RSS

Archivos Mensuales: julio 2011

Presencia peregrina

EL SER ES PRESENCIA.
Lo investigó y halló amado amigo mío y como hermano, en el fondo de su mente y su consciencia.
Y abrió a nuestras propias mentes visiones nuevas.
Transparentó más EL SER.
Que para muchos “ser es lo que está ahí”, sin más.
Y para tantos, ese “estar ahí” tan sólo es físico y objeto propio de las ciencias y por ellas comprobado.
¡Curioso orgullo humano, que no da la acreditación de ser hasta que sus pruebas lo demuestran!…
Aunque al tiempo puede ser acción honesta, que desmonte fantasías perniciosas, afirmaciones dañinas de la mente en sus pensamientos que han dividido al ser humano, que le han llevado a la guerra y a la muerte por el sólo hecho de tener “otras creencias”…
¡Y hasta con pretensiones de “salvarlo” dándole la muerte por sus creencias, erradas, mal fundadas, sesgadas y corrompidas!…
EL SER ES PRESENCIA, LA PRESENCIA ES SER…

¡Y se abre la mente a mil presencias, sentidas fuera y dentro de los seres!
Muchas las pilota el corazón.
El corazón en el que no acaban de confiar tantos y tantos…
Han asumido de tal manera la jaula del espaciotiempo cuadridimensional, que sólo admiten como ser lo que se demuestra que forma parte de ello.
Para ellos “ser” es “ser en esta dimensión”.
Los científicos ya son capaces de saltar más lejos que esas burdas creencias de una escasa realidad.
La desconocida materia oscura del Universo, los espacios enedimensionales, los agujeros negros que rompen las leyes de la física conocida, los pozos cuánticos en los que todas las posibilidades son reales al mismo tiempo…
Ahora la neurociencia se está asomando al prodigioso ordenador biológico que es el cerebro.
Y concluyen que su contenido (sus pensamientos y sus modos de pensar, sus emociones y sentimientos) determina su funcionamiento.
Y a través de ello, lo que somos nosotr@s mism@s en este nivel de observación:
Desgraciados o felices…negativos o positivos seres…
¡SE ABREN MÁS NIVELES DE PRESENCIA!
¡SE AMPLÍA EL SER!…

Peregrina la siento La Presencia.
Porque recorre todos los campos y fronteras.
Porque a todas supera y se abre cada vez más a Presencias nuevas.
Si amas, la presencia del ser amado te está trayendo y entregando su ser mismo.
Si amas, lo ves en el monte y en la nube, en el humilde matojo y el árbol gigante.
Si amas, el aroma de la flor te trae su perfume.
Si amas, en la luz del sol con él te fundes.
Si amas, las cascadas de las hojas reproducen el sonido de sus olas.
Si amas, ¡percibes su presencia enamorada!…

La Presencia Peregrina recorre incansable los niveles del Ser.
Percibe los que mueren y percibe los que perduran.
Ahonda hasta el fondo del Mar y hasta la cumbre del Espacio y el Vacío…
Los va recorriendo y comprendiendo.
Descubre cuanto es efímero y se pasa, y cuanto allá, en el fondo o en la altura, está quieto en movimiento eterno y diferente.
Y peregrina la Presencia…
Va recorriendo todos los niveles y comprendiendo desde el corazón y el alma, no ya desde el pequeño pensamiento…
Para peregrinar, el alma se ha de vestir de peregrina.
Ha de tomar bordón y veste diferente para andar por los caminos, para hollar la senda del Camino sin caminos que ella misma ha de trazar.
Ha de estar desatada de todo y libre.
Y solamente ser el amor su impulso y guía.
El amor que vuela a donde quiere, sobre el cual no existe ley.
El amor que es la libertad total del ser, y por ello peregrina.
El amor que se lleva en el zurrón de peregrino lo que es ETERNO Y VERDADERO…
Y que le sigue siempre el gozo, felicidad honda, radical y permanente COMO ES EL PROPIO AMOR…

¡Peregrinad, amig@s, más allá de los pequeños pensamientos, más allá de conflictos y tristezas, más allá de todo lo perecedero, más allá de la apariencia y las fronteras!
VIVID, POR FAVOR, LA PRESENCIA PEREGRINA…

 
Deja un comentario

Publicado por en 30 julio, 2011 en Sin categoría

 

La Alegría Hija del Amor.

La banda de plata que perfila los montes sobre el cielo, está más brillante que nunca.
El cielo azul más nítido, sin una sola nube.
Parece el sol, en este día, decidido a subrayar su magnificencia.
Y la tierra le responde acentuando los colores, el verde. el azul, el dorado, el marrón, el ocre…
Sol y tierra se aman y recrean…
¡Y en ellos brilla la Alegría!…

Cuando nos ponemos contentos los humanos, lo hacemos porque tenemos motivos para ello.
El contento proviene de algún motivo: nos ha ido bien en el trabajo, hemos resuelto con brillantez algún problema, nos han reconocido nuestros méritos, nos han dado en casa una grata sorpresa…
Si queréis que haga una especie de definición del contento, os diré que él es “la alegría con motivos”.
No serán iguales los motivos para todo el mundo, pero casi siempre lo son. Lo que nos pone contentos a unos se lo suele producir a los demás.
Porque somos los humanos mucho más parecidos los unos a los otros de lo que bastantes parecen desear cuando quieren ser “especiales y diferentes”.
El contento y la tristeza nos lo provoca lo mismo. ¿En qué están esas diferencias que algunos pretenden tener?
Las intentan colocar en cosas externas, y hasta aparentemente internas: El dinero, la posición social, el poder y la influencia, las relaciones con otros poderosos…los conocimientos y la cultura que “creen” que es algo interno, algo propio del “ser” y no meramente del “tener”…

