RSS

Archivos Mensuales: junio 2012

Me han metido en compromiso…

Díceme persona irrenunciable (que esas tarifas y contraprestaciones tienen las cosas del amor y la amistad) que soy solemne en demasía en el escrito.
¡Y me planta el reto encima de la cabeza!.
Recordando mi penúltimo, cuando nombraba las cuatro muertes de mujeres a manos de sus parejas en el anterior fin de semana, me preguntaba yo cómo no decir solemnemente cosas tales.
Se me acercó Alvaro de la Iglesia susurrándome “el caso de la mujer asesinadita”.
Y me empezó a fluir que esos cuatro varones estaban, de cierto, muy malhumorados.
Que se habían ya cansado de bromas con sus partenaires, y les quisieron gastar la última…
“¡Anda, toma broma!”…
Pero al tiempo, amig@s, se me representaron los rostros de las personas queridas de ellas.
Y noté de pronto una sensación de peligro.
¡Porque si en vez de humor leyeran esas personas en mi decir, que me reía de las pobres e injustas víctimas, muy atento habría de estar yo para evitar el merecido mamporro!…
Y envidio al Álvaro o al Gila, aquél que cuando decía que los dientes de su amada eran “como perlas…¡escasos!…”, no les corría la gente a gorrazos…
¡Difícil reto me han puesto encima!
Dejar de ser solemne en cosas francamente serias.
Aunque comprendo también que, con un toque de sonrisa, las cosas solemnes hasta pueden digerirse mejor.
Aunque, claro, hay que saber medir muy bien la amplitud y modo de la sonrisa.
Que luego viene quien se ofende si les parece que vas de broma en cosas que les afectan a ell@s.
Y empiezan las distinciones de si se trata de humor, de ironía, de burla o de sarcasmo, que para todo hay usuarios.
Y los muy serios (tal vez demasiado serios) se te toman a malas tus intentos, sobre todo si no tienes el arte de esos humoristas que saben andar en la cuerda floja sin caerse, en el filo de la navaja sin cortarse y hasta impidiendo que aquellos tan serios tengan coartada para enfadarse…
Mas hay de mí, que no me parece poseer tales artes.
Y además sucede que no hay cosa que le deje a uno más serio, y hasta malhumorado, que un humorista que no te haga sonreir.
Y me veo yo, como el bueno de Ulises, entre Escilla y Caribdis, solemnidad o falta de gracia.
Habría de defender yo entonces, un recurso que en tiempos empleé con tal persona: aquello de “los géneros literarios”.
No suele esperar la gente (de no tratarse del propio Gila) que en un entierro y en la oración fúnebre encuentre uno muchos motivos hilarantes.
Como lo que le pasó al difunto a cuyo entierro asistía el susodicho Gila, que –según él- yendo en moto, leyó “Pase saleroso” en vez de “Bache peligroso”.
Y se le saltaban las lágrimas…¡de risa!…mientras a los otros se les saltaban de sufrimiento…
Aprovecharé para usar una palabra que en algún lugar tendrá resultados agradables:
Estoy en una…¡aporía!.
O sea, sin camino de salida.
Y de no recurrir a los típicos “koams”, de esos que te dicen “cuando no hay camino, salta al aire”, no sé yo por dónde he de salir.
Sin abusar, además, de la paciencia de l@s que me leéis…aunque con el regocijo de quienes opinéis como esa persona y veáis en demasía solemnes mis escritos…
Y, en conclusión, ¿sabéis amig@s lo que os digo?
Que puede que me salga por peteneras, pero el camino que veo consiste EN NO TOMARME A MÍ MISMO MUY EN SERIO…HASTA POCO EN SERIO…
Y desde ello escribir…¡y sea lo que Dios quiera! (que, por cierto, no Le voy a responsabilizar de mis resultados)…
Muy cierto es que, a ese Señor D. Ego que nos habita, no hay que tomarle en serio en absoluto.
Hasta sano es reírnos de él, que lo lleva muy a mal.
Toma enseguida las de ofenderse y…¡armar potajes!.
Y tienes que congelar la sonrisa si estimas tu integridad…
Pero, en tratándose de uno mismo, si uno mismo es el que se ríe y el que arma los potajes, puede hacerse una buena “pinza”, en la que D.Ego no sepa bien a qué atenerse y se quede un tanto desconcertado y a la luna de Valencia.
¡Excelente ocasión será!
Porque cuando D.Ego no se entera, es justo cuando de nosotr@s salen cosas sanas, que también las tenemos, y hasta nos podemos reir a mandíbula batiente (¡que sube y baja, sube y baja!) de la solemnidad de ese Señor…

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 29 junio, 2012 en Sin categoría

 

Abandonar nuestra naturaleza.

