RSS

Archivos Mensuales: febrero 2012

Del juzgar…

“No juzguéis y no seréis juzgados”, dijo el Maestro Jesús.
¿Y qué es juzgar?
No sé si ya lo habéis advertido, amig@s mí@s.
EL JUICIO ES EL ACTO POR EXCELENCIA DEL PENSAMIENTO.
En especial el juicio de valor.
Ese acto de nuestro pensamiento que aplicamos al mundo interior de las personas, a nosotr@s mism@s y a los demás, estableciendo con él en todos cuantos juzguemos “bien o mal”, valores positivos o negativos.
Y el Maestro otra vez mostró el error en esa frase sencilla y convincente.
¿No quieres que te juzguen a ti, no quieres que te condenen?
”¡NO JUZGUES!”.
No establezcas que alguien es malo o bueno.
No lo establezcas en ti mism@.
No señales en los demás “defectos ni negatividades”.
No les prives del Bien, como si tú fueras más que ese Maestro “que andaba con pecadores y publicanos”.
Como si tú fueras Dios mismo, de quien el Maestro dijo que era EL UNICO BUENO…
¿Cómo nos atreveremos, amig@s mí@s, a JUZGAR?
¿Cómo seremos capaces de conculcar de un solo golpe LA VERDAD Y EL BIEN?
La Verdad porque “pensamos”.
El Bien porque lo negamos.
Y al tiempo ved, por favor, que lo hacemos con los otros y lo hacemos con nosotr@s mism@s.
Salvo aquellos que elevan tal locura a pensar que son ellos los únicos buenos.
DESDE EL PENSAR DICTAMINAMOS QUIÉN ES BUENO Y QUIÉN ES MALO.
De nuestras reglas nos armamos para encerrar a otros (y aun a nosotros) en la cárcel de “lo malo”…
Del juicio hemos hecho arma.
Del juicio hemos hecho cárcel.
Del juicio hemos hecho guerra.
Y después muerte y olvido…
¿Para qué andaremos buscando, en el mundo que nos rodea, las causas de sus comportamientos, el origen de las brutalidades y las contiendas, la infelicidad y el abuso…¡SI LO LLEVAMOS DENTRO!…
Lo menos que se podría decir de nosotros es que vivimos un soberano despiste.
Buscamos la llave de la puerta, ¡y la llevamos en la mano!
No sabemos ni conocemos La Verdad…¡Y JUZGAMOS!
No sabemos ni conocemos El Bien…¡Y JUZGAMOS!
Y para más irrisión ¡fabricamos nuestra propia guillotina, pues por ello nos han de juzgar como nosotros juzgamos!
Disculpadme, amig@s, que –metiéndome yo dentro del mismo saco- diga que somos TONTOS DE CAPIROTE. TONTOS DE SOLEMNIDAD…
La verdad es que parece que a todos –o casi todos- los humanos nos ha “dado un telele” y caminamos por la vida como abobados.
¡Creando nuestro propio daño y el ajeno!
¡Y quedándonos tan a gusto!…
Me pregunto y os pregunto, si otros seres nos contemplan (desde otra dimensión o desde otro planeta)…¿qué podrán decir de nosotros?.
De esta raza que -¡además!- es orgullosa. Que exhibe que, con su tecnología, ha llegado a salir del sistema solar…
¿No os parece que habrían de vetarnos la entrada a su planeta?
¿Y no os parece también que no podremos sobrepasar determinados niveles tecnológicos mientras no dejemos de ser tontos de solemnidad?
Porque EL ORDEN UNIVERSAL no ha de verse comprometido por una raza de tontos…
No podremos alcanzar las estrellas mientras no recuperemos un poco de cordura e inteligencia.
Y un poco de corazón…
Habremos de seguir DENTRO del planeta hasta lograrlo.
Y será mientras tanto la tierra una escuela/hospital para…¡retrasados!…
Insisto, yo estoy dentro de ese saco porque he juzgado y muchas veces me vuelve la comezón de hacerlo…
¡Si es que es como un sarpullido! ¿no os habéis fijado?
¡En cuanto sabemos de alguien que ha hecho ¡lo que no nos cabe en nuestra estrecha cabeza!…¡nos lanzamos a juzgar!
“¡Qué necio/a es!…¡qué sinvergüenza!…¡qué desconsideración!…¡qué falso/a!…¡qué liante!…¡qué desleal!…¡qué dañino!…¡qué inaguantable!…¡qué mala gente!…”…
¿Y cuántos más juicios y desvalorizaciones?
¿Cien…mil…diez mil…?
Si se juntan dos o más personas…¿de qué hablan y qué dicen si nombran a la gente?
Para los jóvenes, los mayores son “carrozas”.
Para los mayores, los jóvenes son “inconscientes”.
Para los hombres, las mujeres son “incomprensibles”.
Para las mujeres, los hombres son “retrasados insensibles”.
Para los de la ciudad, los de los pueblos son “atrasados”.
Para los de los pueblos, los de la ciudad son “tontos presuntuosos”.
Los de la nación de al lado, son “abusones”.
Los de un extremo, “fanáticos”.
Los del otro continente, “primitivos”.
Los del otro más allá, “arrogantes, orgullosos…¡e ignorantes!”…
Y según cómo toquen al bolsillo o a los…¡”belicistas, asquerosos, insoportables, si yo pudiera…”
Hasta que, al fin, ¡se consigue la guerra!
Hay “listos” que la provocan y ayudan a que se consiga…¡porque ellos hacen el agosto!.
¡Pero al final tontos todos porque ningún mal mayor para los humanos que la guerra!
Y no creáis, que hay quien defiende sus logros.
Que hay quien piensa que impulsa mucho el progreso.
Y hay quien considera que es “una regulación natural del exceso de población”.
“Quitemos de en medio unos cuantos millones, que somos demasiados.”
Y, si es caso, “fueron daños colaterales”.
Resulta, amig@s, que somos una raza que, con ponerle un nombre a lo que fuere, ya nos quedamos tranquilos…
¡A lo mejor por ahí, por el universo, nos llaman “los gramáticos”!
El planeta de “los gramáticos”, los que con una palabra, con un pensamiento, ya lo arreglaron todo…
Y entonces figuras como el Maestro Jesús o como el Buda, son realmente “anómalos”, gente rara que no se sabe bien para quién hablaban.
Porque –desde luego- si ellos hubieran puesto su acción en el mundo en sus palabras…¡fueron unos solemnes fracasados!…
Pero ellos ahí no la pusieron…
Su Amor, Su Compasión y Su Energía continuaron por debajo de los tiempos llegando a no sabemos cuántos humanos.
Y pese al aparente dominio universal de la extinción de sus mensajes, pese a que la sociedad al parecer prácticamente entera haya conculcado, falseado e ignorado Su Sabiduría…¡Ellos han seguido Vivos y Eficientes!…
Lo lamento por todos “los que piensen”.
Lo siento por todos “los que juzguen”.
Pena me da de todos cuantos “se creen” que lo que ven, lo que oyen, lo que la gente da por hecho, sea así.
Diréis, ¿qué hacer en vez de juzgar?
Muy sencillo: VERLO TODO, CAPTARLO TODO SIN CONCLUIR EN UN JUICIO…
A lo mejor un niño tiene abierta su mente y corazón a La Gran Magia.
A lo mejor ese niño mira con ojos claros todas las cosas, los seres y la vida Y DESCUBRE LOS GRANDES SECRETOS.
Y ese niño continuará la tarea de LOS GRANDES.
Y en su sonrisa brillará EL MUNDO NUEVO…