Puede que algun@s de vosotr@s, amig@s, ya os hayais anticipado a pensar que existe también otra alegría diferente: LA QUE NO TIENE MOTIVOS, y por ello no la llamo “contento”, dejando para él solo los motivos.
A veces estamos alegres sin saber por qué.
Nos revisamos y no encontramos motivo especial alguno. Todo parece ser igual que los demás días (aunque de hecho jamás un día es igual a otro), y tenemos en consecuencia los mismos motivos.
¡Nos está llegando, por tanto, la Alegría sin motivos!…
Puede que aún solamente sean ráfagas de ella.
Puede que sean visitas breves…
¡PERO EXISTE AHÍ ESA ALEGRÍA PORQUE EXISTE EL AMOR, Y ELLA ES SU HIJA!
Imagino que vosotr@s habréis visto QUE EL AMOR NO TIENE CAUSA.
Y no la tiene PORQUE ES LA FUENTE, el origen y el fin de todo lo real y lo posible.
Muchos empleáis la palabra “Dios”.
Los cristianos, sin embargo, si sois conscientes del origen, todos deberíais emplear la palabra AMOR en lugar de aquella, porque ya os lo dijo Juan, el discípulo amado de Jesús, el MAESTRO DEL AMOR:
“…porque Dios es AMOR”…
Y los budistas también deberíais emplearla porque LA COMPASIÓN que veis PROCEDE DEL AMOR…
Y los musulmanes también porque “Alá es el Misericordioso…” y la misericordia PROCEDE DEL AMOR…
Y los ateos que “creéis en la Humanidad” y trabajáis por ella, también debíais planteároslo porque eso es “amar a la Humanidad”, y ese amor también PROCEDE DEL AMOR…
Y también los que nada veis, los que estais desesperados y perdidos, los que cerráis vuestro horizonte en esta escasa y muchas veces miserable vida…también podríais ver que todo ello os proviene de no haber encontrado AL AMOR, y que también vosotros estais hambreando la realidad diferente que la que vivís, que PROCEDE DEL AMOR…

EL AMOR NO TIENE CAUSA Y ES ÉL LA CAUSA FINAL DE TODO…

Y por ello, amig@s mí@s, la Alegría que es Hija del Amor, tampoco tiene causa ni motivos.
Y por ello puede nacer dentro de nosotros una tarde cualquiera y hacernos sentir que el aire que respiramos es necesario para la mente, o que su paz es el aire del alma, o que su luz alumbra nuestro camino interior, o que su serenidad nos acompaña en medio de la tristeza y hasta de la desesperación…
Porque esa Alegría sin motivos puede estar debajo de nuestro acontecer físico y debajo de todas las emociones y sentimientos que se produzcan en nuestro interior.
Puede estar debajo de la angustia del que está buscando trabajo y no lo encuentra, y ya no sabe cómo va a subsistir…
Puede estar debajo del dolor de quien sienta que ha perdido a su pareja…
Puede estar debajo de la desesperación de quien se le ha ido detrás de la frontera de la muerte un ser querido…
Puede estar detrás de la enfermedad y el sufrimiento, detrás y por debajo de la soledad, detrás de todas las incertidumbres de la completa inseguridad…
DEBAJO DE TODO LO QUE TIENE CAUSA Y MOTIVO,
PUEDE ESTAR LA ALEGRÍA SIN MOTIVOS,
LA ALEGRÍA QUE ES HIJA DEL AMOR…

Y, naturalmente, amig@s, no preguntéis por qué puede ser así, porque tal pregunta es buscar causas y motivos a lo que no los tiene.
SENCILLAMENTE EXISTE Y ESTÁ AHÍ.
Y podemos asomarnos a su encuentro, simplemente porque decidamos hacerlo.
Y AHÍ SE ENCUENTRA, AMIG@S, SIEMPRE A NUESTRO ALCANCE.
IGUAL QUE EL INCOMPRENSIBLE AMOR.
No le busquéis camino, que no lo tiene.
No intentéis procedimientos ni técnicas de ninguna clase, ni siquiera las que llaméis “espirituales”.
No las hay, todas ellas sirven solamente para lo que tiene causas y motivos.
PERO ELLA ES HIJA DEL AMOR Y CON EL AMOR VIENE SIEMPRE.
¡Hay que saltar, arrojarse hacia Ella sin miedo ni seguridades ni senderos hechos por mano de hombre!
¡SALTAD, AMIG@S MÍOS, SIN MOTIVOS!
AHÍ ESTÁ, LA ALEGRÍA HIJA DEL AMOR…

 
Deja un comentario

Publicado por en 29 julio, 2011 en Sin categoría

 

TEMOR…

Temor, miedo…
Muchas personas, si les preguntas, te responden que ellas no lo tienen…
“¡Hombre, si te asalta una banda de criminales armados en un sitio retirado…!”
Pero excepto situaciones semejantes dicen no tener temor o miedo…
Sin embargo, el cerebro humano tiene grabado el temor en cuatro asuntos básicos:
Frente a la inseguridad, frente al sufrimiento, frente a la soledad y frente a la muerte…
Esos temores básicos se ramifican en muchas variantes que se mezclan en mil situaciones de la vida.
Hay, incluso, personas que temen hasta que les digan que temen…
Y otras que dicen no temer nada, lo hacen por la falta de conocimiento propio.
No es difícil, sin embargo, encontrarles los puntos débiles, frecuentemente asociados a las personas que quieren. Su familia, sus amigos…
Las desgracias…las enfermedades…los fracasos…la muerte de seres queridos…
¿Quién no los teme?
Quien no teme nada es un inconsciente o un iluminad@…
Y como de estos últimos hay tan pocos que seguramente sobran dedos de las manos para contarlos, concluyo que prácticamente todo ser humano TEME…