Sin duda comprendéis, amig@s mí@s, que se trata
DE UN RETO IMPOSIBLE.
Y me lo estoy haciendo a mí mismo y con todo mi cariño os le hago a vosotr@s.
AQUÍ Y AHORA.
En esta fecha de nuestro calendario, en este momento en que me leéis.
Porque espero que podáis comprender que, aunque sea un reto imposible, ES NECESARIO.
QUE SE TIENE QUE TERMINAR LA VIEJA HUMANIDAD QUE DESPRECIA LA VIDA, QUE GENERA CRUELDAD Y SUFRIMIENTO HASTA EL EXTREMO.
Esa humanidad que, en el último fin de semana, ha matado a cuatro mujeres en el interior de parejas que decían que se amaban.
O la que asesina niños.
O la que habla de “daños colaterales”.
O la que impide por intereses comerciales que haya medicinas necesarias en Africa.
O la que especula con la deuda soberana de países y genera falta de trabajo y pobreza…
¡Y la que tantas y tan innombrables decisiones toma!…
ESA VIEJA HUMANIDAD…
Y por ello el imposible reto, es un reto NECESARIO.
¡HABREMOS DE DEJAR DE SER HUMANOS, TAL COMO MILENIOS HEMOS SIDO LOS HUMANOS!
Será preciso tomar firmemente el timón de lo que somos en nuestras propias manos.
Será necesario dejar a un lado el repartir las culpas al Dios-Amor, a los poderosos de este mundo, a los políticos o a las religiones…
¡Y TOMARLA NOSOTR@S!
¡NOSOTR@S SOMOS LOS LLAMAD@S A TERMINAR CON ESTA NATURALEZA!
Cada día, cada hora, cada minuto de nuestra propia vida…
ADVERTID, AMIG@S, QUE SE TRATA DE UN RETO DE SER, NO DE QUEHACERES.
La acción no consiste en realizar encomiables cosas, en apuntarse a Caritas o a alguna ONG.
Puede ser, ciertamente, que a alguien debamos ayudar. Cada uno lo sabe en su propia vida.
¡PERO NO ES CUESTIÓN DE HACER, SINO DE SER!
DEL SER BROTARÁ LA ACCIÓN CORRECTA.
Y para llegar a SER, hemos de abandonar nuestra naturaleza.
Dejar de pensar como piensan los humanos.
Dejar de sentir como ellos.
Dejar de guiarnos por un cerebro condicionado y lleno de viejas creencias en todos los campos de la vida, de cachivaches inútiles que hay que tirar a la basura.
Dejar de confiar tan sólo y primordialmente en los conocimientos.
Dejar de decidir como ellos.
Dejar de estar pendientes del futuro, dominados por el ayer, huidos del ahora.
DEJAR DE SER ESOS HUMANOS…
EL RETO IMPOSIBLE Y NECESARIO…

Ante mí mismo y ante vosotr@s, amig@s, lo pronuncio, lo tomo en serio y me dispongo a ello.
A partir de este mismo momento y sin espera.
Y en vuestras manos dejo lo que a ellas decidáis que corresponde…

 
Deja un comentario

Publicado por en 27 junio, 2012 en Sin categoría

 

Confiar en el amor.

No existe en esta tierra tarea mayor ni más extraordinaria.

Ni tampoco más difícil.

Tal es que se puede afirmar, con muchos fundamentos, que SOBREPASA NUESTRA NATURALEZA.

No está en nuestra naturaleza la confianza total y permanente en el amor, saltando por encima de hechos y sucesos.

Y TAMPOCO ESTÁ EL AMOR.

No establezco diferencias entre el amor y El Amor.

Si son, los dos son uno.

Ya lo dijo el apóstol Juan y así lo veo.

Confiar en él, es entregarse sin reservas.

Saltar sin red.

No poner condiciones, ninguna condición.

Sea lo que sea que suceda.

Hasta la muerte…

ESO ES CONFIAR EN EL AMOR.

No estamos hechos a tales confianzas.

Cuanto vivimos está lastrado por muchas condiciones.

En el fondo es muy simple:

Lo medimos todo desde nuestro ego.

Y como él afirma “tú no eres yo”,  jamás oyéndole podemos abandonarnos a otro.

Y existen siempre “reservas”.

Se divide el mundo entre “yo y no-yo”.

Y lo que es “no-yo”, nunca es fiable plenamente para el yo.

Siempre pueden existir intereses distintos, circunstancias diferentes.

Y nuestro propio “ego” es capaz de dañarnos a nosotr@s mism@s, y lo hace muchas veces.

PARA QUE EXISTA AMOR, NO PUEDE EXISTIR “EL YO”.

Para confiar en aquel totalmente, ha de haber desaparecido éste. En quien dice que confía en el amor…

Y, decidme, amig@s, a cuántas personas conocéis que no tengan eso que llamamos “ego”…

Y por ello afirmo que no está en nuestra naturaleza confiar en el amor.

Y no lo digo porque hayamos de mirar lo que “la otra persona” nos ame, sino nuestro propio amor.

Que es nuestro propio ego el que crea la desconfianza.

Sólo al nuestro hemos de mirar.

Solamente somos responsables y autores de nuestro propio ser, no del ser de la otra persona.

Solemos poner, entre las condiciones, “que la otra persona me ame también”.

Con lo cual manifestamos ser nosotr@s mism@s los que ya no amamos.

Se puede amar a una persona que ya no nos ama.

Se puede amar aunque se hayan separado los caminos de la vida y haya marchado cada uno por el suyo.

Que se hayan separado, divorciado o lo que fuere…

Y SER, SIN EMBARGO, ETERNO EL AMOR.

Cierto, otra vez: POR ENCIMA DE NUESTRA NATURALEZA.

Mas solamente eso ES AMOR.

Algo muy importante he de añadir:

AUNQUE NUESTRO EGO NO SE HAYA EXTINGUIDO,

PODEMOS VIVIR VERDADERO AMOR.

Porque sucederá que, a veces, pese a ese ego, nos atravesará una brisa, como al profeta, y en ella viajará EL VERDADERO AMOR.