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 29 febrero, 2012 en Sin categoría

 

Transgresión consciente.

Varias formas tienen, nuestros queridos encarcelados, de escapar de las mazmorras de la mente. Y no sólo escapar, sino deshacerlas y destruirlas para siempre.
Constantemente aludo al “darse cuenta”, o “ver”, o “expandir la consciencia” como la gran puerta de la libertad.
Recuerdo que se diferencia de los restantes actos de la mente, en especial del “pensar” que en estos asuntos carcelarios hay que destacar que se trata de un “pack” “idea/emoción” o pensamiento arraigado con emociones.
Las grabaciones realizadas en el cerebro no son solitarias ideas. Son conjuntos vivenciales que quedaron indeleblemente unidos a un grupo neuronal. Y así seguirán de por vida.
No puede pretender la consciencia hacerlo desaparecer. La memoria neuronal es vitalicia.
Lo que puede es DESACTIVAR SU INFLUJO.
CAMBIAR LA MEMORIA HERIDA POR MEMORIA NEUTRA.
De modo tal que la persona podrá recordar SIN AFECTACIÓN.
Coloquialmente hablando, se le cortaron las garras a la fiera y ahora es un gatito manso.
Esa es la gran tarea. La radical.
Hoy quiero comunicar una manera mental que puede ayudar a esa tarea. Que depende de ella y es una forma de ejercitarla:
LA TRASGRESIÓN CONSCIENTE.
Intentaré comunicarla:
Una vez que se ha hecho un@ consciente de la cárcel, o de uno de los concretos castigos que administra haciéndonos “sentir mal” respecto a él,
ACTUAR SIN HACERLE CASO es ejercer aquella consciencia.
Lo llamo “trasgresión” porque las grabaciones cerebrales tienen “carácter obligatorio”.
Y ACTUAR EN CONTRA DE ELLAS DE MODO CONSCIENTE ES DEBILITARLAS DE HECHO.
Porque podría la persona “intentar ver más” y no tomar decisión ni acción alguna en el entretanto.
Algo así como esperar a que “el ver, el darse cuenta” actúe por sí mismo y una mañana se levante el o la encarcelad@ SIN NOTAR NADA de la falsa y molesta grabación.
¡De pronto se ha liberado!. Tal vez cuando menos lo esperaba…
La propuesta de hoy consiste en ACTUAR EXPRESAMENTE CONTRARIANDO LA GRABACIÓN.
Activando –eso sí- el ver y el darse cuenta de que tal grabación es falsa y dañina y despoja a la mente de su verdadera libertad.
Sería ello semejante a coger con ambas manos los barrotes electrificados de la cárcel mental…¡y aguantar el corrientazo, sabiendo que es ficticio y que se ha de pasar!
HAY QUE TENER VALOR Y CAPACIDAD DE SUFRIMIENTO.
Porque las grabaciones cerebrales ¡se defienden con todas sus fuerzas tratando de infiltrar en la mente todas “sus razones y emociones” para seguir aferradas a ella!
Insistirán –al ser trasgredidas- en que ELLAS SON NOSOTR@S MISM@S, el propio ser, y no ningún mensaje “inoculado”.
Insistirán en que ellas “son correctas” y que es necesario obedecerlas.
Desatarán ataques “pseudo racionales y emocionales” para cercar el perímetro carcelario.
Aportarán ejemplos ambientales, de tantas personas que “obedecen como Dios manda” a esa “obligación” internalizada.
Activarán más “el castigo” de “sentirse mal” por tratar de abandonarlas…
¡TODO ANTES DE PERMITIR SER DESACTIVADAS!
No penséis, amig@s, que las grabaciones cerebrales o condicionamientos son como “cosas inertes y estúpidas” que simplemente “están ahí”
y que es suficiente un “simple” darse cuenta de ello
para que desaparezca su acción.
¡LAS GRABACIONES TIENEN SU INTELIGENCIA Y SU SENSIBILIDAD!
Participan, naturalmente, de capacidades propias del cerebro que es –sin duda- altamente inteligente.
El “simple” darse cuenta no es suficiente para desarraigar definitivamente la grabación ni sus efectos.
La acción del ver ha de reiterarse.
Ha de ser constante y cada vez más lúcida e intensa.
Ha de ser LA FORMA HABITUAL DE AFRONTAR EL MUNDO INTERIOR.
Lo cual pide inevitablemente su EJERCICIO.
Hasta lograr que el “pack” pensamiento/emoción que solemos aplicar a la interioridad CESE DEFINITIVAMENTE, tarea ésta que puede ser duradera y hasta muy duradera…
Pueden, muchas personas, desalentarse ante este hecho.
La experiencia deportiva pueden alertarlas sobre la inevitable necesidad “del ejercicio”.
Los músculos atrofiados no se fortalecen y desarrollan “en un plis plas”. Requieren tiempo y ejercicio. Y advertir que si éste se abandona, los músculos pierden de nuevo el vigor alcanzado.
Tampoco la sensibilidad física del cuerpo crece de pronto. Frecuentemente existe “atrofia” de ella y personas hay –no pocas- que la tienen adormecida en distintas partes de su cuerpo, de forma que, tocarlas en ellas, puede ser semejante a tocar la silla donde estén sentadas.
Sabemos todos que no hemos sido educados en el desarrollo de la consciencia. Especialmente en nuestro mundo occidental.
Nos enseñaron, más o menos, a practicar algún deporte. Nos enseñaron a aprender conocimientos para “tener éxito en la vida”. Nos enseñaron normas, principios y pautas morales para “ajustarnos” con ellas a la “realización del bien y la evitación del mal”…¡Esa vieja ficción del viejo mundo, que nos lleva luego a “los juicios imposibles”!
Pero parece claro y generalizado que no nos enseñaron a mirar nuestro mundo interior a través del “darnos cuenta”, de la consciencia.
¿Qué puede tener de extraño que AHORA nos encontremos atrofiados en tal capacidad?
Y a la vez, ¿cómo nos ha de extrañar que se requiera INTENSO Y DURADERO EJERCICIO de esa consciencia abandonada?…
LA TRASGRESIÓN CONSCIENTE DEL CONDICIONAMIENTO!
Cobra sentido en todo este panorama que he descrito. Porque es una manera de activar y ejercer la consciencia, afrontando la dificultad.
Puede que sintáis temor de ejercerla.
No será este temor más que otra de las astucias de las grabaciones VIVAS para mantenerse en nuestro cerebro y perpetuar la cárcel.
Si a través de estas palabras (¡o pese a ellas!) habeis llegado vosotr@s a la comprensión interna de lo sugerido, estimo que os ayudaréis a vosotr@s mism@s en el camino de la libertad…