He escrito sobre el deseo.
Todo ser humano DESEA.
Por lo tanto, todo ser humano tiene temores, porque son la otra cara de la moneda del deseo, salvedad hecha de una rarísima excepción.
El deseo se puede FRUSTRAR. Y eso da temor.
¿Tienes la certeza de conseguir tu deseo?
Pues en esa proporción existe tu temor…

El temor –como también el deseo- habita mayoritariamente en el subconsciente. No nos enteramos de muchos de nuestros temores…
Como tampoco solemos advertir que el temor (y el deseo) nos sacan del momento actual, del ahora, para situarnos en el futuro.
Aprendimos el temor en el pasado cuando registramos el dolor o el sufrimiento.
Y la huída de ello es su esencia.
Huir del dolor y pretender evitarlo en el futuro.
Escapar del dolor pasado y escapar del dolor futuro, eso es el temor…
Tantas cuantas veces nos invade el temor, esas mismas estamos viviendo en el pasado o en el futuro.
Y tantas veces conscientes y no conscientes, que da igual…¡Nos daremos cuenta de que nuestro subconsciente somos nosotr@s mism@s!…Porque muchas veces parece que se trata del subconsciente de nuestros vecinos, que nosotros no tenemos eso…
Y, en consecuencia, nos dedicamos a vivir en el trozo pequeñito de nuestro ser, en el cándido e inocente consciente…
Y, además, con una particularidad: que deseos y temores ocupan la mayor cantidad de la energía psíquica.
¡Y como ambos vienen del pasado y se sitúan en el futuro, el resultado es QUE ABANDONAMOS EL AHORA!…
Y el ahora ES EL ÚNICO INSTANTE DE REALIDAD.
¿Es preciso repetir que el pasado ya pasó y no existe (salvo en nuestra memoria) y que el futuro aún no ha llegado a existir (salvo en nuestros deseos y temores)?
De lo cual se concluye que pasamos la mayor parte de nuestra vida EN UN MUNDO INVENTADO, IRREAL.
Pero da la impresión de que, o no nos hemos enterado, o no nos importa.
Sin embargo, nos dice la psicología y cualquier forma de espiritualidad QUE LA PERSONA ADULTA LO ES POR SU CONSCIENCIA DE REALIDAD.
Entonces…¿cuántas PERSONAS ADULTAS hay en el mundo?…Las que viven auténticamente EN LA REALIDAD, la que sí existe, la que no es ni memoria ni proyección…

En la realidad, en el ahora, no hay ni deseo ni temor.
Hay placer o dolor, alegría o tristeza, gozo o sufrimiento.
Y ni perseguimos el uno ni escapamos del otro: ESTÁN PRESENTES.
Y eso, irremediablemente, sólo significa una cosa:
SI QUEREMOS VIVIR EN LA REALIDAD Y VIVIR DE MODO REAL, HAY QUE AFRONTAR “AHORA” PLACER Y DOLOR.
ESO ES VIVIR.
Y SIN ESCAPAR HACIA EL FUTURO O INTENTAR REFUGIARSE EN EL PASADO.
¡SI NO EXISTEN!…
Y, sin embargo, sospecho que la inmensa mayoría de los seres humanos escuchan esto COMO UNA IDEA O UNA TEORÍA.
Y en consecuencia, LES DA IGUAL…
Y siguen viviendo como vivían, ausentes de LO REAL…
¡Para que luego hablen de la lucha por la vida, del esfuerzo para llegar a hacer las cosas precisas, para trabajar, para relacionarse, para querer y odiar!…
¡Pero si están viviendo en un mundo ficticio!
¡Esa lucha y ese esfuerzo sólo existen en sus cabezas!
LO QUE EXISTE ES PLACER O DOLOR, y nada más.
Y toda la realidad de la vida se lidia ahí.
QUÉ HACEMOS NOSOTR@S CON ELLO ES NUESTRA RESPUESTA AL VIVIR…
O nos hundimos frente al dolor, o lo convertimos en estímulo y reto.
O dejamos pasar sin más el placer, o nos cargamos con su energía y crecemos…
Porque –y no os extrañe, amig@s- hay muchísima gente que deja pasar el placer sin cargarse de su energía…
Porque restringen lo que es placer. Lo adjudican SOLAMENTE a vivencias especiales.
Y, por el contrario, extienden lo que es dolor. Lo ponen hasta en las más leves molestias…
Y NO LO QUIEREN VIVIR.
CREAN RESISTENCIA, colocan todas las barreras que pueden para NO ENTERARSE…

VIVIR EN PLENITUD EL PLACER Y EL DOLOR ES VIVIR.
CONVERTIR EN ENERGÍA POSITIVA AMBOS, ES SABER VIVIR…
EN EL CRISOL DEL AHORA, EN EL PUNTO ÚNICO DE LA REALIDAD, DILUYENDO EL TEMOR Y EL DESEO EN LA COMPRENSIÓN EXISTENCIAL, SE CONSTRUYE EL VIVIR…

¿QUIÉN QUERRÁ VIVIR REALMENTE, EN VEZ DE HABITAR UN MUNDO FICTICIO?…

 
2 comentarios

Publicado por en 27 julio, 2011 en Sin categoría

 

