RSS

Archivos Mensuales: agosto 2011

La mente mezcolanza

A lo largo de la historia los pueblos humanos se han ido mezclando, los que han pasado por los mismos territorios al menos.
Los celtas, los iberos, los fenicios, los romanos, los godos, los visigodos, los árabes…todos ellos vivieron en nuestra península y se fueron mezclando.
Y –no sé nada de genética- supongo que todos esos genes se fueron uniendo, mezclando…
Pero ¿la mente?
¡Tantas y diferentes religiones y culturas, tantas subculturas derivadas de los grandes troncos, las regionalizaciones que en nuestro país dieron origen incluso a distintas lenguas…!
LA CULTURA ES AL CEREBRO COMO EL AIRE A LOS PULMONES.
El cerebro humano absorbe la cultura ambiental.
Desde niños, cuando el cerebro está limpio y ansioso de información y estímulo, además de lo más radical que es el afecto incondicional, capta cuanto le rodea.
No le llega de modo abstracto la cultura, le llega a través de las personas de su familia y entorno.
Y tan profundamente sucede esto que se forman estructuras cerebrales, bloques neuronales cuyas grabaciones asumen funciones importantes en el psiquismo y la mente.
Freud llamó “superego” al conjunto de esa cultura que se transmite a cada niño.
Eric Berne, acumulando experiencia clínica, descubrió que ese “superego” tan abstracto se concretaba en las figuras paternas, y por ello llegó a decir: “El superego tiene número de teléfono”.
Y esa enorme masa cultural que pulula en los espacios mentales de las personas, se materializa a través de las concretas y reales personas que conviven con los niños, los padres, a veces los abuelos o tíos, a veces personas ajenas a la familia que conviven con ella…
Y el cerebro de los niños lo registra todo…
¡Y SE VA PRODUCIENDO LA MEZCOLANZA EN SU MENTE!
Lo que lleva el padre en su cerebro, lo que lleva la madre, lo que llevan los abuelos, lo que llevan…
Y puede seguirse hacia atrás la cadena, hacia anteriores generaciones…
Pensamientos, emociones, modos de pensar y sentir, normas, máximas, prohibiciones, permisos, represiones, temores, ambiciones y expectativas…
Todo ese entramado fue recibido primero por los niños de forma conductual, antes del lenguaje.
Por ejemplo, las costumbres de tocarse, abrazarse, besarse…produjeron grabaciones. Su escasez o abundancia, si estaba vinculada a concretas situaciones (al levantarse, al irse a la cama, al volver a encontrarse tras horas de separación, etc.), los modos y maneras…
Todo ello estructura las emociones y establece patrones sobre ello…que continuarán a lo largo de la vida…
En ese enorme almacén las cosas caen sencillamente porque se transmiten, carentes de lógica ni fundamento.
Son una auténtica “mezcolanza”.
Pueden juntarse consejos sensatos con costumbres caprichosas y comportamientos manifiestamente negativos…¡Todo va al almacén!
Y sucede, además, que las grabaciones más enterradas en el subconsciente ni siquiera son verbales. Las captaron los niños por la atenta observación de sus cerebros dirigida a las personas que constituían el poder y la necesidad máxima para ellos: el afecto y la supervivencia…
No son recordadas después. Quedan actuando en el subconsciente de manera prácticamente perpetua.
Los cimientos de la construcción personal, del mapa cerebral que después va a componer (con las decisiones posteriores) “el carácter” de cada uno…

¡Mucho tiene después que ir aclarando la mente, mucho tiene que revisar y desactivar!
La memoria neuronal es indeleble, pero su actividad e influencia puede ser “desactivada”.
Y en toda esa mezcolanza, el desarrollo personal siempre es posible a través de la atenta observación del propio comportamiento externo e interno de sí mism@…
Muchas veces se confunde “lo espontáneo” con lo “aprendido”.
Tan antiguos aprendizajes infantiles, los suele considerar la inmensa mayoría de las personas comportamientos “espontáneos, naturales y propios” del modo de ser de cada uno…¡Vienen siendo así desde niños!.
Y, sin embargo, son APRENDIZAJES.
Se han compuesto con la mezcolanza de la propia mente.
Y les parece a las personas que son “coherentes y lógicos”, que forman parte de ellos mismos, que es “lo normal”…
¡La herencia de los comportamientos, maneras de ser y pensar y sentir, se considera “lógica”!
Y se va transmitiendo la mezcolanza de generación en generación, con escasas y superficiales revisiones, pasada de mano en mano de padres a hijos…

Por ello ES PRECISO PARAR.
HAY QUE REINICIAR LA HUMANIDAD EN CADA PERSONA.
HAY QUE REVISAR TODO EL DEPÓSITO DE LOS APRENDIZAJES QUE NOS TRANSMITIERON Y TRANSMITIMOS.
EMPEZAR OTRA VEZ DE CERO A LA LUZ DE LA CONSCIENCIA, OBSERVANDO ATENTAMENTE TODO NUESTRO PROCEDER…
¡CON VOSOTROS, AMIG@S, COMIENZA DE NUEVO LA HUMANIDAD!…

 
Deja un comentario

Publicado por en 31 agosto, 2011 en Sin categoría

 

¡ESTO ES MIO!