 
Deja un comentario

Publicado por en 27 febrero, 2012 en Sin categoría

 

Cárceles mentales.

Sus paredes, techos y barrotes son invisibles.
¡Pero están electrificados!
Están guardadas y ocultas en un mundo penumbroso. Lleno de telarañas y herrumbres.
Porque es EL MUNDO VIEJO.
Puede que sea casi tan viejo como la humanidad.
A sus albores no llega, porque hubo un tiempo más allá de la historia donde la luz lo llenaba todo, y la alegría y el amor.
TODOS LOS SERES SE SENTÍAN FORMANDO PARTE DEL INFINITO TODO.
No existían las cárceles. Se crearon después.
Cuando el cerebro humano equivocó la dirección.
Cuando se creó a sí mismo COMO CENTRO.
Y al hacerlo, rompió su consciencia de pertenencia al TODO.
Creó el yo y el tú. Lo mío y lo tuyo. Lo que es yo y lo que no lo es. La diferencia y la distancia. La medida…
Útil era hacerlo para humanizar el mundo material.
¡Desastroso para el ser interior!
Y esa confusión marcó la historia de la vida humana.
FUE EL GRAN DESASTRE PRIMITIVO.
Los mitos y las religiones lo llamaron LA CULPA ORIGINAL.
Y consistió exactamente en la creación del ego, el centro del ser en sí mismo, negando su pertenencia al TODO.
Y creando EL CONTROL, LA DISTANCIA Y LA MEDIDA.
La acción del pensamiento en la interioridad de la propia vivencia.
Porque él es el instrumento máximo del ego para gobernar al ser humano.
Y el mundo se llenó de cárceles.
Preparadas las había, incluso, a razón de una para cada humano.
¡Venturosamente siempre quedaron seres libres!
Ellos fueron diferentes a los demás. Los llamaron chamanes, profetas, maestros, dioses…
Porque se mantuvieron unidos al TODO. Y por ello fueron libres…
Los humanos encarcelados les oyeron dar mensajes. Pero escuchaban DESDE DENTRO de sus cárceles, desde el pensamiento, y convertían los mensajes de libertad en mensajes para presos.
¡En vez de salir de sus cárceles!
Y por ello pudieron pasar siglos sin que las cárceles se destruyeran.
Hasta hoy.
Porque a lo largo y ancho del mundo se ha empezado a extender la libertad. Y con ella, muere el mundo viejo.
Los dos, sin embargo, se están solapando.
Porque mientras está naciendo el nuevo, el viejo está aún muriendo.
Y sucede, tristemente, que sigue habiendo seres humanos encerrados en sus cárceles…

Funcionan estas cárceles gracias a los pensamientos incrustados en su subconsciente y en sus emociones, que también están ocultas al “consciente inocentón”.
Estas cárceles (¡qué doloroso es!) están ya preparadas por los mismísimos padres para los niños recién llegados.
Lo llaman ellos “educación”, “preparación para vivir”, “las defensas necesarias”, “las leyes y principios de las buenas personas”…
Y es simplemente la continuación de la vieja historia, la de los seres humanos cuyo ego los controla a través de esas señaladas variedades del pensamiento.
Porque a cada ser QUE LLEGA NUEVO AL PLANETA, le cargan con toda la tradición básica de los viejos habitantes del mismo.
¡HASTA QUE CONSIGUEN METERLE EN SU CÁRCEL PREFABRICADA!…
Si no lo logran, se consideran padres infelices y sus hijos “les han salido mal”.
Si tienen éxito, se sienten padres adecuados y gozan de tener “buenos hijos”…
¡Y ni siquiera llegan a imaginar que han metido a sus hijos en la cárcel!
“Esta es la vida humana”, se dicen simplemente.
Y ni dudan ni cuestionan…

Y ya tenemos ahí, amig@s mí@s, la primera característica de las cárceles mentales:
¡Que son invisibles y, por ello, se confunden con los presos mismos!
LOS CONDICIONAMIENTOS (con su larga lista de “creencias” de todo tipo, con sus pautas, reglas y leyes) parecen ser CARACTERÍSTICAS PERSONALES.
Le parecen al humano que muestran SU PROPIO SER INDIVIDUAL.
Residen tan amarrados al subconsciente, que la inmensa mayoría “siente” que son aspectos de sí mism@.
No se les ocurre tampoco que han pasado por las marcas de fábrica y que esas “impresiones” en el metal de sí mism@s fueron hechas por las prensas en la infancia, que “su” metal no venía con esas grabaciones dejadas por la matriz…