DESEO YO

Deseo sumirme en la Belleza de montes, campos, árboles, flores y mar…
Deseo contemplarlos sin barreras ni medidas, sin pensamientos que oculten su concreta belleza en ideas generales ni conocimientos de la memoria.
No necesito ni quiero saber cómo se llaman este árbol ni esta flor.
No necesito que nadie me explique cómo el rumor del aire entre los árboles me transporta al mar que entonces siento también mío: MI MAR…
Deseo penetrar en la Belleza de todos ellos, más que hacerlos míos, sentirme suyo, englobado en su ser, parte de todos ellos…
Quedarme en completo silencio mirándolos y oliendo sus fragancias.
Rompiendo eso que dicen que nos despotiza, el ego que aísla, el ego que quiere dominar…
Sumergirme en su ser, SER ELLOS y ahondar tanto en ellos que sólo quede LA BELLEZA…
Deseo ver a los hombres y a las mujeres, a niños, jóvenes, maduros y ancianos TAMBIÉN EN SU BELLEZA.
¡Y AMARLES A TODOS!
Amigo y hermano de todos los hombres, enamorado de todas las mujeres, padre de todos los niños, consejero y cómplice de todos los jóvenes, confidente y amigo de todos los maduros, compañero de todos los ancianos…
Les sonrío a todos cuando voy por la calle, siendo consciente de su presencia al cruzármelos…Una sonrisa iniciada, estable y permanente en mi boca cuando entre ellos paseo…
A los niños les bendigo siempre, les deseo vida verdadera y feliz.
A los mayores, según sus expresiones, unas veces les acompaño en la tristeza, otras en la ansiedad o la prisa, otras comparto su alegría, otras les deseo luz en su incertidumbre, otras les doy, sin más, amor…
Deseo que crezcan –como flores- personas verdaderas, las que –juntas su peso de ser- consigan que la Mente Común escuche el mensaje de su vida, su consciencia de sí, sus inmensos caudales positivos, su fastuosa belleza y su magnífico amor.
¡Y QUE LA MENTE SE TRANSFORME EN ELLO Y EL MUNDO HUMANO CAMBIE!
Que se terminen las contradicciones, las distancias, las incomprensiones, la barbarie y la violencia, el poder y la dominación…
Y QUE SÓLO QUEDEN CONSCIENCIA, BELLEZA Y AMOR…
¡UN MUNDO NUEVO!
Deseo que mi memoria sólo guarde en positivo todos los hechos de mi vida, los éxitos y los fracasos, los sufrimientos y gozos, los encuentros y desencuentros, la luz y la oscuridad.
Y ninguna herida.
Ningún ancla ni raíz que me ate a mi pasado.
Todo comprendido, de todo aprendiendo, todo convertido en positivo, y que vuele como un pájaro el pasado, libre y feliz por todo el cielo…
DESEO SUMERGIRME EN AMOR de tal manera que muera cada noche y que renazca cada mañana.
Que se extiendan mis brazos a las personas distantes a las que amo y que sientan la intensidad de mi amor.
Prenderme y que se prendan en La Llama.
Que se quemen allí los pensamientos que engañan y dividen.
Que nos habite siempre la Alegría sin motivos, la que es Hija del Amor, en el contento y la tristeza y aun debajo de las lágrimas. En el fondo del ser siempre presente porque ella es FELICIDAD.
Que transparente cada hecho de la vida para permitirnos ver su verdadera e infinita realidad QUE ES EL AMOR.
Sobrepasar las cáscaras del hecho que aparece ante nosotros, y ver y comer la fruta, la manzana del verdadero paraíso que es VIVIR EN EL AMOR…
Deseo que solamente nos suceda eso, AMAR.
Deseo que sintamos y vivamos tan sólo eso, fuera y dentro de nosotros, en cada ser que encontremos, en cada ausencia, en cada lágrima y en cada risa, por encima, por debajo, a diestra y a siniestra, fuera y dentro y en todas posibles partes, hasta enésimas dimensiones y mundos paralelos…
PORQUE SÓLO EL AMOR ES LA REALIDAD.
Por mucho que nuestra historia y nuestra pequeña inteligencia se pierda, se confunda, yerre, se adormezca y no entienda.
SÓLO AMAR EN EL AMOR SEA LA TAREA DE LA VIDA.
Y diré, con Juan de la Cruz, y con sus versos
“Ya no guardo ganado
ni tengo ya otro oficio
que ya sólo en amar es mi ejercicio,
dejando mi cuidado
entre las azucenas olvidado”…

 
10 comentarios

Publicado por en 26 julio, 2011 en Sin categoría

 

La comprensión del deseo.

necesariamente por el conocimiento de nuestras emociones, sentimientos, temores y deseos.
Quien no sabe lo que siente, no sabe nada de sí.
Quien se queda en la superficie de lo que siente, se queda en la superficie de sí mism@.
Quien escapa de lo que siente, huye de sí mism@.
Quien se deja llevar sin más de emociones, sentimientos, temores y deseos, se convierte en una hoja a la que lleva el viento…
Y por ello el ser humano creó, ancestralmente, CULTURAS DE LAS EMOCIONES…

Quiero centrar concretamente en el deseo esa cultura emocional y explorarla para encontrar las sendas que se pierden y el Camino por el que nos encontramos a nosotr@s mism@s.

“El deseo es el impulso de repetir el placer en el futuro.”
Frecuentemente, la otra cara de la moneda del deseo es el temor, que es “ el impulso de evitar la repetición del dolor en el futuro.”
PLACER Y DOLOR SON LAS RAÍCES DE AMBOS, aunque no de igual manera.
Porque el deseo y el placer están vinculados a la vida de forma especial.
Tanto que el deseo ES LA ENERGÍA DE LA VIDA EN NUESTRO INTERIOR.
Y esa energía es placentera porque la vida misma lo es. ¡La vida es una fiesta!
Por ello dolor y temor son factores vitales QUE SUPERAR, y, en cambio, placer y deseo son factores QUE INCORPORAR.
Y con ello tenemos ya puntos de partida diferentes, porque en las culturas emocionales se han asumido principios diferentes.
Recuerdo, por ejemplo, el estoicismo griego y latino. Y el ascetismo religioso.
El primero quería BORRAR temor y deseo. La “ataraxia” era el ideal estoico, “no sentir”.
Y el ascetismo escogió el camino del dolor y el sacrificio…
Frente a ellos afirmo que el placer y el deseo son energía de la vida QUE NO SE PUEDE MATAR.
QUIEN MATA EL DESEO, MATA LA VIDA.
Y, por ello, deja de ser humano.
Y, por el contrario, es el deseo motor de la vida misma, cuya energía es siempre preciso incorporar a nosotr@s mism@s.