¡Así, amig@s mi@s, con pasión hemos de agarrarnos a la realidad que somos!
¡LA REALIDAD!
¡Lejos de fantasías, ideas y creencias forjadas para escapar de nosotr@s mism@s!
TOTALMENTE EGOÍSTAS DE LO QUE SOMOS.
SIN ENGAÑO ALGUNO…
Si soy ambicios@…¡eso es mío!
Si soy despectivo…también lo es
Si engaño y miento…así es como soy
Si quiero poco, si poco salgo de mi interés…ese es el hecho de lo que soy
Si me pierdo en las dudas al hacer mis elecciones, si vivo a trancas y barrancas…¡eso es mío!.
Y EN LA CRUDA VERDAD DE LO QUE SOY
ESTÁ EL UNICO CAMINO…
¡Que nadie nos engañe haciéndonos pensar que somos lo que no somos!
Muchos manipuladores hay que quieren ganarse a la gente por el halago, haciendo que se sienta bien.
Fijaos que os quieren llevar a alguna parte, que os quieren utilizar.
Y para ello os mienten.
Quieren que os separéis de la veraz consciencia de vosotros mismos.
Y la mayor manipulación posible es aquella que contiene parte de la verdad…¡Si fuera todo falso, hasta nuestro inocentón consciente lo vería!
Os dirán entonces que sois magnífic@s, seres singulares e imprescindibles, jalones de los planes divinos…o miembros importantes de la sociedad…
¡Y sí, eso es verdad!
¡Pero debajo y superado lo que somos!
¡Después de transformarse nuestro ser mezquino, nuestra ruindad y pequeñez que arrastramos como humanos!
LO POSITIVO SURGE CUANDO DETENEMOS LO NEGATIVO.
EL CAMINO DE LO POSITIVO ESTÁ EN DESENMASCARAR LO NEGATIVO.
¡Nada de cultivar la consciencia de que somos grandes ni especiales!
¡Nada de creernos que somos buenos!
SOMOS LO QUE AHORA SOMOS.
¡QUE NADIE NOS ARRASTRE AL FUTURO INEXISTENTE!
Seguimos siendo nuestro pasado mientras él viva y actúe en nosotros.
Seguimos siendo lo que fuimos.
¡Ahí hay que aferrarse! ¡ESTO ES MÍO!
Y eso no se cambia con unas cuantas acciones “bondadosas”.
Y no podemos perder eso de vista sin engañarnos.
Mira, por favor: Miente a unos cuantos, miente (como dijo aquél político) a todos durante un tiempo, que después se darán cuenta.
¡PERO JAMÁS TE MIENTAS A TI MISM@!
El día que te creas ser lo que no eres, ya estás perdid@.
Y a ello te va a ayudar esa vieja costumbre del cerebro de creerse cosas que te quitan de enfrentarte a la verdad, que te alivian el temor y el sufrimiento.
¡ADVIERTE QUE EL SUFRIMIENTO ES TUYO! ¡Y AGÁRRALO!
Y adviertes que sufres porque eres como eres.
¡NADIE INFLUYE EN ELLO, NADIE TE LO CAUSA, SÓLO TÚ!
¡TÚ ERES TU SUFRIMIENTO!
¿De verdad eres consciente de eso?
Si estás segur@ por completo de ello, has dado un paso de gigante y empiezas ya A VIVIR DE VERDAD.
Si aún lo dudas, si no tienes la completa seguridad…¡VIVES EN MANOS DE LOS DEMÁS Y EN MANOS DE LOS ACONTECIMIENTOS!
TÚ NO ERES TÚ.
ERES UNA HOJA QUE LLEVA EL VIENTO…
Podrás decirme:”¿cómo no voy a depender de las personas que amo y de lo que sienten ellas hacia mí?”.
Y te diré: Si amaras de verdad, serías libre y de nada dependerías.
Si amarais de verdad, vuestro amor sería INCONDICIONAL, y eso, amig@s, significa que no depende vuestro amor de NINGUNA condición, ni de ningún sentimiento ni emociones de las personas a las que amáis.
Lo que no significa que no os hagáis conscientes de ellos y respondáis adecuadamente…
Ni tampoco significa que vuestro amor (si es gigantesco) decida no vivir si perdéis al ser amado tras la frontera de la muerte.
Casos ciertamente ha habido en que –sin atentar contra la propia vida- tal era el amor que, sin él, desaparecía el sentido del vivir.
Casos de personas y animales: El perro que se va a la tumba de su amo y se queda allí, sin comer ni beber, hasta que muere…
Y casos también ha habido en que –manifestándose la otra persona tras el velo que tantos piensan intraspasable- ha encomendado al que queda nuevo sentido del vivir…
¡Pero no son esos los casos habituales de dependencia emocional!. ¡No son tan sublimes!
Son un querer complacer…¡para que le quieran a un@ mism@ y le acepten!
Para que no le pidan otras cosas que le cuestan más…No dejan de ser trucos del astuto subconsciente… ¡Que él mismo los produce!
¡ESO TAMBIÉN ES TUYO!…
¡QUE, POR FAVOR, SOMOS LOS UNICOS DUEÑOS DE NOSOTROS MISMOS!…

Al nacer aquí, en este planeta, de la raza humana, de esta concreta familia…¡nos dieron el título de propiedad exclusiva de este ser!
Nuestro cuerpo y nuestro cerebro.
Nuestro psiquismo, la mayor parte de las veces sin enterarnos, lo fuimos construyendo.
TODO ELLO ES NUESTRO.
¡A NADIE HEMOS DE ENVIDIAR!
Ni a personas más generosas, ni a personas más serenas o amorosas…
¡NO SON NUESTRA PROPIEDAD!…
Y toda la tarea que tenemos en la vida, consiste en convertir nuestra propiedad en algo NUEVO Y ESPECIAL.
¡SÓLO ELLA, Y NADA MENOS QUE SÓLO ESO!
No rechaces nada tuyo, por favor, es lo que eres.
Solamente ahonda en ello, desciende hasta los motivos que te están ocultos en el subconsciente
para VERLOS.
Y mira, ni siquiera tú lo vas a cambiar.
Será esa luz interna que no es tuya, que es en tu ser LA MIRADA DEL AMOR, LA CONSCIENCIA, la que va a detener primero la acción ruin que va a salir de ti. Y después, tras muchas veces detenida, la va a extinguir.
Y tú entretanto irás asistiendo a cómo tu parcela, tu casa y tu jardín VAN APARECIENDO NUEVOS

