RSS

Archivos Mensuales: septiembre 2012

No critico a las religiones…

No critico, amig@s, a las religiones, las políticas, las filosofías, las ideologías…

No hago crítica, sino exposición de hechos.

Hechos que consigno tan sólo para ser mirados, para que el darse cuenta los ilumine  y solamente con esa luz, sin hacer ninguna otra cosa,  SE DETENGA LO NEGATIVO.

Y son hechos, además, en los que yo me considero incluido, no soy ajeno a ellos ni los miro “desde fuera”.

Y los miro, en consecuencia, “con cariño”, como algo propio.

Pero ello no quita la realidad del hecho.

Y “verlo” ES NECESARIO.

SI QUEREMOS QUE LA HUMANIDAD Y NOSOTR@S MISMOS NOS LIBEREMOS DE LAS CAUSAS QUE NOS HAN SUMERGIDO EN EL SUFRIMIENTO Y LA BARBARIE.

La crítica, amig@s mí@s, supone una distancia y una “superioridad”.

Quien critica no se supone inmerso en lo que critica. Por eso lo hace “desde fuera”.

Y supone también “que se siente por encima”.

YO NO ME SIENTO POR ENCIMA DE NADIE.

PORQUE SOY HOMBRE Y NADA DE LO HUMANO ME ES AJENO.

Y porque, además, amo lo humano.

Por ello, entre otras muchas cosas, no me gusta hablar de “espiritualidad”, porque lo considero solamente UNA PARTE DE LO HUMANO.

Hablo siempre de LA TOTALIDAD de lo humano, de su REALIDAD INTEGRAL.

¡QUE NO TENEMOS QUE DEJAR DE SER HUMANOS PARA EXTINGUIR BARBARIE Y SUFRIMIENTO!

¡SINO SER LA PLENITUD DE LO HUMANO!…

 

EL NACIMIENTO de los movimientos humanos ha sido, normalmente, BELLO Y VERDADERO.

“El budismo” con la inmediatez del Buda, El Iluminado…”El cristianismo” con la explosión del “ágape” cristiano, el Amor de Jesús, El Gran Maestro de lo más grande e importante…

“La filosofía” como “amor a la sabiduría”…

“La política” como ayuda y servicio a la “polis”, la ciudad y la nación…

¡BELLOS NACIMIENTOS!

Como cada niñ@ que amanece en este mundo, que viene NUEVO…

Pero parece tristemente que el paso del tiempo sobre ello produce un deterioro terrible.

Por ello el maestro K. afirmó que “el tiempo es un veneno”.

No simplemente “el pasar el tiempo”, sino vivir dentro de él, de la persistencia del ayer que borra el presente y diseña el futuro igual que el pasado mismo.  Que ése es el veneno del tiempo.

¡LA PÉRDIDA DE LO NUEVO!

Y aquellos bellos nacimientos fueron dejando de ser lo que en su momento fueron. Se los quiso encerrar en la “repetición del pensamiento”, como si las palabras pudieran SUSTITUIR A LA REALIDAD…

Tal vez la Iglesia (digo solamente “tal vez”) cambió sustancialmente cuando se convirtió en la religión del imperio, cuando la asumió Constantino.

Porque ello le dio “poder” y “continuidad social”.

Lo que antes fueran relaciones cercanas y amorosas entre los que proclamaban LA REVOLUCIÓN DE JESÚS, se empezó a convertir en distancia y autoridad.

Y en vez de estar en relación, se enunció LA DOCTRINA. Y se estableció la “creencia”.

Temo que se olvidara –en el vivir real- lo que Juan dijo del amor, de ser la esencia que une Lo Divino con lo humano. Sin precisarse doctrina alguna, como UN HECHO que recogía el vivir de Jesús y lo entregaba a todos.

Creo que fue el “concilio de Nicea” el que comenzó los “enunciados” de la fe…(no me hagáis mucho caso que tengo poco clara la historia).

En ése, o en otro momento histórico, parece que se cambió EL VIVIR POR EL CREER.

EL PODER, LA DISTANCIA, EL PENSAMIENTO…

Triste, muy tristemente, LA CORRUPCIÓN.

Eso ya no era lo que Jesús vivió y manifestó a través de sus palabras. Que las palabras NO ERAN LO IMPORTANTE, SINO LA FORMA DE VIVIR.

Y ya la Iglesia “consolidada”, poderosa y con autoridad, SE CENTRÓ EN LAS PALABRAS.

Y DEJÓ DE SER IMPORTANTE LA VIDA…

Y creció y se extendió con el Imperio…¡Qué mala compañía!

Y luego…mirad la historia…

Que se dividió primero de las Iglesias Ortodoxas por problema de poder y autoridad, ¡de obediencia!…Y, qué paradoja, “ortodoxo” significa “recta doctrina”…

Luego las Iglesias Luteranas, Calvinistas…

Luego…¡tantas!.

Y mientras ya la Iglesia, convertida en la “organización” más resistente de Occidente, se mezcló como era inevitable con la barbarie humana, las guerras, las hogueras…

Cierto es que en tan amplísimo escenario, que tantas personas recogía de una u otra forma, HUBO SERES EXCEPCIONALES. Seres que vivieron la forma de vivir del Maestro del Amor.

¡PERO ELLA SE LOS “APUNTÓ” COMO SI FUERAN SUYOS!

Y lo convirtió en argumento para llamarse “santa”.

¡Véase a “la santa organización”!

Sin darse cuenta en absoluto que ello es una contradicción, porque organización es “autoridad”, y con ella “creencia”, y ambas matan la libertad de la mente y el corazón y matan, por ende, el camino hacia el amor. Y si a algo puede llamarse santidad ¡solamente es a la acción del amor!…

Y se decidió ella a “proclamar” santos.

¡Y cuántas veces escogió a tristes santos!

De los recientes me viene alguno a la memoria que predicó que las mujeres habían de estar en casa, modositas, atendiendo al varón cuando llegara, dándole mimos –castos, desde luego-  y aceptando su condición de “cabeza de la mujer”…

¡Qué pocos santos llenos de alegría, llenos de la pasión del vivir, llenos de real y verdadero amor!

Me emergen del pasado Agustín de Hipona y Francisco de Asís. Y Juan de la Cruz y Teresa de Ávila.

 Santo aquél tan lleno de humanidad y de pasión que pronunció frases…¡que luego tuvieron “ellos”, los de la organización, que explicar para que no fueran incendiarias!