A partir de esta base habremos de progresar en LA COMPRENSIÓN del deseo, porque es EL ÚNICO CAMINO DE SOLUCIÓN TOTAL a los problemas que plantea el deseo en el ser humano.
Porque está claro para todo el mundo que el deseo puede ser CREATIVO Y DESTRUCTIVO, como lo es LA ENERGÍA.
Y también debería estar claro para todo el mundo que la energía, en si misma, ES POSITIVA, como también lo es el deseo.
Y todas las culturas que lo niegan son tan erróneas como las que niegan la positividad de la energía…
Pero como también es un hecho que deseo y energía pueden ser destructivos, ES NECESARIO UN SABER de ellos que nos permita usar la energía sin dañarnos.
Porque la energía del deseo ES LÚCIDA en perseguir su objeto, pero ES CIEGA al elegirlo.
Cuando algo se desea intensamente, se concentran todas las capacidades para lograrlo, todo el tiempo, todos los apoyos que se puedan conseguir.
Pero si el objeto del deseo es destructivo ( en sí mismo o en el cómo se persigue) la persona no lo vé y sigue vinculada a tal objeto.
Puede desearse, por ejemplo, ascender en el trabajo y realizarse de modo digamos “normal”.
Pero el deseo puede ser tan intenso que no se repare en medios para conseguir su objetivo.
Y en este caso se lucha para “subir” con cualquier acción que le parezca a la persona útil para conseguir su ascenso, sea mentir, fingir, engañar, calumniar, apropiarse de ideas ajenas…
Lo que fuere…
LÚCIDO Y CIEGO DESEO…
Precisa, pues, el deseo abandonar la ceguera, OBTENER LA LUCIDEZ COMPLETA.
Y lo logrará hacer mediante algo qu llamaré PERSPECTIVA DE TOTALIDAD.
La que posibilita LA COMPRENSIÓN TOTAL.
La que sitúa el deseo frente AL TODO, en varios aspectos:
– El todo de sí mismo, de manera que la persona vea si el objeto del deseo la satisface completa o parcialmente. Y si esa satisfacción parcial está en contra de otros sentimientos y emociones.
Puede, siguiendo el ejemplo anterior, no querer esa persona dañar a otras en su intento de subir en su organización, y no emplear por ello medios o acciones que lo hagan.
“Subir sin dañar”.
Puede, en otro ejemplo, un hombre desear a una mujer, o a la inversa.
Si su deseo es ciego y es muy intenso, puede llegar a violarla, por ejemplo.
Pero si se da cuenta –ampliando la perspectiva interior- que le tiene afecto y, por ello, la respeta…comprende que su deseo NO ES y desiste de llegar a tal extremo NO POR SENTIRSE OBLIGADO A ELLO, sino porque su propio afecto le hace comprender y cesa la brutalidad de su deseo.
Al aumentarse la perspectiva interior, APARECE NUEVA LUZ.
Y sucede que TANTO CUANTO SEA MÁS TOTAL LA PERSPECTIVA, MÁS LUZ HAY Y, CON ELLA, MÁS COMPRENSIÓN.
Empleo la palabra “comprensión” y no la palabra “entender”.
Porque “entender” es término que evoca “el pensar”, y “comprender” es término que quiere evocar UNA ACCIÓN TOTAL DE MENTE Y CORAZÓN.
La inteligencia TOTAL del ser humano es LA PERFECTA ARMONÍA DE CABEZA Y CORAZÓN.

Hace muchos años, antes de que Golemann escribiera sobre la Inteligencia Emocional, hablaba yo en mis cursos de “pensentir”.
Ni sólo “pensar”, ni sólo “sentir”, sino un acto total, holístico, en el cual estén plenamente y armoniosamente cabeza y corazón.
Tal acto es “existencial”, no es un simple “entender con la cabeza”, lo cual por experiencia casi universal no suele ser eficaz, porque el deseo es una energía muy poderosa que nos arrastra.
Es posible que –en este contexto- suceda algo también frecuente:
Que SE REPRIMA el deseo, por obedecer a normas del pensamiento, pongamos –por ejemplo- morales.
Y esa es una pírrica victoria porque el deseo queda vivo y activo, y simplemente se traslada al subconsciente.
Y su energía reprimida, allá dentro, ES CORROSIVA.
Y así vemos a personas MUY MORALES que son muy poco humanas, y que sus reacciones no son naturales por haber reprimido sus deseos…
Es, por tanto, necesaria LA COMPRENSIÓN TOTAL, porque ella, cuando la conseguimos, HACE QUE EL DESEO CESE POR SÍ MISMO.
Ni se prohíbe, ni se fuerza, ni se reprime porque la comprensión total es un acto total de nuestro ser, no hay DIVISIÓN ALGUNA.
No se plantea la que he llamado “opción imposible”, la que consiste en que si hago lo que debo y no lo que quiero, ME FRUSTRO Y ME REPRIMO…Y si hago lo que quiero y no lo que debo, ME CULPABILIZO Y ME SIENTO MAL…
LA COMPRENSIÓN TOTAL APORTA PLENA LUZ AL DESEO.
Y dejas de desear ese deseo de forma espontánea y natural, sin costes internos de ninguna clase.
No controlas ni diriges el deseo. El deseo cesa por sí mismo. Su ceguera desaparece. LA ENERGÍA SE INCORPORA AL SABER. Y se convierte en ENERGÍA LÚCIDA E INTELIGENTE.
Y por ello esa energía NI TE DAÑA NI DAÑA A OTROS SERES.
ES ENERGÍA LÚCIDA Y LIMPIA…