El segundo elemento esencial de las cárceles está en sus barrotes y paredes “electrificadas”.
Cuando el preso o presa se acerca peligrosamente a los límites…¡recibe su correspondiente descarga de castigo!
La forma en que la experimenta puede tener parecidas modalidades: “sentirse culpable”, “sentirse mal consig@ mism@”, “sentirse incoherente”, ¡”sentirse mal por dentro”!…
Y el corrientazo será tanto mayor como sea su proximidad al límite marcado.
¡Hasta puede producir enfermedad física, psicosomática y mental!
Todo depende, también, de cuán profunda fuera la grabación de fábrica y de si ha habido o no progreso en el arte de conocerse a sí mism@, lo cual es el comienzo de la Sabiduría y, con ella, de la libertad.
Esas descargas eléctricas empujan a los presos hacia el lugar que he llamado “del juicio imposible”, que es la zona de su cárcel donde, “si hace lo que debe, SE FRUSTRA, y si hace lo que quiere, SE CULPA”.
¡Con lo cual queda cerrado con doble candado el pobre condenado o condenada!
Ni se les ocurre entonces, a la inmensa mayoría de la población reclusa, PENSAR QUE ESO ES CONTRADICTORIO.
Ni se les ocurre darse cuenta de que solamente un malévolo poder les ha podido condenar a tal suplicio.
Y comienza esa población a buscar razones de su condena.
Y los unos piensan que fue la culpa de Adán y Eva.
Y el castigo divino consecuente.
Y otros piensan que la vida es simplemente un azar donde puedes tener “buena y mala suerte”.
Y otros piensan que “es que ell@s son así, y qué le van a hacer”…O que simplemente “así les educaron” y han de llevar sobre sus hombros la carga recibida…
De uno u otro modo, caen bajo el dominio DEL JUICIO IMPOSIBLE…

INSTRUMENTO DE LOS PODEROSOS ha sido este juicio a lo largo de la historia.
Excelente para “el dominio del hombre por el hombre”.
Es el tercer poder, el más sutil de todos.
EL TEMOR es el primero y conocido: El castigo o la amenaza de él…No es preciso citar mucha historia para advertirlo.
Y de paso recuerdo ¡que también lo empleamos los amados y amantes padres!.
Con la llamada “civilización” tal poder se convirtió en LEYES, dejando de ser atributo personal del poderoso dominador.
Pero ya fue descubierto su camuflaje por filósofos que mostraron LA SUPERESTRUCTURA cultural de la sociedad…
EL DESEO es el segundo poder.
La oferta o concesión del premio.
El poderoso ha acumulado muchos “bienes”. Y los usa, en consecuencia, para comprar voluntades.
Al margen advierto que QUIEN NO TEME NI DESEA es inmune a estas dos formas de poder…
EL PODER CONDICIONANTE es el tercero.
Ese que logra inyectarse en las mentes humanas.
Ese que se apoya en TODOS SUS CONDICIONAMIENTOS para crear las cárceles de las mentes.
POR FUERA Y POR DENTRO AMBOS SE REFUERZAN.
Crean “un orden establecido” que simplemente llaman EL ORDEN.
Una sociedad gobernada que llaman LIBRE.
¡Y TODA LA POBLACIÓN ENCARCELADA EN SU MENTE, “SE LO CREE”!
Con lo cual sigue avanzando en el tiempo y en la historia la triste condición humana…

No dejaré sin señalar una de las descargas eléctricas de las cárceles mentales:
EL MIEDO A LA LIBERTAD.
Es tan hondo el condicionamiento logrado que muchas mentes consideran que la libertad es algo enormemente peligroso.
No lo piensan justamente como la salida de la cárcel. Sino como algo terrible que puede traer sobre el mundo humano todos los desastres del “libertinaje”, el caos y la pérdida total del individuo y la sociedad.
Ni por asomo se les ocurre que EL SER LIBRE NO NECESITA DAÑAR.
Que justamente lo necesita ¡la población carcelaria!, puesto que ellos han sido educados en el castigo y el temor, y en el egoico deseo de “bienes” a los que están frecuentemente esclavizados…
¡DESTRUIR LAS CÁRCELES MENTALES ES CONSTRUIR EL MUNDO NUEVO!
Si así lo veis, amig@s mí@s, nos podremos encontrar todos juntos en el país de la Alegría, Hija del Amor, donde crecen las flores y nacen las fuentes de la Felicidad…

 
Deja un comentario

Publicado por en 24 febrero, 2012 en Sin categoría

 

Condicionamientos en la mente.