Y sin saberlo, bajo su céfiro, actuará Él en nosotr@s.

No seremos todavía seres transformados.

PERO PASARÁ LA BENDICIÓN ARREBATANDO NUESTRO SER, nuestra humana naturaleza…

Todo lo demás que hacemos es afecto, o dependencia psicológica, o comercio emocional:

“Te doy mientras me das”…

“Si me dejas de dar, saldo tu cuenta…”

Lo que sucede de hecho entre los humanos que dicen amar…

 

Otro ángulo más quiero abordar de cara a la confianza en el amor:

EL ACONTECER DE LA VIDA.

Y tanto más en las difíciles circunstancias que se presentan.

Confiar ahora en El Amor, en estas circunstancias para muchos tan difíciles, es especialmente singular.

Porque este Amor no lo vemos.

Ya del otro, viéndolo, podemos desconfiar.

El otro, ciertamente, puede fallar porque la otra persona puede no amar incondicionalmente y terminarse lo que ella pensaba que era amor. ¡Tantas veces sucede!…

Pero algunas veces,  puede ese amor estar vivo y verdadero y entrar en la propia experiencia y sentir la certidumbre. COMPROBAR QUE NO FALLA.

Sin embargo, aquel  AMOR no entra en la experiencia de los sentidos.

Es INVISIBLE.

Saber de Él es asunto totalmente interno.

Y NO SE PUEDE DEMOSTRAR.

Se escapa al pensamiento.

Y de nuevo sucede la misma cuestión que antes: está por encima de nuestra naturaleza.

Más todavía que el que se puede experimentar con los sentidos y tener razones para la cabeza.

ESTÁ FUERA POR COMPLETO DE ELLOS Y DE ELLA.

HAY QUE SALTAR MÁS ALLÁ DE LO QUE SOMOS.

La experiencia vivida puede estar todo el tiempo en contra de esa confianza.

Y, sin embargo, SI AMAS, HAS DE CONFIAR.

CONTRA TODO, SI ES PRECISO.

HASTA INCLUSO LA MUERTE…

No vemos los humanos la muerte con los mismos ojos que el amor.

Por ello tantos tratan de fundamentar sus argumentos para rechazar LO SAGRADO en la muerte de los inocentes.

Parten de premisas que dan valor definitivo al hecho de vivir, y no pueden entender que El Amor permita esas y otras muchas injusticias.

Dejan de lado, en su argumentación, QUE SOMOS NOSOTR@S LOS AUTORES DE LA VIOLENCIA Y LA INJUSTICIA.

Y se centran en que Él no debía permitirlo.

Que no debía respetar esa libertad que tenemos.

Que nos tenía que forzar.

Que debía imponerse por la fuerza…¡la fuerza Divina y Suprema!

Aplicando, de tal modo, los mismos esquemas humanos que usan los injustos y violentos: imponerse por la fuerza.

Y se mantienen en pensar que AQUELLO ha de actuar con arreglo a nuestro escaso, limitado, insuficiente y errado pensamiento…

¡Debería actuar Aquello como actúan los violentos, como nosotr@s actuaríamos contra ellos si nos fuera posible!…

¡PERO ES OTRA SU NATURALEZA, NO ES LA NUESTRA!

No la podemos entender.

No sabemos las infinitas “cosas” que ELLO sabe…

No sabemos que existe la Eternidad y que ésta es una experiencia pasajera.

No conocemos las casi infinitas oportunidades que estamos recibiendo, nosotr@s, la raza humana, durante multitud de milenios.

Ignoramos las veces que volvemos a esta vida para seguir aprendiendo.

Ni en qué ocasión (¡al fin!) realicemos el aprendizaje requerido. Si a las cien, a las quinientas o a las mil…

Se habla de “las almas viejas”, las que han venido a este vivir humano muchas veces y desde hace quizás casi incontables años.

Hoy se han reunido, nos hemos reunido, en este planeta una cantidad de personas mayor probablemente que durante toda la historia junta.

Parece una señal importante, pues nada sucede por casualidad.

Sabéis que ese término lo usamos para tapar nuestra ignorancia de la “causalidad” que no conocemos…

Y se escuchan voces que alertan sobre el significado del alineamiento cósmico ya próximo.

Tampoco ello es casual.

Y aunque la confianza en El Amor se ha de fundamentar en ella misma, en lo más hondo de nuestro ser interior, quizás haya a quien sirva tal perspectiva para “ayudar” a su desconfianza.

Tratar de leer lo que se han llamado “signos de los tiempos”.

Aunque honestamente he de decir que quien confía en los signos, no está confiando plenamente en El Amor, y se está debatiendo todavía en el mundo de las razones y los pensamientos.

Pero cada ser tiene su camino. Y todos han de ser respetados.

Porque justamente así ACTÚA EL AMOR.

Él no reprime, ni obliga ni fuerza.

Permite a cada ser  SER LO QUE ES.

Aun cuando suceda que “eso que es”, NO SEA.

Aun cuando sea erróneo, injusto, dañino y violento.