– El todo de la realidad: Deseas algo, pero no estás sol@. Hay otras personas, hay otras circunstancias, hay otras demandas de la realidad.
– Encuadras tu deseo en ese todo, y de nuevo hay más luz para comprender…
Has podido comprender ya desde tu propio todo interno.
Pero al desplegarse el todo externo, aumenta aún más tu luz y tu comprensión.
Especialmente si en ese todo está presente EL TODO.
Ese TODO al que puedes llegar a través de la quietud y El Silencio de la mente.
Al socaire de ello SE DESPLIEGA LA VERDAD, no una premisa intelectual sino LA VERDAD VIVA.
Y de ella fluye una comprensión existencial tan profunda que sitúa a tu ser en armonía, equilibrio y paz.
PERMANECE LA ENERGÍA DEL DESEO Y SE APAGA ESPONTÁNEAMENTE SU OBJETO CUANDO ÉL “NO ES”…
Y puede suceder que tu deseo, si es realmente hondo y verdadero, logre generar NUEVA REALIDAD.
Y lo que no es posible en la realidad existente, tal como es, se haga posible en otra que consigas “que sea”…
O tal vez hasta en un Universo paralelo, tal vez en una nueva línea de tiempo…
SOMOS SERES MULTIDIMENSIONALES.
Nuestro ser profundo puede estar viviendo simultáneamente en diferentes dimensiones.
Y esos grandes deseos que no encuentran su salida real en esta concreta estructura de realidad, LA PUEDEN GENERAR EN OTRA…
Y LA ENERGÍA DEL DESEO SE HACE CREADORA…

Un gran sabio dijo: “EL DESEO INFINITO ES DIOS”.
Y a la par recuerdo que “DIOS ES AMOR”.
En nuestra realidad limitada, muchas veces no coinciden el deseo y el amor.
PERO PROLONGADOS AMBOS AL INFINITO, SE HACEN IGUALES Y LA MISMA REALIDAD…

HEMOS DE ADVERTIR, amig@s mí@s, que es necesario llegar a nuestra propia totalidad si queremos que esta solución (que es completa y verdadera) fluya en nuestro interior.
Si no nos conocemos, si no sabemos quién y qué somos, no hemos llegado a nuestra totalidad.
Estamos solamente en una parte de nosotros mismos y todo lo que sea PARCIAL, FRAGMENTADO Y DIVIDIDO no nos da la solución.
Y seguirá siendo ciega nuestra energía y generará daños a nosotr@s mism@s y a los demás.
Podremos tener “chispazos de luz” que nos den en momentos EL SABER SOBRE EL DESEO.
Pero si ese saber no crece constantemente con el propio conocimiento de nuestro ser, la dimensión ciega del deseo seguirá llevándonos en muchas ocasiones como una hoja en el viento…

Hay, por último (y lo sabe quien lo vive) algo donde se detiene por sí mismo el impulso del deseo:
VIVIR EN EL AHORA.
Si lo haces se detienen deseos y temores porque ambos SE DIRIGEN AL FUTURO.
Y si vives EL AHORA, no hay ni pasado ni futuro.
Y vives en quietud, sin que ni temores ni deseos, naciendo del pasado te transporten al futuro.
VIVES LA QUIETUD Y LA PAZ TOTAL DEL INSTANTE Y EL AHORA…

 
Deja un comentario

Publicado por en 24 julio, 2011 en Sin categoría

 

El éxito interior

El cielo está por completo azul, un suave azul, ¡azul celeste!
Es el éxito del sol…
Los árboles casi quietos, resplandeciendo sus mil tonos verdes, frente al fondo dorado de hierbas
secas en el campo.
Es el éxito del color…
Hay suave quietud en todo, hay paz.
Es el éxito del alma…

Hay algo muy sencillo y muy sabio ahí:
Los éxitos externos, los éxitos sociales, políticos, económicos, artísticos…el poder y la fama…todos ellos pueden embriagar a los humanos, y lo hacen de hecho casi siempre.
PERO TODOS ELLOS, ANTES O DESPUÉS, PERECEN.
Y la paz interior es IMPERECEDERA…
Muchos dicen “pues bueno, mientras dure eso, lo tengo y lo disfruto…¡Después ya se verá!”.
Y libres son para pensarlo y decidirlo así.
Libres con la pequeña “libertad de opción”, la libertad escasa, la parcial, la que se queda presa en un deseo y deja de crecer y progresar.
Libres con la única libertad que conocen casi todos los humanos.
Por eso Fray Luis de León escribió ( y cito libre):
“Lejos del mundanal ruido…
Por la escondida senda
de los pocos sabios que en el mundo han sido”…
Y elegirá cada quién el éxito que quiera…

El éxito interior es muchas cosas.
Todas hondas, íntimas, preciosas…
Todas llenas de felicidad, motivo y efecto al tiempo de la felicidad.
Igual que el bien: “Solamente una persona feliz, puede ser persona buena”.
Y todo procedente de una palabra tan dicha como desconocida: El amor (con minúscula o mayúscula, que da igual si es verdadero).
Pueden pasarse la vida quienes quieran cosechando esos éxitos para ellos tan valiosos.
Y puede llegar el momento casi cierto en el que todo se derrumbe a su alrededor y que miren atrás y tengan entonces la duda que antes no tuvieron: “¿Mereció la pena?”…
Se dirán que sí o que no.
Pero quedará siempre una amargura: ¡Aquello se pasó!.
Lo que no sólo no sucede en el éxito interior, sino que él crece cada vez más.
Y llega a la frontera de la muerte y la cruza seguro y cierto, porque sabe que el amor vence a la muerte…