Y santo el segundo que vivió el amor a los animales y a la naturaleza entera, lo que nunca había supuesto “la organización”.

Y santos maestros del camino de la ascensión de la mente los otros dos.

Pero ella “se los trató de apuntar”…

En vez de darse cuenta de que ponían de relieve LOS HECHOS BÁSICOS que la habrían empujado a cuestionarse.

Sin embargo, ninguna organización se puede cuestionar…¡porque desaparece! ( y hablo de organización de la mente y del corazón, la que se llama “religiosa”, que es contradicción viviente unir ambas palabras)…

Lo cual –por citar un ejemplo- hizo el maestro K. con la organización que para él habían montado.

¡La deshizo!.

Porque vió muy claro que La Verdad y El Amor no se podían organizar sin hacerlos desaparecer…

 

No veáis, pues, amig@s mí@s, “crítica” en las palabras que digo a veces respecto a la Iglesia, la religión, la política, las ideologías…

Solamente trato de mostrar lo que se ha deformado y convertido en causa de deformación, para evitarlo.

Para que la mente humana se libere y entre en el camino del encuentro con LO SAGRADO.

Que no tengo animadversión ni rencor alguno a la Iglesia Católica, de la que he sido parte, y muy íntima y “adicta”. Pertenecí a una orden religiosa que, para mí, tuvo el mérito excepcional de proporcionarme la formación en virtud de la cual pude abandonarla, dándome por ello cuenta de lo que había sido la historia del error a lo largo de los siglos. Y a día de hoy se lo sigo agradeciendo…

“Sectas” hay –y lo son por eso- que anulan en sus miembros la capacidad del recto pensar. Y los mantienen mentalmente drogados por sus líderes y estructuras…¡Justo lo contrario que a mí me sucedió en esa orden y que considero enorme mérito!

Porque no suelen ser ni las totales adicciones ni los totales rechazos indicadores de La Verdad.

“Fanatismo” llamamos a los unas y “odio” a los otros.

Y agradezco a la Vida que no me haya permitido caer en ninguno de los dos…

Porque EL AMOR (que es la realidad única) LO ABRAZA TODO, hasta lo que gentes llaman “malo”, hasta lo que es error.

Y EN ÉL QUIERO YO VER Y VIVIRLO TODO, sin rencor a nada, con gratitud a todo.

Y LO QUIERO PROCLAMAR, AMIG@S, PARA QUE NO ENCONTREIS EN MIS PALABRAS LO QUE NO PRETENDO.

QUE MIREMOS Y VEAMOS LA VERDAD, NO ENTRAÑA NINGUNA CRÍTICA.

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 28 septiembre, 2012 en Reflexiones y vivencias

 

El derecho al error y a la inconsciencia.

No descubro nada nuevo con este enunciado. No es una “idea” nueva.

 

Pero  -pese a nuestra inveterada costumbre y creencia-  las ideas tampoco cambian nada en nosotros. Da lo mismo que la idea sea nueva o vieja.

 

Todos tenemos derecho a pensar, sentir y decidir por nosotros mismos. Y ese mismo derecho incluye la posibilidad y el hecho de que podemos equivocarnos en todos los aspectos.

Pero tenemos derecho a ello.

Porque somos seres autónomos y libres.

Porque nos tenemos que guiar a nosotros mismos.

 

La creencia en la autoridad moral o espiritual es muy antigua.

Sin embargo, me atrevo a afirmar seriamente que no existe tal autoridad fuera de nosotros mismos.

PORQUE SOMOS NUESTROS PROPIOS MAESTROS.

Serlo significa que nos podemos enseñar a nosotros mismos y que el resto de los seres no tiene autoridad en tal asunto.

Nosotros mismos decidimos qué aprender y cómo.

 

 

 

Y con ello entramos en el difícil camino de la búsqueda de la verdad por nosotros mismos.

 

 

Esa búsqueda es una aventura. Podemos hallarla y podemos errar en la búsqueda.

Pero el error es también EL TAPIZ DE LA VERDAD PUESTO DEL REVÉS.

Y de él podemos aprender tanto como del acierto.

Por eso tenemos derecho a errar. Porque tenemos derecho a buscar la verdad.

Y la verdad –como el amor- se puede encontrar en presencia y en ausencia.

Quien ama sabe cómo la ausencia le presenta constantemente al ser amado.

Y el error es la ausencia de la verdad. Por eso clama por ella cuando lo reconocemos.

Por eso la verdad también se muestra en el error.

Por eso podemos equivocarnos, no hay mal en ello.

El error también nos puede conducir a la verdad.

 

Consolador parece aplicarse todo esto a sí mismo.

 

Más difícil es aplicarlo a los demás.

 

Como siempre: el derecho propio se ve con facilidad.

 

 

 

Pero el mismo derecho, hecho ajeno, no se sabe por qué es más difícil de aplicar.

 

Fácil también es decir que “el ego” nos ciega en tales casos: “Lo mío es claro; lo tuyo no tanto”.

 

 

“Si me equivoco yo, qué le vamos a hacer, tengo derecho al error…Pero si te equivocas tú, ¡qué desastre!. No se puede tolerar”…

 

Algo tan elemental y a la par tan difícil.

La simple y llana reciprocidad en el derecho, igual tú que yo.

Por eso, a la postre, las ideas no nos cambian.

Lo sabemos y no lo hacemos.

Es decir, en realidad no lo sabemos.

Sería interesante abolir la idea de que por saber algo como una idea a eso se le llame saber.

Tener la idea no es saber.

Haber oído, aun muchas veces, una idea, no es saber.

“Esto no lo sé. Solamente lo tengo como idea”:

Me propongo a mí mismo esta expresión.

Invito a quienquiera a que la adopte…si por sí  mismo lo considera oportuno. Sin olvidar que cada uno es su propia autoridad interna.

 

 

 

 

 

Respetar el error o la inconsciencia ajena es también ser coherentes con nuestros propios procesos.

TODOS ERRAMOS.

TODOS SOMOS MUCHAS VECES INCONSCIENTES.

 

Debía ser nuestra memoria más activa en recordárnoslo.

Y si ella nos falla en el momento, debía en eso nuestra consciencia activarse a favor de los demás como tan fácilmente se activa en  favor nuestro.

 

Muchas grandes cosas se encierran en este derecho a equivocarnos y a aceptar que los demás se equivoquen.

