RSS

Archivos Mensuales: julio 2013

Mis hijos.

Vivo venturosamente en compañía de mis hijos.

Regalo de la vida tras el paso de ella al otro lado del horizonte.

Mi vida entera en su compañía desde que ellos llegaron…

Como todos los regalos de la vida, nunca acabas de desentrañarlo.

Hay, sin embargo,  “epifanías”, luminosas manifestaciones que te conmueven

hasta tus mismas raíces. Y una de ellas me ha sucedido.

Estábamos en difíciles circunstancias, como tristemente lo están tantas

personas en nuestro país y tantas más en el mundo.

¡Pero EL AMOR nos tomó en Sus Brazos! Y se resolvió la situación.

Quizá hayáis visto precedente post en el que doy gracias y lo comunico

como testimonio de Su Manera de Ser. Ignorando, desde luego, por qué

no aparece más claramente en todos los seres de este planeta, porque

sin duda alguna no es mérito nuestro sino Su maravilloso designio.

Y ahora también me sobreviene el orgullo por ellos, porque  -triste es-

tuvieron que competir con muchos miles de personas para obtener

trabajo y lo lograron…

Sin embargo, no es esa mi epifanía.

Mi iluminación está en sentir su amor.

¡Cuántas veces no llegamos a ver de verdad lo que tenemos delante de

los ojos!

Sí lo sabemos en el nivel del pensar, padres e hijos generalmente se

quieren, aunque tantos casos hay en que los daños producidos han

generado distancias, resentimientos y conflictos.

¡Pero qué diferente es  cuando ese saber te embarga todo el ser,

cuando te empapa, cuando te recorre en cuerpo y alma!

Posibles barreras que te parecían existir ¡desaparecen!

Posibles incomprensiones, posibles distancias se esfuman.

¡Y aparece el amor en toda su plenitud!

Y con él “la alegría sin motivos”, el gozo en el instante, la plenitud,

la llenumbre.

¡Los signos del AMOR!

Justo cuando sientes de verdad que lo tienes todo.

Porque -¡mirad amig@s!- nunca El Amor es cuestión de número.

Nunca es cuestión de que quieres a unos y no a los otros.

SI ESTÁ EL AMOR, QUIERES AL MUNDO ENTERO.      

El Amor suma, multiplica, eleva a la máxima exponencia.

No resta. No divide. No disminuye…

Entonces es cuando experimentas que estás lleno por completo.

Entonces es cuando LA REALIDAD se hace transparente.

Entonces es cuando –sabiendo que no sabes- sabes que todo está bien,

lo mismo que Yavé lo supo al desgranar el Universo en aquellos sus días.

NADA TE FALTA…

Y ahora todo resplandece cuando miras.

Y se te hace transparente el amor de tus hijos.

Y nada queda en tu memoria que lo empañe.

Y la vida entera ha sido transformada…

La soledad se mantiene en ti como el lugar maduro y sereno que ilumina,

jamás como aislamiento, jamás como solitaria sino como solidaria.

El lugar donde reside El Silencio, el foco de La Verdad y del Amor.

A partir de donde el Camino es Infinito…

 
Deja un comentario

Publicado por en 30 julio, 2013 en Reflexiones y vivencias

 

¡GRACIAS!

…”Y pasó otra brisa y en ella iba ÉL, EL QUE ES”…

…”Hasta los pelos de vuestras cabezas están contados”…

…”Ni una sola de esas aves cae sin que vuestro Padre lo autorice”…

 

AQUELLO, LO SAGRADO, está en cada uno de los hechos de nuestra vida. ¡Y más en los más graves!

No lo vemos muchas veces, tristemente.

¡PERO ES REAL, ES “LA REALIDAD”!

Y hoy doy testimonio de ello.

Mirad, amig@s, no es que AQUELLO proteja a unos y desdeñe a otros. ¡TODOS ESTAMOS EN SUS AMOROSOS BRAZOS!

Sucede como si una gran multitud estuviéramos junto a un inmenso lago de aguas transparentes y benéficas. ¡Pero sólo unos pocos se acercaran a beber!

El agua no está negada para nadie. ¡Se la niegan a sí mismos quienes no se entregan a esa confianza!

Y también afirmo que, para los que no se acercan al lago, ¡TAMBIÉN HAY AGUA!.

Llueve del propio cielo para llegar a todos…

 

Hoy expreso en voz alta mi gratitud a AQUELLO.

Os lo digo a todos y lo testimonio.

Estábamos nosotros (como por desgracia tantos en nuestro país) en extremas circunstancias.

¡Y llegó la solución!