 
Deja un comentario

Publicado por en 30 agosto, 2011 en Sin categoría

 

La tarde va pasando…

La tarde va pasando lentamente, como si nunca fuera a pasar.
La luz del sol permanece serena y el cielo azul.
Su modo de moverse es quieto, como si no se moviera…Lento, majestuoso…
No hay viento y las hojas de los árboles están también en quietud…
Nada semejante a las prisas humanas en las calles de las grandes ciudades, al aislamiento ensimismado de tantas gentes que pasan sin casi darse cuenta de lo que ven, que un día descubren un edificio que lleva allí más de cincuenta años y ellos pasaron cientos de veces por allí…
Raras personas caminan pausadamente, disfrutando del paisaje urbano y del movimiento de la vida…puede que tan sólo ancianos y algún turista…
Y, sin embargo, la mente humana puede asumir el ritmo que ella quiera, puede estar ansiosa y puede estar tranquila y en paz, lo mismo que la serena tarde…
Dicen que el estrés es enfermedad actual. Que la provoca el ritmo de la vida moderna, de las ciudades, de las comunicaciones…
Y la colocan ahí, como en el aire, igual que si fueran bacterias contagiosas…
Como si las personas no fueran ellas mismas las causantes de su propia ansiedad, ambición, gregarismo y dependencia…Todo lo cual les lleva al estrés…
La mente puede vivir tan serenamente como la tarde, llenándose como ella de belleza.
Es bastante sencillo: Tienes, por ejemplo, un tiempo para ir de un sitio a otro. Añádele a ese tiempo un rato más, para que puedas ir sobrándote tiempo.
Una vez hecho eso, no pretendas más: no intentes aprovechar ese tiempo en algo, resolver o pensar en algún asunto.
Solamente te vas a trasladar de un sitio a otro.
Y vas con tiempo…
Tu mente ya no tiene ansiedad, porque no tienes que correr, no tienes que llegar apurando el tiempo. ¡Tienes de sobra!
Y puedes disfrutar el trayecto.
Puedes ir mirando aquí y allá, observando…
Y tampoco tienes que obtener nada de tu observación, no tienes que “aprovechar el tiempo”.
No te van a pedir cuentas de ello, ni tú te las vas a pedir.
Solamente vas a vivir ese tiempo caminando tranquilamente…
Te darás cuenta de que, al quitar “objetivos” de tu mente, ella se ha relajado.
Te darás cuenta de que ese tiempo se ha convertido en “tiempo libre”, cuando sería tiempo ocupado y estresado si llevaras objetivos, demandas y exigencias en tu cabeza.
No es que el tiempo sea diferente, es diferente tu mente.
Y puedes advertir que el tiempo no estresa, sino que tú te estresas con lo que pones en tu cabeza.
El tiempo está ahí, a tu servicio, lo mismo que el espacio.
Si lo vives sin ambición, es placentero.
Si tu mente pasea tranquilamente, se mueve con el mismo ritmo sereno de la tarde.
Y puede ver y sentir belleza, porque la belleza está difundida por la vida…
Y no podrás ya quejarte del ritmo de la vida porque lo decides tú…

El ser humano, con los siglos, dicen que se ha ido civilizando.
Dejó de ir desnudo (¡la bendita desnudez!) y se puso pieles de animales.
Aprendió a tejer y se puso ropa.
Aprendió a temer a lo desconocido y quiso emplear su cabeza para protegerse de ello, VESTIRSE FRENTE A LO DESCONOCIDO.
Y se puso a pensar en ello y llenar su mente de pensamientos.
Y se llenó de creencias y de ritos.
Y colmó más aún su cabeza con ideas sobre los otros.
Y cuando ya no tenía fieros enemigos con los que luchar para mantener su supervivencia, empezó a proyectar que entre los otros estaban sus enemigos.
Y miró hostilmente a la gente.
Y obedecía a regañadientes a los que llamó jefes.
O fue su devoto seguidor…
Y troceó el mundo entero con señales, barreras, prohibiciones y temores…
Lo llenó de sus pensamientos, LO VISTIÓ TAMBIÉN…
Y se acabó encontrando con un mundo lleno de luchas y batallas…¡que ya no hacían falta!…
Y la vida PERDIÓ SU FELICIDAD…
PERO SI QUISIERA, PODRÍA VOLVER A ESTAR DESNUDO POR DENTRO.
¡SIN NADA Y SIN TEMOR!
Porque podría, si quisiera (¡ay si quisiera!) deshacerse de la ansiedad, de las prisas, los estrés, las ambiciones, las envidias, los rencores, los rechazos…
¡DE TODO AQUELLO QUE SE VISTIÓ!
Y qué poco esfuerzo tendrías que hacer para tener una mente sencilla sin tanta complejidad y tantos complejos. ¡Con sólo quitarte tantos ropajes interiores!
No tendrías que hacer esfuerzos para inventarte nada. ¡Ya te has inventado el mundo que te hace infeliz!
Con dejar todo eso, ya te bastaba…
Y PODRÍAS PASEAR SERENAMENTE VIVIENDO LA BELLEZA DE LA TARDE…

 
Deja un comentario

Publicado por en 28 agosto, 2011 en Sin categoría

 

La mente sencilla.