 

HAY RESPETO dentro de ello.

Respeto al ser de los otros, a su modo de caminar por el espacio libre de la vida.

Respeto a la singularidad de cada uno. “El o ella no tienen que ser como yo”.

Son lo que ellos son. Tienen derecho a ser así.

Y a  los demás nos queda RESPETAR.

Es el privilegio de la libertad.

 

 

 

 

HAY COMPASIÓN, en su sentido serio y profundo.

De compartir la pasión, compartir la dificultad, compartir el aprendizaje, compartir el caer en el error.

No eso que a veces se entiende “desde arriba” de “dar pena” de alguien o de lo que alguien hace.

ESO NO ES COMPASIÓN, sino una clase de SUPERIORIDAD en la que el ego se satisface.

 

NADIE ES SUPERIOR A NADIE.

 

 

Todos somos personas iguales como personas.

Uno será jefe y el otro empleado. Pero el jefe no es más persona que el otro.

Uno será experto en física nuclear y el otro analfabeto. Pero el experto no es más persona que éste.

Y si del mundo espiritual se trata ¿quién sabe más que otro? ¿Acaso sabe el que cree que sabe?

¿O se podrá decir que “el que cree que sabe, no sabe”?

¡CUESTIONAR EL PROPIO SABER!

¡ESO SÍ ES SABER!

Y al hacerlo, sentir la compasión que ha de estar tras el respeto.

 

 

HAY AMOR también tras ello.

 

 

 

Y eso, si se me permite, ES LO DEFINITVO.

PORQUE NO HAY REALIDAD MÁS ALTA QUE EL AMOR.

Cuando el Amor está presente no hace falta la memoria ni hace falta la consciencia.

El Amor no necesita recordar porque el Amor no olvida.

Quien ama sólo se olvida de sí mismo, nunca de quien ama.

 

¡Ah, pero El Amor no es propiedad nuestra!

 

No es como la inteligencia o la sensibilidad (¡que también las perdemos puede que muchas veces!).

Aún nos es menos propio.

E incluso cuando creemos amar, puede que aún no amemos.

Y por eso hasta de nuestro amor tendremos que dudar.

Y enfrentarnos al espejo de los hechos y de las otras personas para ver en él si lo que hacemos o pensamos o sentimos NO ES AMOR.

 

¡Cuántas veces padres y madres  –que parecen tener la aprobación social de ser poseedores del amor a los hijos-  actúan de forma dañina para sus hijos

 

 

PENSANDO QUE ACTÚAN BIEN Y QUE LO HACEN POR AMOR!

Y se equivocan.

Como todos.

Y también tienen derecho a ello.

Como todos.

Y a los demás nos corresponde el respeto, la compasión y el amor.

 

 

Tal vez nuestra única garantía para SABER DE VERDAD, no para pensar que sabemos, no para tener ideas sino ACCIÓN,  sea la costumbre de andarnos cuestionando cada poco.

 

CUESTIONARNOS, ponernos en duda a nosotros mismos.

 

No para caer en una inseguridad inoperante.

Si dudamos de dar bien el paso, nuestros pies trastabillean.

Hay que caminar con la seguridad que tenemos en cada instante.

Pero sin angustia ni ansiedad NOS TENEMOS QUE CUESTIONAR.

Sin perder la seguridad precisa que requiere en cada momento el actuar.

Serenamente puesto que también tenemos derecho al error.

 

 

 

Lúcidamente porque también tenemos derecho al acierto y la verdad.

ASUMIENDO QUE SOMOS LIBRES. Y la libertad entraña en su esencia LA AVENTURA.

La aventura de nuestra vida que en cualquier momento puede girar, subir, bajar, planear o detenerse.

En la insegura seguridad de esa aventura.

Y en la mirada siempre alegre y apasionada del explorador que constantemente descubre lo nuevo.

 

 

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 27 septiembre, 2012 en Reflexiones y vivencias

 

Si te posas en la quietud del ser…

Si hasta ahí descendemos, amig@s mí@s, buceando en nosotr@s mism@s hacia abajo…

Sobrepasando niveles, dejando lo primero el pensar, dejando después las emociones, abandonando las memorias, quietos los deseos y suspendidos los temores…

Olvidados de la vida que tuvimos…

Olvidados del presente que vivimos…

Un instante de quietud en el fondo marino, como quizás hayamos hecho alguna vez en el mar o la piscina. Quietos en el fondo, con la espalda adosada a la arena, mirando hacia arriba donde se ve la luz…¿Lo hicisteis alguna vez, amig@s?…

Se está allí de modo diferente.

Se siente de otra manera. Porque la quietud de las aguas transmiten algo…

Y si logramos sobrepasar esos niveles psíquicos que he señalado, la experiencia es del todo singular.

Es un instante sin tiempo. Dure lo que dure. Desaparece el tiempo. Hay una paz total.

Se produce una completa transparencia. Porque tú no estás observando. Desaparece el observador y con él todos los movimientos ancestrales, todo lo viejo, todo lo programado…

Solamente está LO QUE ES.

Que no tiene nada que ver con el vivir cotidiano, que está infectado de miasmas, de re-acciones condicionadas, movimientos incluso tontos de las emociones.

Cuando todo eso está quieto…sólo hay Luz, sólo Realidad y Verdad, sólo Paz.

No equivale a morir, aunque se le parece.

No has muerto justamente porque has pasado a entrar en el movimiento eterno de La Vida. Formas parte de Ella, Ella te lleva.

Allí no hay muerte.

Llamamos muerte al cese de la experiencia cotidiana, al cese de un quizá ínfimo nivel de realidad.

Al cese del vaivén de interacciones y reacciones que nos son conocidas.

Por ello, cuando se produce esa QUIETUD, podemos pensar (desde fuera de ella, desde luego)

que eso es morir.

Y puede que tu pensamiento se resista a tener esa vivencia, por el temor a morir.

¡No lo hagas, amig@! VIVIRÁS VIDA.

Sabrás que la muerte no existe.

Sabrás que eres parte de un Rio Infinito que recorre todas las regiones del Ser, todos sus parajes.

Unas veces circula El Río por el mundo de la manifestación, otras se esconde.

Unas veces Él se muestra a los seres de un nivel, otras a otros.

En la inmensa variedad de los mundos ¡cuántas formas y presencias no adquirirá!