Deseo de corazón que suceda lo mismo para todos.

¡Que nadie en el país, que nadie en todo el mundo se vea sometido a extremas circunstancias de pobreza!

¡Que nadie cierre sus entrañas a la ayuda y la justicia!

¡Que todos nos dejemos ser como es AQUELLO!

¡Que a eso hay que traducir la gratitud!

No es cuestión de “agradecer”, que los seres humanos somos ingratos.

No es ni siquiera cuestión de cultivar “virtudes”, que la virtud no se cultiva.

SOLAMENTE ES CUESTIÓN DE SER.

Ser lo que es LA REALIDAD, la del TODO del que somos parte.

¡LAS INFINITAS GOTAS DE AGUA QUE NOS SUMIMOS EN EL MAR!

 
Deja un comentario

Publicado por en 25 julio, 2013 en Reflexiones y vivencias

 

¿Y qué es querer?

Pregunta muy importante ¿verdad?

Se extiende a multitud de relaciones, entre personas, con los animales y las plantas, consig@ mism@, con la vida incluso…

Y me parece que realmente no sabemos la respuesta.

Porque hay muchas personas que creen que se quieren, y dejan de quererse.

Y hay otras que no pueden convivir, les comporta muchos daños hacerlo y, sin embargo, siguen afirmando que se quieren.

Los comportamientos de much@s que dicen quererse pueden ser muy diferentes. Un@s consideran que el querer se muestra solamente con los hechos, otr@s con las palabras y los sentimientos tiernos, otr@s con el control a la persona “querida”, otr@s con la constante compañía, otr@s con el diálogo constante,  otr@s con corregirlas y enseñarlas, otr@s con darles ejemplo, otr@s con darles libertad…

Y también hay quien –por lo menos de hecho- consideran necesario “hacerles daño”, como son quienes “persiguen” a la otra persona convirtiéndolas en “víctimas” de todo tipo, psicológicas y físicas…¡llegando hasta el extremo de matarlas!…

Parece, pues, que se puede afirmar que no sabemos qué es querer. Que lo confundimos con muchas otras cosas que no lo son. O que el querer es algo tan extraño y tan inasible, que no lo podemos manejar.

Sucede en la realidad humana que  cada cerebro ha ido realizando a lo largo de los años sus propios caminos neuronales, ha acumulado sus ideas, sus juicios, sus valoraciones, sus emociones y sentimientos, sus heridas, sus resentimientos…

Hemos ido “individualizando” el cerebro, aunque puede –sin duda- coincidir en tal logro con otros seres humanos.

“La semejanza” es algo que acerca a las personas.

Aunque –paradójicamente- ello también puede ser causa de distanciamiento y de conflictos. Tal vez porque ambas “compitan” entre sí en “ser más” que la otra justamente en lo mismo.

De todos modos, me parece más infrecuente este hecho que el contrario…

De manera frecuente se suele entender el querer como un conjunto:

“Agrado” por y con la otra persona.

“Alegría y placer” por estar con ella y dialogar con ella.

“Sensación de seguridad y confianza” en su compañía.

“Comprensión mutua” en el respectivo modo de ser.

“Ausencia de máscaras” con ella.

“Superación inmediata de conflictos”…

No aseguro que cite todas las características que puedan darse en ese “quererse”. Pero no tengo duda de que  -quienes las tengan- estarán ciertos de quererse…

Los problemas comienzan cuando empiezan a fallar esas características.

¿Si no se dan  -todas o parte- puede decirse que hay “quererse”?

EXISTEN GRAVES PERVERSIONES de las que aquí se ha escrito utilizando el modelo de “los juegos psicológicos” de Eric Berne, del que el creador de la psicología de la Gestalt, Fritz Perls, afirmó ser el mayor descubrimiento psicológico del siglo XX.

A ello me remito (y puede localizarse en el buscador).

Ahora bien, sin llegar a establecerse tales perversiones psíquicas, ¿es posible que haya un verdadero querer perdiéndose algunas de las características antes citadas?

Mi conclusión personal es QUE SÍ.

Porque sucede –y no pocas veces- que “el querer” desborda las condiciones del cerebro.

Y pueden dos cerebros cuyas características de contenidos sean muy dispares encontrarse en verdadero querer.

A pesar de las repetidas acciones del ego que están en el cerebro, a pesar incluso de determinados daños que se puedan infligir…

EL CORAZÓN ES EL SENDERO POR EL QUE SE PUEDE ESCAPAR DE LA TIERRA DEL CEREBRO.

