO POR SUS DESEOS.

No meras apariencias, sino REALIDAD.

En el nivel que EXISTA esa realidad. ¡Porque hay tantos niveles!

Cada cerebro establece su nivel de realidad.

Una serie de ellos coinciden. Otros no…Aludo a las investigaciones de los neurocientíficos…

Si dos cerebros están por completo de acuerdo en establecer el mismo nivel de “realidad”, y en él es ) posible eso que se sale de lo razonable…¡PUES BENDITOS ELLOS!…

Un investigador inglés, a través de “implantes”, compartió con su mujer una unión cerebral. Y dijo que era mucho más íntimo que el sexo.

De modo que si hay quien –sin necesidad de “implantes”- lo consigue…¡FORMIDABLE!…

Pero en esto que abordamos, ¿cuál es el suceso?

Muy simple: INCONGRUENCIA.

ENTRE LO DICHO, LO SENTIDO Y LO SUBCONSCIENTE.

Está rota la unidad. Hay división.

Si no estuviera rota, si no hubiera división, no existiría ningún problema…Supongo que lo veis tal como lo estoy viendo yo…

De modo que (¡una vez más!)  los problemas no están fuera ni en los otros, sino en un@ mism@.

No son “pro-blemas” (que significa “lo que está puesto por delante”), sino que son “intra-blemas”, que quiero con ello decir que están en nuestro interior.

¡FUNDIRSE EN UNA SOLA PIEZA!…Y todo se arreglaría…

Y eso aparte (que es la solución), me viene a la memoria algo que me contó un amigo francés. Me decía que el hecho de que la propia mujer tuviera amantes, era ¡un punto de gloria para el marido en Francia!. Puesto que era una mujer muy solicitada por hombres…¡Y seguía con su marido!…

La verdad es que –escuchando las reacciones que ha habido en nuestro país vecino por la aprobación del matrimonio gay- he de relativizar la afirmación de mi amigo a un no sé qué numeroso colectivo.

Lo cito simplemente porque –puestos a dejar que el pensamiento vaya donde le parece- pueden existir acuerdos entre unos, que a otros les pueden parecer absurdos. Y por ello lo radical es QUE NO HAYA INCONGRUENCIA…

 

Un águila magnífica ha sobrevolado la tierra sobre la que habito.

Descendió parcialmente y, luego, con batir serenamente dos veces sus alas, se remontó de nuevo.

No quería yo frustrar su posible caza.

Pero al tiempo NO QUERÍA VER si ella la lograba y marchaba con ella, porque también la presa me producía compasión.

Sin hacer nada, el suceso se produjo a favor de la posible presa y en contra del alimento del águila.

No fui incongruente porque, primero, nada hice y, segundo, nada quería hacer. A la madre natura dejaba la acción…Conforme me quedaba por completo, sin incongruencia, no mirando el posible hecho…

VOLÓ EL AGUILA SIN DEJAR RASTRO Y CONTINUÓ LA TARDE AVANZANDO HACIA EL CREPÚSCULO…

 

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 24 abril, 2013 en Reflexiones y vivencias

 

Pasó…

¡Pasó, pasó, pasó el pasado

aunque te empeñes

en guardar en memoria lo grabado

que ya no es y siempre

habrá sido sin ser jamás!…

 

Puede que tú, desesperadamente,

te aferres cual si fuera tuyo,

cual si parte de ti perdieres.

Pero pasó, aquello ya no es,

de nada sirve que recuerdes.

Tal sólo admitas una huella,

la que impalpable queda en tu mente:

haber tocado todo aquello

que ya no es, equivocadamente…

Te hablará el calendario de los días,

en el ayer se empeñará la gente.

Los temores querrán aposentarse,

y los deseos al mañana se proyecten.

Ni pasado o futuro te convenzan

al interior de ésa tu luz fluyente.

Pasa la tierra y pasa el sol.

Pasan los cuerpos cual simientes.

Sólo no pasa lo que siempre es.

“Ahora” vive, reluciendo esplendente.

¡Inaprensible instante!.

Ignora el cerebro tales bienes.

No es minuto o segundo ese “ahora”.

No es ni vida ni muerte

al estilo y manera que conoces.