Los innumerables mundos, la constante procedencia del CREAR MISMO que Él ES…

No alcanza nuestra mente (en tanto que la mantenemos “nuestra”) a imaginar siquiera esa INMENSIDAD.

Que a filósofos y teólogos no se les ha ocurrido (¡qué extraño!) que EL SER QUE ES AMAR esté CREANDO CONSTANTEMENTE universos y universos. Y se hallan detenido en éste nuestro como si con él se hubiera concluido EL CREAR.

En vez de imaginar INFINITOS MUNDOS, infinitas creaciones.

LO QUE ES ILIMITADO NO SE TERMINA NUNCA.

NI TERMINA LO QUE ES NI TERMINA SU ACCIÓN.

Por ello, amig@s mí@s, en esa quietud de la mente que sobrepasa los pequeños movimientos de nuestra costumbre y los pequeños espacios de lo que nos es conocido…¡SE ABRE UN MOVIMIENTO NUEVO!.

¡EL MOVIMIENTO SIN PRINCIPIO Y SIN FINAL!

No podemos asistir ni incorporarnos a Él mientras seamos “nosotr@s”.

El pequeño “ego” ha de quedarse atrás. Allá, con sus juegos tontos, con sus mínimas miserias.

¡OLVIDADO!

¡Si el pobre no merece la pena!

¡Si tiene unos intereses ridículos! Metido dentro de su círculo que solamente tiene el radio de una ambición!

Ni siquiera es preciso luchar contra él, que eso le fortalece.

¡Con ignorarle es suficiente!…¡Hasta diría yo que le sienta peor al pobre!…Porque hasta de ser mal bicho está orgulloso…

Lo que le pasa a él es, que siendo centro pequeñito, querría imitar a AQUELLO y ser EL CENTRO TOTAL.

Con menos no se satisfaría.

Y como para ser EL CENTRO TOTAL, habría él de dejar de ser centro, se encuentra en una contradicción sin salida.

¡Triste destino el suyo! Si quiere “ser” tiene que dejar de ser…

 

Si permitimos que esa Vorágine de AQUELLO nos arrastre hundiéndonos en la inconsciencia total de la TOTAL CONSCIENCIA…

al volver de allá, la vida entera será distinta en adelante.

La “llama de la insatisfacción” nos habrá envuelto en su fuego.

Se caerán de nuestras manos como hojas secas

mil experiencias de nuestra vida que ya no volverán a tener significado…

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 26 septiembre, 2012 en Reflexiones y vivencias

 

Entro en el blog de Emilio Carrillo

Y salgo de él impresionado.

Respiro en él el aire limpio y transparente de la montaña. Me traslado a las cumbres de las que me rodean. Allá en lo alto, en su silencio que habla grandes palabras, las que no escucha el oído humano…

Leo unos textos de Osho que incluye. Reconozco momentos de la mente que he expresado, algunos casi de igual manera. Pero siento que aún los vivo escasamente…

A Emilio le siento por completo embarcado en “su mandato”. Muy claros sus motivos, tal como los relata.

Siento afecto y admiración. Admiración sin envidia, que ésta se oculta muchas veces bajo aquella. Admiración por su propia entrega ( aceptando sin más lo que yo soy y vivo, y sin querer forzar mis propios pasos por ver los suyos).

Su mensaje, en lo que tiene de próximo futuro, no “lo creo”. No pongo “creencia” en él, aunque no dudo de su sinceridad. Y me estremece lo que sugieren las palabras. Y el deseo de su realización me embarga, inmenso deseo de Inmensa Efusión de la Consciencia.

¡QUE SE TERMINE YA ESTA ETAPA TAN LARGA DE LA HUMANIDAD EN LA QUE HEMOS ESTADO EXPLORANDO LA BARBARIE!

Todos nosotr@s, no aquellos a los que el pensar ha considerado “malos”. Que somos la Humanidad, no éstos “nosotr@s” que consideramos imagen de nuestra individualidad.  Por puro desconocimiento.

Porque ser “individuales” no es punto de partida, sino meta de desarrollo…

¡LLEGUE YA! ¡LLEGUE YA!…Clama el deseo…

Y ha de responder El Universo, porque responde siempre hasta cuando no lo vemos.

Y más allá del Velo del Silencio, donde LA FUENTE MORA, llegará también ese deseo al Infinito Amor que es Ella.

Porque Él nos sigue a cada paso, invisible y constante.

Y por Él podemos desterrar por completo el temor, que lo dijo Juan y lo repito. Que lo apuesto por la vida. Que lo he visto cernerse muchas veces sobre ella. Que lo sé por experiencia y no estoy dispuesto a dudar aunque asomen sus cabezas insectoides esos temores que se esconden entre las rendijas del sótano subconsciente…

¡BRILLE LA LUZ!

¡BRILLE EL AMOR!

No pido que brille la esperanza porque se escapa ella del Ahora. Porque corre hacia el futuro derivando la energía que ahora mismo hay que emplear.

¡Aunque nada suceda en esas fechas, LA TAREA DEL AHORA HA DE SEGUIR! Porque siendo además ACONTECIMIENTO DE CONSCIENCIA, ha de ser en ella en especial donde se registre el acontecimiento. En cada consciencia y en cada diferencia que ella tenga de las otras.

Ya se está produciendo ese doloroso “estrechamiento” del canal del parto. Ya se está produciendo la oscuridad que precede a la llegada de la luz. Las viejas estructuras del mundo se convulsionan. Por todas partes aparecen los efectos endurecidos de este sistema y forma de vivir que parte de la injusticia y conduce al sufrimiento colectivo. Y no puede durar.

Y habrá de ser vencido el tiempo engañoso, derrotado su veneno.

Y ha de suceder por ningún motivo, amig@s. ¡PORQUE SÍ!  ¡PORQUE ES!

Que hasta ahí llega el amor cuando es realmente verdadero, y no se cansa. Que “los motivos” son solamente “comerciales”, transacciones del psiquismo en un “me das/te doy”. Y eso no es AMAR.

CUANDO AMAS, YA NO TIENES MOTIVOS.

NI LOS PRECISAS.

Sabiendo al mismo tiempo que no eres tú quien ama, sino EL AMOR.

Sintiendo que desapareces gozosamente porque te vuelcas y diluyes en el ser amado.

Sintiendo que ya no eres tú, y al mismo tiempo eres más tú de lo que nunca has sido.