Puede la mente humana ser de mil maneras.
De algunas de ellas he escrito en este blog, al hilo de la vivencia de los días.
Provocado muchas veces por concretas personas que entran en mi ahora, que tiran de mí y de lo que he visto.
Y cuando escribo pensando y sintiendo a estas concretas personas, VUELVO A MIRAR lo que ya ví.
Ante todo porque nada quiero vivir desde la memoria que es el pasado. No quiero tener fijadas las palabras ni ahí anclada mi vivencia.
Y después porque puede ser que ahora ya no vea aquello del mismo modo, puesto que yo ya no soy aquel y puesto que mirar en el ahora siempre cosecha aspectos nuevos…
No anclarse nunca en el pasado ni proyectarse hacia el futuro es visión que tengo permanente, aunque no igual porque entonces sería la memoria quien lo dicte…
Y por ello ahora, por este amigo, vuelvo a mirar la mente y sus muchos modos para ver qué tiene la mente de sencilla que es importante que lo tenga…
Existe una compleja interacción entre cerebro y mente y los neurocientíficos mucho investigan en ello.
No se plantean la mente misma como objeto, porque sus instrumentos de observación son materiales y la mente no lo es. Y queda, por tanto, fuera de la investigación, aunque implícitamente reconocen su presencia al constatar cómo –con el mismo cerebro humano- se puede, por ejemplo, ser feliz o desgraciado.
Lo ha atestiguado así el Departamento de Neurociencia de la Universidad de Wisconsin tras su investigación en el cerebro del Lama Ricart, a quien han testificado como “el hombre más feliz del mundo”.
Y añado yo, “entre los que han investigado”…
Me parece que sería suficiente declarar “que es feliz”. Y sacar las conclusiones que sacan de cómo la mente, que dirige al cerebro, puede hacer que éste lo sea…
Sucede, sin embargo, que nuestra mente está al alcance de nuestra propia investigación, como lo ha estado al alcance de iluminados, meditadores y sabios a lo largo de la historia.
Y tomándonos en serio nuestras propias capacidades, podemos experimentar y llevar adelante la investigación para adquirir certidumbres propias, ni creencias, ni fantasías ni ideologías.
A ello invito constantemente a los amig@s que me leéis, a que no sigáis mis palabras sino vuestra propia luz dentro de vosotros…

Me viene a la memoria una fórmula que me salió del “ver” en un momento dado y que puede que ya haya citado en este blog:
“La mente puede ser simple, compleja y sencilla…La simpleza hay que superarla y ello lo hacemos llegando a lo complejo…Pero la superación de lo complejo, la maestría, consiste en llegar a la sencillez”.
En lo complejo nos perdemos frecuentemente, hay muchos cabos que atar.
Pero cuando una mente (prácticamente en cualquier terreno) ha llegado a la sencillez, VE LAS COSAS CLARAS EN SU ESENCIA y es capaz de manera sencilla de captarlas y expresarlas…
Eso me parece “maestría”. Y una mente así no sale sola, en principio al menos.
¡Harta elaboración interna habrá tenido para llegar hasta ahí!…si no tuvo el privilegio de nacer así…
Magistral es la sencillez intuitiva con la que algunas mentes, en complicado camino de mil puntos, ven clara la línea de unión.
Magistral es la sencillez que, en complejos problemas y conflictos humanos, ven la línea de acción y de inacción…
¿Cómo es esa mente sencilla?. ¿Es posible lograrla?.
Me parece que sí aunque ni siquiera sé si yo la tengo…
Hay algo que se le resiste al pensamiento y su hijo el conocimiento: que una mente sencilla NO PARTE DE ÉL.
La mente sencilla comienza por OBSERVAR, neutralmente, sin juicios ni prejuicios.
Y NUNCA REDUCE EL CAMPO DE OBSERVACIÓN porque no desecha ninguna realidad…
La mente sencilla NO DA NADA POR SENTADO, porque sabe que todo cambia.
Y la erudita historia de la ciencia, acaba dándole la razón, porque todas las certidumbres científicas han tenido –tras ellas- su contestación y cambio.
Y en la medida en que la ciencia abre más su propia inteligencia, sabe que llega A CERTIDUMBRES PROVISIONALES.
Las grandes teorías científicas van modificando enfoques y ángulos de observación…Y ya no son iguales sus resultados…
La mente sencilla no extiende sus afirmaciones A DONDE NO SABE, y eso lo sabe distinguir.
No hace, de una afirmación concreta, una tesis general. No establece desde un solo hecho, una teoría. No considera “la excepción” como excepción, porque ve claramente que tal afirmación procede a su vez de otra, la que exhibió “la regla”, y a ella también la cuestiona…
La mente sencilla CUESTIONA TODO y nada afirma sin saber porque ESTÁ VACÍA, no lleva peso a sus espaldas ni certidumbres viejas ni actuales PORQUE VIVE EN EL AHORA…
Y vivir de esta manera logra que NO PONGA RESISTENCIA A LA VERDAD.
No cree lo que dicen los sabios ni desprecia lo que dice el tonto, porque en ambos puede hallarse verdad.
Por una fisura puede ella deslizarse y por eso ESTÁ ATENTA A TODO, sin rechazarlo porque otros piensen que se trate de “antiguallas”, o de cosas mitológicas o “medievales”…Ni se suscribe tampoco a lo moderno “por ser moderno”, que el error puede estar ahí lo mismo que en lo antiguo…
Por esto mismo la mente sencilla NUNCA ES GREGARIA. No la encontrareis ni entre masas ni entre grupos organizados que tienen que prestar creencias en muchas cosas…
La mente sencilla sabe diferenciar LO REAL DE LO VERDADERO, porque observa con total apertura LO REAL y lo percibe como es, sin filtros ni barreras, y en ello VE LO FALSO cuando está, o percibe LO VERDADERO…
La mente sencilla NO TEME NADA, porque ha descubierto – ¡y sigue descubriendo! – LAS VERDADES BÁSICAS DE LA VIDA.
Verdades que no conserva como TESIS en la memoria, porque entonces las estaría haciendo viejas y caducas. Y para volver a afirmarlas LAS TIENE QUE VOLVER A VER, y estará hablando entonces desde el ahora.
En esas verdades descubrió la respuesta a los grandes temores del cerebro humano y pudo emerger por encima de ellos, sin que le prohibieran ni le indujeran a la afirmación…
La mente sencilla no es una mente inquieta, ES SERENA Y QUIETA porque está en paz consigo misma, con la vida y el mundo.
Aunque por todas partes pueda distinguir los grandes errores, aunque perciba la insensatez del mundo, aunque sienta su dolor…porque la mente sencilla está llena de COMPASIÓN…
La verdadera, no la distante ni “superior”.
La que comparte “la pasión humana” aunque ella no le dirija…
Porque la mente sencilla ES LIBRE. A nada está atada. Ni al error, porque en cuanto lo percibe, lo abandona. Y no tiene el más leve inconveniente en manifestarlo…