¡Si casi parece mejor que sean pocos los que quieren conseguir el éxito interior!
Para que no se llenen los espacios de muchedumbres, de anónimas masas inconscientes…
Mas no es así realmente.
Quien lo ha logrado, lo desea para todo el mundo, sin coste ni precio.
¡Porque no se disminuye al compartirlo, sino todo lo contrario!
Por ello, que lo sepa quien esté curando o haya curado sus heridas, porque puede entrar en ese Camino sin caminos.
Donde será bienvenid@ y será acogid@ sin envidia, sin recelo ni temor.
Y por ello mismo, con amor.
Ese desinteresado amor que nunca juzga ni compara ni pone condiciones.
Ese amor del que tan poco hay en el planeta…

El éxito interior es tan sencillo que su misma sencillez lo hace difícil de entender y perseguir.
Lo he expresado aquí de múltiples maneras, unas señalando lo que no es y otras diciéndolo en muy pocas palabras…y luego extendiéndolas.
Y venturosamente grandes seres a lo largo de la historia lo han mostrado.
No lo inventé yo, por supuesto. Solamente he escuchado.
Como podéis escuchar vosotr@s, amig@s mí@s, si queréis.
Nadie es especial o singular para ello: a todos está abierto.
Igual que alumbra el sol.
Igual que su éxito se extiende por el cielo azul celeste y en el alma nace la Alegría…

 
3 comentarios

Publicado por en 20 julio, 2011 en Sin categoría

 

Curar las heridas para siempre.

Veo en mi entorno, a estas alturas del verano, hierbas y plantas secas que ya se han muerto y que todavía están en pie.
Como también hay árboles muertos cuyo tronco sin vida emerge aún sobre la tierra…
Como los seres humanos…
Guardamos en la memoria pertinazmente nuestras heridas, heridas que matan al menos una parte de nosotros mismos.
Y seguimos en pie como si estuviéramos vivos.
Y nos conformamos muchas veces con lo que llamamos “olvidar”, cosa que es neurológicamente falsa, porque el cerebro humano no olvida, retiene en sus neuronas grabada toda la vida.
Y lo manifiesta en muchas cosas el subconsciente…
También nos conformamos con otra palabra, “perdonar”, en la que también se acumulan cosas falsas.
Y los hechos lo demuestran cuando cosas “ya perdonadas” vuelven a aparecer y ser usadas como si no hubieran sido perdonadas.
Viejas ofensas, viejos resentimientos…
“Cromos usados” los llamó Eric Berne, que se vuelven a usar como si fueran nuevos…
El cerebro no olvida, las grabaciones siguen estando en las neuronas.
Y nos vamos muriendo a trozos, con gangrena mental y sin darnos cuenta de ello.
Pocas personas afrontan esto hasta la raíz, porque desgraciadamente escasea LA CONSCIENCIA.
Simplemente se dan cuenta de que tienen heridas, y ni siquiera las ven todas.
No descienden a explorar los motivos.
No intentan siquiera ser conscientes de cómo esas heridas les nacen a ell@s, a ell@s y no a otros.
Y no saben hacer ALGO DE VERDAD REAL para que sanen…
“Olvidar…perdonar”… y ya se ha terminado el repertorio.
Sin ni siquiera ver cuáles son en realidad los propios daños, ni cuánto ni qué han podido matar los tales daños.
Como las plantas secas que ya han muerto y aún siguen en pié…

En toda relación pueden producirse estas heridas.
Pero hablaré en especial de las parejas.
Y es –desgraciadamente- lo primero, advertir que es frecuente QUE UNO DE LOS DOS NO SE DA CUENTA DEL DAÑO DEL OTRO.
Y el otro (o la otra) lo sufre y lo soporta y lo arrastra…
Y ese es el caso y situación de la relación de los juegos psicológicos donde se da “la víctima” y –en consecuencia- “el perseguidor”, de lo cual ya he comentado en el blog…
Quien se hace tan ignorante de las heridas de su pareja, no puede sentirse “inocente” en forma alguna. Es un “perseguidor” sin que haya vuelta de hoja, por tenerse solamente a sí mismo en cuenta ignorando al otro…

¿Pero qué ha de hacer, quien esté herido, para sanarse?
¿Qué hará en una pareja quien haya sufrido y siga dentro de sí su sufrimiento?
Desestimé antes el “olvidar y perdonar” y, ante ello, aparecen nuevas y frecuentes opciones: separarse o divorciarse.
Y llamo la atención a que ello no sana las heridas, sino que sólo evita que se produzcan otras nuevas.
Hay situaciones indudables en las que el divorcio es inevitable. Todas las que incluyen “malos tratos” físicos.
Pero el “mal trato psíquico” está ahí y es mucho más frecuente de lo que la gente se imagina.
Y también hay expresión ya acuñada de “incompatibilidad de caracteres”, donde se presume que no hay propiamente malos tratos psicológicos, sino el sencillo “no entenderse, no poder llevarse bien, no ser compatibles”…
Difícil es esta frontera cuando el otro miembro de la pareja sufre, pero es aceptable.
En esta “definición” ( que más que nada es útil para los tribunales) parece quererse ver “algo no culpable”.
Y en tales casos, en los que de verdad se den, no habrían de registrarse heridas si ambos ven que el otro no hace realmente nada para provocarlas.
Pero cuando uno de los dos “está aguantando” y “soportando”, las heridas aparecen…