Se marea tu cabeza al contemplarlo, se le “funden” los esquemas…Pero sabes en el fondo de ti QUE ASÍ ES. En ese profundo eco que resuena en el fondo de tus valles, en esos lugares tuyos que visitas poco pero que sabes te pertenecen.

Porque existen cosas que no precisan ser demostradas ni con razones ni con hechos. Existen cosas tan grabadas en tu ser que es tu ser mismo su prueba y su demostración. Y sin ningún saber, las sabes. PORQUE AFRONTAS LA ANIQUILACIÓN O LA CREACIÓN. Y tu ser sabe que ha de escoger EL SER…

Camino, amig@s mí@s, con vosotr@s en mi ahora.

Con todos los amados seres que en el mundo existen. Aunque sean unos pocos los que emocionan mis sentidos de manera especial.

Contigo, amigo Emilio, con los seres de la Madre Tierra y el Padre Sol. Con los seres de todas las estrellas a las que llegue junto con nosotros ese pulso del corazón de nuestra galaxia y del corazón del Universo.

EN EL DESEO TOTAL DE TAN SÓLO BRILLE EL AMOR.

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 25 septiembre, 2012 en Reflexiones y vivencias

 

Diferentes granos para las aves…

quiero enviar día a día en mis palabras, para que encuentren ellas aquellos que les gustan y alimentan.

Os digo, amig@s, frases cuyo sentido profundo viene a ser el mismo. Pero sé por mi propia experiencia y por la ajena que cada frase, en cada cerebro y cada mente, puede adquirir significado diferente.

Un día unas palabras te sorprenden. Te abren de repente una puerta que nunca habías visto. Como esas puertas de habitaciones empapeladas cuyas ranuras no se distinguen. ¡Y te das cuenta de algo que te llega de verdad muy dentro!

Granos para alimentar a las aves…

Las aves que somos volando por la vida, o a veces reptando, o a veces detenidas en un árbol del que no nos atrevemos a salir…

Ello es tan sólo la superficie de las cosas. ¡Porque quién sabe lo que se está operando dentro, más allá del cerebro y del psiquismo que son nuestro escaso territorio!

NO SABEMOS NADA, ese saber quizá sea el más profundo.

¡Qué infantil la pretensión de creer que sabemos algo!

Me gusta mucho –por ello- escuchar a los científicos que confiesan que tan sólo conocemos el 4% de la materia luminosa del Universo, que nada sabemos del 25% de la materia oscura, y nada tampoco del 70% de la energía oscura.

(De ese 1% que falta en el recuento, nada he escuchado decir…Y me intriga cómo han llegado ellos a establecer estos porcentajes).

NI SIQUIERA SABEMOS LO QUE CREEMOS SABER.

Porque nuestro saber casi ni araña la superficie.

Aunque parezca que hemos ahondado tanto en la materia en el último siglo, cada avance plantea interrogantes nuevos.

LO DESCONOCIDO nos rodea. ¡Y venturosamente, porque es su reto el motor eterno del progreso!

NUNCA SE LLEGARÁ AL FINAL.

Infinitos pasos nos separan de ello y jamás será posible igualar El Infinito…

Y ello aparte…¡aquí estamos nosotr@s los humanos!

Con un cerebro que confiesan los neurocientíficos que estamos EMPEZANDO A CONOCER.

Con una mente de incalculado tamaño y capacidad.

Con una consciencia que parece extenderse por todo el Universo, que también en esta afirmación se embarcan científicos y proyectos, y no solamente “la gente espiritual”. Que no me gusta a mí llamarla así, sino mejor “personas integrales”, que aceptan todas sus dimensiones y sus espacios

sin producir “el no” que frena posibilidades, que impide avanzar en todas las posibles direcciones.

Respeto a la ciencia que nos presenta nuevas posibilidades, pero no a la que niega sin verdaderamente poder saber.

El duelo histórico entre Ciencia y Religión, lo comprendo y lo comparto, porque ésta se ha envuelto en características tales que han impedido el verdadero progreso humano. Ni “la creencia” ni “la autoridad”. Ninguno de los dos valen, porque valen “saber y libertad”.

La creencia, inevitablemente, es un acto infantil puesto que admite algo porque otro lo afirme, sin comprobarlo por uno mismo.

Yo no creo ni siquiera las afirmaciones de los científicos, porque no las puedo comprobar.

Me refiero a ellas como “lo que se afirma en el presente estado de la ciencia”. Pero sé por la experiencia de la historia que tales afirmaciones se han contradicho con otras, y gracias a ello la ciencia ha seguido avanzando, ha ido estableciendo hipótesis más complejas y más vastas.

Para dejar la creencia y sustituirla por saber es preciso hallar bases seguras, que tampoco vale cualquier cosa, pienso yo.

Y a lo largo de estas páginas he señalado tal base, LA CONSCIENCIA, que es para mí sin duda alguna LA CAPACIDAD REINA del ser humano.

Ella es la que garantiza el adecuado uso de la mente y del corazón, que ambos son FUENTE DE SABER. Y ambos pueden entrar EN LO REAL Y VERDADERO, por sí mismos Y NO POR NINGUNA AUTORIDAD.

“Creencia” y “autoridad sobre la mente” forman un “pack” que se apoya mutuamente. Una vez que has entrado en “la creencia”, ella te hace aceptar “la autoridad” (religiosa, moral, espiritual…).

Y después la autoridad se encarga de atemorizarte para que no dudes de la “creencia”, avisándote de “los pecados contra la fe”. ¡Hasta dudar de ello resulta ser pecado!. Y tras el pecado viene el castigo. ¡Que te puede durar toda la eternidad, te avisan ellos!

SISTEMA, PUES, DE REPRESIÓN DE LA LIBERTAD Y LA AUTONOMÍA DE LA MENTE.

Lo cual una mente serena y adulta NO PUEDE ACEPTAR.

Y enlazo en este momento con lo que al principio afirmaba, las puertas que a cada cerebro y cada mente pueden abrir las palabras. Porque cuento

precisamente con la consciencia y la libertad de las personas. A ambas les reconozco su capacidad y su indefinida posibilidad.

Puede nuestra mente enseñar a nuestro cerebro, al más extraordinario ordenador biológico que existe en el planeta, cuyo cableado interno (“estiradas” las neuronas) alcanza una longitud mayor que la distancia de la tierra a la luna.