Y por ello puede suceder que la limitación de tiempo y espacio que él introduce por su propia naturaleza, se rompa y el querer se extienda a toda la vida. Por encima y más allá de las discrepancias, de las diferencias y de los conflictos…

Nunca se acabará ese querer.

Porque la hondura y radicalidad del sentimiento penetra hasta la Realidad del mismo Ser. ¡Y se sale del cerebro!. Y entra en la dimensión de la eternidad…

Por ello, amig@s, hay momentos en la vida que nos sobrepasan a nosotr@s mism@s.

Por ello hay momentos en los que nos olvidamos por completo de nosotr@s mism@s y lo que entonces brota es Pura Belleza, no es nuestra ni de nadie, es ELLA MISMA.

Cuando eso sucede, el mundo entorno deja de ser lo que era, los seres  -¡todos los seres!- son una realidad distinta y nueva, y acontece entonces lo que expresó Juan de la Cruz en aquél maravilloso verso:

“…dejando mi cuidado

entre las azucenas olvidado”…

 

 

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 22 julio, 2013 en Reflexiones y vivencias

 

La Verdad no está en las palabras.

Hace poco afirmé que “La Verdad está en El Amor”. Y me reitero en ello.

Y ya, por eso mismo, se concluye que no puede estar en las palabras, puesto que El Amor no está en ellas.

No significa ello que no se pronuncien palabras amorosas, obviamente.

Pero en las palabras, ni siquiera en los hechos, reside El Amor.

Las palabras son fabricadas por el cerebro humano. Ellas son “el pensamiento”.

Ese mero hecho muestra (en afirmación del maestro K.) que “El Amor no cabe en el cerebro”.

El cerebro no es capaz de ello. Él es nuestro magnífico ordenador biológico. Él sirve para forjar el entorno humano, las sensaciones del “fenómeno” que, viniendo eso “desconocido” desde fuera, envolvemos en las categorías de nuestra sensibilidad, las convertimos en “espaciotiempo”, y  luego las interpretamos con las “Ideas de la razón pura”, (Dios, alma, mundo), como afirmó Enmanuel Kant, y la actual Neurociencia viene a avalar. Y también –a mi ignorante modo de ver- lo hace el “modelo estándar” de la física actual.

LA VERDAD no puede estar en las palabras, no cabe en ellas, las desborda. Ni siquiera (¡y en ellas menos todavía!)  las pronunciadas por los más elevados Maestros y Avatares.

En el mundo del cerebro se producen afirmaciones que podríamos llamar “las pequeñas verdades”.

Si quedo contigo en un sitio dado a una hora dada y tú me esperas, he de estar allí a esa hora si te he dicho esa “pequeña verdad”. Salvedad hecha, obviamente, de dificultad que lo impida.

Ello es así porque se mueve tal conjunto “en el mundo del cerebro humano”, maneja nuestros condicionamientos, nuestras convenciones y nuestra programación cerebral, está dentro de ese mundo entorno.

En él tienen su sentido “la verdad y la mentira” en su dimensión “pequeña”. Podemos engañar diciendo como “verdadero” algo que sabemos que es falso. Podemos hacer promesas que no estamos dispuestos a cumplir. También podemos mentir o “decir verdad” respecto a qué pensamos o sentimos. Respecto  -en suma-  A TODO CUANTO HAY Y SE PRODUCE EN EL CEREBRO… Las “pequeñas verdades”…

Decía un profesor de filosofía que “verdad superficial es aquella cuya contraria es falsa. Y verdad profunda, aquella cuya contraria también es verdadera”.

Por ejemplo: Somos libres…y no lo somos.

Podemos amar…y no podemos…

Podemos conocer La Verdad…y está por encima de nosotr@s…

No poca gente se estrella contra esto.

No ven diferencia entre los niveles de la verdad, porque tampoco diferencian lo que percibe el cerebro y lo que le supera. Viven en el cerebro y ya no saben más, ya no existe más para ellos.

Y no pocos escuchan La Verdad profunda, igual que si escucharan “las pequeñas verdades” del cerebro.

Por ello se atan a las palabras.

Por ello hacen dogmas y creencias, profesan religiones, morales , éticas e ideologías  y se guían por lo que entienden como sus preceptos.

Por ello hubo guerras de religión en occidente.

Por ello hubo nazismo.

Por ello hay un islamismo violento y agresivo.

Por ello las mujeres siguen estando oprimidas en tantas zonas de la tierra. Y sigue aún existiendo “el machismo”…

PORQUE MUCHOS HUMANOS, CASI TODOS,  PONEN LA VERDAD EN LAS PALABRAS.