Creo, amig@s mí@s, que prácticamente cualquiera que haya reflexionado un poco, se ha dado cuenta de que su mente alberga condicionamientos.
Puede que no sean muchos! Porque lo de reflexionar no resulta precisamente frecuente.
Pero los que lo hacen, notan zonas “tabú” dentro de sí. Hay “prohibiciones” en su mente. Hay formas de pensar de las que pueden preguntarse por qué las realizan así, en vez de hacerlo de diferente manera como lo hacen otras personas. Tienen, a la par, convencimientos, “creencias” podemos llamarlas, sobre muchos aspectos de la vida y la realidad que no saben por qué las tienen, o por qué están tan arraigadas cuando no son asuntos sobre los que tengan ni mucha información, ni pruebas ni reflexión…
Pueden advertir (si siguen mirando dentro de su cabeza) que tienen conclusiones e ideas fijas. Conclusiones que no han salido de premisas conocidas, y que –a se vez- están dirigiendo el proceso de otras muchas conclusiones.
De muchas de ellas ni siquiera recuerdan cuándo aparecieron ahí. Les puede parecer que “las tienen de siempre”. Y hasta que “siempre fue así”, aun antes de ellos.
“Así es la vida”…”así es la gente”…
Y justamente siguen tales ideas en su cabeza porque ni siquiera han dudado de ellas.
Parecen a veces las ideas como bacterias o virus que pululan por el aire. Y “las pillamos”…
Y se quedan ahí dentro, llenando nuestras cabezas con “señales de tráfico”, “por aquí no se puede pasar”, “por aquí hay que girar a la derecha”…
Y nuestra mente, en vez de circular por campo abierto, sigue caminos marcados. Se llenaron de pautas y normas desde la infancia. Prohibiciones y muros. Principios y obligaciones…
“Lo moral” frecuentemente se encuentra así en nuestra mente. Nos obliga y condiciona aunque no sigamos incluso sus mandatos…
Sin embargo, UNA MENTE LIBRE NO TIENE SEÑALES NI CAMINOS.
UNA MENTE LIBRE NO TIENE CONDICIONAMIENTOS.
Quien desea y ama la libertad, ha de plantearse inevitablemente DUDAR, CUESTIONAR SUS CONDICIONAMIENTOS.
Y ser consciente de que, mientras su mente los contenga, NO PUEDE SER LIBRE.
TODO CONDICIONAMIENTO HA DE DESAPARECER DE LA MENTE SI UNO DECIDE SER LIBRE.
Tanto los conscientes como los no conscientes…
Podrá pensarse que es tarea ingente ésta. Incluso habrá quien imagine que es imposible.
Y seguramente esto lo pensarán justamente quienes más hayan reflexionado y se hayan hecho conscientes de la indeterminada cantidad de condicionamientos que contiene nuestra mente.
Quienes hayan superado “lo simple” y hayan llegado a percibir “lo complejo”.
Y a ellos querría decir que la superación de lo complejo ¡está en lo sencillo, que no en lo simple!.
LA VERDADERA SENCILLEZ DE LA MENTE APARECE CUANDO SE HA SUPERADO LO COMPLEJO.
La maestría en cualquier cosa, produce esa sencillez.
Los “aprendices” se complican mucho la vida.
Escogen frecuentemente caminos largos y enrevesados, allí donde los maestros ven clara y sencilla la forma de abordar y resolver el asunto.
Lejos de la simplicidad del “ignorante”, y sobrepasadas las aventuras complicadas de “los complejos”, la maestría conduce a la sencillez…
Con esa mente habremos de mirar el mundo de nuestros condicionamientos.
Como la mente de los niños, que sorprenden tantas veces a los adultos con la claridad de sus observaciones y preguntas.
Ya fue dicho: “Si no os hiciereis como niños…”
Cuando ellos no tienen aún su cabeza abarrotada de condicionamientos…
ELLOS VEN.
No necesitan PENSAR.
Se dan cuenta al mirar.
¡Y descubren errores y mentiras que hemos asumido los adultos!
Tengo, amig@s mí@s, la experiencia de lo enormemente difícil que es, a base de razonamientos y argumentos, conseguir que otra persona llegue a descubrir condicionamientos suyos.
¡PORQUE ES EL CAMINO COMPLICADO!
Y por ello, renuncio de antemano a hablar de los condicionamientos con largos razonamientos, porque quien lo aborda con sencillez y cuestiona cuanto hay en su cabeza ¡descubre por sí mism@!.
Puede que solamente necesite UNA ALERTA. Llamar su atención.
Con saber en general, en una percepción de conjunto, que los condicionamientos están ahí, la mente ya los descubre.
Ningún temor ha de tener a que -¡siendo tantos!- no tenga ni tiempo de descubrirlos.
Porque la vida misma nos da una singular ocasión para hallarlos:
¡CUANDO NOS ESTÁN INTERFIRIENDO EN NUESTRO AHORA!
No es preciso plantearse TODOS los condicionamientos que hayamos almacenado.
¡BASTA EN CADA MOMENTO CON HACERNOS CONSCIENTES DE LOS QUE ESTÁN PASANDO!
Porque nuestra acción se produce en el instante.
Y es justo cuando se va a producir cuando tiene máximo sentido el descubrirlos.
Si estamos sentados ante una mesa y tenemos un pié atado a ella, ¡hasta que no vayamos a movernos no importa la cadena!
Cuando lo hagamos será el momento de experimentar “el tirón”.
Como se percibe una represión cuando llega el momento del contacto físico.
Como se percibe una resistencia cuando la vida nos presenta un reto para decidir o para saltar a otro nivel.
Diría que, como en el ajedrez, moveremos el peón para “comer al paso”…
No tengas ni prisa ni temor. ¡La vida te va a dar las ocasiones!
Y habrás de ser consciente de algo muy importante para mantenerte motivad@:
LOS CONDICIONAMIENTOS SE DETIENEN EN EL INSTANTE DE HACERSE CONSCIENTES DE ELLOS.
¡Pero no es lo probable que se extingan a la primera vez que te das cuenta!
Posible es, si la acción de tu consciencia es muy intensa y lúcida.
Pero hay mucha probabilidad de que vuelvan…como las moscas…
Y no queda otra que ¡volverlos a detener dándose cuenta de ellos!
Hasta que una vez, tu acto consciente haya llegado a la raíz y desaparezcan para siempre…
Hay trabajo interior entretanto…¡Y hasta puede ser divertido!
Lo importante es no parar.
Puedes incluso detenerte en el camino, puedes sentarte a la sombra de un árbol a descansar.
¡Pero no pares!
Eres caminante y esa es tu tarea vitalicia.
Y tendrás la satisfacción de que tu camino va a ser más libre cada vez.
¡LA LIBERTAD CRECE Y LO VAS A EXPERIMENTAR!
Si la deseas de verdad, si la amas, ella estará más presente cada día.
Y la sensación de que te acompaña y de que crece ¡te dará felicidad!
Porque hay unas pocas cosas en la vida que -¡ellas solas!- nos cambian de nivel, nos llenan de tal modo que podemos afirmar verdaderamente que somos felices.
Y UNA ES LA LIBERTAD…

 
Deja un comentario

Publicado por en 23 febrero, 2012 en Sin categoría

 

Mirándote de otro modo.

Es obviamente necesario, para cultivar la vida interna, ser capaz de introspección, de mirarse por dentro a sí mism@.
Quien no lo hace, va dirigido en su vida por las grabaciones que figuran en su cerebro, sus condicionamientos y programas.
Se encontrará actuando como lo hace “porque le sale así”, sin saber ni causas ni motivos.
Una hoja llevada por el viento de su subconsciente, un vehículo que repetirá siempre los mismos circuitos…
Puede parecer fácil, amig@s, diferenciar lo que acontece en nosotros. Pero hay atavismos ancestrales tan inoculados secularmente en nuestro cerebro, que rompen esa aparente facilidad.
La psique humana es un constante fluir.
No somos – según los neurocientíficos- conscientes del 80 al 90% de las emociones que están sucediendo constantemente en nuestro cerebro.
Ni, consecuentemente, lo somos de cómo ellas influyen en nuestros concretos pensamientos y en nuestro modo mismo de pensar.
Sintiendo en mí la necesidad de queridas personas, planteo otra vez estos asuntos…