Puede nuestra consciencia garantizar tal enseñanza, eliminando todas las causas del error:

“el debe ser” en vez de “lo que es”,

“el quiero que sea” en vez de “lo que es”,

“el temo que sea” en vez de “lo que es”.

Presupuestos previos desaparecen.

Fantasías e ilusiones también.

Deseos y temores se quedan entre paréntesis.

Hay “quietud” de todas las agitaciones que empañan el transparente cristal del lago de la mente.

Y aparece LA OBSERVACIÓN PURA Y NEUTRAL.

Y LA MENTE VE LO REAL Y VERDADERO.

Por ello no precisa de “guía” de creencias ni “protección” de autoridad.

POR SÍ MISMA VE Y POR SÍ MISMA SABE.

Lo cual produce ¡UNA INMENSA LIBERTAD!

Y no penséis, amig@s, que esto sea la gran escapatoria del “capricho”. Aquello de que “Bah, Vd. ve lo que se le antoja”.

Porque LA CONSCIENCIA percibe si la mente se está moviendo por el capricho (que es sencillamente un deseo errático) y lo detiene…

Quizás alguna mente pensante, al leer esto, se le ocurra que hay aquí “una presuposición”:

Que la mente humana PUEDE percibir lo real y verdadero.

Podría ser que no…

Y podría, en efecto.

Pero entonces NADA TENDRÍA NINGÚN SENTIDO.

¿Para qué investigar, para qué preguntarse, para qué la ciencia y la técnica, para qué cualquier para qué, para qué la pretensión de la felicidad, para qué el progreso, para qué cambiar, modificar o extinguir la barbarie, para qué cualquier intento de corrección del error cuando ya no existiría ni el error ni el acierto, ni el orden ni el caos?. Que ni siquiera éste, que ya se ha mostrado que tiene su sentido con la matemática del caos…

Viene a ser la opción entre EL ABSURDO TOTAL o LA REALIDAD CON SENTIDO.

¡Y se puede plantear tal opción también! Hay cerebros que la eligen. Que hay para todo en la humanidad, hay que advertirlo…

Pero a ellos encomendaría yo la labor de su CONSCIENCIA para que VEA LOS MOTIVOS SUBCONSCIENTES QUE TIENEN PARA TAL ELECCIÓN.

En lo cual ellos mismos SE DARÍAN CUENTA de que hay factores negativos que tuercen y retuercen el funcionamiento de su mente. Y ELLO PRODUCIRÍA UN ENORME CAMBIO.

PORQUE CUANDO DETIENES TODO LO NEGATIVO, LO QUE SE PRODUCE A CONTINUACIÓN ES POSITIVO.

Y esto es UN HECHO EXPERIMENTAL.

Y decir “positivo” equivale a decir “valioso”, “sano”, “natural”, “creciente”, “progresivo”, “acertado”, “feliz”…

Algo tan sencillo como elegir vivir en una cárcel oscura, húmeda, fétida…EN VEZ DE SALIR AL SOL, DISFRUTAR DEL AIRE LIMPIO, SENTARSE GOZOSAMENTE A LA SOMBRA DE UN ÁRBOL, SENTIR AFECTO, COMPAÑÍA Y AMOR…

Parece que semejante elección se cae de su propio peso…

Y con esta reflexión llegamos al último eslabón de la cadena. Queda claro, desde mi punto de vista, QUE LA CADENA ES SÓLIDA.

Y claro queda igualmente que los seres humanos TENEMOS CAMINO, un camino NO TRAZADO, que lo hacemos nosotr@s mism@s al andar, que lo elegimos y creamos nosotr@s mism@s, y donde nosotros descubrimos por nosotr@s mism@s LA REALIDAD Y LA VERDAD.

Ese temor profundo que el cerebro humano tiene A LA INSEGURIDAD (lo que llamé la acción del Dragón Gris), SE PUEDE SUPERAR.

Y se puede vivir FELIZMENTE la aventura insegura de la vida…

“A las aves viajeras…” que decía Juan de la Cruz, con belleza y amor…

A las aves del campo que la Biblia pedía a los labradores que dejaran restos de la cosecha que recogían, para que ellas se alimentaran…

A las aves que somos, amig@s mí@s, nos llegue el variado grano de las palabras con el que nos alimentemos DE REALIDAD Y VERDAD, sobrepasando las meras palabras y llegando a sentir y vivir…

 

  

 
Deja un comentario

Publicado por en 24 septiembre, 2012 en Reflexiones y vivencias

 

Hasta dónde llegaremos.

Hasta donde ya hemos llegado.    

-“Pero ¿no más?”.

¿Tiene MEDIDAS el llegar?

¿Quieres tener MÁS virtud, MÁS conocimiento, MÁS emociones, MÁS amor?

¿O MENOS defectos, errores, fracasos, fallos, sinsabores, amarguras, desencuentros, conflictos, divisiones, incoherencias e incongruencias contigo mism@?

¿Quieres SER MÁS o quieres SER MENOS?

¿O estás feliz con LO QUE ERES?

Hace poco recordé que humildad es aceptar LA VERDAD DE LO QUE SOMOS.

Lo cual parece pura sensatez.

-“Pero entonces…¿no tengo que superarme?”.

Dijo el Maestro Jesús: “No puedes añadir un centímetro a tu estatura”.

¡No luches contra ti!

-“Entonces…¿seré así siempre?”.

Quisiera saber bien qué significa para ti “siempre”.

Me parece que quieres decir “a lo largo de todo el tiempo de mi vida”.

Y frenas ahí el “siempre” porque sabes que existe la muerte, e ignoras por completo qué realidad hay tras ella.

Pues bien, te responderé:

A LO LARGO DEL TIEMPO…¡ENVEJECES!

-“Bueno, pero eso es mi cuerpo, no mi espíritu…”

Si vives en el tiempo, en el tiempo pereces, te diré.

Porque el tiempo tiene comienzo y tiene fin.

El tiempo es EVOLUCIÓN para la materia. Y tu cerebro es materia. Y tu memoria tiene fijado el pasado y lo repite. Y es muy escasa tu evolución en ello. Viven elefantes y tortugas más que tú. Tú te deterioras y envejeces.

 Si vives en el tiempo, eres materia y tiempo, NO ERES ESPÍRITU.

Y, por tanto, no puedes preguntar qué será de tu espíritu…

-“Pero, si SOY espíritu, lo seré aunque viva en el tiempo”.

Resulta que estás acostumbrado a pensar que “algo es” porque lo has pensado. Y que “subsiste ahí” aunque tú no lo estés viviendo.