Si estamos hablando de relaciones personales libres, jamás ello debería suceder.
La “consciencia” de la incompatibilidad plantearía la necesidad de la solución, incluyendo el que la pareja se separara.
Sin embargo, la libertad no suele serlo en muchas situaciones. Se asumen “obligaciones” y expectativas que van quitando libertad.
Que si los hijos, que si la familia, que si las relaciones sociales, que si el dinero…
Y en esas situaciones indebidas, también llegan las heridas que no se tenían que producir…
LA BAJA AUTOESTIMA es una de las más graves.
La persona se siente inferior a sí misma porque ha fracasado con su pareja. Y se pregunta por qué y en qué ha tenido “la culpa” y cómo es que no ha sabido afrontar los problemas y dejarse tratar de formas que odiaba…
Se mezclan, a la par, cadenas de sentimientos, RABIA, IRA y hasta deseos de venganza…
La persona se encuentra encerrada dentro de sí misma, arrastrando el peso de su “no haber podido”, de su “haberlo tolerado”, su “haberse dejado”…sintiéndose incapaz de afrontar la relación por sí misma, con seguridad y poder personal.
Siente que su pareja “no se toma en serio sus reclamaciones”, que “la torea”, que hasta cuando llega a reconocer algo de palabra, no le acompañan los hechos.
Y sigue todo igual desesperantemente, y las promesas se convierten en aire y la sensación de no lograr ser tomada seriamente en cuenta se convierte en el peso de una montaña…
La persona se hunde, se ahoga…
Y se convence a sí misma de su impotencia…

Cuando un día SE DA CUENTA y quiere salir de su fosa, le parece que ese peso se lo impide. No encuentra fuerzas, convicción ni energía…
Y ha de recuperar la confianza en sí misma, EL PODER DE PERSONA que le permite sentirse de igual a igual con cualquier otra persona, no tolerar
la desestima ni la burla de sus expectativas, ilusiones y solución a sus problemas…
Las heridas se sanan cuando la persona recupera esa confianza y ese poder. Cuando su vivencia está tan limpia como si nada hubiera sucedido.
NO HAN DE QUEDAR CICATRICES.
El psiquismo no es la carne, no quedan cicatrices en algo que es impalpable.
Si se recupera ese poder, nada ha pasado.
Si no se recupera, nada se ha curado…
EL INSTRUMENTO RADICAL DE LA CURA ES LA CONSCIENCIA.
No hay que derribar nada ni construir nada.
La herida es tan sólo UNA CREENCIA DEPOSITADA EN LA MEMORIA.
Darse cuenta de su falsedad, nítidamente, vivencialmente, existencialmente, la hace desaparecer.
No se borra la memoria: se borra la manera de estar en ella el recuerdo, que en eso consiste su actividad dañina.
SE MANTIENEN LOS HECHOS CONVERTIDOS EN CREENCIAS, EN CONVICCIONES.
Que no se haya conseguido obtener el respeto de la otra persona, no significa, sin embargo, QUE NO SE SEA CAPAZ DE ELLO, sino solamente QUE SE CREÍA NO SER CAPAZ.
Y ES PRECISO DESCUBRIR QUE ES FALSO.
Darse cuenta de que un@ mism@ no es un ser que carece de lo que los otros tienen.
Darse cuenta de que “se dejó”. Que abandonó su propio poder, que –por los motivos que fueran- entregó su plaza fuerte al enemigo aunque él no tenía ejército…
Y ahora tiene que descubrir toda la falsedad de la creencia y la mentira que aceptó, buscando LOS MOTIVOS.
Tal vez fue la juventud y la inexperiencia.
Tal vez fue el enamoramiento que le nubló la visión.
Tal vez fue “el sentido del sacrificio”, eso que tantas veces equivoca “a las buenas personas”…Sentir que si se ama, hay que sacrificarse por la otra persona…sin darse cuenta de que ese tipo equivocado de sacrificio, va a destrozar la relación, empezando por quien lo realiza…
Tal vez fue la compasión porque la pareja no conseguía “estar a la altura”, y se le seguían dando oportunidades…
Tal vez fue la paciencia de aceptar aquello de “esto me ha tocado en la vida…cada uno ha de cargar con lo suyo”…
Tal vez el hartazgo de estrellarse tantas veces contra un muro y no conseguir que lo traspase ni una sola palabra…
Uno, varios u otros motivos de los dichos y los no dichos…

HAY UN HECHO RADICAL, muy difícil de comprender para cuant@s han cosechado heridas:
SÓLO REGISTRA HERIDAS PSICOLÓGICAS QUIEN ACEPTA HERIRSE A SÍ MISM@ Y QUE LE HIERAN.
Quien ha metido en su cerebro ESA CREENCIA EQUIVOCADA.
“¿Qué yo fui quien se lo creyó siendo falso?…¡No es posible, es que yo NO PODÍA”…
CREER QUE NO SE PUEDE, HACE QUE NO SE PUEDA.
Y a la inversa, QUIEN CREE, QUIEN SABE QUE PUEDE, PUEDE.
Virgilio, el gran poeta y épico latino, contando las hazañas increíbles de Eneas, y preguntándose cómo fue posible que las realizaran. formuló esta respuesta:
“POSSUNT, QUIA POSSE VIDENTUR”
“PUEDEN, PORQUE LES PARECE QUE PUEDEN”…
Y todo fue que esas personas heridas, se creyeron que ellas “ no podían” y que –por el contrario- les podían comer la voluntad, minar su poder, hacerlas incapaces de rechazar lo que no querían vivir ni sufrir.

Y hoy, a estas alturas de la vida, escúchame persona herida:
SÉ CONSCIENTE DE QUE PUEDES, DE QUE TIENES TODO TU PODER DE PERSONA.
SÉ CONSCIENTE DE QUE TUS SENTIMIENTOS DE IMPOTENCIA E INCAPACIDAD, LOS QUE AÚN TENGAS, NO SON REALES, QUE SON CREENCIAS QUE TE EMPEÑAS EN MANTENER, LO HACE TU SUBCONSCIENTE.

SÉ CONSCIENTE ¡DE QUE TUS HERIDAS NO EXISTEN, QUE SE HAN CURADO YA Y NO TE HA QUEDADO NI SIQUIERA CICATRIZ!

 
6 comentarios

Publicado por en 19 julio, 2011 en Sin categoría