Y hasta cuando sea irracional, contrario a cualquier sensata forma de pensar…

 

CONFIAR EN EL AMOR ES AHORA NUESTRO MÁXIMO RETO…

Cada uno ha de ver cómo quiere responder…

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 26 junio, 2012 en Sin categoría

 

Desprecio de la vida

Cada vez, amig@s mí@s, que enciendo los telediarios, vuelvo a ver qué triste, trágicamente desprecia la humanidad la vida humana.
El que es –supuestamente- el supremo de los valores y derechos.
¿Qué respetará la humanidad?
TODO LO HA CONCULCADO.
Ni religiones ni ideologías ni política ni civismo ni civilización han conseguido que el ser humano ¡respete lo mínimo!
Podrían extenderse discusiones y conflictos y negociaciones las más arduas…¡PERO AL MENOS RESPETAR LA VIDA!
Si hiciéramos un diagnóstico clínico de esta raza, declararíamos una esquizofrenia incurable. ¡Y terriblemente peligrosa!.
Que por milenios y milenios ha sido demostrada.
Ni siquiera ha valido el peso de los Seres transformados.
NADA HA VALIDO…
Raza, pues, somos SIN ESPERANZA.
¿Servirá de algo esa gran efusión de energía espiritual que sucederá al final de este año y comienzos del siguiente?…Ese alineamiento con el Centro Galáctico…
Tristemente, si nos ponemos a pensar (cosa siempre peligrosa aplicándola a nuestro ser interior) parece que sólo una energía, multiplicada hasta el número de los humanos, como aquella que derribó a Saulo de su caballo podría ser suficiente.
O lo que ya muchos hemos dado en denominar “la masa crítica” de humanos que trasforme La Mente Común.
¡DERRIBARNOS A TODOS DE NUESTRAS TERRIBLES POSICIONES!
¡ARROJARNOS AL SUELO, MORDER EL POLVO, Y DARNOS CUENTA HASTA EL FONDO DEL SER DEL VALOR DE LA VIDA!
¡Y CAMBIAR PARA SIEMPRE!…
Ya no digo, amig@s, que dejemos de pensar y que veamos.
¡EL PENSAMIENTO MISMO HA DE CAMBIAR!
Jamás ni una sola razón de nuestras cabezas ha de existir para justificar ni impulsarnos a producir la muerte.
¡Ni siquiera ocurrirse como medio para nada!
CABEZAS SIN LA MUERTE DENTRO.
Por enorme que sean el problema y el conflicto, que ni siquiera aparezca el más remoto pensamiento de ella como solución.
¡QUE SEAMOS DESCEREBRADOS EN ESO!
Que ni siquiera al mirar la destrucción que la naturaleza opera en sus momentos, los sunamis, las erupciones volcánicas, los predadores…¡se nos ocurra pensar en destruir la vida humana!
SERES SIN MUERTE EN SU CABEZA.
Ni toda la herencia de la agresividad del animal, ni toda la triste historia de la raza, nos han de influir.
Ha de haber UN FINAL para todo eso.
LA MUERTE DE LA MUERTE EN NUESTRO CEREBRO.
Ni abuso ni despotismo ni injusticia…¡NADA HA DE BASTAR COMO RAZÓN!
No solamente ha de existir LA PAZ, sino también LOS MEDIOS PACÍFICOS.
Habló Gandhi de “la no-violencia”, la cual la contenía a pesar del pensamiento.
Produjo enormes violencias en la India.
Y de él dijo un maestro, Krishnamurti, que era violento.
Sus ayunos levantaban a las masas y hacían temblar a los ingleses.
Produjo violencia…
¡Ni siquiera basta ese pensamiento de “no-violencia”!
HA DE CAMBIAR EL CEREBRO HUMANO.
HA DE SER INCAPAZ DE PENSAR EN LA VIOLENCIA.
Ni siquiera en una bofetada correctora.
Que empieza la violencia desde cosas muy pequeñas, y luego todo es ACUMULAR.
Que reside en el cerebro de manera atávica.
Que es preciso que se extinga hasta su más pequeño rastro.
Y llegar a las raíces de la rabia, de la ira, del temor y de las heridas psicológicas.
MIENTRAS SUBSISTAN ELLAS, SEGUIRÁ LA HUMANIDAD DESTRUYENDO LA VIDA.
Ni el más pequeño enfado es inocente.
Ni tampoco la herida psicológica que lo produzca.
Que no somos conscientes de que somos nosotr@s mism@s quienes producimos nuestras propias heridas interiores.
Solamente es herido quien acepta serlo, quien tiene dentro de sí aquello que (al nombrarlo el otro) SE PONE DE RELIEVE.
SÓLO SOMOS HERIDOS EN AQUELLO QUE NOSOTR@S MISM@S NOS HERIMOS.
¿Qué más te da que otra persona diga que “eres tal o cual” si no lo eres?
Simplemente sácala de su error.
Si ella no quiere, es tan sólo “su problema”.
Tú quedas libre…
Y si aquello que te dice fuera verdadero…LO VES SERENAMENTE Y LO TERMINAS.
Y te hicieron un favor.
Incluso si te lo dijeran con odio.
Porque tú eres libre de su odio, es su propia y errada decisión.
Y podrás seguir tu camino sin herida alguna.
Y si no te hieres, en ti no existirán ni la rabia ni la ira.
Y si estás abiert@ al amor, el temor tampoco podrá subsistir en ti.
Ni tampoco surgirá en ti esa tristeza terrible y negativa que también empuja a despreciar la vida.
Rabia, ira, temor, heridas psicológicas, tristeza negativa…
Ellos producen la violencia y la muerte.
Si los extinguimos dentro de nosotros, cesará esa plaga en la humanidad.
Y TENDRÁMOS PAZ Y SEREMOS DE VERDAD PACÍFIC@S…
Meditad esto, por favor, amigos:
NO EXISTE LO PEQUEÑO EN LA MENTE HUMANA.
No es algo sin importancia un pequeño enfado, una pequeña rabia, una pequeña ira, una falsa y negativa tristeza o un temor que te amenaza por dentro.
Ni tampoco una pequeña herida enterrada en el subconsciente.
Exactamente igual que una semilla de peral acabará produciendo el árbol correspondiente, por pequeña que ella sea.
Considerad, amig@s:
Mientras en torno nuestro vuele una mosca que nos molesta, y nos venga a la cabeza la idea de matarla …¡AÚN ESTÁ LA MUERTE EN NUESTRO PENSAMIENTO!
El desprecio a lo pequeño equivale a admitir las raíces del desorden.
Y por ello, la verdadera visión del Bien (que es únicamente la acción del Amor) no entiende de Bien pequeño ni de Bien grande, sino ¡SÓLO DE BIEN!
La Luz de la Verdad ha de iluminar la oscuridad pequeña o grande por igual.
Y hemos de reconocerla dentro de nosotr@s mism@s.
¡No para hacer propósitos ni ideales de futuro!¡No para crearnos “exigencias” al estilo de las viejas morales que establecían la diferencia entre SER Y DEBER SER!.
Sino sola y exclusivamente PARA VER, darnos cuenta en nuestro interior de LO QUE ES y, a la par, de LO QUE NO ES.
Ni grande ni pequeño.
Ni un ser humano ni una mosca.
¡Aprendamos a resolver conflictos negociando o buscando métodos disuasorios!
“Repelentes de insectos” en vez de “insecticidas”…
Quien se declare amante de la vida, ha de llegar hasta la última consecuencia, PORQUE ELLA ES LA PRIMERA.
El sí pleno a la vida es el no pleno a la muerte.
Y en el día a día se muestra ello como un hecho.
En cada reacción que salga de nuestro subconsciente.
En cada movimiento emocional…
Seguramente el Maestro Jesús por ello dijo que “los pacíficos serán llamados hijos de Dios”…
¡PORQUE CAMBIÓ SU NATURALEZA!
DEJARON DE SER HUMANOS Y SE CONVIRTIERON EN HIJOS DEL SUPREMO DE TODOS LOS DIOSES.
¡HIJOS DE DIOS Y DIOSES COMO ÉL!…