El proceso del conocimiento humano puede describirse en las siguientes fases:
CONTACTO…PERCEPCIÓN…SENSACIÓN…IMAGEN…
MEMORIA…REACCIÓN…
“Sales por la mañanita a tu calle…Ha llovido levemente, el cielo está nublado, el suelo muestra las huellas de la lluvia, un suave frescor se desprende del ambiente…”
Acabas de tomar CONTACTO.
E instantáneamente has tenido una PERCEPCIÓN.
Ha sido global, del conjunto que había ante ti.
Ha sido muy rica, la mañana entraba en ti con pureza, con brillo, con belleza…
Y todavía sólo figuraba en ti ESO QUE ESTABA FUERA.
Aún no eras ni consciente de ti mism@.
Fue muy rápido. Pero intenso y vivo…
Casi enseguida, y tal vez tanto que no lo distingas, notas SENSACIONES: le llega a tu cuerpo el frescor del ambiente, notas la humedad…Quizá te estremezcas levemente…
A continuación ( y teniendo en cuenta que todo va sucediendo a gran velocidad) captas la IMAGEN del conjunto o de una parte de él.
Al pié del árbol que tienes frente a ti, por ejemplo, ves hojas amontonadas…o la calle la notas como una postal…Como si hicieras una foto…O de otras maneras sugerentes. Podrías advertir (¡fijándote!) que están latiendo recuerdos bajo lo que acabas de sentir…
¡Y ya estás dentro de tu banco de datos, dentro de tu memoria!
Se disparó con la IMAGEN…
Y lo más probable entonces es que simplemente RECONOZCAS (es decir, que RECUERDES) la mañana, la lluvia, los árboles, la calle…
¡LA MAGIA DE LA PERCEPCIÓN HA CESADO!
LA SENSACIÓN TAMBIÉN HA AMAINADO.
Tu cerebro está funcionando con sus propios componentes, dentro de sí mismo.
Te has envuelto en tu memoria y el instante se ha terminado. Eres ya la persona de todos los días…
Y ahora, por favor, advierte:
La PERCEPCIÓN era algo puro, incontaminado y nuevo.
Y en tu mente había UNA GRIETA, un stop, antes de que te llegaran las sensaciones. No lo advertiste porque no era alta tu atención…
Justo detrás de las SENSACIONES hubo otra grieta, otra levísima parada. Eran también como primarias y limpias esas sensaciones. Le estaban sucediendo a tu cuerpo en ese concreto instante del reloj. Pasado él, todo empezaba a cambiar: tu cuerpo se adaptaba a la temperatura, a la humedad…
¡PORQUE COMENZÓ LA IMAGEN A DISPARAR LA MEMORIA!
Y casi enseguida, puede que en segundos, ¡todo pasó!…
Ya iba la persona dirigiéndose al garaje a coger el coche…Ya le venían a la cabeza situaciones del trabajo, el jefe, las caras de los compañeros…
¡Embarcada en el tiempo!
El hábito automático de la conducción…La atención a la carretera y a los coches que circulaban…
Pensamientos de qué tengo que hacer hoy, emociones más o menos larvadas de cómo me lo voy a pasar…
¡LO HABITUAL!
LA MAGIA DEL PRIMER INSTANTE SE HABÍA EVAPORADO.
INCLUSO LAS SENSACIONES HABÍAN DESAPARECIDO…
La máquina del tiempo había tomado el control y la escena psíquica rodaba por los caminos trillados de todos los días…
Y cruzaban el espacio interno pensamientos y emociones, juntos y separados.
Llegaba una idea de cómo consignar la cuenta aquella…
Llegaba una emoción de lo pesado que era el jefe…
Un toque de la frustración del “tener que trabajar”…
¡TODO VIEJO, TODO PRODUCTO DE LA MEMORIA, TODO TIEMPO!…
Sucedió en un instante un verdadero AHORA, pero quedó enterrado en el veneno del tiempo, en las imágenes y reflejos internos que la memoria repite…
¿PODEMOS SALTARNOS LAS IMÁGENES, AMIG@S MÍ@S?
Porque PERCEPCIÓN Y SENSACIÓN son nuevas y revitalizantes. Con sus propias diferencias entre sí.
¿PODEMOS DETENER LA ACCIÓN INNECESARIA DE LA MEMORIA?
Naturalmente no hemos de olvidar el camino a la oficina. ¡Pero ese recuerdo está ahí a nuestro servicio!
Pero podemos detener las emociones, por ejemplo, de desagrado frente a la mediocre figura del jefe. Podemos detener los esquemas de comportamiento que nos dicen “tienes que ser amable…o prudente…o trabajador@…”
¡Podemos detener la máquina!
¡Y PERCIBIR Y SENSAR!
Y APLICAR A ESE MATERIAL LIMPIO Y NUEVO NUESTRA INTELIGENCIA Y SENSIBILIDAD EN ESTADO PURO.
No los viejos circuitos…No el pasado y la memoria…No las normas aprendidas por el pensamiento…No los “tienes que…”