Olvida todo y abandona leyes.

No quieras nada ser

y brillará en tus ojos todo diferente.

 

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 23 abril, 2013 en Poemas

 

Cómo es imposible amar.

Personas hay, sin duda, que buscan y quieren amar. ¡Es el gozo mayor!

Aun a riesgo de no ser, a su vez, amad@s.

Quieren amar, desean enamorarse.

Lo escriben en poemas. Lo escriben en el viento…

Corazones que buscan, almas que quieren hallar “sus gemelas”.

¿Quién puede pensar que no es bello el intento?

Juventud parece, aunque no esté ceñida a los años.

¡Que también los añosos pueden amar!

Y reverdece todo el ser cuando sucede. Es nueva la mañana, nueva la tarde, nueva la noche.

Y parece, por contrario, que quien ya haya renunciado a ello, perdió la juventud del corazón…

Y, sin embargo, todos esos bellos dictados no conducen al valle que pretenden encontrar.

Porque el amor no se busca. ¡Él te encuentra!

Y, sobre todo y por encima de todo, EL AMOR NO CABE EN EL CEREBRO.

El cerebro produce “enamoramiento”, ya sabemos que es un “cóctel cerebral”…¡Pero eso no es amor!…

Por ello la pregunta no consiste en qué  hacer para amar, sino EN QUÉ DEJAR DE HACER.

Vamos, amig@s, con vuestro permiso, a montar UNA FICCIÓN.

Supondremos que “yo sé” y que vosotr@s “no sabéis”. Y en esa base os voy a contar lo que no se puede hacer para llegar a amar.

Y vosotr@s, asumiendo esa ficción, os situaréis en esa postura de “no sé” que contiene la pureza del no saber y querer aprender…

¡Os tendréis que salir del  cerebro, ahí es nada!

No os vais a cortar la cabeza, claro está.

Pero HABRÉIS DE DEJAR DE HACER.

Olvidar los caminos del cerebro, sus actos predilectos. Porque ellos son los que impiden que venga hasta vosotr@s el amor.

¡Y entonces ÉL VENDRÁ!…

 

Otras veces, amig@s, os lo he dicho. No son muchos los actos que es preciso detener.

Pero están todos ellos radicalmente ensamblados en el cerebro. Ved:

NO JUZGAR ( JUICIOS DE VALOR).

NO COMPARAR.

NO MEDIR.

NO ESTAR EN EL AYER…

¿Es posible?

Para el cerebro no.

Él vive justamente de todo eso.

Pero por ahí no se puede producir el encuentro de nuestro ser con el amor…

¡Y viene aquí la eterna pregunta!

“¡Pero entonces cómo lo hago, cómo actúo?”.

Da por hecho que tu cerebro está y estará haciendo todo aquello.

¡PERO TÚ NO TE PUEDES DEJAR LLEVAR POR ELLO!

Y para ello no has de hacer, sino dejar de hacer.

Te darás cuenta de que el cerebro empieza a actuar así de inmediato.

Y podrás advertir también que él es TU cerebro, que es tu ordenador biológico, QUE NO ERES TÚ.     

Y cuando te des cuenta de ello ¡puedes pasar! ¡puedes no dejarte llevar por él!

Y tampoco –en lugar de ello- hacer otra cosa, otra acción cerebral, sino ALGO ESENCIALMENTE DIFERENTE:

MIRAR Y ESCUCHAR.

“Mirar” en el sentido de ESTAR ATENT@ Y DARTE CUENTA.

“Escuchar” lo que no venga del cerebro, con una especie de “oído interno”, con atención a qué surge dentro de tu ser, no las ideas ni  emociones de tu cerebro…

De modo semejante a cuando estás en el campo y contemplas lo que sucede, las nubes y el sol, el movimiento del aire entre las ramas, los pájaros que cantan y que vuelan.

CONTEMPLAR.

No quieras saber “qué es”, sino “cómo es” lo que contemplas, experiméntalo. ¡Pero sin palabras!

¡Ay amig@, sin palabras!

Te vendrán, pero también has de ignorarlas.

Deja que pasen como hojas arrastradas por el viento.