Mira, los filósofos medievales llamaron a eso “sustancia”, eso que estaba “debajo” de los “accidentes”. Los cuales, precisamente, son lo que vives, tu despertar, tu marcha al trabajo, tu comida, tus aficiones, tus relaciones con sus altos y bajos, tus encuentros y desencuentros, tu sueño de cada día…

¿Y la “sustancia”?

-“Pues estará ahí…”

No estaría yo tan seguro…

Verás: el primer filósofo que inventó lo de la sustancia, en sentido amplio,  fue el griego Parménides, el que concibió el que llamaré familiarmente “el ser mazacote”.

Pero a su lado surgió otro filósofo, Heráclito, el que dijo que “no te bañarás dos veces en el mismo río”,

porque todo fluye, todo es movimiento y cambio.

Lo cual parece ser más coherente con lo que los científicos dicen de la materia, la física cuántica.

A lo mejor tienes que actualizar esa idea tuya de “sustancia”…

Y a lo mejor tienes que plantearte que ERES LO QUE VIVES.

Y que si lo que vives es lisa y llanamente tiempo, eso eres.

-“O sea, que si no me salgo del tiempo, si no vivo fuera del tiempo, ¿perezco con él?”.

Pues, amig@ mí@, si eso es todo cuanto eres…

-“¿Y qué haré?”.

DEJAR DE SER ESO.

Abandonar la atención a esa cabeza tuya que no sabe hacer otra cosa que pensar. Abandonar ese corazón tuyo que se retrae, que desconfía, que reduce su deseo y se conforma, que se deja apretar por el temor. Abandonar esa manera de ser aprendida en la infancia y olvidada dentro del velado subconsciente…

¡DEJAR LA CASA VACÍA!

Y en ese crítico instante NACER NUEV@ embarcándote tan sólo EN LA LUZ DE LA CONSCIENCIA.

Sin ninguna otra tarea y sin ninguna otra guía.

De manera que EL FUEGO BLANCO sea lo único que te habite.

Que un paso no des si ese Fuego no te empuja.

Que dejes el tiempo tan sólo al tiempo, como Jesús decía “dejad que los muertos entierren a sus muertos”.

Que habites el VACÍO de la quietud que es justo la LLENUMBRE del perpetuo movimiento.

Que no tengas imagen ni de ti ni de nadie.

Que no tengas “observador” que observe y, por ello mismo, ya no sepas de ti.

Que nunca “re-acciones” sino sea siempre CREATIVA tu acción. Naciendo de la nada, porque nada tenga que ver con tu memoria.

Que ningún daño nazca de ti. Y si otro a sí mism@ se daña con tu acción limpia, TENGAS COMPASIÓN.

Que seas transparente hasta llegar a ser opac@,

como es la luz.

Y que no solamente des de lo tuyo, sino QUE TE DES, sin esperar nada a cambio, sin recíproca, sin rédito, hasta colmar el vaso de La Vida…

Y mira, por favor: Nada de todo esto tengas en tu mente como IDEAS ni como planes ni como consignas. ¡Porque entonces lo conviertes todo en tiempo, en sucesión del ayer camino del futuro!

TODO ELLO HA DE SER VIVIDO EN EL AHORA.

Él NO ES TIEMPO.

ES INSTANTE DISCONTINUO QUE NO PROCEDE DEL AYER.

NACE NUEVO. SIN RELACIÓN CON EL PASADO.

NO ES UNA “RE-ACCIÓN”, SINO UNA ACCIÓN CREATIVA.

NO PASA POR LOS CONTROLES DE “LA CABEZA”. NO SE NUTRE DE SUS PAUTAS NI LEYES.

ROMPE CON TODO LO “ESTABLECIDO”.

Y seguramente será mal interpretado por mucha gente, cuanta viva en el tiempo y bajo la guía del pensamiento.

CADA ACCIÓN CREATIVA DEL AHORA ES SINGULAR Y ÚNICA.

No se puede “reconocer” mediante esquemas.

Y…¡NO TE LLEVA A NINGUNA PARTE! ¡NO HACE QUE LLEGUES O NO LLEGUES!

ES EN ESE INSTANTE.

Y EN ESE INSTANTE YA NO TIENES QUE LLEGAR, YA HAS LLEGADO…

 
Deja un comentario

Publicado por en 21 septiembre, 2012 en Reflexiones y vivencias

 

La caridad de la Iglesia.

Entiendo que la Iglesia Católica es la organización religiosa más antigua de Occidente. Veinte siglos lleva funcionando, lo cual no sucede con ninguna otra organización ni siquiera a nivel de estado nacional porque las naciones europeas –como tales- son más recientes.

Caso distinto es el Oriente donde la China milenaria me parece haberse podido acreditar como nación desde los remotos emperadores.

La Iglesia, pues, es la veterana de Occidente.

Se dividió, ciertamente, con las Iglesias Ortodoxas y con la Reforma protestante. Pero continúa una línea que pretende ser la continuación de Jesús de Nazaret y a la que pertenecen en la actualidad muchos millones de seres humanos, en muy diferentes modos de adhesión, desde profundamente “creyentes y practicantes” hasta solo sociológicamente pertenecientes.

A lo largo de estas páginas he expresado muchas veces lo que entiendo son graves errores de todas las religiones, incluyendo la católica. La organización como tal de Lo Sagrado, la autoridad sobre en ello en especial, “la creencia” como vía y camino, la moralidad como ley, los tremendos prejuicios sobre la sexualidad…

Pero solamente estas cuestiones he mostrado al referirme a las religiones. En absoluto nunca he juzgado a las personas adheridas a ellas, entre las que ha habido y hay SERES EXTRAORDINARIOS, auténticos espejos de humanidad. Tal vez el último más conocido sea la Madre Teresa de Calcuta cuya fama es probablemente casi universal…

 

Esta misma tarde he escuchado en una radio la intervención de un párroco de un pueblo de Sevilla

que tuvo la idea de poner un cartel en la entrada de la iglesia, diciendo: “Tuve hambre y me disteis de comer”, en alusión a palabras evangélicas.

Me gustó cómo se expresaba el párroco. Lo hacía con sencillez y sin ningún protagonismo. Corregía errores del locutor por desconocimiento de la organización de “Caritas”, y resaltaba únicamente la respuesta de la gente que ha acudido con alimentos para su reparto entre quienes los necesiten, en vez de flores o velas para “el culto”.