 
Deja un comentario

Publicado por en 25 junio, 2012 en Sin categoría

 

No me llaman hoy las palabras…

…para comunicarme con vosotr@s, amig@s.
Que no son, ni mucho menos, ellas las que cierran el círculo de la comunicación.
Tampoco ayer.
Se dedicaba mi cuerpo a “hacer reparaciones”.
Y mi mente y corazón eran los que enviaban los mensajes.
Tal vez algún@ de vosotr@s sepa haberlos recibido.
Tal vez un leve toque de alegría, de luz o de amor…
Os los envío siempre.
Y nunca sé lo que os llega.
Tenéis todos los derechos para no nombrarlos.
EL SILENCIO INTERIOR ES EL MÁXIMO DERECHO.
Que hay veces que ni a la persona más amada se le puede ofrecer otra cosa.
¡Y ES MAGNÍFICO PRESENTE!
Porque justamente ahí acontecen las cosas más valiosas e importantes.
Y no pocas veces, es imposible verbalizarlas.
Tan sólo señalar a esas personas QUE ESTÁ ACONTECIENDO ALGO.
Y dejarlo suceder, igual que dejas que fluya el aire en tu entorno, que desfilen los colores ante tus ojos, que el regato de la montaña se deslice apenas sin sonido…
No hace nada la flor para regalar su aroma.
Cuando pasas, caminante, cerca suyo…¡te llega y te embriaga!
Ella nada hizo, excepto SER.
Y en el vaivén que la brisa le imprime, ella fue mientras pasabas…
Hoy, amig@s mí@s, quiero actuar con vosotr@s como esa flor.
Que al pasar por aquí un algo os llegue al alma y al corazón.
Que no es preciso ni siquiera que sepáis qué es.
Se marchará con vosotr@s cuando cerréis la página.
En vuestro interior silencio lo vais a recibir.
¡NADA SE PIERDE, AMIG@S MÍ@S!
Ni siquiera el último de los sentimientos y deseos que nos habitan.
TODO ES ETERNO AUNQUE NO NOS ENTEREMOS.
TODO VIVE PARA SIEMPRE EN EL AMOR…

 
2 comentarios

Publicado por en 22 junio, 2012 en Sin categoría

 

Pensar en vez de Ver.