Más cualidades que las descritas tiene la mente sencilla, pero ya, para el post de hoy, pueden ser suficientes…Que el exceso tampoco lo quiere la mente sencilla…

Quizá preguntareis cómo lograrla.
Y la respuesta sencilla es:
DETENIENDO LAS CARACTERÍSTICAS NEGATIVAS QUE SON LAS CONTRARIAS A LAS POSITIVAS EXPUESTAS.
Porque es lo negativo lo que impide salir de nuestro ser LA RESPUESTA VERDADERA.
SI PARAS, SI DETIENES LO NEGATIVO EN EL AHORA EN QUE ESTÁ SURGIENDO EN TI, ¡APARECE LA RESPUESTA SENCILLA!…
Es así de sencillo, aunque a mentes complicadas no se lo parezca…
AHÍ ESTÁ, AL ALCANCE DE TODOS
LA MENTE SENCILLA Y LA SENCILLEZ…

 
2 comentarios

Publicado por en 25 agosto, 2011 en Sin categoría

 

La ocultación.

Sólo por la noche se oculta el sol.
Sólo para dejar que duerman y descansen las criaturas diurnas, que el sol se mueve por amor.
¿Lo habéis pensado y sentido, amig@s mí@s?
¡Todo en torno vuestro se mueve por amor!
Se mueven por amor las estaciones que hacen que la tierra –que también nos ama- genere sus cosechas y sus frutos.
Se mueve el frío y el calor para dar ocasión a nuestros cuerpos a descansar del uno con el otro y a curtirse y adentrarse dentro de sí.
Se mueve el viento y la sombra de los árboles, se mueven y cantan los pájaros a la Alegría sin motivos del Amor…
EL AMOR NO SE OCULTA.
Sólo lo ocultan nuestros temores y deseos.
Aquellos porque nos encogen.
Estos porque nos anclan al objeto del deseo, si no llegamos a SU COMPRENSIÓN.
Cuando está nuestro ser EN ARMONÍA, dentro y fuera de sí, NADA SE OCULTA…

Y, sin embargo, pobres seres los humanos, vivimos en gran medida en la ocultación.
¡Que es, por otra parte, ingenua, porque TODO SE LLEGA A PATENTIZAR!
Heidegger, el gran filósofo alemán, definió la verdad como LA PATENCIA DEL SER.
¡Cualquier cosa, pues, que se pretende ocultar es la mentira!
Cualquier cosa “del ser”, de nuestro ser, no hablo de información que puede razonablemente ser reservada.
Vivimos muchas veces esas mentiras.
La primera de todas ellas es pretender TENER IMAGEN de nosotros mismos y querer proyectarla fuera.
Supongo, amig@s, que os habréis dado cuenta de que la IMAGEN siempre es falsa.
Primero, porque fijamos con ella una realidad fluyente, nuestro ser cambia, las emociones cambian, las decisiones cambian. Y queremos mantener la imagen como si fuera intemporal y siempre la misma.
Muchos cambios hay en la persona de los que ni siquiera ella es consciente. Y no quedan recogidos en la imagen.
Justo ésa es la segunda razón: JAMÁS la imagen contiene TODA la información de cómo somos.
Parte de ella no es consciente, como queda dicho.
Otra parte no la queremos incluir expresamente, “porque nos deja mal” y casi todo el mundo “quiere quedar bien”.
Dícese mucho hoy aquello de “ser políticamente correcto”, curiosa frase que ha substituido al mero “ser correcto”. Seguramente la inventaron los políticos por ser especialistas ellos en la apariencia y en la imagen…
“El asesor de imagen” lo emplean ellos a cuenta del presupuesto.
Prefieren ellos al asesor, en vez de asistir a un curso donde les muestren la dinámica psicológica de la imagen y el poder “ser verdaderos”…Y no hablo de memoria cuando afirmo esto…
En conclusión, nuestra imagen “la maquillamos”.
Si somos personas irascibles, intentamos evitar “el pronto” que tenemos dentro de casa. “Que no conozca la gente eso de mí”.
¡Qué poquitas personas son iguales dentro que fuera de casa!…”La confianza”, decimos…Y viene el refrán para alertarnos. Aquél de “donde hay confianza, da asco”. Porque en tales ocasiones preferiríamos no ser, los demás, de casa y aguantar nosotros las intemperancias de la persona que se siente “en confianza”…
Por lo tanto, amig@s, ¡fuera la imagen de nosotros mismos y atención a la realidad de lo que somos!…