Detengámonos aquí.
Porque aparece un problema: ¿Hasta dónde alcanza el pensamiento y sus aprendidas normas?.
¿Hasta dónde ha configurado él nuestro modo de ser?
¿Hasta dónde influye el pensamiento en las emociones, o a la inversa?
¿Son también aprendidas y viejas tales emociones?
¿Somos simplemente el pasado y su repetición?
¿Somos “el paquete” de grabaciones que nos implantaron de niños, que han construido nuestro “carácter”, que han formado LA IMAGEN DE NUESTRO YO, de forma y manera que SÓLO NOS RECONOCEMOS A NOSOTR@S MISM@S EN TODO ESO QUE PROCEDE DEL PASADO?
Y nos sucede entonces que si TRANSGREDIMOS esa imagen y modo de ser, nos sentimos incómod@s, extraños a nosotr@s mism@s.
¡PORQUE ESTAMOS NEGANDO LA MEMORIA DEL PASADO!
Alguien, por ejemplo, siente que es una PERSONA SINCERA.
Es la imagen que tiene de sí.
QUIERE decir siempre la verdad.
Si no lo hace, experimenta incomodidad consigo mism@.
Esa persona aprendió de niña a ser así.
E identifica tal impulso con su propio ser.
¡Y si no actúa así, siente que se traiciona a sí mism@!
SUFRE Y SE GOLPEA INTERNAMENTE POR NO SER COHERENTE.
No advierte que se está sintiendo CULPABLE.
Puede que rechace ese concepto, puede que diga que no se siente obligada…
Pero es un hecho psíquico que siente que su actuación SE DESVÍA.
Y no hay desviación si no existe camino señalado.
¿A dónde te desvías en campo abierto si no has elegido ninguna dirección?
¡Haces camino por donde quieres!
¡Y lo deshaces si quieres!
Pero si sientes que te has desviado, PENSAMIENTO Y EMOCIÓN PROCEDENTES DEL PASADO TE ESTÁN CONDICIONANDO…
NO EXISTE DESVIACIÓN SI NO EXISTE PASADO.
NO EXISTE INCOHERENCIA SIN ALGO QUE DEFINA Y DETERMINE LA COHERENCIA.
Será una norma moral, aprendida en la infancia, será una emoción profundamente grabada, será una imagen de sí mism@…
PERO SIN LUGAR A DUDAS ES EL PASADO Y LA MEMORIA.
¡EL BANCO DE DATOS AL QUE RECURRIMOS CUANDO NO ESTAMOS VIVIENDO EL AHORA!
¡Y cuánto nos puede desconcertar!
En especial si estamos viviendo UN PROCESO DE LIBERACIÓN INTERNA.
Porque ahí se están juntando lo viejo y lo nuevo.
Tantos siglos ha lo avisó el Maestro Jesús:
“No se puede meter el vino nuevo en odres viejos”.
NO SE PUEDE METER LA LIBERTAD DEL AHORA EN NUESTRO MODO DE SER PASADO.
Porque TODOS LOS CONCEPTOS, y también TODAS LAS EMOCIONES Y SENTIMIENTOS , y hasta TODO EL MODO DE SER que éramos…¡ya pasó!
Solamente se es en verdad NUEVO, si se abandona la totalidad del pasado.
¡Seria y difícil operación!
Porque NOS AFERRAMOS A LA IMAGEN QUE TENEMOS DE NOSOTR@S MISM@S.
Nos parece que nos vamos a destruir si hacemos tal cosa.
Tenemos una vieja casa. Lo más que solemos desear es REFORMARLA. Aquí poner una pared nueva…aquí colocar una viga… aquí abrir un ventanal más grande para tener más visión del exterior, para pensar que salimos más de la casa…
¡PERO ESTAMOS CONSERVANDO LA CASA!
Tememos que la alternativa sea…¡VIVIR EN LA INTEMPERIE!.
Y nos decimos: más vale casa reformada que vivir ahí fuera, sin cobijo, sin nada que te proteja…
Sin techos…Sin ventanas ni paredes ni puertas…
¡Sin casa donde acogerte!
NO TE PODRÁS RECONOCER SI VIVES EN LA TOTAL LIBERTAD DEL AHORA.
¡YA NO TIENES NI CASA NI CAMINOS!
Y no podrás recurrir a la memoria, ni de ti mism@ siquiera, para buscar respuestas ni siquiera coherencia.
NO ERES TU AYER.
ERES UN ETERNO FLUIR EN EL RAYO DEL AHORA.
Cualquier respuesta, cualquier interna sensación que busques dentro de ti, HABRÁS DE VER SI ES EL PASADO.
Y darte cuenta de que ya NO LO ERES.
Sin duda encontrarás VACÍO.
Sin duda sentirás que ya no hay GUÍA.
¡PORQUE HAS ABANDONADO LA TOTALIDAD DE TU VIEJO MUNDO, TU VIEJO YO, TU VIEJO PASADO Y SU MEMORIA!
Cada paso que des, será NUEVO.
Cada respuesta a los retos que te vaya presentando la vida ESTARÁ CREADA EN ESE MOMENTO.
Tendrás que abandonar tu temor a la inseguridad.
Habrás de dejar de pensar y sentir que la seguridad se encuentra en los caminos trillados, en los andados por otros o también por ti.
No temerás tampoco la soledad, ni te atará el deseo de ser como los otros, el no distanciarte de ellos…
¡PERO SI TE HAS SEPARADO DE TODO, SI EL MUNDO EFÍMERO YA NO SE PUEDE AGARRAR A TI!
Porque no vives en el tiempo, ¡VIVES AHORA!
Y cada momento ves brillar la vida con ojos nuevos.
Cada instante te llega UNA PERCEPCIÓN que te llena de energía, de belleza, de verdad, de bien, de felicidad, de amor…
¡Y no te las guardas para otro momento, no te las metes en tu banco de datos, en tu memoria!
Fíjate, por favor: Esas grandes Realidades (energía, belleza…) SUCEDEN SOLAMENTE EN EL AHORA.
Porque todo está fluyendo, todo es imparable movimiento, nada se repite, todo es expansión constante…
Como ese maravilloso Universo que han comprobado los científicos que está en permanente expansión y crecimiento de forma tal ¡que no repiten lugar en el espacio!
Pobres, tan sólo los humanos repetimos porque nos empeñamos en vivir el pasado y la memoria…
Si tú has decidido vivir la nueva vida, ya no hay normas, ya no hay pautas, ya no hay definiciones ni conceptos aplicables a tu interioridad, ya no hay caminos establecidos, ya no hay coherencias, ya no hay obligaciones…
SOLAMENTE LA LIBERTAD CREADORA EN EL INSTANTE.
SOLAMENTE UN SER QUE NO ES UN “YO”, SINO UN REFLEJO Y RESONANCIA DE LA INMENSA REALIDAD…
NO TE RECONOCERÁS, AMIG@ MÍ@, SI ASÍ VIVES.
Y NUNCA DUDARÁS NI JAMÁS TE ARREPENTIRÁS.
Si dañaste, sanarás el daño en lo que a ti se refiera.
Si quitaste libertad, la retornarás entera.
Si no tuviste respeto, lo crearás NUEVO ahora.
Si fuiste de una manera, TODAS te serán ahora posibles.
A ninguna estarás atad@.
¡SERÁS COMO LOS DIOSES CREADORES!.
Y LA FELICIDAD TE SONREIRÁ…

 
Deja un comentario

Publicado por en 21 febrero, 2012 en Sin categoría

 

¿Y cuando sólo uno de los dos ama?

Es una estremecedora pregunta para quien siente que ama.
Me llega ahora su estremecimiento.
Y quiero mirar para quien lo sienta y mostrar lo que vea…
DOLOR es lo primero que acontece cuando, quien ama, descubre que no es amad@.
Porque si en el amor se entrega todo el ser, rechazar el amor es rechazar entero el propio ser que se ha entregado.
No quedan baluartes defensivos como cuando la entrega es parcial.
No queda consuelo ni descanso.
No queda dónde ir.
Se jugó nuestro ser a una sola carta…¡y perdimos!
Solamente restan el vacío y la noche…
Es difícil –si posible- hallar dolor mayor.
Se entregó TODO y se perdió TODO.
Sólo lo puede saber quien lo haya hecho…
Bien puede llamarse “morir” a tal experiencia.
Y la pregunta que queda vibrando oscuramente es tan terrible como la de la misma muerte.
“¿Ahora…qué hacer…cómo vivir…?”
Hubo quien prefirió no vivir más.
Y se dejó morir, o lo hizo activamente.
Porque en las grandes alternativas, siempre el juego es a vida o muerte.
Los japoneses por ello (tal parece) frente a lealtades absolutas y con una total coherencia existencial, se lanzaban a la muerte.
O por ser leales incluso superando la muerte ( y así los pilotos “cero” se arrojaban sobre los barcos enemigos por su Emperador), o por haber fallado en su lealtad (y el harakiri demostraba la lealtad final).
La depresión profunda es otra respuesta semejante. Porque expresa el deseo de no vivir.
Y en ella caen quienes se han jugado, y perdido, lo que más querían, fuera lo que fuese.
Su fortuna, su posición, su familia, sus amigos…
En suma, su amor…
JUEGOS DE VIDA O MUERTE.
¿Qué hacer cuando se pierde?…