¡Gran paradoja!
Semejante a estar convencido de que uno mismo y su cuerpo entero es solamente una mano.
Es decir, QUE UNA PARTE SEA EL TODO.
Pensar es una parte nuestra de nuestro cerebro y nuestra psique.
¡LA CONSCIENCIA ES LA TOTALIDAD!
Cuanto el cerebro actúa, cuanto la psique actúa, cuanto se le oculta a ella le es patente a la consciencia…
Pensar no es sentir.
Pero la consciencia está en ambos.
Pensar no es temer ni desear.
Pero la consciencia está en ambos.
Pensar no es percibir la realidad externa.
¡Y allí está la consciencia!
Ser libre no es pensar, optar no es pensar, decidir no es pensar…
LA TOTALIDAD DE LO QUE SOMOS ESTÁ BAÑADA POR LA CONSCIENCIA…¡ES LA CONSCIENCIA!
Gran paradoja, por tanto, que haya personas y no pocas, que piensan que “ven cuando están pensando”…
No es nada extraño que suceda, ni implica desvalorización alguna a quien le suceda.
¡Es confusión casi natural, dado cómo nos han enseñado el pensar y su enorme duración en el ser humano ya durante milenios!
Pensar es función natural y válida del cerebro humano.
Y ha demostrado su eficacia EN SU PROPIO TERRENO.
El problema está…¡EN LA INVASIÓN!
¡INVADIR LA INTERIORIDAD HUMANA, en vez de quedarse en LA EXTERIORIDAD!.
Por ello me parece conveniente, teniendo presentes a queridas personas, volver a tratar de mostrar diferencias entre el pensar y el ver, el darse cuenta, la consciencia.
Seré reiterativo y pido disculpas por ello…

El pensar, ante todo, SE DIRIGE A LOS OTROS Y LO OTRO, es su dirección espontánea.
Por supuesto que también pensamos sobre nosotros mismos, y es el mayor error.
¡PORQUE INVADE!…
El pensar crea imágenes y las fija.
Y ellas generan RESISTENCIA cuando se aplican a la relación entre personas.
“Pensamos” que una persona “es tal o cual”.
LA DEFINIMOS Y FIJAMOS.
Y conduce ello nuestra relación.
Y la “congela”.
Con lo cual SE ANQUILOSA LA SENSIBILIDAD.
Y se dejan de percibir los signos nuevos de las personas…Incluso los que ya nos dio que no encajan en la imagen que hemos forjado.
Todo esto es el proceso natural del pensamiento
que opera en nuestro cerebro.
En el cual, inevitablemente, se produce REPRESIÓN, porque la sensibilidad es algo muy delicado que se puede inhibir con los juicios…

EL VER, EL DARSE CUENTA, no crea imágenes.
Y menos aún las fija.
La sensibilidad está constantemente abierta, sin ninguna represión.
POR ELLO NO PRODUCE RESISTENCIA.
Cualquier signo nuevo de la persona, se puede percibir y recibir.
EMPEZANDO POR UN@ MISM@.
Porque el darse cuenta tiene una dirección primaria:
CONOCERSE A SÍ MISM@.
Solamente según esa medida, se conoce a los demás.
Solamente así se llega a la Sabiduría.
La cual es FUENTE DE COMPRENSIÓN.
Y ello permite caminar, ante todo, en nuestro propio terreno, en lo que somos.
Y darnos cuenta de que SOMOS LA HUMANIDAD.
Abre la mente por completo, superando el alcance del pensar.
NO FIJA NADA.
La fijación es siempre fuente de error y resistencia a lo que somos y son los otros.
Sucede ese problema EN TODOS LOS TERRENOS Y NIVELES.
En el vivir, en la técnica y en la ciencia.
PROGRESAR ES DESATARSE DE PENSAMIENTOS ANTERIORES.
FIJAR ES ENEMIGO DE TODO PROGRESO…

Pero ¿por qué pensamos que vemos?
Porque “la idea”, el pensar, se puede presentar al cerebro CON TOTAL CLARIDAD.
Tanta que nos parece VER.
Ya el viejo Descartes la tomó por índice de “certeza”: LA IDEA CLARA Y DISTINTA.
Su principio filosófico para investigar la verdad.
Y poder hacerlo, según su descubrimiento para él, desde el interior de su propio pensamiento.
IDEA CLARA Y DISTINTA, diferenciada de las otras.
Lo cual, en la historia de la filosofía, dio origen al que se ha llamado IDEALISMO.
Que, de modo simple, es CONCEBIR LA REALIDAD SEGÚN EL PENSAMIENTO, y no a la inversa, concebir que el objeto del pensamiento SEA LA REALIDAD.
Pero Descartes tal vez no percibió, envuelto en su manta y en sus pensamientos, que LA IDEA NO TOCA LA REALIDAD, sino a sí misma.
La técnica y la ciencia se nutren exclusivamente
DE ASPECTOS REPETITIVOS que nos presenta la realidad.
DE LO QUE PODEMOS PENSAR QUE SE LE APLIQUEN “ESQUEMAS”.
Y tratan ambas, técnica y ciencia, DE UTILIZAR esos aspectos que observamos (con nuestra pequeña observación) PARA HACER COSAS.
LO CUAL ES VÁLIDO PARA EL HUMANO VIVIR.
Pero, sin embargo, NO MUESTRAN LO QUE ES LA REALIDAD, SINO SÓLO ASPECTOS REPETITIVOS.
Pero Descartes dejó la realidad para centrarse en su pensamiento, convirtiéndolo en causa de certeza.
Y se emprendió históricamente la gran disolución de la filosofía hacia el Idealismo y el Empirismo,
que, paradójicamente, aunque extremos entre sí, son movimientos filosóficos del mismo origen.
Porque el uno establece MI IDEA como criterio de verdad, y el otro MI EXPERIENCIA SENSORIAL…