Si seguís la sana lógica de todo esto, advertiréis también la incoherencia de hacer imagen de los demás.
Si uno mismo falsea la propia imagen…¡qué no haremos nosotros al hacerla de los demás!.
Si nos diéramos cuenta de que TODA IMAGEN es falsa, no querríamos seguramente hacerla.
Porque ello nos engaña acerca de la verdad de los otros. Tanto por carta de más como de menos, tanto por defecto o cualidad.
Ayer mismo me lo decía una interlocutora muy querida: “Me dijo Fulana que, al principio, le parecí muy soberbia y estirada…Y luego se dio cuenta de que no…”
Mil veces puede habernos pasado esto mismo a todos. Y también lo contrario…
NO HACER NUNCA IMAGEN ES LA SOLUCIÓN SENSATA.
Estar constantemente abiertos a la observación en el ahora SIN FIJAR CONCLUSIONES, porque cada ahora muestra nuevas y diferentes percepciones…
Y que decir tiene que SIN JUZGAR, porque la imagen es un conjunto de juicios acumulados…

Otro aspecto hay de la ocultación, en exceso frecuente sin duda.
LA INTENCIÓN.
Ella es el comodín oculto que nos guardamos para DEFENDERNOS DE LOS HECHOS.
“Ah, lo hice sin intención!”.
Ya, ya, no tenías intención de hacerlo…¡pero lo hiciste!.
No te diste cuenta de lo que hacías…¡pero lo hiciste!.
No querías molestarme ni hacerme daño…¡pero lo hiciste!.
LOS HECHOS DESCUBREN COSAS NUESTRAS OCULTAS.
Y empeñarse en negarlos o darles interpretaciones, es otra vez OCULTACIÓN…
JAMÁS, AMIG@S, NEGUEMOS LOS HECHOS NI SU PODER DE “PATENCIA”, DE VERDAD.
Darnos cuenta de ellos, de LO QUE HACEMOS Y HEMOS HECHO, nos canta la verdad en contra de nuestros mil enredos mentales, en contra de nuestra imagen y de nuestros deseos de quedar bien, en contra de mantener apariencias y de engañarnos a nosotros mismos…
LAS CONTRADICCIONES acompañan a estos hechos con frecuencia.
Hay quien admite sus contradicciones “como un honor”…”Ay, sí, es que soy contradictori@!”…Tal vez en esto más las mujeres que los hombres…
Con lo cual pretende, de nuevo, OCULTAR:
Ocultar su ignorancia de sí mism@, ocultar la delación de lo negativo que alberga, ocultar otra vez su ser…

Hay otra ocultación menos inteligente aún: la que se produce en la relación con alguien que te ayuda.
Se supone que –si te quieren ayudar- necesitan esas personas la información verdadera.
¿Cómo te van a ayudar si las engañas?
Curioso es, pero así resulta en ocasiones.
Y, como siempre, motivos tiene el ego humano para hacerlo.
“No defraudar” es uno muy frecuente.
No mostrar que no avanzas en tu asunto, pese a la ayuda que recibes.
Y tienden no pocas personas otra vez al maquillaje, que no creáis que sois vosotras solas las mujeres las que lo usáis llevadas por esa raigambre femenina del aparecer bellas.
Lo usan hombres, castas y organizaciones…¡hasta las religiosas!…
“¿Cómo le voy a decir que sigo exactamente en el mismo punto y lugar de mis problemas, cuando me están ayudando tanto?”…
Y gana de nuevo la mentira y sigue creando “imágenes”.
Gana LA OCULTACIÓN…

Antiguas palabras fueron dichas:
LA VERDAD OS HARÁ LIBRES.
Profesional y personalmente las tengo comprobadas, no las afirmo porque las dijera Jesús.
He visto muy claramente que son reales y verdaderas, que la verdad nos da la libertad.
Si lo vemos todos, si lo vemos unos pocos (entre los que os incluyo, amig@s) ¡ESE VER NOS ARRASTRA A LA LIBERTAD!
Dejar el fingimiento y la ocultación ¡es increíblemente sano y sensato!
Las relaciones que tengamos ¡serán auténticas!…y no ficticias como tantas veces son por fundarse en “las imágenes”.
Y nosotr@s mism@s podremos vivir en la comodidad de no precisar fingimientos, lo cual –a la postre- es añadir otro trabajo al trabajo del que nos solemos quejar…
¡VIVAMOS MÁS CÓMODOS SIN OCULTAR NUESTRO SER!

 
2 comentarios

Publicado por en 24 agosto, 2011 en Sin categoría

 

Los problemas.