SI NADA QUEDA, ES PRECISO AFRONTAR LA NADA.
SI TODO SE HA DESTRUIDO, ES PRECISO PLANTEARSE CONTRUIRLO TODO…O MORIR.
Es un reto COMPLETAMENTE SERIO…
Y el dolor ya citado es lo primero que afrontar.
EL DOLOR NO SE COMBATE. ¡SÓLO SE ACEPTA!
Solamente si se acepta hasta el fondo, el dolor se va.
El dolor es algo que nos puede recorrer enter@s, hasta el fondo de los huesos y del ser.
EVADIRLO es dejarlo dentro, en supuesto olvido.
RACIONALIZARLO es reprimirlo a base de ideas y razones.
Y nunca el pensamiento pudo convencer realmente al corazón.
Ahí se queda dentro la colosal frustración.
Y saldrá a la superficie muchas veces, de mil maneras.
PERO JAMÁS LO REPRIMIDO SE EXTINGUE…
De otra manera hay quien lo pretende afrontar:
SUBLIMANDO.
Trasmutando lo perdido por un nuevo objetivo existencial.
Pongamos el caso más elevado:
Trasformar ese amor perdido en amor a la humanidad.
Llenar el vacío con UN GRAN OBJETO. Eso es sublimar.
Pero no ve, quien esto hace, que en el fondo se conserva la pérdida y el dolor.
No ve que su “nuevo amor” está herido, que no recupera el perdido.
¡Porque el perdido no llegó a ser!
¡El perdido era solamente su deseo de ser amad@ a la par que amaba!
¡Y eso no existió ni existirá!.
Y de nuevo se plantea que semejante dolor jamás desaparece, por muchas “operaciones” que se intenten, HASTA SER PLENAMENTE ACEPTADO, DESDE EL FONDO DEL PROPIO SER.
Jugaste y has perdido: eso es todo. No queda más…
Has muerto y la única pregunta que subsiste es SI PUEDES RENACER.
Si es posible abrir los ojos de nuevo y ver la luz.
Si es posible sentir otra vez los colores, sentir el aire y las nubes, sentir el sol…
Si es posible que la vida vuelva a bañar tu ser, si es que puedes nacer de nuevo.
De tus cenizas, aparecer un nuevo ser.
Un ser QUE AME LA VIDA.
Un ser que se encuentre CON LO NUEVO, puesto que nuevo es.
Un ser que ya no viva del recuerdo.
Un ser que no acumule ni consuma.
Un ser que, al respirar el aire, no lo contamine.
Un ser que se mueva DENTRO DE LO ETERNO…
Francisco de Borja, aquél noble enamorado de su Emperatriz, cuando ella murió dijo:
“Jamás volveré a servir a señor que se me pueda morir.”
“Todo pasa y nada queda…
Pero lo nuestro es pasar…”
decía el poeta…
Y en el aire se escucha una pregunta:
¿Es eterno el amor?
Si en verdad tú has amado ¿puede eso morir?
Habrás de sobrepasar todo deseo de “poseer” lo que amas.
Ni su presencia ni su figura.
Que no pocas veces el verdadero amor ha de romper con quien no puede llegar a ser su amante.
Y marchar por otro camino dejando que el otro haga el suyo.
¡Y eso justamente se lo puede pedir el amor!
Porque la otra persona no sepa amar, porque de ella solamente salgan daños y dolor. ¡Y el amor es gozo y alegría!.
Ha de marcharse esa persona. Ha de seguir su propio camino para encontrarse. ¡En este amor no se encontró!
Y amarla en verdad es DARLE NUEVAS OPORTUNIDADES EN OTROS CAMINOS.
Y a la par VOLVIENDO QUIEN EN VERDAD AMABA, A LA VIDA.
De tal manera es eterno el amor.
De tal manera nada se pierde, todo se conserva.
Verás entonces que la muerte no existe.
Verás que la vida es infinita saliéndote de la rueda del tiempo, escapando de esa cadena de ayer, hoy y mañana.
VERÁS QUE EL AHORA ES LA PROYECCIÓN, EN UN PUNTO, DE LA ETERNIDAD.
Y VIVIRÁS SIN MIEDO Y CON AMOR…

 
2 comentarios

Publicado por en 20 febrero, 2012 en Sin categoría

 

MUSICA SIN LETRA

La música pura.
La armonía en el sonido.
Lo que se comunica al alma cuando no se usan las palabras.
Ahora, amig@s, querría poder comunicar con vosotr@s de tal manera.
O como lo hace el mar con el ritmo y el sonido de sus olas.
O como lo hace el viento entre los árboles.
O como lo hace la noche y su silencio…
Porque ha de callar el pensamiento y la palabra para que el alma crezca.
Y sentir la inmensidad que somos, siendo parte del Infinito Todo…
La armonía de los astros en el cielo no produce palabras.
“…la música callada,
la soledad sonora…”
En la quietud y en el silencio estando y siendo.
El infinito movimiento que está quieto.
La aurora que se tiñe de colores y los va disolviendo.
La nieve que desciende y al caer no hace ningún ruido.
La noche que se acrecienta en el silencio.
El sueño en el que callan todos los seres vivos.
La radiación de fondo del Universo.
El silencio del espacio profundo.
Las palabras del Amor no pronunciadas.
El AUM creador de nuestro mundo…

Todo ello sucede sin un solo pensamiento.
LA REALIDAD ES SIN PENSAMIENTO.
La mente puede detenerse y ESCUCHAR.
SIN AFIRMAR NI NEGAR.
Solamente recibiendo LO QUE ES.
Cuando ello sucede, LA MENTE CRECE.
REALIDAD Y MENTE SE HACEN UNA.
Ya no hay ninguna diferencia…
EN EL SILENCIO…
Escuchad esa música, por favor.
Si lo hacéis, nada tendré que añadir a ella…

 
Deja un comentario

Publicado por en 16 febrero, 2012 en Sin categoría