No creáis, amig@s, que nada tenga que ver esta historia de filósofos con nuestra propia manera de pensar.
¡Está subyaciendo en el pensamiento común!
Muchas personas, sin saberlo, enuncian en su modo de pensar las tesis filosóficas de la historia.
¡Es una de las razones por las que se dice “Historia,
Magistra vitae”!
Porque es nuestro cerebro y su ancestral memoria
como los estratos que estudian los científicos:
Excavando más abajo, se ve ahí depositado el paso de los tiempos y sus huellas…
Y esas ideas que cada persona ve como propias,
vienen de allí prestadas. NO SON SUYAS, ni son su `
propio descubrimiento.
¡SON PRESTADAS!…
Y por ello, la persona CONSCIENTE ha de cuestionar todas las ideas que figuren en su memoria, aunque no se conozca su origen.
¡EMPEZANDO POR DARSE CUENTA DE QUE TENER UNA IDEA CLARA NO ES “VER”!…

Ha comenzado en la historia humana el inicio de una Gran Revolución:
LA NEUROCIENCIA.
Explorar el instrumento que usamos para todo: nuestro cerebro.
Ya se ha dicho, y he citado, que determinados descubrimientos de esa ciencia, coinciden con mensajes de Iluminados y Sabios.
¡CON LO QUE ELLOS VIERON, NO QUE LO PENSARAN!
Mensajes se produjeron hace años de que HABÍA QUE APRENDER A APRENDER.
Y, congruentemente, A DESAPRENDER.
Lo cual implica necesariamente CUESTIONAR Y CUESTIONARSE.
De lo que das por establecido, nada nuevo puedes aprender.
Solamente de lo que cuestionas.
Y ahí estamos hoy en día TODOS.
Inmersos en un nuevo plan, sistema, método, objetivo, deseo…¡y mucho más!
La asignatura pendiente de la humanidad:
¡CONOCERSE A SÍ MISM@!.
Un proceso ilimitado en el que nunca se toca fondo.
Un proceso del que, si nos cansamos, NOS BAJAMOS DEL TREN.
¡VENTUROSAMENTE, PODEMOS VOLVER A SUBIR EN CUALQUIER MOMENTO!
Porque es ése un extraño tren:
NO PARA Y, SIN EMBARGO, TIENE PARADA EN CADA AHORA.
Y todos los seres humanos hoy en día nos podemos volver a subir a él…
Nos basta con saber pocas cosas.
La primera, POR DÓNDE NO PASA.
¡NUNCA PASA POR LA INVASIÓN DEL PENSAMIENTO A LA INTERIORIDAD!.
La segunda, QUE ABORTA LA ACCIÓN NEGATIVA.
Tiene esa especial cualidad la consciencia, el darse cuenta, que no tiene el pensamiento.
Cuando te dicen algo y “lo reconoces con el pensamiento”, se dispara un proceso EN EL TIEMPO:
Te dices “sí, me sucede lo que me indicas…no es correcto, en efecto…tengo que hacerlo desaparecer…trabajaré en ello…”
¿VES, AMIG@, CÓMO ESO ES “IR AL FUTURO”?
Porque el pensamiento SE MUEVE EN EL TIEMPO…
¿Y qué pasa con este proceso?
QUE ES INEFICAZ.
Porque piensas que terminarás con eso que “supuestamente has visto”… algún día.
“Trabajarás en ello”.
Sin darte cuenta, has establecido en tu mente “un ideal”.
¡LO CUAL ES FALSEDAD Y ENGAÑO!
Porque el hecho real es que no tienes ni eres AHORA eso que pretendes establecer.
La realidad es NO SOY ESO.
Y la ilusión de tu pensamiento es LO SERÉ.
Y con ello estableces que, poco a poco, pasando el tiempo…LLEGARÁS A SERLO.
Y exactamente como el oasis en el desierto, siempre estará más allá de ti, PORQUE TU ENERGÍA SE HA DISPERSADO EN LA LÍNEA TEMPORAL.
Sirve tal intento para lo propio del pensar, QUE ES ACUMULATIVO.
Día a día añades algo a la casa que estás construyendo.
Y, en efecto, con el tiempo la llegarás a terminar.
¡PERO TU INTERIORIDAD NO ESTÁ HECHA DE “TROZOS”!
¡NO HAY LADRILLOS QUE IR ACUMULANDO!
Es tan terriblemente sencilla que “O ES, O NO ES”.
O desaparece YA, o persiste indefinidamente.
Por eso falla tanto la psicología.
Porque si no se apoya en un “insigth” (¡que es un darse cuenta!) puedes estar “haciendo progresos” durante muchos años.
Sin llegar.
¡EN CAMBIO EL VER TIENE UN EFECTO INSTANTÁNEO!
Cuando ves, en ese instante mismo la acción negativa que amagaba salir en ti…¡SE DETIENE!
No es que tú la pares con la voluntad.
¡Es que lo negativo es lucífobo, teme a la LUZ!
Y se retira por sí mismo.
Como las sabandijas del sótano se van por las grietas cuando enciendes la luz.
EL IMPULSO NEGATIVO SE DETIENE INSTANTÁNEAMENTE.
No tienes que esperar a un futuro en el que vayas progresando poco a poco.
¡YA ESTÁ HECHO!
El “pack” pensamiento/emoción que te atenazaba, SE EXTINGUE.
Y tu mente queda libre.
¡MIENTRAS ESO NO TE SUCEDE, ES QUE PIENSAS Y NO VES!.
Aunque te advierto, eso sí, que el impulso negativo volverá, y DE NUEVO será preciso el darse cuenta, volver a encender la luz para que huyan las sabandijas.
Solamente cuando en ti se produzca UN DISCERNIMIENTO TOTAL, cesará para siempre.
Cuando la luz de la consciencia sea tan intensa y honda, que llegue hasta la raíz del impulso, hasta su último motivo subconsciente.
Y ESO DESAPARECE PARA SIEMPRE…
Pero, entretanto, tienes que volver a ver cada vez.
Y en ese instante y no en el futuro, volver a detenerlo por sí mismo gracias a la luz de la consciencia…
Os confieso, amig@s, que esto no es fácil.
Porque residimos habitualmente en el terreno del pensamiento.
Y que fácilmente nos confundimos.
Pasamos de lo exterior a lo interior “sin hacer la corrección de la visión”.
Y nos llevamos dentro al pensar.
¡Por eso es imprescindible ejercitar LA CONSCIENCIA!
A diario.
Para distinguirlas en nuestro interior.
Para usar el VER en lugar del PENSAR.
Y descubrir nuestra auténtica interioridad.
¡EL INACABABLE MUNDO DE LA CONSCIENCIA QUE NOS UNE AL UNIVERSO Y AL AMOR!