No se lo he escuchado decir a los montes.
Ni a los árboles ni al campo ni a ninguno de sus habitantes.
Ni siquiera a los caseros perros ni a los gatos…
Parece que “problemas” solamente los tienen los humanos.
¡Un idiotismo suyo!…¡Ojo, en el sentido etimológico!…”Idios” en griego es algo propio de alguien…Idiotismo es “peculariedad”, no estulticia…Luego vino el sentido derivado…
Y también es real que el idiotismo puede convertirse en idiotez, en falta de inteligencia.
¡Lo cual nos sucede hartas veces a los humanos!
Sin embargo, es un acto inteligente ver la propia idiotez, a más de humilde.
¡Precisamente por darte cuenta de ella, dejas de serlo!…Con ambas cosas, porque el orgullo impide ver y la humildad lo facilita…
Guiándonos por eso, dialogaremos hoy sobre los problemas…

Y de nuevo recurriré al griego para empezar a ilustrarlo.
“PRO- BALLO”, verbo griego que significa “echar algo por delante”, es el origen del sustantivo “pro-blema”.
Y así es como lo suele ver la gente, con “medio darse cuenta”.
Se da cuenta de que hay un obstáculo en su camino, algo que se opone a sus proyectos, a su línea de acción, a sus expectativas y deseos…
Y se dice quien se da cuenta “a medias” de ello: “Tengo un problema”…
Y claro, lo de siempre…¡lo primero que hace es ponerse a pensar en el problema!
¡Atención, ponerse a pensar!.
Cuando piensa, OBJETIVA EL PROBLEMA, lo pone ahí fuera, por delante de su camino.
Con lo cual ya ha realizado una acción sobre “el problema” sin darse cuenta de ella, algo que afecta A SU PROPIO PLANTEAMIENTO.
Recuerdo que, en el colegio, nos decían en clase de matemáticas algo en verdad sabio: Frente a un problema, lo más importante es el planteamiento. El enfoque…
EN LOS PROBLEMAS HUMANOS, LA PERSONA QUE TIENE EL PROBLEMA SIEMPRE INFLUYE EN LA CREACIÓN Y ESPECIFICACIÓN DEL PROBLEMA.
De tal manera es así que –por muy externo y “objetivo” que le parezca a ella “su” problema- las implicaciones de ella misma, de su manera de ser, de la suma y resta de sus habilidades, cualidades y “defectos” en el problema, le hacen “suyo”.
Y buena prueba de ello es que “otra persona” puede no tener ningún problema donde ella lo tiene.
Puede ser –y así sucede- que lo que para ella es problema, para otra sea “reto” y la estimule en vez de aplastarla.
Puede ser que el optimismo de esa otra persona, su energía positiva y su creatividad encuentre “soluciones” donde la primera solamente ve “muros y obstáculos”.
Si, por ejemplo, se tratara de un negocio, una persona puede hundir su empresa, otra salvarla.
Una persona puede perder la energía, otra aumentarla.
Una persona puede asustarse y cerrar el negocio, otra puede minimizar las pérdidas, reconvertirlo, resistir la circunstancia y superar la crisis…
Y es por estas razones por lo que propongo cambiar de nombre a los “problemas” y llamarlos “intrablemas”, es decir, OBSTÁCULOS PROCEDENTES DE NOSOTROS MISMOS QUE SE MUESTRAN EN EL CURSO DE NUESTRA VIDA.
La primera acción sensata ante el “problema” es convertirlo en “intrablema”.
Para lo cual es precisa “una revisión de sí mism@”.
Sincera, clara y cruda.
Para hacerse consciente de cuanto en sí mism@ genera el obstáculo, lo cual no es tarea fácil.
Porque, para ello, es necesario haber practicado y desarrollado la capacidad de “darse cuenta”.
La acción más frecuente, cuando no se ha practicado esa capacidad, es “ponerse a pensar en sí mism@”.
Justamente lo mismo que estableció “el problema”.
“Pensar” podrá ser una actividad conveniente e incluso necesaria en momentos posteriores, cuando ya hayan aflorado los factores personales que especifican el “problema” como “intrablema”.
Es decir, “ lo que uno mism@ hace para que el obstáculo sea “su personal problema”.
La acción inmediata consistirá en abordar esos aspectos y darse cuenta de “cómo un@ puede cambiar”. De lo contrario se mantiene el obstáculo vinculado a la propia manera de ser.
Y nunca se resolverá, porque uno mism@ lo continuará alimentando constantemente .
Con lo cual la opción auténtica se sitúa entre CAMBIAR o mantenerse en el mismo problema SIN RESOLVERLO NUNCA…
El problema recurrente…
El problema crónico….
El problema que siempre vuelve a aparecer…
El problema que puede cambiar de cara siendo el mismo en el fondo…
El problema que morirá con su portador…
A NO SER QUE TOME LA DECISIÓN DIFÍCIL, ACTIVE LA CONSCIENCIA DE SÍ MISM@ Y, COMENZANDO A CONOCERSE DE VERDAD, EMPRENDA EL CAMINO DE LA SABIDURÍA EN EL QUE EL SER HUMANO SE TRANSFORMA A SÍ MISMO.

 
Deja un comentario

Publicado por en 23 agosto, 2011 en Sin categoría

 

LA OPINIÓN.