Porque el amor es EL VIENTO DE LO SAGRADO, que lo arrastra todo, lo limpia todo…

Y si miras bien, amig@, podrás advertir que NUNCA SABRÁS QUÉ ES EL AMOR.

Solamente sabes LO QUE NO ES.

¿Te parece “poco” para algo tan importante?

(Ya ves, estás manejando “la medida”, algo que no te conduce al amor).

Solamente te será posible “saber sin saber”.

Paradojas y misterios…

Pero te podrá pasar como al profeta Elías que estaba atento para ver cuándo pasaba Yavé.

“Pasó un viento y una brisa…Pero allí no estaba Yavé…Pasó al final otra brisa…¡Y ALLÍ ESTABA ÉL!”…

Tal vez te extrañe y te resulte sorprendente que te cite al profeta.

Tú lo que querías era llegar al amor, no a Yavé.

Pero mira, cuestionando a Yavé porque es la proyección verbal de la creencia judía, EL AMOR ES LO SAGRADO.

Por ello no existen varios amores, no hay amor humano y amor a Lo Sagrado.

SOLAMENTE EXISTE EL AMOR, Y ÉL ES LO SAGRADO.

ÉL ES LA REALIDAD.

Aunque bien claro está que el cerebro no puede llegar a ÉL.

Bien claro es que nuestro ordenador biológico no está fabricado para ello.

Y junto con él, TODA LA PRODUCCIÓN PSICOLÓGICA DEL CEREBRO, QUE ES EL YO HUMANO.

Si el cerebro no puede, tampoco lo creado por él.

Hace poco (en un post que llamé “Escuchando a un neurocientífico”) reproduje precisamente esto: el “yo humano” lo produce el cerebro humano.

Pensamientos, emociones, sentimientos, decisiones…¡TODO LO QUE NOS PARECE SER!

Y para el encuentro con El Amor, ¡hay que salirse del yo! Ignorarle. Ignorar su acción.

Y mira esto que te digo, amig@:

SI DEJAS DE HACER LOS ACTOS QUE SEÑALÉ, ¡HAS DESARMADO A TU YO!…

 

Si en la ficción que hemos montado (la de “saber” yo y tú querer aprender desde el “no saber”, desde ese estado abierto de pureza) ¡HABRÁS LLEGADO AL PODER DE SALIRTE DEL YO!

VEZ A VEZ…

INSTANTE A INSTANTE…

 

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 22 abril, 2013 en Reflexiones y vivencias

 

Cuando se acaba el amor…

Cuando se acaba el amor

es que no ha existido nunca

y no ha pasado de ser

un quejido ante la luna…

¡Y vosotros os creísteis

que estabais creando una

mansión entre las estrellas

que no había en parte alguna!…

Juntos tomasteis un cóctel

de alguna bebida bruja.

Y duró la borrachera

ese día que ella dura…

Mas si el amor se termina

no ha empezado su aventura.

¡Ese cerebro tan sólo

os quitó entonces las dudas!

No cabe amor en cerebro,

se sabe cuando perdura.

Es más que humano el amor,

va más lejos que las luchas

de si me quieres, te quiero,

si me amas o te excusas.

¡Ay los ojos diferentes

que vean la noche oscura

por la que pasa el amor

superando las penumbras!

Si te dañé no te amaba

mientras la daga se hunda

en tu pecho. Mas si amor

torna a tu alma desnuda,

es que sigue hacia delante

iluminando la bruma

y restañando la herida

que el ego formó en su pugna…

No hubo amor si es que se acaba.

Y es eterno si es que alguna

ocasión te ha atravesado

la singular llama suya…

 

 
2 comentarios

Publicado por en 19 abril, 2013 en Poemas

 

No sé si amas…

No sé si amas, hija mía,

o aprendes del amor, pero es hermosa

tu busca en el jardín del alma

ya encuentres las espinas o las rosas.

Mi corazón te sigue en tu camino

dispuesto a ser ala o alfombra

porque te quiero, niña mía, y quiero

que de tu campo lo mejor recorras.

Persigue la verdad, será tu guía

al cubrirse la senda entre la fronda.

No hay amor sin verdad, mas si los juntas

nacerá la belleza en su corona.

 
2 comentarios

Publicado por en 18 abril, 2013 en Poemas