 
3 comentarios

Publicado por en 20 junio, 2012 en Sin categoría

 

COLOR

Dijo un Maestro:

“¡Mirad el color!…El color es Dios”…

No dijo la frase como lo pudiera hacer un teólogo.

Fue conocido porque evitaba incluso emplear la palabra “Dios”.

Habló de Lo Sagrado, de “Aquello”.

Hasta hubo quien pensó que era ateo, una persona como él que rezumaba verdadera religiosidad.

¡Y dijo eso del color!

Que como tantas cosas nos gusta, sí, pero no le damos excepcional valor.

Saben generalmente las mujeres combinarlo de manera sabia. También hay hombres que lo hacen.

Yo, siendo lo que llaman “muy Adán”, me he guiado por su consejo. Si me dejo a mí mismo puedo cometer los más atroces pecados contra la combinación adecuada de los colores de mi atuendo…

¡PERO CUANDO ES LA NATURALEZA LA FUENTE DEL COLOR…!

Entonces desaparece mi desinterés y me sumerjo en él.

¡Los infinitos colores del campo!

¡Y el color mismo!

Tonos de verde que desbordan mi capacidad de nombrar.

Infinitos verdes…

Casi cada planta tiene uno diferente.

Esa riqueza inagotable que los ojos absorben…

Y los contrastes que saltan de pronto: el amarillo, el rojo, el violeta, el morado, el lila, el rosa, el azul, el blanco, el color de las flores de la glicinia (que el otro día me explicó mi hija que esa planta enredadera da nombre a su propio color), oscilando desde el violeta al blanco en la misma flor…

Amarillo de la genista, amarillo de florecillas silvestres, blanco y amarillo de las margaritas, verdiamarillo de arbustos perennes…zarzas y arbustos cuajados de florecillas blancas, tonos de rojo distintos en las rosas, rosas de suave amarillo, rosas sonrosadas, rosas blancas reventonas,  color vino en los cerezos ornamentales…el granate oscuro  sedoso, con toques amarronados, del árbol de las brujas, el rosado y blanco mezclados de un árbol espino, especial, plantado por amadas manos, el blanco puro de las flores del filadelfo cuyos estambres amarillean…

 

¡Cómo derrocha la naturaleza el color!

Simplemente a ras de tierra. Porque si elevas los ojos al cielo en el amanecer y en el crepúsculo, la embriaguez del color te puede sumir por completo en El Silencio de la Belleza…

Ríos de oro bordeando los montes, calderas de fuego rojo, nubes henchidas de sol, tonos múltiples sonrosados recorriendo los cirros y los cúmulos, lagos de esmeralda, plata líquida rezumando del horizonte, violeta a raudales envolviendo las faldas de los montes…

En un ritmo impalpable todo va caminando a su final esplendoroso.

Todo está quieto y, al mismo tiempo, no cesa su movimiento.

Te puedes absorber por completo, todo está sucediendo al mismo tiempo sin pasar el tiempo

y sin cesar de producir cambios y vistas nuevas…

Aprendes un nuevo sentido del movimiento.

Ya no es el constante pasar del tiempo inexorable.

Todo está quieto y, a la par, no cesa el permanente cambio.

Nada pasa y todo está pasando y nada muere.

Parece que estás asistiendo a la eternidad en movimiento…

Y cada color y cada instante te sumerge.

Te hundes en ellos y allí te quedas.

Todo lo olvidas.

Llegas a no saber en dónde estás.

TE FUNDES.

ERES EL COLOR Y LA LUZ.

YA NO EXISTES TÚ…

 

“El color es DIOS”…

“Algo” imposible de definir.

“Algo” que constituye tu propio ser, aunque ya no sabes si es tuyo, no existe tuyo y mío.

Desaparece el límite entre consciencia e inconsciencia.

Desapareces tú.

Y experimentas, a la par, LA SENSACIÓN DEL TODO.

¡TODO ESTÁ ALLÍ, NADA FALTA!

Sin definir las formas…¡TODOS TUS SERES AMADOS ESTÁN ALLÍ!

Todo inconcreto y simultáneamente tan denso que sientes INFINITUD.

SOLAMENTE EL SER ES.

NI VIDA NI MUERTE.

NI LUZ NI OSCURIDAD.

LA NADA Y EL TODO….

 

TODO CONCLUYE Y TODO EMPIEZA…

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 19 junio, 2012 en Sin categoría