No cabe duda de que la Iglesia Católica realiza muchas obras asistenciales. Las ejecutan unas veces órdenes o congregaciones religiosas, otras los llamados “laicos” o “seglares” y otras –como en el caso- los propios párrocos.

Y loable y positivo es que una organización incluya tales actividades entre las que le son propias.

La acción en sí (¡qué duda cabe!) es valiosa. Y ojalá que cualquier organización humana asuma tales tareas frente a la necesidad, el desvalimiento y la pobreza.

Se recuerdan aquellas palabras de Jesús…La Iglesia recuerda a sus fieles muchas de ellas, no todas.

Se recuerdan…Palabras…

Y se organiza lo que ya prácticamente todo el mundo de los creyentes llama “caridad”. Que consiste en ayudas materiales “al prójimo”, predominantemente.

Organización y traducción degenerada de la palabra “caridad”. Porque es sabido que fue S. Jerónimo, el traductor al latín de los textos bíblicos y evangélicos, quien usó la palabra “charitas” como traducción de “ágape” en griego. La cual significaba “amor”.

Pero es claro que “el amor” no se puede “organizar”. No se puede convertir en un departamento parroquial, ni en una organización nacional ni supranacional.

La degeneración del sentido de la palabra ha facilitado tal acción.

“Amor” es mucho más, y diferente,   que “caridad”. “Amor” rompe los moldes de cualquier organización.

Y tristemente la Iglesia Católica no renuncia (ni seguramente puede) a la ORGANIZACIÓN. Ni a la AUTORIDAD ESPIRITUAL.

En consecuencia, todas sus acciones “se tiñen” de ello.

Hacen muy bien el párroco y los feligreses en ayudar con alimentos a quienes los necesiten. Eso está fuera de toda duda.

Es “el tinte” en el que inevitablemente cae la organización religiosa, el que limita la mente humana y desfigura su camino.

Es indudable para mí que la figura que conocemos como “Jesús de Nazaret” fue un Maestro de la Humanidad. Un “Avatar”, una manifestación de Lo Sagrado.

Y mirar sus palabras, buscando honda y libremente en ellas, puede abrir fronteras a la mente y al corazón de quien lo haga. Siempre yendo más allá de lo que las palabras –como tales palabras- son.

Sin embargo, la figura aquella del pasado fue revestida de afirmaciones teológicas y de “doctrina”, la cual –desde mi punto de vista- falseó y secuestró su realidad. Y quedan “palabras” en los propios textos evangélicos que pueden servir para mostrarlo…

Por ello, “la caridad” de la Iglesia la veo contaminada, aunque positivo es que la realice.

Existen hoy en día no pocas organizaciones humanitarias que dan ayudas a los necesitados de todas clases. Y lo hacen “por simple humanidad”, sin invocar palabras “trascendentes”.

Estamos viviendo en una coyuntura global muy complicada y difícil, en la que los anteriores “modelos” han fracasado. Y no sabemos en qué va a desembocar.

No es fácil predecir nada y yo no soy quién para hacerlo. Pero si la humanidad progresa verdaderamente, la tarea de la ayuda es propia de ella misma, sin ningún “color” de religión.

Me parece probable que las religiones vayan perdiendo adeptos, en pro de LA ERA DE LA CONSCIENCIA. Sin embargo, su subsistencia en la humanidad está muy arraigada y ya han demostrado su capacidad de longevidad.

Existe alguna profecía (la de S. Malaquías) que muestra la lista de los Papas y los define con lemas. Y la lista se termina en el que denominó el monje que la escribió, “Pedro Romano”. “In extrema tribulatione sanctae romanae eclessiae”… es el comienzo de las palabras, “en la extrema tribulación de la santa iglesia romana”…

Pero el asunto de las profecías es muy complicado hasta para los teólogos eclesiásticos. Recuérdese lo que sucedió hace pocos años con las profecías de Nostradamus, por las que se produjo un revuelo social que llevó a alguna figura muy conocida de la moda a –supuestamente- abandonarlo todo.

En la actualidad se maneja la erróneamente denominada “profecía maya del fin del mundo”, que ni es profecía ni se refiere al fin del mundo, según manifiestan expertos conocedores de la cultura maya y los propios mayas. Porque señala un acontecimiento galáctico que se repite cada 26.262 años y los mayas lo interpretan como anuncio de  “un cambio” en la historia.

Mi respetado amigo Emilio Carrillo, por su parte, interpreta el hecho galáctico como UNA PRIMAVERA CONSCIENCIAL, que bañará a la humanidad, a la tierra, al sol y a otros sistemas cercanos…

Yo no me atrevo a afirmar nada del futuro.

Para mí la realidad existe en el ahora.

Ni pasado ni futuro forman parte de ello, puesto que –además- el futuro es la mera secuencia del pasado…¡mientras el ahora no produzca un corte radical!.

Memoria y pensamiento y emociones no son la clave de la transformación del ser humano. Sino la consciencia en el ahora.

Por ello las religiones han perdido su antiguo significado para mí. Y los errores que en ellas veo me impiden considerarlas y mucho menos mantenerlas.

Y, de hecho, no es algo que realice con satisfacción

porque  lo considero una oportunidad perdida para la humanidad, lo cual es triste.

Pero ha llegado el momento. Se nos ha abierto la mente por nuevas enseñanzas. Nuevos Maestros han venido para aclarar nuestros ancestrales errores, para hacernos caer en la cuenta de por qué hemos convertido en inane la REVOLUCIÓN de Jesús de Nazaret y la del Buda.

YA NO SON PALABRAS NI RECUERDO.

NO ES LA MEMORIA NI LA ESPERANZA.

LA VERDAD ES UN ENCUENTRO PERSONAL EN LA HONDURA SILENCIOSA DE LA MENTE.

EN EL AHORA.

Los ritos, los credos, las doctrinas, las palabras, los dogmas,  las especulaciones teológicas, las enseñanzas AUTORITARIAS que pretenden tener el respaldo divino de LO SAGRADO…NO SON.

Por ello parece previsible que las religiones vayan reduciéndose hasta –quizás- extinguirse.

PORQUE ESTÁ YA NACIENDO UNA NUEVA HUMANIDAD.

En la que, por cierto, al AMOR no se le ha de llamar “caridad”…

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 20 septiembre, 2012 en Reflexiones y vivencias