En la sociedad en que vivimos –que llamamos democrática- se nos pide constantemente la opinión.
Nada importa que el opinante no tenga conocimiento alguno del asunto, o que no haya pensado nunca sobre ello, o que no tenga emociones o vivencias al respecto, que también estas segundas y terceras –y no sólo el primero- podrían ser base para opinar.
Y los opinantes rara vez muestran el poco valor que pueda tener su opinión.
No importa.
Si el 90% de los opinantes dijera que “Colón” solamente es un detergente, y sólo el 10% que es el descubridor de América…¡ganaba el detergente!…
Porque al parecer, para los encuestadores, no importa nada ni del acierto, ni de la posible sabiduría de la respuesta: ¡IMPORTA EL NÚMERO!
“Para eso estamos en una sociedad democrática”…
De manera que viene a resultar que en esta sociedad sólo interesa que sean muchos los que opinan algo en concreto.
Siendo así que cada opinante sólo “opina”…
Y es hora ya de mostrar qué es una opinión:
Una opinión NO ES UNA CERTEZA.
Filosóficamente hablando, esto es un hecho.
Incluso la inmensa mayoría de los opinantes, no suelen pensar que su opinión sea una certeza.
Les parece “posible y probable”, pero no cierto.
Y eso es lo que simplemente es opinión, “una afirmación probable”.
¡Y resulta que una suma de opiniones probables, en nuestra sociedad se transforma en certeza por la mera adición del número de opinantes!
Opinión +opinión +opinión +opinión…= certeza.
¡Exactamente lo mismo que, sumando muchas peras, obtener una manzana!…
Y resulta que tal cosa se da por hecha en esta sociedad.
Y no pocas cosas más en las que falla la lógica flagrantemente…
¡Porque en ella vale el número de las opiniones!.
Y con esa fallida lógica pretende la gente guiarse.
¡Mirando a lo que los otros dicen!
Quieren tener la certeza, y la colocan en ese lugar absurdo.
Decían los viejos filósofos “ex absurdo, sequitur quidquam”…del absurdo, se sigue cualquier cosa…
Cualquier cosa significa cualquier absurdo. Porque se parte de algo absurdo…
“¡Pero bueno, aquí no importa!”, dice esta sociedad.
Una sociedad a la que no le importa LA VERDAD.
Una sociedad a la que no le importa LA BELLEZA, porque qué modelos propone, qué famosos…
Una sociedad a la que no le importa EL BIEN, que te dice que el bien es relativo, que puede ser distinto para unos y otros, que depende de…¡OPINIONES!…
Una sociedad que solamente conoce “el contento”, la alegría con motivos, que me han subido de puesto en el trabajo, que ahora cobro más, que me voy a comprar un coche nuevo, que mi mujer se va a dar cuenta de lo que valgo…
¡Y nada sabe de la Alegría sin motivos!…

Una sociedad en la que el Amor se pasa en unos meses, que se intenta rehacer con otros y con otras… Amor provisional, amor escénico, amor de sensaciones y caprichos…
¿A dónde vais así, cómo queréis guiaros?
Si dais a la simple “opinión” tanto valor…
Y si queréis explorar las opiniones, os encontraréis con enormes bosques, porque para todo hay muchas, diferentes y hasta opuestas…
¡Y RESULTA QUE NO SIRVE NINGUNA opinión, sino SOLAMENTE LA VERDAD!
Solamente la verdad te da la dirección correcta, te asienta sobre roca.
Aunque sea una persona solamente la que ha llegado a ella…
¡NO TEMAS, PUES, QUEDARTE SOL@ SI ESTÁS CON LA VERDAD!
No entres en el bosque de opiniones.
Sólo conseguirás marearte con tantas opiniones contradictorias.
Y ahí no hallarás la verdad…

LA VERDAD ES LA MISMA PARA TODOS, PERO SÓLO SE ENCUENTRA EN INDIVIDUAL VIAJE.
Ningún apellido que le pongas a la verdad es válido: ni que es “relativa”, ni que es “distinta para cada uno”, ni que es “provisional”, ni que es “cultural” o circunstancial, ni que es “antigua o moderna”…
LA VERDAD ES SOLAMENTE LA VERDAD.
No existe la opinión acerca de ella.
O no la ves, y entonces no es nada, o la ves Y LO ES TODO…
¡PASIÓN POR LA VERDAD Y PASIÓN POR LA VIDA!
Con ambas recorrerás el Universo.
Con las opiniones…atiéndeme, por favor: ellas te llevan y mantienen en el mundo de lo vulgar, de los dimes y diretes, del aquí se piensa así y asá allá..
¡Y nada te dan!…
Para lo más que sirven es para producir “egoitis”, es decir, inflamación del ego…”¡Qué ingeniosa opinión…o qué original…o qué bien expresada…”
La opinión es para los salones, las tertulias y los cafés. ¡PERO NO PARA LA VIDA!.
Y aprenderás fácilmente a distinguir entre quién te trae opiniones (que además serán muchas) y quién te trae la verdad (que serán pocas y muy hondas).
Quien te trae opiniones, será muy celoso de que le cites, porque es “su opinión”.
Quien te trae verdad no hará gesto de propiedad de ella, porque no es “su verdad” sino “la” verdad.
Como tampoco un químico te dirá “este es mi oxígeno”, sino el oxígeno, porque tampoco es suyo, está ahí lo mismo para todos…
Y LA VERDAD, RESUELVE TU VIDA.
Porque está dentro de ti al encontrarla y está fuera al alcance de todos.
Haberla visto no te convierte en un ser especial y diferente de los demás humanos, ni más inteligente ni ingenioso.
Más aún, deseas que todos la conozcan, pero en el absoluto respeto a su libertad…
Te lo dará todo porque, a partir de ella, conocerás La Belleza, El Bien, La Alegría y El Amor.
¡QUE ESTÁN AHÍ PARA TODOS!…
¡QUE SON LOS PILARES DEL UNIVERSO!…
¡QUE EN TODAS LAS COSAS Y LOS SERES SE ENCUENTRAN PORQUE ES SU COMPONENTE ESENCIAL!…

UNA MENTE SERENA Y QUIETA ES AJENA A OPINIONES PORQUE SÓLO SE SATISFACE CON LA VERDAD…

 
1 comentario

Publicado por en 22 agosto, 2011 en Sin categoría