Si nos quedamos en el alcance y acción del cerebro humano, JAMÁS PODREMOS LLEGAR A LA VERDAD.

A la Verdad pura de “lo que es”, La Verdad que no depende del observador, que no depende de la tradición ni de la cultura ni de la ignorancia.

LA VERDAD QUE SOLAMENTE SE ENCUENTRA EN EL AMOR.

Es obvio que el cerebro no lo entiende, que “la cabecita” humana se pierde en ello por completo.

Que hasta le puede parecer manipulación o tomadura de pelo, cuando realmente se trata de LA REVOLUCIÓN MÁS GRANDE DE LA HISTORIA.

¡EL FINAL DE LAS PALABRAS!

Con horror han visto los creyentes las profanaciones de los templos, atentados contra lo más sagrado según ellos.

¡Sin darse cuenta de que ello es imposible, PORQUE LO SAGRADO HABITA EN EL SILENCIO!

Por ello nada ni nadie lo puede profanar.

Es más, si algo es “profanable”, ¡por ese sólo hecho ya no puede ser sagrado!

Fijaos, por favor, mis queridos amig@s:

Todo el llamado mundo “de la dualidad”, de “los opuestos”, solamente existe en el cerebro humano:

La división entre Bien y mal, entre Verdad y mentira, entre Belleza y fealdad…

¡NI EL BIEN NI LA VERDAD NI LA BELLEZA TIENEN “OPUESTOS”!…¡Y CUÁNTO MENOS EL AMOR!…

Es la manera que tiene el cerebro de entender, de arbitrar la Realidad para poder colocarla en sus esquemas.

Y mientras estemos en manos del cerebro (¡y no él en las nuestras!) JAMÁS PODREMOS ASOMARNOS A LO REAL…

A cuantas personas miren esto desde su cerebro, les parecerá irrisorio todo ello.

Pero hoy en día, la raza humana tiene la oportunidad. Porque es ésta la primera vez en la historia conocida (como expresó un afamado médico)  en la que los mensajes de los Iluminados, los Sabios y los científicos se vienen a encontrar…

 
Deja un comentario

Publicado por en 18 julio, 2013 en Reflexiones y vivencias

 

En el juego…

En el juego de la vida

me has jugado al escondite

Tan bien lo has hecho,mi cielo,

que ignoro dónde te fuiste.

 

En los montes no te encuentro,

el alba no me lo dice,

ni siquiera en el ocaso

las tardes al despedirse.

 

La noche no sabe nada.

El lecho ya no resiste

tu peso aunque reconozca

que estuvieron mis raíces.

 

Sé que sigues escondida

jugando el juego y te ríes.

Sé que soy torpe, mi cielo,

¡Dime dónde te escondiste!

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 17 julio, 2013 en Poemas

 

Adonaí, Señor de las montañas…

Tú que estás allá en lo alto, por encima de las rocas y las nubes…

Tú que contemplas la pequeña raza humana que se arrastra por la tierra…

Tú que mides los tiempos con un rasero de eternidades…

Tú que nos ves y te compadeces de nosotr@s…

Tú que sabes los lugares donde nos estamos estrellando, los recovecos del camino que se pierden, las gargantas rocosas que nos estrujan en el devenir diario…

¿Qué podemos hacer, Adonaí, aquí sobre esta tierra sagrada que procede de la mano del Amor,

cuando casi nada vemos, cuando nos sentimos en el abandono de los hombres poderosos, incluso bajo sus presiones terribles que nos reducen a la pobreza y a la angustia?

¿Qué podemos hacer, Adonaí, frente a tanto sufrimiento y tanta incertidumbre?

¡Compadécete de nosotr@s, inunda nuestros corazones con la Luz de la Alegría sin motivos, esa que nace directamente del insondable e incomprensible Amor!

¡Protégenos con el aura que desciende de los montes, de su quietud, de su serenidad, de su valor y fortaleza!

¡Ayúdanos a liberarnos del temor, la inseguridad, la ignorancia!

Miramos hacia Ti, Señor de las montañas.

Fijamos nuestros ojos y también el corazón en tus alturas.

Quietos nos quedamos ante Ti.

Y abriendo nuestras almas, caminamos paso a paso, con nuestros mínimos pasos, hacia las altas regiones que Te rodean…

 

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 16 julio, 2013 en Reflexiones y vivencias

 

Si un día…

Si un día, con la luz de los reflejos,

de olvido y confusión de ti te hieres,

ven a verte en mis ojos que, aunque viejos

estén entonces, te dirán quién eres.

 
4 comentarios

Publicado por en 15 julio, 2013 en Poemas